viernes, 24 de febrero de 2012

BELMONTE. TEMPORADAS Y CRÓNICAS







BELMONTE NOVILLERO. TEMPORADAS DE 1912 Y 1913

"El 26 de mayo de 1912 debutó Juan Belmonte en Valencia, cobrando la cantidad de ochenta pesetas."


Belmonte en un pase por alto en la su debut como novillero en Valencia, en corrida celebrada el 26 de Mayo de 1912

"Valencia fue clave durante toda la trayectoria profesional de Juan Belmonte. Desde aquellas tres célebres novilladas económicas de mayo y junio de 1912, que lo encumbraron al primer puesto de los novilleros, hasta su último festejo de 1934, Valencia estuvo presente en sus tardes más triunfales."

                                                                                                 Texto publicado en Taurología.com

"Un golpe de suerte cambia el sino de su aventura torera. Va como sobresaliente a una novillada en Castellón donde, por cogida de un compañero, tiene que torear. Lo hace con tanto éxito que firma su debut en Valencia en una novillada económica el 26 de mayo de 1912. Resulta herido, pero ya se habla de su toreo revolucionario. En junio repite y el triunfo es mayor. Valencia se confirma como ciudad clave en su lanzamiento."

                                                                                                Texto publicado en Andalupedia.es
"San Sebastián 12 de septiembre de 1912. 7 tarde. Hay mucha animación para presenciar esta corrida, en la que toman parte los célebres novilleros Posadas y Belmonte. Se lidian reses de Pérez de la Concha. [....] Belmonte encontró al segundo enemigo en condiciones para dar un disgusto; pero estuvo muy valiente, y en la primera ocasión lo mandó al otro barrio de una estocada delantera [....] En el tercero (Posada estaba en la enfermería), en quites Belmonte hizo cosas preciosas que el pueblo ovacionó. Luego con el trapo rojo estuvo temerario, pero no pudo despegarse el toro con soltura y aguantó achuchones. Largó dos pinchazos y una delantera, saliendo por el físico del toro. [....] En el cuarto, Belmonte coge los palos y dejas dos pares, marca súper. Después movió la franela con valentía, dió un pinchazo y una contraria, entrando recto. Repitió con otro pinchazo, y se dió por convencido el toro. En el quinto, Belmonte hizo quites hermosos y valientes. En cambio, al matar estuvo pesado."

                                                                Texto publicado en ABC, 13 de Septiembre de 1912






Belmonte con Pastora Imperio y con Curro Posadas, en el camerino del teatro Romea de Madrid. La foto fue publicada en el Heraldo de Madrid en Marzo de 1913.

"Barcelona. Plaza Antigua. 19 Marzo. Una novillada más. Una fiesta insípida, sin relieve y sin grandes alegrías. El señor Olea tuvo la comodidad de mandarnos seis toretes de los más inofensivo que darse pueda. Eso sí, los seis oleas fueron mansos y apacibles. ¡Pobrecitos!. Daba lástima verles morir tan jovencitos y tan mansos. [....] Belmonte: Buenas piernas tiene el niño. Hubiera sido un buen danzante, ¡así se movió toreando! Y eso del clasicismo y de Cayetano y del estilo rondeño.....Matando decidido, pero nada más." 

                                                                             Palmas y Pitos, 31/03/1913. DON VERDADES

"Novillada en Bilbao, 23 de Marzo. Con una tarde desapacible y una entrada regular, se ha celebrado la novillada con Posada y Belmonte y seis chotos de Anastasio Martín. [....] Los chotos de Anastasio Martín dieron buen juego, y no ofrecieron dificultades para la lidia. [....] Belmonte. Había gran expectación por conocer al diestro de Triana, el cual domina tres o cuatro cosas, pero como el repertorio es tan corto, las prodiga demasiado. 
Toreó muy bien por verónicas, sobre todo en su primero, dejando llegar y estirando los brazos como manda el arte. Despachó al segundo de una baja que le valió una ovación y la oreja; al cuarto, de media bien dirigida, y al sexto, de tres pinchazos y un golletazo."

                                                                                             Palmas y Pitos, 07/04/1913. VOLAPIÉ


"Seis de Santa Coloma, para Posada y Belmonte [.....] Los novillos de Santa Coloma fueron chicos, bravos en general y muy nobles. [....] Belmonte. Este es un chico desmedrado, torpe al andar, sin facultades de ningún género, pero con unos ojos negros, grandes, moros, que le proporcionan esas simpatías de que sólo disfrutan los elegidos. Su mirar triste, mirar de víctima, predispone desde luego al público en su favor. Pero el alboroto que ha armado no se debe a esto sólo, sino a ser un continuador de la nueva escuela, que es precisamente la clásica, la antigua, desterrada de los circos por los danzarines modernos. Hoy el torero tiene que parar, no ponerse sobre la punta de los pies, como las bailarinas, sino enterrar los talones hasta que pase el peligro [....] Belmonte aporta a este toreo verdad, de valor, oro de ley, otra nueva suerte sin mover los talones: su ya famosa media verónica. Este toreo es mucho más expuesto que el coreográfico; no se le olvide al trianero; a estudiar los toros, a torear mucho y a aprender, porque si no, de los valientes salen las víctimas."

                                                                                               Palmas y Pitos, 31/03/1913. DON PEPE


Belmonte y Posada hacen su presentación de novilleros en Madrid, el 26 de Marzo de 1913


Foto superior izda.: "Belmonte toreando por verónicas a uno de sus toros el día de su debut en Madrid y que el público aplaudió con delirio por lo paradas y ceñidas que fueron."
Foto superior dcha.: "Belmonte toreando de capa clásicamente a uno de sus toros."
Foto inferior centro: "Belmonte en uno de sus apretados y ya famosos pases de molinete que intercaló en la gran faena de muleta que hizo en su primer toro."

"El debut en Madrid del simpático trianero Juanito Belmonte, no ha desmerecido en nada de la fama que venía precedido, y puede sumarse a su breve campaña de lidiador un jaló más a su gloria; fueron sus verónica y faenas de muleta tan ceñidas y adornadas, que no recordaban los aficionados antiguos, ni modernos, quien las superase ni siquiera las pudiera igualar. Es su toreo clásico y su valentía emocionante; bordea el peligro sin caer en él, y estando metido entre los pitones, siente uno la tranquilidad absoluta por el dominio que su arte imprime a las faenas que ejecuta y el valor frío que su sabiduría protege."

                                                                                                                  Nuevo Mundo, 03/04/1913





Tres momentos de su presentación en Madrid como novillero, el 26 de Marzo de 1913




"DON PEPE" SE HACE BELMONTISTA. Madrid, 10 Abril de 1913. Cartel: Seis de Anastasio Martín para Posada y Belmonte. [...] Yo, que desde Lagartijo, Guerrita, Frascuelo.....me he mantenido sin ídolo, ni dios taurómaco, he sufrido la debilidad de volverme loco con Belmonte [....] Lo que hizo el de Triana con Remendao, berrendo en cárdeno, es lo mejor que he visto hasta el 10 de Abril corriente [....] Y es que Belmonte es el toreo que ha logrado compaginar la práctica y la teoría. Ese tipo contrahecho, desmedrado, que se transfigura gloriosamente cuando está cerca del toro, aguanta las acometidas de éste sereno y reposado; le espera erguido y le torea con los brazos, y con los brazos le despide, sin valerse de las piernas para nada. Y no libra los embroques despegándose del toro, sino con ceñidos quiebros de cintura y su vista de lince.[.....] Belmonte, en el segundo, metió cinco verónicas, un farol y una media verónica tales, que al retirarse al estribo tuvo que ir montera en mano por la ovación tan enorme que escuchó. Con la franela da siete pases tremendos, incopiables [....] (Ovación) [.....] Comienza Belmonte a veroniquear y a recortar al cuarto, y no hubo ni uno de los 13.000 y pico espectadores que siguiera sentado. Es lo más colosal que yo he visto en el toreo. [....] Con la muleta se cansó el de Triana a dar naturales, molinetes sobre la izquierda y sobre la derecha, de pecho, ¡qué se yo!. Hasta los peones se quedaron alelados. Un gran pinchazo, buenísimo [....] (Gran ovación y muchas peticiones de oreja). En el último, un ochavo de toro, pero muy inciertillo, pasó Juan muy bien, para un pinchazo bueno [....] Quien se atreva  superar el trabajo del fenómeno, que levante el dedo."

                                                                                   Palmas y Pitos, 14/04/1913. DON PEPE


















 
 

 "Belmonte no gustó. Cartel: Seis de D. Antonio Flores, de Sevilla, antes del Rey de Portugal, con divisa azul, blanca y verde, para Posada y Belmonte. [....] Si hemos de ser francos, este día no gustó Belmonte a la multitud [....] Belmonte, para mí, ese día, siguió siendo Belmonte. En el segundo y sexto bichos, fué el Belmonte colosal, inimitable de siempre con capa y muleta. En el cuarto, en el que más le aplaudió el público, sí que estuvo valiente, pero, para mí, estuvo como un novillero aprovechado cualquiera. [....] En el segundo, Navegante, jabonero, Belmonte da cuatro verónicas muy buenas y un ceñido recorte. En los quites se lucen los espadas, haciendo uno Belmonte, a capote plegado, marca Triana [...] Belmonte, de azul y oro, hace una faena en la que sobresale un natural inconfundible, un molinete soberbio y otro natural (Palmas) [....] Cuarto, berrendo en colorado, capirote y botinero [.....] Belmonte, obligando con el cuerpo al bicho, da un natural y uno de pecho buenos [...] (Palmas a la valentía) [....] Sexto, negro bragado [...] Belmonte pasa de muleta con naturales, molinetes y de pecho superiores [...] Varios espectadores pretenden sacar en brazos a Belmonte y él se niega con gran sentido."

                                                                                    Palmas y Pitos, 16/06/1913. DON PEPE


"Hicimos, desde el triunfo primero de Juan Belmonte en Madrid, dos afirmaciones categóricas: 
Belmonte es un torero corto.....
Belmonte ejecuta ses toreo único con becerros inofensivos.......


La novillada de Braganza, jugada el martes, 10 de los corrientes, corrobora la primera afirmación nuestra: Belmonte es un torero corto......Tócole en suerte, para comenzar, un torito jabonero apañadito de libras, de buena voluntad.....y de tan escaso poder que el rabo le pesaba. A este buen animal lo lanceó Juan por verónicas monumentalmente, ¡la verdad ante todo!, pero a la hora de la muerte muleteó por naturales y molinetes.....marchándosele la res a cada pase. Rehecho en la segunda parte de la faena sufrió serios achuchones que hubieran sido cogidas gravísimas a no tratarse de un borregón. Una caída terminó el primer alto belmontino. Su segundo, un berrendo en colorao, bastote, manso de solemnidad [....] Si Belmonte fuera un torero largo, hubiera consentido a este bicho con el cuerpo, ya que el valor es su norma constante [....] Juanito, cerca, ¡eso sí!, toda la faena, no recogió a la res, ni con la chicha ni con la flámula, correteando el circo y toreando (¿ ?) en todos los tercios. El valiente lo vimos, pero el torero no apareció por parte alguna [......] El tercero del fenómeno es una cabra. Belmonte muletea movido y perdiendo terreno, y vienen unos molinetes que se aplauden, como si se estuvieran propinando a un toro....Media final....¡Torero corto!"

"¡¡Y vienen TOROS de Esteban Hernández!! Era el día 12 del actual. ¡Y viene la prueba irrefutable de nuestra segunda afirmación: Ese toreo corto, pero emocionante de Belmonte se hace con becerros sin poder!.....
Sale el segundo toro. Un mozo, con el poder y el resuello de un toraco con toda la barba. El trianero sacude la pañosa y tira tres verónicas estupendas, un farol magno....Pero al cuarto lance le gana el animal la pelea y lo echa a las nubes. Pasa Juan a la enfermería [....] Y Belmonte nos prueba, sin saberlo él mismo, la razón de nuestros argumentos [...]Desafía al cuarto bicho en la misma suerte de su percance del segundo. Y tira otras tres señoras verónicas. Y el toro, que, como el otro, tiene poderío y bravura, se revuelve al cuarto capotazo, gana al lidiador y lo sacude como un pelele. Y va Belmonte a la enfermería para no salir. ¡En cuanto le han echado toros! [....] Tenemos una opinión firme por lo que le vimos ejecutar en las dos tardes primeras de Madrid. Fenómeno por la intensidad artística de lo poco que ejecuta.....con novillos."

                                                                                                               The Kon Leche, 15/06/1913

"Los toros de la Sra. Viuda de Murube, muy bien presentados y con buenas defensas, voluntariosos y nobles. El público llenaba casi la plaza. [....] Belmonte. Sencillamente colosal desde el principio hasta el fin de la corrida que fué una ovación continua. Desde la Estación le llevaron a la fonda en hombros, y al finalizar la corrida, fué sacado de la plaza de la misma manera triunfante."

                                                                           Palmas y Pitos, 16/06/1913. MARTÍN VIDAL


Belmonte novillero, en el verano de 1913, en la terraza del estudio del escultor Sebastián Miranda. De izda. a dcha.: Sebastián Miranda, Ramón Pérez de Ayala, Belmonte y Ramón del Valle Inclán.

Fotografía publicada en el libro El tiempo de Sebastián Miranda. Una España insólita, de Marino Gómez Santos.








"A ambos lados aparece Belmonte en uno de sus magníficos molinetes y en un pase de pecho. Debajo el mismo trianero en otro de los pases que administró al bicho lidiado en dicha fiesta."

                                                                                                                    Palmas y Pitos, 29/09/1913


"El 14 del mes actual se celebró en la finca que en las cercanías de Talavera de la Reina posee un rico ganadero una encerrona, en la que Juanito Belmonte probó sus facultades, con gran satisfacción de los escasos y distinguidos aficionados que allí se congregaron. El famoso trianero, a quien acompañaba su segundo hermano, que se revela otro fenómeno, y el veterano Minuto, hizo saborear a los concurrentes las excelencias de su toreo sin rival. [...] Belmonte, a quien deseamos vuelva pronto a vestir el traje de luces en bien de los aficionados verdad a nuestra fiesta nacional, ha salido para Sevilla, donde se restablecerá por completo de la dolencia (una dolencia en la mano derecha) que le ha tenido alejado de las taurinas lides."

                                                                                                               Palmas y Pitos, 22/09/1913





"Juan Belmonte, el popular torero de Triana, que tan alto ha puesto su nombre en el poco tiempo que lleva lidiando reses, ha estado retirado accidentalmente de los toros, como es sabido, para atender al completo restablecimiento de su quebrantada salud. Muy mejorado ya y casi en posesión de sus facultades, ha estado entrenándose estos días en los cortijos sevillanos, toreando vacas y becerros en presencia de muchos aficionados que le acompañan, ansiosos siempre de sorprender en los ejercicios del fenómeno algunos de esos maravillosos lances de capa y estupendas faenas, que tan grande entusiasmo producen en las Plazas.
Las fotografías que publicamos en esta página representan a Belmonte toreando en el cortijo del marqués de Guadalest, donde ha pasado aquél una temporada dedicado por completo a la vida del campo y a las prácticas del toreo, en las que resulta incansable. [....] La primera corrida que toreará Belmonte en Madrid será la de su alternativa."

                                                                                                                   Mundo Gráfico, 08/10/1913







Belmonte llegando a la Plaza de Madrid el día de su alternativa, el 16 de octubre de 1913








Belmonte toma la alternativa en Madrid, de manos de Machaquito, y con Rafael el Gallo de testigo, el 16 de octubre de 1913






"La alternativa de Belmonte. Cartel: Seis de Bañuelos para Machaquito, Rafael Gallo y el gladicantano Juan Belmonte. Plaza llena de bote en bote. [.....] Los dos primeros fueron retirados al corral, el primero por manso y el segundo por cojo. Tercer primero. Es un torete cárdeno de Olea, muy chico y sin cuernos. Belmonte da tres verónicas y una media colosales. Hace un quite de rodillas y el público como si no. [....] Machaquito da la alternativa a Belmonte, que viste de color salmón y oro. Juan brinda a la presidencia y a un amigo del 2, y da al bicho pases naturales, de pecho y de molinete, como no se pueden dar mejor. Media pescuecera y media baja delantera y perpendicular y un descabello a pulso (Muchos pitos y algunas palmas) [....] Sexto, de Bañuelos, grande y con cuerna. Se asusta de los picadores y va al corral, sustituyéndole un toro negro, cornicortito y con cara de bravo. Belmonte da tres o cuatro verónicas inenarrables, un farol horrible de ceñido y un recorte monstruoso (Ovación enorme. Las palmas hacen humo) [...] Belmonte comienza con un soberbio natural, un bonito ayudado, dos naturales superiores, uno de rodillas, dos molinetes, uno de ellos fenomenal e incopiable y un gran pinchazo, saliendo Juan enganchado por la manga derecha y, resintiéndose de la herida que tiene en la mano diestra; cinco pinchazos más, sin poder con el estoque, un intento de descabello; y Machaco, a viva fuerza, quita la espada a Juan, que entra en la enfermería."


                                                                                       Palmas y Pitos, 20/10/1913. DON PEPE


TEMPORADA DE 1913. BELMONTE MATADOR DE TOROS



"Aquí está otra vez Juanito. El ganado lidiado ha sido de Gamero Cívico, y de presentación ha estado deficiente. [....] Belmonte. El muchacho no ha tenido esta tarde precisamente esos toros que necesita para el escándalo; pero dentro de lo poco que ejecutó, ha habido grandes cosas de artista que admirarle y que ha aplaudido a rabiar los que han visto claro. Entre otras cosas, pongan cuatro pases naturales fenomenales, un molinete, varias verónicas, etc, etc,. De lo que no hemos quedado ninguno conformes, es de su labor con el pincho [...] Sea su estado de salud, la lesión que sufre en la mano derecha o lo que sea, es indudable que a él hay que exigirle mayores arrestos al meter el brazo. [....] Belmonte se quitó de en medio, no consiguiendo los que lo pretendían llevarlo también en triunfo (como a Varelito)"

                                                                               Palmas y Pitos, 20/10/1913. J. R. de CASTRO







"Belmonte, en la primera corrida, hizo que se llenase la plaza hasta el tejado y ved lo que dicen del fenómeno los principales periódicos. Roque Solares en La Temporada: Belmonte es un fenómeno, porque se ha hecho el único, el inimitable  hasta en la faramalla taurina que son los pases de molinete. En el pie de una de las fotografías de Novedades se lee: ¡Gloria a Dios en las alturas y paz a lidiador tan coloso, tan fenomenalmente admirable como Juan Belmonte, prez de la andaluza torería! y Pedro Marroquín, dice en dicho periódico que es una maravilla.
El Diario dice que Belmonte magnetiza a los toros con capote y muleta.
En La Nación tituala Cascarrabias su revista: "Belmonte es un monstruo" y la reseña no es sino un elogio continuo del trianero."

                                                                                       Palmas y Pitos, 07/12/1913. DON PEPE

"La plaza se vió llena hasta los topes [....] Juan Belmonte es un torero estupendo, porque lo que hace lo hace en forma tal, que subyuga tanto como entusiasma y convence. Tiene por base un valor enorme, una serenidad pasmosa, y la difícil facilidad de torear de brazos parándoles a los toros [....] Yo le aplaudí a rabiar una excelentísima verónica, dada al sexto toro, citándolo de frente, dando el pecho y atrayéndolo hacia su cuerpo para despedirlo en los vuelos del capote en un estirar maravilloso de los brazos [....] Con la muleta, nos enseñó su manera de pasar de pecho y de molinete, los pases por bajo con ambas manos [...] Pero el pase natural, el famoso pase natural de Belmonte, nos quedamos esperándolo por culpa de los malditos toros de San Diego, que no quisieron emparejar su valentía con la del joven diestro.[....] Además, Juanito no toreó el domingo todo lo erguido y parado que cabe."

                                                                                      Palmas y Pitos, 14/12/1913. DON PEPE


"El enorme circo de la Condesa se vió casi lleno. Juan Belmonte es el torero del día en México, y por verlo jugar con la muerte cara a cara, sin que un solo músculo de su cuerpo insignificante se altere, medio México daría....lo que no tuviera. Vi a Belmonte con mejores toros, de Piedras Negras, que en su presentación. [....] El sevillano tuvo otra muy buena tarde en México [...] Yo lo vi crecido y le aplaudí con ganas [....] A su primero le dió cinco verónicas, en las que tres tuvieron algo de aquéllas sin enmendarse, terminando con una navarra, un farol y dos recortes. Hubo un quite rematado de rodillas, que levantó de su asiento al concurso. Comenzó su emocionante faena, en la que dió cuatro asombrosos pases naturales sobre la mano izquierda, modelo de pases naturales en verdad [...] Con el estoque adoleció de los defectos visibles en el trianero [....] Su segunda faena ni lució ni pudo en justicia exigirse que luciera, sabiendo que las facultades nulas de Belmonte no le permiten poder con dos toros seguidos [....] Si Juanillo tiene la suerte de que no pueda un toro con él, llegará, ya lo creo que llegará."

                                                                                               Palmas y Pitos, 14/12/1913. SOLFA




La corrida tuvo lugar en Méjico el 07/12/1913



"Belmonte triunfó el domingo inmensamente, con la colosal faena de su segundo toro, el cuarto de la tarde y el único toro lidiable [....] Es un torero enorme, de raras disposiciones para ejecutar las pocas suertes del toreo que domina sin igual maestría, pero con tanta, que antes que él nadie las hiciera, ni hoy las hace nadie como él. [....] Los toros de Atenco fueron casi todos monas ridículas, mal encornadas y sin pizca de bravura, mansos perdidos [....] Belmonte hizo una faena entre los pitones, coreado cada pase con olés de la concurrencia, después de que toreándolo de capa dió algunas verónicas parando una enormidad [...] En la faena de muleta me admiró, sobre todo la vista del muchacho para librar las tarascadas y los envites del bueyancón, bronco y huído, que sólo quería marcharse. Sufrió el espada achuchones de órdago, sin inmutarse y algunos desarmes [...] Con el estoque no tuvo suerte el trianero con este toro. Pero salió el cuarto, que era de Piedras Negras, negro zaino, bien puesto de cuerna y de hermosa presencia, verdadero toro bravo [....] Belmonte realizó una inmensa faena, la faena más grande que el sevillano ha hecho en México [....] Los pases naturales sobre todo, fueron muchos y buenísimos, girando sobre los talones y mandando con el brazo. La estocada fué de rápìdo efecto. ¡Viva Belmonte!, rugió la multitud."

                                                                                                     Palmas y Pitos, 11/01/1914. SOLFA

"Juan Belmonte, el torero fenomenal, cae herido dolorosamente por un manso de Zotoluca (antigua Tepeyahualco). De otra corrida de mansos tenemos que ocuparnos esta vez. Zotoluca, una de las fracciones de la extinta Tepeyahualco, mandó una corrida desigual en presencia, en nobleza y en bravura. [....] El infortunado sevillano salió a la plaza con los mismos deseos de triunfar que lleva siempre. Lástima que su costumbre de torear a todos los toros del mismo modo le orille a accidentes que pueden ser muy graves sin no cambia de táctica. Salió su primer toro, el segundo de la tarde. [....] Por la derecha dió una verónica de Belmonte, es decir, soberbia, y repitió por la izquierda, recibiendo el segundo aviso con un puntazo en la pierna izquierda. Da el tercer lance por el mismo lado, después de un respiro, y es levantado el diestro, que poco después brincaba la barrera cogiéndose el vientre, por lo que todo el mundo creyó que tuviera una cornada grave. "

                                                                                              Palmas y Pitos, 18/01/1914. SOLFA

Nota aclaratoria: La fecha de la corrida es 21/12/1913
"Única fotografía que existe de la primer cura del fenómeno, en la enfermería de la Plaza. El, anestesiado, en la cama de operaciones mientras le curan los eminentes cirujanos doctores Millán y Barrios"

"En la enfermería, recuerdo haberle oído dos cosas: la primera, que el Dr. Millán era un ogro porque no le permitió salir al ruedo de nuevo como él pretendiera, pidiendo a voces otra taleguilla...o un pantalón cualquiera; y esto otro [...] Amigo Solfa, después de todo, bien vale la pena vivir esta vida, siquiera sea por sus contrastes. Llega uno a la plaza con la ilusión del un triunfo que cree seguro y que ve muy cerca, y en un segundo, el que llega es el toro y se lo quita a uno...."

                                                                                                        Palmas y Pitos, 18/01/1914. SOLFA


TEMPORADA DE 1913 SIN FECHA



























Joselito y Belmonte se dan la mano. Fotografía publicada en el semanario taurino La Lidia, el 23 de junio de 1914










TEMPORADA DE 1914


Joselito, Belmonte y Rafael el Gallo antes de hacer el paseíllo. 1914

Cuadro de Roberto Domingo publicado en el semanario La Lidia









"Es costumbre que cada año ceda la empresa la plaza un día a las cuadrillas que actúan en la temporada, para que se beneficien, y este año, se celebró la fiesta el jueves 15 de Enero. Se lidiaron seis becerros de Piedras Negras. [....] Los notables matadores Rodolfo Gaona y Juan Belmonte bajaron al ruedo en el cuarto toro, toreando el segundo en su admirable estilo al becerro y banderilleándolo magníficamente Gaona."

                                                                                                Palmas y Pitos, 15/02/1914. SOLFA

" El maravilloso trianero no está en condiciones de salud que le permitan salir a luchar cara a cara con los toros sin desventajas. Su debilidad manifiesta, su falta de piernas, nunca como ahora visible, hicieron que por primera vez se vieran en esta plaza El Toreo los desusados burladeros, puesto que Belmonte no podía saltar la barrera [....] Su trabajo, si adoleció de muy grandes defectos, tuvo en muchos momentos la riqueza el mérito y el sello belmontista de tan célebre artista [....] Juan Belmonte no pudo el domingo triunfar como él puede, debido al estado de su salud. En su primer toro nos dejó ver más que en el sexto, cuán grande es su figura de gran lidiador, ejecutando algunas verónicas de su estilo único y parando en varios pases sencillamente monumentales, como unos de pecho, de pie y de rodillas, otros altos ayudados por arriba y por bajo. Matando ni en su primero ni en su segundo estuvo bien el trianero, viéndose más que nunca su debilidad extrema y su falta de brazo para estoquear bien."

                                                                                              Palmas y Pitos, 02/03/1914. SOLFA



"Juan Belmonte no triunfó en su despedida, y no triunfó por la pésima cuadrilla que ha sacado en esta plaza. Su primer toro salió manso y se acentuaron sus defectos por la pésima lidia que le dieron los peones [.....] La faena no pudo ser más desgraciada, repitiéndose los achuchones y los desarmes. Pinchó mal de primeras y luego muy bien, entrando con el magnífico estilo que ha demostrado conocer el trianero, dando después media estocada, también muy derecho en la acometida [....] Su segundo, el más toro de todos y el de más respetable armamento, premiado por su bravura y nobleza, le dió la revancha. Vimos dos lances apretados de Juanito y luego otros dos muy buenos, rematados con su media verónica clásica, que obligaron al aplauso. Remató algún quite arrodillado [....] Con la muleta dió Belmonte un gran pase natural, girando sobre los talones, que fué el mejor de todos para mi [...] Sufrió también un desarme y para matar a este toro tuvo que emplear un buen pinchazo y dos medias delanterillas, Entró a matar siempre derecho y vaciando bien, el que no muy tarde llegará a ser un magnífico matador de toros."

                                                                                                    Palmas y Pitos, 16/03/1914. SOLFA

Únicamente el retrato de la izquierda pertenece a la etapa de Belmonte como novillero, puesto que
tomó la alternativa el 16/10/1913

La fotografía puede pertenecer a la corrida celebrada en Barcelona el 15 de Marzo de 1914, en la que Belmonte toreó con Cocherito de Bilbao y con Joselito, ante toros de Moreno Santamaría.

"Respecto a Belmonte, dije que estuvo muy bien en su primero, en el que le hicieron dar la vuelta al ruedo y salieron muchos pañuelos demandando la oreja ....] Y superior en su último, en el que se echaron al ruedo más de cien aficionados para sacarlo en hombros. [....] Y para terminar, vuelvo a insistir en que dos escuelas del toreo, distintas las dos y las dos buenas, el del toreo movido, alegre, variado (está pensando en el toreo de Joselito), y el  del toreo excepcional, de una perfección que maravilla y de una emoción que asusta en las cosas que ejecuta (está refiriéndose al toreo de Belmonte), se van a ver frente a frente muchas tardes para bien de la fiesta de los toros. [....] A Joselito, en general, sobre todo en provincias, se le aplaudirá más; prodigará sus pares de banderillas, sus quites, sus reboleras, sus recortes, sus desplantes, su actividad infatigable; bullirá mucho, buscará adornos, procurará arrimarse y desterrar los pegoletes porque tiene vergüenza y afición; en una palabra, ejecutará mejor o pero todas las suertes del toreo que ya hemos visto ejecutar. ¡Milagro será que no le veamos algún día picar uno de los torillos que le salgan pa ello!. Pero a Belmonte le debemos los aficionados a la fiesta, la pureza en los lances de la lidia que no habíamos visto hasta ahora, esa verónica o ese pase de muleta que habíamos soñado poderse ejecutar: esa emoción de su toreo ÚNICO Y SIN PRECEDENTES."

                                                                                          Palmas y Pitos, 30/03/1914. CLARIDADES

"Los toros de Moreno Santamaría carecieron en absoluto de poder [....] Belmonte. Una emoción extraña circuló por los ámbitos de la plaza; la atención toda, se concentró en el enclenque, que abriendo el capote y clavando los pies en la tierra, dió al toro unos lances superiores. Coge la muleta y estando en terreno del toro hizo una emocionante faena que fué coreada con ¡olés! y premiada con una ovación. Atiza un pinchazo seguido de una buena estocada. Al que cerró plaza, le recetó una gran estocada, después de una espeluznante faena de muleta."

                                                                                             Palmas y Pitos, 30/03/1914. MIUREÑO
"25 Marzo 1914. Seis toros de Urcola para Gallo, Gallito y Belmonte. El ganado de Urcola estaba bien presentado, demostrando bravura y poder. [....] Belmonte.- Sale su primer toro y lo saluda con unas verónicas superiores (gran ovación). Con la muleta colosal, un pase de pecho, un molinete superior, otro, (música a instancias del soberano). Un pinchazo entrando bien y una gran estocada que hace rodar al Urcola. Ovación, oreja, vuelta al ruedo y saludo desde los medios.
En el que cerró plaza no fué el mismo, lo lanceó con precauciones y admitiendo la ayuda del peonaje, hace una mala faena de muleta. Aplica un pinchazo, saliendo rebotado, terminando con media buena que basta."

                                                                                          Palmas y Pitos, 30/03/1914. MIUREÑO

"En esta fotografía vemos a Joselito y a Belmonte, convertidos ambos en ninots de la falla levantada en la calle Montserrat y que acabó alzándose con el tercer premio. Los diestros torean caracoles mientras el señor Carballeda, gerente de la plaza de Valencia sentado en una mesa de despacho, se dispone a entregarles grandes cantidades de dinero. La sátira está servida."

"Juanito Belmonte con toda su familia ( a la que ha redimido merced a su arte soberano) y los dos perritos traídos de México. Véase el famoso brillante de las cinco mil en el meñique izquierdo del padre."

Palmas y Pitos, 14/04/1914
"CASTELLÓN. Con un lleno se celebró la corrida anunciada, lidiándose seis toros de Guadalest por Joselito el Gallito, Limeño y Belmonte. El ganado fué pequeño y escurrido de carnes. [....] Belmonte.- Lo que el diestro hace con el capote cerca del toro, no ya nadie que lo mejore ni iguale. Es un especialista para estas cosas. ¡Magistral, estupendo con el capote! Todo cuanto se diga es poco comparado en la realidad del caso. Con la espada no llegó a defenderse en la misma forma. El público aplaudió frenéticamente sus lances de capa, y al final de la corrida, él y Joselito fueron sacados de la plaza en hombros de varios ilustres financieros."

                                                                                      Palmas y Pitos, 30/03/1914. DON CARPIO










"El ganado de Gamero Cívico fue de una mansedumbre grande y muy mal presentado. [.....] Belmonte.- Siempre que torea, causa por los ámbitos de la Plaza una sensación extraña; el público se impone silencio y queda convertido el circo en un camposanto. Salió su primero y clavaditos los pies en tierra nos obsequió con una serie de verónicas que fueron rabiosamente aplaudidas. Con la muleta una colosal faena, pases de pecho, de rodillas, molinete, en fin el acabose, aprovecha el tiempo para entrar bien y coloca una media estocada un poquitín tendida. Ovación y oreja. Fué lo único bueno que vimos en toda la tarde. Al que cerró plaza le dió varios lances ceñidos, estuvo desconfiado con la muleta y atizó un pinchazo, media delantera y una entera."

                                                                                                  Palmas y Pitos, 14/04/1914. MIUREÑO




"Toreando en Murcia el día 15 de abril, me dio un toro tal paliza que tuve que meterme en la cama con un fuerte varetazo en el pecho, magullamiento en todo el cuerpo y una distensión dolorosísima en el pie izquierdo [....] Estaba contratado para torear las corridas de la Feria de Sevilla, alternando con Joselito y cuando se corrió la voz de que yo no podía ir por estar lesionado, los gallistas cantaron victoria y dieron por supuesto que mis lesiones eran simplemente un pretexto para eludir el encuentro con su ídolo·"

                                                                                    Belmonte en el libro de Manuel Chaves Nogales

Quite de Belmonte al primer miura de la tarde, de nombre Cohetero, cárdeno y grande, en la corrida celebrada en Sevilla el 21 de Abril de 1914


Lance de capa de Belmonte al tercer miura de la tarde, de nombre Lentejo, berrendo capirote, en la corrida celebrada en Sevilla el 21 de Abril de 1914.

Fotografía publicada en el semanario Sol y Sombra
Dos momentos de la faena de muleta de Belmonte al tercer miura de la tarde, de nombre Lentejo, berrendo capirote, en la corrida celebrada en Sevilla el 21 de Abril de 1914 

Fotografías publicadas en Arte Taurino

Belmonte ante el sexto toro de Miura, de nombre Rabicano, durante la corrida celebrada en Sevilla el 21 de Abril de 1914. Era el primer enfrentamiento de Belmonte y Joselito en Sevilla, con Gaona de testigo.
Belmonte ante el sexto toro de Miura, de nombre Rabicano, durante la corrida celebrada en Sevilla el 21 de Abril de 1914. Era el primer enfrentamiento de Belmonte y Joselito en Sevilla, con Gaona de testigo.

Belmonte ante el sexto toro de Miura, de nombre Rabicano, durante la corrida celebrada en Sevilla el 21 de Abril de 1914. Era el primer enfrentamiento de Belmonte y Joselito en Sevilla, con Gaona de testigo.

"Los toros de Miura, fueron, en general, bueyes. Todos tuvieron una atrocidad de pitones [....] En su primer miura, dió la vuelta al ruedo y tuvo que salir dos veces más a los medios a recibir otras dos ovaciones, y en su segundo, le sacaron en hombros por la puerta principal; le llevaron así, en imponente manifestación a Triana; cortó el público las dos orejas del bicho y se las entregó a Belmonte [.....] El sexto miura, llegó con un poder enorme y reservón al último tercio [....] Y llegó Juanito, y con arrimarse una barbaridad en los dos primeros pases, convirtió a la fiera en un amigo de la infancia, y se emborrachó haciéndole cosas; una de ellas fué dar un ceñido molinete, rematándole cogido a la cepa del pitón, y sin soltar éste, ejecutar un pase por alto completo. La estocada con que remató la fenomenal faena, digna hermana de esta. Juanillo entró recto, recto; metió un volapié colosal y salió por la cola como no lo habría hecho mejor su paisanillo Antonio Sánchez. ¿Se comprende el delirio, el entusiasmo producido? ¿Se comprende que muchos espectadores lloraran al presenciar tanta maravilla?"

                                                                               Palmas y Pitos, 27/04/1914. DON PEPE
Belmonte y Joselito en el patio de cuadrillas en corrida celebrada en Madrid el 2 de Mayo de 1914. Era el primer mano a mano que se celebraba en Madrid entre los dos toreros. 







"Cartel: Seis toros de Contreras para los Gallos y Belmonte. La plaza, vendida toda desde un para de días antes de la corrida. [......] Tercero. Juanillo da un grupo de verónicas movido y perdiendo terreno pero sin perder la cara (Palmas) [....] Juanito, de morado y oro, pasa muy valiente, ceñido y artista; en un achuchón en tablas, coloca un molinete  suyo, media arriba y un descabello a pulso a la primera. (Ovación, vuelta al ruedo y peticiones de oreja.) [....] Sexto, Tallealto, negro, con bragas. Terremoto da seis verónicas ideales, un farol y media verónica que hacen que las palmas levanten humo. [....] Belmonte ejecuta la mejor faena que se ha hecho en la plaza de Madrid [...] Molinetes marca de la casa, rematados tocando los pitones, pases ceñidísimos de rodillas desde el cite hasta el remate, un lapidario natural [....] El público en masa pide la oreja, que no es concedida por el presidente [...] Pero ¿qué más da? Con oreja y sin oreja ahí queda eso, por los siglos de los siglos. Los voluntarios cargan con Belmonte, le dan una vuelta por el ruedo y le sacan por la puerta principal en hombros hasta el coche."

                                                                                      Palmas y Pitos, 04/05/1914. DON PEPE

Nota aclaratoria: El número del semanario Palmas y Pitos corresponde al 04/05/1914


"LA DE BENEFICENCIA. 3 de Mayo de 1914. Cartel: Ocho de Santa Coloma para Pastor, los Gallos y Belmonte. [....] Asisten los reyes y el ex rey Bombita. El ganado de Santa Coloma salió, en general, guasón y tabarroso, y los toreros hicieron muy poquita cosa. [.....] Belmonte en el cuarto, veroniquea vulgarmente, pues no se podía hacer otra cosa. Con la franela, hace una faenilla lucida, con pases naturales, de pecho, molinetes, etc, y entrando a matar con gran vergüenza, mete una caída saliendo volteado aparatosamente y con un puntazo en el muslo, que le impide continuar la lidia."

                                                                                       Palmas y Pitos, 04/05/1914. DON PEPE




"LA ALTERNATIVA DEL CID. 26 de Mayo de 1914. Cartel: Seis toros de Olea para Pastor, Bienvenida y Belmonte. Antonio Martínez el Cid, a quien alternativó Francisco Codes Melones, picó no dos toros, sino los seis de la corrida. Enhorabuena al gran piquero [....] La corrida del 26 fue la consagración de Belmonte [.... Tercero, cárdeno. Belmonte da cuatro verónicas, dos de ellas muy buenas. En el primer quite es ovacionadísimo [....] Belmonte, de grana y oro, da un ayudado, un natural, otro ayudado, y el toro le encierra dos veces en tablas, siendo una de ellas aplaudido Pastor por hacer el quite a Belmonte. Un pinchazo malo, media buena, y palmas. [....] En el sexto, Belmonte demuestra una vez más que su único defecto es no tener piernas, pero que sabe de toros tanto como el que más. Comienza dando tablas a la res, y a los cuatro pases, ya la ha dominado, dando un molinete, cogiendo al bicho de una oreja, etc, etc. Al entrar a matar, lo hace tan despacio que al depositar un pinchazo, es cogido y volteado, saliendo con la taleguilla rota por el vientre. Vuelve a entrar y deja una atravesada; descabella al tercer intento, y sale de la plaza en hombros por la puerta principal."

                                                                                     Palmas y Pitos, 01/06/1914. DON PEPE

La corrida se celebró el 30 de mayo de 1914


"LA DE LA PRENSA. 30 de Mayo de 1914. Cartel: Cuatro de Miura y  cuatro de Pablo Romero para Pastor, los Gallos y Belmonte. La plaza de bote en bote. En el palco la infanta doña Isabel. [....] Cuarto, de Pablo Romero, Corucho, sardo, albardado y muy gordo. [...] Belmonte hace un gran quite en una peligrosa caída de Céntimo (Palmas) [...] Y allá va Juanito, con traje plomo y oro; un ayudado con la diestra y sigue salvando milagrosamente las tarascadas que le tira el criminal. Un pinchazo saliendo trompicado y una superior, entrando a por una cornada, de poder a poder, en los toriles, sacando roto el calzón por la cadera derecha. El toro cae sin puntilla. Muchas palmas al hombre de pundonor y de valentía. Yo he sufrido horriblemente hasta que arrastraron al toro. [....] Octavo, de Miura, Revisor, negro y alto de agujas. Belmonte baila tres verónicas y le sisean. [....] Juanito pasa muy valiente, sufriendo varios desarmes porque el toro está imposible, un pinchazo, otro volviendo la cara, y otro despidiendo el bicho el estoque a la contrabarrera (Pitos).
El que quiera acabar con las corridas y con los fenómenos, nada de Noel y armas al hombro; bichos de cinco años, con leña y kilos, y queda reducida la torería a tres o cuatro señores"

                                                                                           Palmas y Pitos, 01/06/1914. DON PEPE



"11 de Junio. Seis toros de Murube para Lagartijillo, Joselito y Belmonte. [....] Joselito y Belmonte hacen quites vistosos al segundo, escuchando ambos muchos aplausos. [....] Belmonte da al tercero cuatro de sus peculiares e inimitables verónicas, navarras y recortes soberbios. (Ovación). Hace quites de peligro. Después ejecuta una colosal faena de muleta, con molinetes, pases de rodillas, toca los pitones, obligando al bicho a tomar el trapo; se arrodilla y rasca el testuz,[....] (Ovación delirante y vuelta al ruedo). El público abronca al presidente porque se niega a concederle la oreja. [....] En el sexto, que es un manso, Belmonte hace una faena muy valiente, obligando al buey, y le da un pinchazo, una corta delantera y descabella a pulso. (Una enorme ovación premia la valentía del diestro de Triana.)

                                                                                                            Palmas y Pitos, 15/06/1914. LUIS
"A Belmonte se le volvieron los toros de marfil o de hierro colado. Y pinchó lo suyo. Diez y seis veces en cuatro toros que ha matado. Claro es que no ha gustado a la reunión. Pero ni tanto así.[....] Si nuestras cuentas no nos engañan....nos atreveríamos a asegurar.......¡que Joselito ha estado mejor que Belmonte!"

                                                                                                         The Kon Leche, 22/06/1914







"Los toros de Pérez de la Concha, en general cumplieron, fueron terciados y muy escurridos de carnes. [...] Al quedar sólo el fenómeno de Triana para despachar cuatro toros (Joselito resultó con la clavícula fracturada), aumentó considerablemente la expectación. Belmonte estuvo activísimo, hizo quites de verdadero peligro, y logró aplausos. Nos mostró sus celebradas verónicas [...] En el tercer toro, estuvo desconfiado con la muleta. Entrando bien, atizó una estocada caída, terminando con otra por el estilo. En el cuarto, valentísimo; nos mostró su toreo de muleta de una manera lucidísima, arrancando frecuentes ovaciones. Con el estoque no tuvo fortuna. Pinchó varias veces y terminó descabellando. En el sexto toro, una colosal faena de muleta, para terminar con una gran estocada. (Ovación y vuelta al ruedo.)"

                                                                                      Palmas y Pitos, 13/07/1914. MIUREÑO

"La corrida de Miura se encargan de lidiarla nada menos que Gallo, Gallito y Belmonte. La entrada es un lleno completo. [....] Belmonte se las entendió de primeras con un verdero tipo miureño, al que saludó con cuatro verónicas, un farol y dos navarras, que le valieron una ovación. En los quites, se adornó el hombr; y con la muleta hizo una faena emocionante, entre los pitones, sobresaliendo dos pases de pecho. Con el estoque mal [...] (Bronca) [....] Con el sexto, estuvo por el estilo; admitió la ayuda de todos y dió una estocada baja. En las tablas entró a matar cuatro veces más [...] Recibió un aviso y una bronca enorme."

                                                                                                Palmas y Pitos, 07/09/1914. TIJERILLA
"En la primero de feria, Paco Madrid, Belmonte y Larita, que toma la alternativa, lidian seis toros de González Nandín. La entrada es un llenazo enorme. González Nandín mandó seis solemnísimos bueyes que fueron ruidosamente protestados. [.....] Segundo. Belmonte instrumenta cinco verónicas, colosales tres de ellas. (Ovación) [....] El primer pase lo ejecuta con ambas rodillas en tierra; sigue la faena, que es superiorísima, intercalando uno de pecho monumental (Ovación). Acaba con un pinchazo en lo alto, una estocada, entrando bien, y media (Muchas palmas) [.....] En el quinto, Belmonte ejecuta la faena más hermosa que se ha hecho en esta plaza. Hay ayudados estupendos, molinetes enormes, de pecho asombrosos, metiéndose entre los pitones; naturales magníficos y uno casi inverosímil con la mano derecha, llevando empapado al toro y girando sobre los talones dar una vuelta casi completa, dejando al enemigo en el sitio donde comenzó el pase. El fenómeno se perfila, y el público unánimemente pide que siga toreando. Por fin entra a matar, atiza dos pinchazos colosales, y a continuación un soberano volapié, saliendo prendido por el pecho y campaneado horriblemente, quitándose él mismo la cornada cogido a los pitones. El toro ruedo hecho una pelota y la emoción en los espectadores es indescriptible. El público ya no puede aplaudir, ruge, chilla, patalea, se suspende la lidia y se aclama al torero más grande del siglo, mientras lo pasean en hombros por el ruedo arrojándose ramos de flores. ¡Ah! Se le concedieron las dos orejas y el rabo."

                                                                            Palmas y Pitos, 14/09/1914. DON ROSENDO




"19 de Septiembre de 1914. La animación fué como no se recuerda otra semejante en Valladolid. Se trataba del debut de Belmonte que, acompañado de los Gallos, lidiaría seis reses de Trespalacios. Los toros fueron chicos, mal presentados y sosos. [....] Belmonte no gustó; el primero toro suyo fué regularcillo y él lo toreó y mató aceptablemente; en el sexto, muy manso, no pudo hacer nada de particular ni con el estoque ni con la muleta. Y como el público esperaba ver al torero extraordinario, excepcional, aunque Juanito no estuvo desgraciado, la verdad es que no gustó. [....] Estoy seguro de que los mismos que ahora braman contra Belmonte, se romperán las manos aplaudiéndole si es que Juanito sigue siendo como hasta hoy, el torero excepcional, grandioso, fenomenal, que ensalzamos justamente los belmontistas."

                                                                                               Palmas y Pitos, 27/09/1914. DON PEPE 

"Madrid. Seis de D. Gregorio Campos. Gallo, Joselito y Belmonte. [...] Tercero. Cucharero. Cárdeno claro, con buena cabeza. Belmonte torea por verónicas y navarras y entre todas las que da, buenas todas, sólo hay dos de su marca. El público se entusiasma. Después, en el quite, da una media verónica que a nosotros nos gusta más que todo lo anterior. [....] Belmonte empieza con el ayudado; después, uno natural y otro de pecho, lo mejor y lo único [....] Torera entre los pitones, pero por la cara; el toro no pasa, y además gazapea, y a los toros así no se les puede torear más que por la cara. A la hora de matar, el toro se le queda y Belmonte de un metisaca en los bajos. (Pitos) [.....] Sexto. Negro, girón, coliblanco, fino, de bonita lámina. Belmonte da tres verónicas sin que el toro haga mucho por él [....] La faena de Belmonte es movida, pero valiente y solo con el toro en medio de la plaza; lo mejor, un pase ayudado por bajo, y lo más lucido para la galería, un molinete de su estilo."

                                                                                                                  28 de Septiembre de 1914





Belmonte posó de esta guisa, vestido de árabe y tocando la ketra, en 1914









































TEMPORADA DE 1915

















Las fotografías fueron publicadas en el semanario The Kon Leche del 05/07/1915






"LA PRIMERA DE ABONO. 5 de Abril. Cartel: Cuatro de Benjumea y cuatro de Salas, para Pastor, los Gallos y Belmonte. El llenazo es imponente. Los ocho bichos lidiados no tuvieron en ningún sentido nada de extraordinario. [....] Juanito Belmonte, a su primero, trató de torearle a la verónica; pero por el defecto de la vista del toro, se vió comprometido. Al cuarto le dió varias verónicas, un farol y una media. Colosal, colosal, no hubo más que la verónica última y la media. Esto fué lo mejor de la corrida. Ya con la muleta, hace una faena en la que hay de todo por las condiciones del bicho, sobresaliendo uno de pecho, un molinete y alguno más. Un pinchazo malo, sin soltar, y media buena, que se ahonda. [...] (Un aviso y más palmas que pitos).
En el último, un torazo con todas las de la ley, con dos pitones, nada con la capa, nada con la muleta, un pinchazo malo y una superior, la mejor estocada de la tarde."

                                                                                                                     Palmas y Pitos, 06/04/1915

Portada del semanario taurino Palmas y Pitos del 19/04/1915



Se trata de la corrida celebrada el 17 de abril de 1915, con toros de Santa Coloma

"Superiores los toros de Santa Coloma, aunque de tamaño terciado. Suaves, bravitos, ideales. [...] ¡Cuánto habría usted gozado (se dirige al director del semanario, don José Casado, don Pepe) viendo la enormísima faena que Belmonte realizó con el segundo! Aún parece sentir mi cuerpo el escalofrío de la emoción que su contemplación en la plaza me produjo. No cabe más valentía ni nada más hermoso. Todos los pases los dió a medio milímetro del enemigo, mentiéndose materialmente en el terreno del toro. Estupendo, Y para remate, ¿querrá usted creer que entró magistralmente al volapié y largó uno inmenso? La ovación fué atronadora y se pidió la oreja insistentemente. [....] También estuvo Juanillo superior en el cuarto, al que mató pronto y lucidamente, y en el último, que achuchaba bastante, no se anduvo con chiquitas; tres pases para igualar y una estocada aliviándose en el viaje. Veroniqueando hizo lo suyo y con ellos ya se hará el cargo. Formidable, y en los quites lo mismo. Un triunfo."

                                                                                     Palmas y Pitos, 26/04/1915. CANTACLARO









"Juanillo ha ejecutado dos faenas soberanas, con una valentía enorme y exponiendo a cada pase; los ha dado de todas marcas, inmensos, colosales; y luego, ante el asombro de los espectadores, ha matado sus dos toros de otras tantas estocadas superiorísimas; la última la metió entregándose materialmente a los afilados pitones del miureño. Las ovaciones para el de Triana han sido a la altura de su trabajo, siendo al final sacado en hombros, y llevado así, a su domicilio, después de darle en dicha forma tres vueltas al ruedo. ¡No cabe más! [....] Los miuras constituían una corrida de buena presentación, todos gordos y con pitones, en general sin ninguna de esas dificultades que han hecho principalmente famosa esta vacada. [....] ¡Qué Belmonte! Casi nadie. Esta se metió en el bolsillo a todos los istas, y a juzgar por las ovaciones, parecía existir un solo partido. ¡El Belmontista!

                                                                                          Palmas y Pitos, 26/04/1915. EL TÍO PEPE

"Quinta corrida. Gran expectación. Toros de Miura. Un llenazo. Matadores: Gallo, Gallito y Belmonte. Reciben una ovación al hacer el paseo. [....] Tercero. Más chico que sus hermanos. Belmonte da cuatro verónicas buenas, recibiendo una ovación. [....] Belmonte hace una faena monumental: Pases naturales, de pecho, rodilla, molinetes y entrando como manda el arte, deja una gran estocada que le vale una ovación y vuelta al ruedo. [...] Sexto. Muy pequeño. Belmonte es aplaudido en una media verónica [....] Belmonte hace una faena monumental, en la que intercala pases de todas marcas; entra desde cerca y con agallas y agarra un volapié inmenso, saliendo suspendido. ¡Olé los toreros con vergüenza y pundonor!

                                                                                    La Lidia, 26/04/1915. PEREZAGUIRRE




Corrida celebrada en Madrid, el 25 de Abril de 1915.
Belmonte ejecutando su media verónica en la Corrida de Beneficencia celebrada en Madrid el 25 de Abril de 1915




"Pase natural. Juan Belmonte con un toro de Murube, en su histórica faena de la Beneficencia. Madrid, corrida de la Beneficencia, 25 de Abril de 1915"

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan

"Cartel: Ocho de Murube para Pastor, los Gallos y Belmonte. La plaza con llenazo y adornados los palcos con preciosos tapices. [....] Cuarto. Escondido, negro mulato, bragao. Belmonte le da tres verónicas y media definitivas. (Ovación delirante) Un quitazo pundonoroso y valiente en una caída al descubierto, y al tocar los clarines vuelve a ser ovacionado Terremoto. [....] Juanito, con traje color cuero y oro, da un pase alto corriente y tres naturales que son sobrenaturales. Imposible describir lo que viene luego; pases con la izquierda, sacando la muleta por el rabo, estando el torero inmóvil; un molinete vistosísimo, un pase de pecho de rodillas, otro ayudado, rodilla en tierra también, girando la cabeza del toro alrededor de la rodilla derecha de Juanito.....Imposible describir aquello. Entrando como un matador de categoría, meta una casi entera tendida, de la que dobla Escondido a los pocos instantes. Por unanimidad se le conceda a Juanito la oreja. Belmonte da la vuelta al ruedo en medio de una ovación ensordecedora. Sombreros, paraguas, impermeables...hasta muletas de cojo le tiraron. [....] Octavo. Belmonte baila unas verónicas [...] Belmonte, que ve que el toro no está para florituras, le aliña valiente y le tumba de una casi entera arriba. Gran ovación y salida en hombros por la puerta grande."

                                                                                             Palmas y Pitos, 26/04/1915. DON PEPE



BELMONTE! y....sólo Belmonte. ¡Sí! ¡Belmonte y sólo él! Nadie puede a su lado ni igualarle ni superarle. Así como él torea, es como se debe torear [....] Eso es arte, elegancia, finura, valor, emoción; [....] Unas verónicas maravillosas, de su estilo, de las que nadie sabrá igualar, puro ¡Belmontinas!, que así debieran denominarse desde que este gran torero las ejecuta [....] Tres pases naturales dando el pechoi, adelantando el brazo lo justo para que el toro acuda al engaño, consintiendo templando, corriendo la mano, recogiendo y girando ¡SOLO! sobre el pie izquierdo, como son los naturales, como deben ser los naturales, como fueron toda la vida los naturales. [....] Un molinete monstruoso, metido entre los pitones, y para salir de ellos un pase por alto ceñido, lamiendo los lomos [...] ¡Una oreja! ¿Para qué? Una emoción indescriptible entre el público [...] 
En el otro toro (buey y el mayor), no pudo torearle con el capote; con la muleta estuvo valiente y entro a matar pronto, en lo alto y con guapeza y rodó también de la estocada [....] Resumen: toreando, Belmonte. Matando, Belmonte. [...] ¡¡BELMONTE!! ¡¡SOLO BELMONTE!!"

                                                                                                      La Lidia, 26/04/1915. DURABAT







"29 de Abril. Lleno inmenso; lidian toros de Gregorio Campos las cuadrillas de los Gallos y Belmonte. [....] Belmonte.- Toreó bien, sobre todo, al sexto, al que dió cuatro superiores verónicas. Con la muleta hizo lo suyo, lo de siempre: pases de pecho, de rodilla, etc. Al tercero lo despachó de un pinchazo en hueso y una estocada en lo alto (Le concedieron la oreja). Al sexto, que estaba quedado, lo despachó de igual manera. (Fué ovacionado y sacado en hombros.)

                                                                                  Palmas y Pitos, 10/05/1915. CARTA BLANCA












Las fotografías corresponden a la corrida celebrada en Madrid el 8 de mayo de 1915

"JOSELITO Y BELMONTE. Cartel: Seis de Contreras, para Joselito y Belmonte, primer encuentro de los fenómenos, mano a mano en Madrid. [.....] Segundo. Juan veroniquea, sobresaliendo un lance, que fue extraordinario [...] Juanito, de morado y oro, hace una lucida faena, sobresaliendo un pase rodilla en tierra, inenarrable, en el que Juanito demostró un valor enorme y templó con una calma y un arte soberanos. Un pinchazo arriba y una gran estocada (Ovación y vuelta al ruedo) [....] Cuarto. Es devuelto al corral por pequeño. El sustituto es muy protestado por el público por manso [...] Ovación a Belmonte, una pita al buey y bronca al presidente. [....] Sexto, negro bragao y con muchos pitones. Belmonte le capotea [....] Juanito pasa bien de muleta, distinguiéndose en un par de pases de pecho y otro rodilla en tierra agarrado a un pitón. En esto empieza a llover, y un poco por el tamaño de los cuernos y un mucho por la lluvia, Belmonte trata de aligerar, metiendo un par de pinchazos superiores, uno malo y media caída. [....] En el primer encuentro que ha tenido en Madrid la famosa pareja, Joselito se lució más, porque también tuvo más suerte con el ganado [....] Se vió claramente que los que estaban en un error, los que exageraban, no eran los que defendían que Belmonte podía ponerse mano a mano con Gallito, sino los que declaraba que el trianero no podía jamás competir con el de la tiara"

                                                                                            Palmas y Pitos, 10/05/1915. DON PEPE






Nota aclaratoria: El número del semanario Palmas y Pitos es del 17/05/1915
El orden de la fotografías es en tres columnas de arriba a abajo y en ellas se puede apreciar perfectamente tanto la forma de la cogida como lo horrible que ésta fue.





"COGIDA DE BELMONTE. Madrid, 10 Mayo 1915. Cartel: Seis de Gamero, para Joselito y Belmonte. Amenaza lluvia; pero, a pesar de todo, el lleno es rebosante. Los seis toros de Parladé han sido más bien chicos que grandes. [....] Belmonte.- Oyó las primeras palmas con media verónica belmontina, en el primero. Joselito tocó el testuz y Belmonte remató otro quite sentándose en el morrillo materialmente. Grandes y repetidas ovaciones. En el segundo, Chocero, quiso dar una verónica ceñidísima, y como otras veces les ocurrió a Rafael el Gallo, Bombita y otros muchos toreros, el toro no le tomó el capote, cogiéndole de lleno y llevándole más de diez varas en el aire y tirándole derrotes. Juanito fué despedido en tercios del 1, donde estaba Joselito descansando, el cual hizo un gran quite llevándose al toro. Juanito recibió una paliza soberana y salió con el calzón roto por el muslo derecho. El diestro, que vestía de celeste y oro, hizo una faena a la defensiva para un pinchazo barrenando y media baja. (Palmas y pitos al matador y pitos al toro). En el cuarto veroniqueó bien, y en un quite dió una larga cordobesa y en otro se llevaron los dos espadas muy bien al toro. Media verónica estupenda, y al matar hace una faena breve y defensiva, porque el toro achucha y desarma, para bajonazo (Pitos). En el último, Cartujano, dió varias verónicas extraordinarias, sobre todo dos; y al matar, deseando desquitarse, dió varios pases lucidísimos; en uno de ellos fué enganchado y zarandeado enormemente. Le hacen el quite, sale cojeando y es conducido a la enfermería, donde se le aprecia una distensión de ligamentos en el pie izquierdo, un par de puntazos leves y varios varetazos. La cogida impresionó de un modo brutal."

                                                                                                              Palmas y Pitos, 10/05/1915

"Segunda de Feria. Seis toros del marqués de Santa Coloma para Gaona, Gallito y Belmonte. Lleno completo. [....] Al tercero, Mochuelo, Balmonte le obsequia con unas verónicas buenas, pero el manso se le marcha. (Palmas) [....] Belmonte, que se encuentra con un buey de carreta, consigue torearlo como puede para salir del paso. No obstante, se le vió un gran pase de pecho y un molinete superior para seis pinchazos y media estocada buena. (Silencio) [....] Sexto, Banderillero, castaño oscuro. Belmonte torea con el capote por verónicas, un farol y un recorte que se ovaciona. [....] Belmonte, que se encuentra con un bicharraco con malas intenciones, pasa desconfiadillo para dos pinchazos, media, y dos intentos de descabello."

                                                                                              Palmas y Pitos, 14/06/1915. CALERO



Las fotos pueden corresponder a la Corrida de Asociación de la Prensa, celebrada en Madrid el 12 de junio de 1915





Belmonte en el Corrida de la Asociación de la Prensa, celebrada en Madrid el 12 de junio de 1915

"LA CORRIDA DE LA PRENSA. 12 de Junio. Cartel: Cuatro toros de Miura y cuatro de Santa Coloma, para Pastor, Gallito, Belmonte y Algabeño II. La plaza está llena hasta el tejado. Asiste la Familia Real. [....] Belmonte en el tercero, de Santa Coloma, reparado de la vista, toreó a la defensiva para un pinchazo y media delantera. En el famoso Podenco, terrible toro de Miura, que en el apartado ha hecho una faena asustante, hizo una faena de muleta mágica, sobresaliendo un pase de pecho, tamplando y obligando como un profesor; uno de pecho de rodillas, un ceñidísimo molinete, un ayudado rodilla en tierra y varios cogido a los pitones. Antes de que entrara a matar, ya pedía infinidad de gente la oreja; pero el toro estaba difícil, Juanito no tuvo suerte, pinchó cuatro veces, una de ellas colosal, y lo que pudo ser la oreja, quedó reducido a una imponente ovación, vuelta al ruedo, y salida a los medios a saludar."

                                                                                             Palmas y Pitos, 14/06/1915. DON PEPE

"VALENCIA. 22 de Junio. El solo nombre de Joselito y Belmonte fué lo que llenó por completo la plaza de toros. Los toros de Campos Varela no respondieron en bravura ni mucho menos. [....] Belmonte, superior matando a su primero y al último de la corrida. De triunfo colosal puede calificarse su trabajo. Toreó superior, entrando por derecho, enterró todo el acero en lo alto del morrillo. El delirio de palmas y la oreja. Esto lo repitió en el último de la tarde, que le brindó al ex empresario don Manuel Carballeda. La faena fué colosal, estupenda y cortó dos orejas. Toreando con el capote no pudo hacer mucho.·

                                                                                Palmas y Pitos, 28/06/1915. DON CARPIO

Belmonte en la corrida celebrada en La Línea de la Concepción el 19 de julio de 1915, en la que alternó con Joselito y Larita



"Seis toros de Concha y Sierra para Gallito, Belmonte y Larita. La señora Viuda envió una corrida digna de una feria importante. Los seis toros fueron a cual más bravos, nobles. [....] Belmonte empezó con seis verónicas en su primero, colosales [.....] En este toro realizó una faena colosal entre los pitones, habiendo pases que quitaron el hipo, para un volapié magno y descabellar a pulso (Ovación y oreja).
En el quinto estuvo valiente sin perderle la cara e inteligente, para otro volapié y otro descabello. (Ovación grande y petición de oreja) Hizo varios quites colosales a media verónica."

                                                                                Palmas y Pitos, 02/08/915. CASTAÑETA




"24 de julio. Toros de Murube. Belmonte dió lo de siempre, pero en pequeñas dosis, su característica media verónica y sus elegantes pases de muleta (Oreja en el primero y Aplausos en su segundo)-"
"25 de julio. Toros de Contreras. Belmonte estuvo en la plaza con una dejadez, con una apatía que no se explica."
26 de julio. Toros de Pablo Romero. Belmonte estuvo hecho un coloso en su segundo toro. Con una valentía sin límites, y casi pegado a las tablas, derrocha una colosal faena, para recetar una estocada que hace polvo al toro."
"27 de julio. Toros de Miura. Belmonte toreó colosalmente a su primero. En el último toro fué el delirio, la borrachera de la valentía desafiando las peligrosas tarascadas. Se le hizo salir al balcón de su casa dos veces, siendo ovacionadísimo."
"28 de julio. Cuatro de Conradi y cuatro de Flores. A Belmonte le tocaron dos mansos. En su primero realiza una buena faena, que es coreada por el público. Deja una colosal estocada. (Oreja).. Su segundo, imposible."

                                                                                  Palmas y Pitos, 02/08/1915. DON CARPIO


"Belmonte, al levantarse del suelo, después de la cogida, acudiendo al toro, con el que había hecho una monumental faena, que le valió la oreja y una formidable ovación del público, y que murió de la gran estocada que le dió el trianero al ser cogido."
Belmonte en la Plaza de Toros de Ciudad Real durante las corridas de feria, celebradas en Agosto de 1915. Fotografía publicada en la revista Vida Manchega, del 25 de Agosto de 1915

"17 de Agosto. Toros de Guadalest. Belmonte en el tercero veroniquea en su estilo clásico y es ovacionado. Empieza la faena de muleta con un colosal pase de pecho y sigue valiente defendiéndose de las tarascadas del bicho (Muchas palmas). En el sexto entusiasma al público con sus emocionantes lances (Ovación). Juanito hace una faena electrizadora en medio de continuas ovaciones (Ovación, oreja, rabo y ¡el delirio)."

"18 de Agosto. Toros de Flores. Belmonte en el tercero, destacan de la faena unos pases naturales que emocionan, y otros de pecho que electrizan. Estocada entera a volapié. (Dos orejas). En el séptimo Belmonte veroniquea como él sabe hacerlo. Hace una faena valiente. Atiza un pinchazo que mata (Ovación, vuelta al ruedo y petición de oreja.)"

                                                                              Palmas y Pitos, 23/08/1915. CORRESPONSAL

La corrida se celebró el 19/08/1915





"LA CORRIDA DE BELMONTE. 19 de Agosto. Cartel: Seis toros de Benjumea para Gaona y Belmonte. Los toros cumplieron en varas, pero llegaron a la muerte apagados, con unas ganas atroces de defenderse. [.....] Belmonte fué el de siempre. En cuanto salió un toro que medio embestía, le dió unas verónicas superiores. A ese mismo bicho le toreó de muleta, parado y metido entre los pitones, agarrándose a éstos repetidas veces, arrodillándose y pegando después dos pinchazos y una gran estocada. (Ovación y oreja). En los otros dos bichos, que fueron infumables, harto hizo con quitárselos de encima pinchando poco y pinchando bien. Hizo dos o tres quites soberanos y se ve que poco a poco va cobrando facultades."

                                                                                             Palmas y Pitos, 23/08/1915. DON PEPE

"MÁLAGA. PRIMERA DE ABONO. 5 de Septiembre. Los toros de D. Vicente Martínez chicos y mansos.[....] Belmonte.- Veroniqueó a su primero superiormente, yéndosele el toro en la media verónica. Cona la muleta pasa al manso, aguanta y saca la muleta por el rabo, con valor y dominio. Luego viene un molinete asombroso, dos de pecho brutales y varios por bajo pistonudos. Sigue la faena metido en los pitones, y el público, loco de emoción, presencia la labor de Terremoto puesto de pie. Se arrodilla, coge los pitones y crece el entusiasmo. Entra derecho, mirando al morrillo, y deja media estocada tendida, descabellando a la segunda. (Ovación extraordinaria, oreja y rabo.). El toro era un buey de carreta, y Belmonte ha hecho una faena de muleta verdaderamente monumental. [....] El sexto era tan manso, que no hacía caso de los capotes; pero el trianero se arrima al manso, lo obliga, lo desafía con el trapo rojo [....] Sin cuartear atiza un pinchazo bueno y media en lo alto del morrillo. Al prepararse para descabellar, se le arranca el manso, lo derriba con violencia y lo cornea en el suelo, donde lo recoge nuevamente, infiriéndole un puntazo de tres centímetros en la tibia derecha."

                                                                           Palmas y Pitos, 13/09/1915. DON ROSENDO

"Los toros de Saltillo pequeños, muy pequeños. Y esto ya hace que nos parezcan menos meritorias las faenas de los toreros. [....] Belmonte es en el tercer toro el trágico Belmonte que todos conocemos. Su labor con la roja tela es soberbia. Todos los pases, perfectos. Y en todos hay emoción, gracia, arte, elegancia....La gente, puesta en pie, aclama al diestro.[...] Luego entra mal a matar. Deja una mala estocada y nos decepciona. Pero el hombre saca el estoque y, perdiendo el engaño en el viaje, da un gran volapié. Y le aclamamos, le aplaudimos, le damos la oreja del toro. Este Belmonte es el verdadero artista del toreo. Con Rafael el Gallo comparte el trono del arte. [...] Y en el sexto, Belmonte da unos buenos pases y otro medianos. Más abundan éstos que aquéllos. Luego da la mejor estocada de la corrida."

                                                                                 Palmas y Pitos, 04/10/1915. LUIS NAVARRO


"MADRID. 3 de Octubre. Cartel: Seis de D. Eduardo Miura para V. Pastor, Joselito y Belmonte. La plaza está de bote en bote. La corrida fue, si no una gran corrida, una corrida grande. De bravura no anduvieron como de carniceras y pitones. [.....] Belmonte en su primero dió unas buenas verónicas y después de pasarle por lo regular le atizó media en las agujas, llevándose el estoque y siendo silbado porque intentó el descabello cinco veces. Al manso corrido en sexto lugar le sujetó con valentía y le atizó media buena y una atravesada.
El público muy disgustado de la corrida."

                                                                                  Palmas y Pitos, 04/10/1915. CHETE CHICO



La corrida tuvo lugar el 7 de Octubre de 1915, y en ella Belmonte alternó con Vicente Pastor y Joselito, ante toros de Concha y Sierra 


"LA DEL MONTEPÍO. ¡¡VIVA BELMONTE!!. El día 7 de Octubre de 1915 se lidiaron seis bichos de Concha y Sierra por las cuadrillas de Pastor, Joselito y Belmonte. [....] Belmonte, Juan Belmonte, ha realizado una de sus faenas portentosas. [....] Juan toreó muy valiente a su primero con capa y muleta [.....] Y salió el último, un toro negro, jirón y bien armado. Belmonte, de salida, le recetó unas verónicas de esas de fenómeno, de las auténticas, de las incopiables; un farol divino y media verónica indescriptible [....] Dió un ayudado, templando como una buena madre, y un natural enorme y uno de pecho desconcertante, brutal [....] Un pinchazo, media atravesada y una honda alta, entrando siempre colosalmente, valieron a Juan una ensordecedora ovación, muchas peticiones de oreja y salir en hombros por la puerta grande.
¡Creo en Belmonte, dios y artista verdadero!"

                                                                                    Palmas y Pitos, 11/10/1915. DON PEPE





"Una faena de Belmonte en la Plaza de Madrid, hacia 1915, en una fotografía de Alfonso padre, compañero y amigo de Baldomero"

Fotografía publicada en el libro Baldomero y Aguayo. Fotógrafos taurinos






















































Cogida de Belmonte en Morón de la Frontera en Septiembre de 1915


Hace referencia a la corrida de la feria de Bilbao en la que alternó con Gaona ante toros de Murube.

"El tercero de Murube, negro, llegó quedatote al último tercio. Llega Belmonte con la muleta a dos dedos de los cuernos sin que el animal quiera pelea, pero Juan está rabioso y se dispone a triunfar y empieza metiendo el cuerpo entre los dos pitones hasta hacer embestir al bruto; de la barriga se saca los cuernos y siempre metida la pierna contraria, obliga a fuerza de arte de habilidad y de riñones a que embista el toro [....] Se enmienda con pases de pecho brutales, ayudados inexplicables [....] Una faena inmensa con detalles de un valor inconcebible. Pasando, poco a poco, le fue el toro rompiendo la muleta, hasta llegar al final de la faena con un solo trozo del trapo rojo. En un desarme se quedó de rodillas cerquísima y en otro momento estuvo de igual forma y de espalda largo tiempo, con manifiesto desprecio de su vida, con la justa satisfacción de cumplir con su deber, con la seguridad que prestaba su gran arte. ¡Ese es Belmonte! Luego por derecho muy en corto una estocada contraria que mató sin puntilla. ¡Eso son los toros! ¡Así ha fiesta!"

                                                                                                            La Lidia, 30/08/1915. DURABAT


Se refiere a la Corrida del Montepío Taurino, celebrada en Madrid el 7 de Octubre de 1915, en la que Belmonte alternó con Vicente Pastor y con Joselito

"Fue una tarde donde el arte, el valor, el dominio de Juan Belmonte logró empequeñecer a dos tan grandísimas figuras de la torería como Pastor y Joselito, enloqueciendo a las multitudes, que en el paroxismo del entusiasmo aclamaban al ídolo triunfador."

                                                                                                                     La Lidia, 08/10/1917 



Las fotos corresponden a la corrida celebrada en Zaragoza el 15 de octubre de 1915, en la que Belmonte compartió cartel con Joselito y Posada, ante toros de Trespalacios.

"15 de Octubre.  Los toros de Matias Sánchez -antiguos Trespalacios- fueron pequeños y blandos. [....] Belmonte quedó bien en las verónicas y en algún quite que otro. Al tercero le muleteó valiente y bien a ratos y le sacudió una corta y tendida y un descabello. (Ovación y oreja). En el sexto resultó toreado y matóle de un pinchazo alto y una entera, estando el toro desigualado."

                                                                                              Palmas y Pitos, 18/10/1915. SUPLENTE













Fotografía publicada en el semanario El Ruedo
















TEMPORADA DE 1916


"Juan Belmonte posa con la muleta y el estoque en el estudio de Novella. Madrid, 1916"

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan





"Cuatro miuras y cuatro veraguas, para El Gallo, Gaona, Gallito y Belmonte. Los 
bichos ducales tuvieron una magnífica presentación [......] Los miureños carecieron de cualidades aplaudibles [....] A Belmonte le correspondió roer el hueso de la corrida, pero no se asustó, aliñando rápida e inteligentemente al cuarto, por lo que conquistó palmas de los aficionados imparciales, y estando menos resuelto en el octavo, al que se quitó de delante sin que en el muleteo ni con el pincho nos convenciera."

                                                                                           Toros y Toreros, 04/07/1916. MONTERA 



"Nuestro hombre, que en su primer toro no pudo desarrollar su singularísima manera de torear, por tropezar con un bueyacón que no pasaba, y que cortaba el terreno. En el último, algo más bravete y pronto, estuvo verdaderamante colosal, indescriptible con la muleta, siendo delirantemente aclamado por los espectadores. El fenómeno venció en esta última parte de la lidia. Salió en triunfo de la plaza, sacándolo la multitud por la Puerta Grande, mientras muchos aficionados, puestos en pie en los tendidos, gradas, palcos, etc., ovacionaban al famoso trianero en su triunfal despedida.
Con el estoque estuvo ciertamente breve en sus dos cornúpetas, logrando en el sexto una magnífica estocada. Lo poco que pudo hacer con el capotillo, casi todo soberbio, belmontino puro. [.....] Los seis toros de Pérez de la Concha estaban sólo regularmente presentados."

                                                                                     Toros y Toreros, 21/03/1916. Dr. BARRABÁS





"Primera corrida de abono de feria, con los espadas Gaona, Gallito y Belmonte, y toros de Santa Coloma. La plaza esta llena totalmente. Asisten SS. MM. [.....] Tercero. De bonita lámina. Belmonte lancea regular [......] Juan, de gris y plata, está tranquilo y bien con la muleta. Hay un molinete bueno; después sufre un desarme, haciéndose pesada la cosa. Por resentirse del brazo derecho, en el que sufrió un puntazo toreando el lunes en Madrid, no consigue dar estocadas, dando sólo tres pinchazos. [....] Pitos. [....] Sexto. Belmonte da una buena verónica. [.....] Belmonte se encuentra con un toro codicioso y le torea de muleta bien, no todo lo que quisiera, por lo del brazo. Entra recto y coloca una atravesadilla. Ovación."

                                                                            Toros y Toreros, 02/05/1916. EL CONDE DE LIDIA 





"Dificílmente puede conseguirse un conjunto más emocional, de más perfección estética y al mismo tiempo de más verdad en la ejecución de la faena realizada con arreglo a lo exigido por las reglas del arte puro de torear, como el que ofreció el bravo matador de Triana. Desde la verónica impecable, ceñida y valiente ejecutada con la maestría y el arte exclusivos de este torero, hasta los pases más completos, arriesgados y vistosos que nunca se apreciaron en lidia alguna, pasando por serenas manifestaciones de una bravura temeraria, sin desplantes ni trucos [.....] Digno remate de tan memorable trabajo fué la estocada con que acabó con la vida del cornúpeto. Derecho, despacio, dejándose ver entró a matar y al claver el estoque en lo alto acreció la ovación."

                                                                                                               Nuevo Mundo, 12/05/1916










Media verónica de Belmonte a un toro de Gamero Cívico en corrida celebrada en Sevilla el 28 de Abril de 1916, ante la atenta mirada de Joselito.

"Segunda corrida de abono con ganado de Parladé y los espadas Pastor, Gallito y Belmonte.
Los antiguos Parladés, hoy de Gamero Cívico, han resultado superiores [.....] Belmonte fue el más favorecido por la suerte, pues le tocó un toro ideal, el tercero, del que alcanzó la oreja. ¡¡Señores, una oreja en Sevilla!! Comenzó por torearle de capa dando cuatro verónicas y media de las suyas, que levantaron una tempestad de palmas. De verde botella y oro [.......] una faena colosal, emocionante, con pases de rodillas, naturales, molinetes, de pecho, a cual mejores, metido entre los pitones, sonando la música en su honor, y por contera, una estocada superiorísima por la ejecución y por el resultado. Ovacionaza y oreja. Con el sexto estuvo por el estilo: dos verónicas admirables; dos quites a media verónica, y otra faena con la muleta, magnífica, premiada también con música. Un pinchazo bueno; otro hondo, superior; una entera buena, más un descabello. Gran entusiasmo, en hombros le pasean por el ruedo, y así se le llevan."

                                                                          Toros y Toreros, 02/05/1916. EL CONDE DE LIDIA 

"Belmonte toreó entre grandes protestas al principio, por el tamaño del toro [.....] Toreó por verónicas muy bien al cuarto y realizó con la muleta una de esas faenas que le dieron el nombre de Trágico. Naturales inmensos, molinetes escalofriantes y de pecho brutales, pisando siempre el terreno del toro. La faena fue de un arte y una emoción insuperables. [....] Ovación. Al sexto le hizo una buena faena de muleta, cerca, breve y confiada, tumbándole de otra buena estocada."

                                                                                                    La Lidia, 08/05/1916. MOSQUERA 
"Belmonte dió pares y nones, pues en el primero hizo saborear al público las exquisitices de sus muletazos sugestivos y su toreo singular de capa, y en el otro imitó la conducta de su colega Gallito, limitándose a salir del paso lo más rápidamente posible, [........] Obsequió a la concurrencia en el tercero con verónicas impecables, un farolillo sin trampa ni cartón, pases de pecho magistrales, arrodillados sin ventaja y molinetes suyos [.....] En los quites compartió palmas con José Gómez, dibujando dos o tres medias verónicas de las que posee el secreto exclusivamente. [......] Las reses de la viuda de Murube ni fueron bonitas, ni grandes, ni bravas, ni tuvieron poder."

                                                                    Toros y Toreros, 16/05/1916. MONTERA


"Ocho toros de Saltillo, para Gallo, Gaona, Gallito y Belmonte. Los toros no se prestaron a grandes cosas. [.....] Belmonte fué el héroe de la jornada, pues lo mismo en los quites que en el muleteo y al matar puso de manifiesto que venía dispuesto a reconquistar sus prestigios, y lo consiguió brillantemente, siendo el que escuchó más entusiastas y merecidos aplausos."

                                                                                 Toros y Toreros, 23/05/1916. MONTERA


"Juan Belmonte, accidentado por un estoque, después de una laboriosa brega. Madrid, 1916. Fotografía de Baldomero

Fotografía publicada en el libro Baldomero y Aguayo, fotógrafos taurinos















Los dibujos pueden pertenecer a la temporada de 1916, pero no tengo datos para asegurarlo



TEMPORADA DE 1917

La noticia de la boda de Belmonte en la prensa española de la época. En realidad, Juan se casó por poderes.

Belmonte con su esposa, Julia Cossío

Belmonte toreando en Lima en 1917


oy



Las fotos corresponden a la corrida celebrada en Madrid el 29 de Abril de 1917, en la que Belmonte compartió cartel con Gaona y Fortuna, lidiando toros de La Lama. 

" A los toros de La Lama se les pudo echar en cara una relativa mansedumbre, pero en cambio no tuvieron malas ideas. [....] Belmonte fué el que mejor toreó y el que escuchó más entusiastas aplausos, llegándose a pedir para él la oreja del penúltimo. Hizo algunos quites ceñidísimos y veroniqueando dió la nota, como dicen los clásicos
Al segundo, que se refugió en tablas y del que no se podía sacar ningún partido, lo aliñó con la franela brevemente y lo mató de una tendida y atravesada, estando algo pesado al descabellar.
En el quinto toreó de muleta excelentísimamente, dando pases de distintas clases, todos muy cerca y con un temple y un arte indiscutibles, que no se puede superar. Tuvo que entrar a herir con la mano al nivel de la cabeza, pues no veía el morrillo por lo altísima que tenía la res la suya, pero con una habilidad pasmosa metió todo el acero en las agujas, tirando al astado patas arriba."

                                                                                      Toros y Toreros, 01/05/1917. MONTERA 

Natural de Belmonte en la Plaza de Madrid. 1917



Faena de muleta al toro Barbero, de Concha y Sierra, en corrida celebrada en Madrid el 21 de Junio de 1917

"Los afortunados espectadores que presenciaron la faena que Juan Belmonte ejecutó con el sexto toro de la corrida del jueves último, salían de la plaza reflejando de manera inequívoca el asombro que aquello les había producido. La cosa fué que en último lugar salió un astado de Concha y Sierra que atendía por Barbero, y que desde los primeros momentos reveló patentemente sus excelentes condiciones de lidia, prestándose a que los matadores hicieran cinco quites a cual más artísticos, si bien se destacó el que hizo Belmonte dando un farol maravilloso, con esa precisión y temple inimitables, y rematándolo con media verónica ceñidísima [.....] El coloso de Triana se olvidó que tenía dos piernas, y moviendo exclusivamente los brazos, toreó de muleta en forma que no hay quien la supere [....] Comenzó con un ayudado por alto estatuario, dió a continuación un natural llevando al toro embebido en la muleta con un imperceptible movimiento de muñeca, y siguió con uno de pecho enorme. Continuó después con naturales monstruosos, ayudados por bajo preciosos, molinetes entre los pitones vistosísimos, otros de rodillas de verdad, hincándose antes de citar al toro [....] Todos los espectadores, puestos en pie, seguían electrizados las diversas fases de aquel faenón, y cuando el astado quedó para el arrastre, tras un pinchazo, media en lo alto y un descabello, pidieron unánimemente la concesión de la oreja para recompensar tamaña labor, cosa que no se consiguió, seguramente, porque tuvo lugar al final de la corrida."

                                                                                    Toros y Toreros, 26/06/1917. EL PINCIANO







Natural de Belmonte al toro Barbero. La que Belmonte recordaba como mi mejor faena de muleta. Madrid, 21 de Junio de 1917











"La corrida del Montepío de Toreros. La mejor faena de Belmonte. [....] El sexto toro era negro, chico, algo sacudido, delantero de cuernos, veleto, muy brocho y astifino. En el primer quite, Juan dió tres lances y un recorte muy buenos, que le valieron una ovación y muchos olés. En su turno, nos regaló otro quite con una verónica, un farol y media verónica de las suyas. Las tres suertes fueron apretadas y toreras [....] El torillo llegó a la muerte suave, noble, boyante, y Juan Belmonte comenzó con un pase ayudado, colosal, con los pies juntos y atornillados en el suelo. Siguió con uno natural y uno de pecho muy ceñidos, que arrancaron olés de entusiasmo. Un natural sublime, así como suena, y otro natural y uno de pecho con mucha valentía. Uno con la derecha y otro alto con la izquierda, y dos molinetes, ejecutados en la cara del bicho. Un pase con la derecha arrodillado y muy ceñido; otros dos más, y un pinchazo superior, acometiendo bastante bien. Siete pases más y entrando bastante bien atizó media estocada un poquillo delantera, que fué lo suficiente para dejar para el arrastre al animalito de Concha y Sierra [.....] Fué una faena precisa, justa, equilibrada, en la que no hubo pases de más ni de menos. Le dió Juan al bicho los muletazos que debían dársele. Y en muy poco terreno, en el mismo tercio, metiéndose en su jurisdicción, llevándolo atado a los vuelos de su muleta []....] Muchas veces he visto a Juan bien, muy bien, superior. Pero como la tarde del jueves, no le he visto nunca. Tan variado, tan preciso, tan suave, tan emocionante, no le había visto nunca." 

                                                                                             La Lidia, 25/06/1917. DON SEVERO





No puedo asegurar que las fotografías pertenezcan a la temporada de 1917












"De aquel a este Belmonte. Salió Juan ayer por palmas, consiguiéndolas y no en la medida de su deseo por las escasas condiciones de bravura de sus enemigos. Toreó por verónicas, si no lo ceñido que él acostumbra, son un finísimo arte, templando bien. Las faenas de muleta, aparte de la gran valentía que fué la nota culminante, imprimió en ellas un reposo y un conocimiento perfecto del asunto, sin nerviosidades ni desplantes, ni arrogancias temerarias. Mandó superiormente con el trapo, y se adornó mucho, pero haciéndonos ver sobre todo, que ya no es solo el torero que con su toro hace sus cosas; puede con todos y tiene arte y facultades para vencer cuantos obstáculos se le presenten. Hizo buenos quites, y uno, sobre todo, el primero, que ejecutó en Madrid abanicando por las afueras. Mató regular al segundo y muy aceptablemente al quinto. Este Belmonte ha unido ya a su gran arte y mayor valor, el conocimiento para luchar con toda clase de enemigo. Es ta, por consiguiente, el torero perfecto que esperábamos del Trianero."

                                                                                                     La Lidia 17/09/1917. Alfonso Durá

Está refiriéndose a la corrida del Montepío taurino, celebrada en Madrid el 7 de Octubre de 1917
Está refiriéndose a la corrida del Montepío taurino, celebrada en Madrid el 7 de Octubre de 1917

"En Madrid difícilmente se olvidará la fecha última de Belmonte, la tarde completa, la tarde de valor y de arte, la tarde definitiva de Juan. Enloquecido todo el público que llenaba la plaza, vió claro, y conoció la diferencia del Belmonte de ayer y del Belmonte de hoy. Hoy es mucho más grande que era ayer, de ahí que el mayor triunfo no está en haber toreado 97 corridas, está terminantemente en la forma y la calidad de su toreo."

                                                                                                     La Lidia, 29/10/1917. V. e I. 

"Un enormísimo torero. Tal se manifestó ayer Juan Belmonte [....] Nunca como ayer dió Belmonte la nota tan aguda, tan completa de torero. Muchas veces enloquecimos con la magia de su capotillo o con el enigma de su intraducible muleta, raudales de valor heroico derrochó en todas las veces que ciñó su cuerpo con el traje de luces para luchar con las fieras, pero nunca se aproximó ni remotamente a lo que el 7 de Octubre de 1917 deja escrito en la historia del toreo. [....] El percance sufrido por Celita obligó a Terremoto a cargar con media corrida [....] Dirigiendo admirablemente no parecía el Belmonte pegado al burladero que teníamos conocido, toreando con un dominio maravilloso, dando a cada toro lo que exigía, poniendo a prueba su valor y su arte, enloqueció a la multitud [....] Labor seria, de dominio, de inteligencia de torero, fué, en suma, la tarde de ayer. Belmonte derrochó sabiduría, Belmonte es torero completo. [....] Pero si grande había sido su labor de torear, con la capa y la muleta, quedó empequeñecida por la magna categoría de estoqueador, tres toros estupendamente muertos de otras tantas estocadas y un inmenso pinchazo, dado todo ello a ley de verdad, haciéndolo todo el matador. ¡¡¡¡¡TRES OREJAS EN UNA TARDE!!! ¡¡¡TRESCIENTAS!!! y aún son pocas para premiar a Juan Belmonte, fenómeno, terremoto, inmenso, asombrosamente grande." 

                                                                                                   La Lidia, 08/10/1917. Adolfo Durá



 














TEMPORADA DE 1918














 







Brindis de Belmonte en la Plaza de Toros de Toledo. 1918

Verónica de Belmonte en Sevilla. 1918















TEMPORADA DE 1919

















"Belmonte se ha reintegrado a su actividad profesional [....] Hubimos de temer, a raíz de su regreso a España, un relajamiento de los resortes de su denuedo taurino [.....] Pero Belmonte, pese a las seducciones del hogar, que le invita a la ternura y a la molicie, ha vuelto al coso animoso y resuelto, como quien regresa al ambiente familiar después de un viaje por extraños países.
¡Ave Juan! La Afición -así con mayúscula- te saluda y te admira."

                                                      Periódico El Día del 03/02/1919. Marín Alcalde



Joselito y Belmonte camino de la Plaza de Sevilla, tal vez en la temporada de 1919





"Los toros de Gamero Cívico, a excepción del primero, no tuvieron tipo, ni arrobas, careciendo también de poder, y ¡ay! de bravura. Los dos sustitutos de Benjumea, tan pequeños y tan mansos como los retirados. [....] Los que decían si tal o cual de Belmonte, se convencerían que el trianero mientras vista el traje de luces no dejará de desmerecer su buen nombre de torero valeroso.
Unas verónicas, templada, dos sublimes, un farol estupendo y un recorte final, arrancaron los primeros ¡olés! que siguieron al hacer el primer quite con valentía y arte. La faena de muleta no fue clásica, pero si repleta de valentía y vistosidad; un pase de pecho y un ayudado colosales y dos molinetes escalofriantes. Al matar lo hizo desde cerca y derecho, consiguiendo una buena estocada. En el último, mansurrón y defendiéndose en un palmo de terreno, lo toreó con la muleta a la defensiva, y lo mató con alivio."

                                                                                                  La Lidia, 05/05/1919. GABRIEL 






"Los de Pérez de la Concha fueron doce mansos [....] En la corrida de Pérez de la Concha, por la mansedumbre del ganado no dieron ocasión a Juan para lucirse, mas no dejamos de anotar cierta tranquilidad, dominio y brevedad para no aburrir y una manera pronta y hábil al matar. Sigue, por consiguiente, Belmonte, ocupando dignamente el lugar que por derecho propio le corresponde."

                                                                                                       La Lidia, 19/05/1919. G. de L.



"La crítica taurina sin distinción, ha dedicado al lidiador maravilloso todos los adjetivos encomiásticos del idioma, componiendo el más brillante panegírico que pueda dedicarse a un artista. La fría serenidad del torero; sus pases de muleta perfectos, acabados, escalofriantes; la manera verdaderamente genial que tuvo de apoderarse del bruto, sometiéndolo por entero a su voluntad dominadora y llevándolo sugestionado en el rojo encendido de la franela sabia, y luego el bravo remate de tan colosal faena, entrando a matar seguro de sí mismo, sin reparo en el riesgo, despacio, erguido, din otra preocupación que la de realizar la suerte como mandan los cánones taurinos, fueron más que sobrados motivos para que el público, asombrado ante aquel derroche de arte, de valor y de conocimiento, estallara en una de las ovaciones más grandes que han estremecido al circo madrileño, y pidiera para el mayor torero de todos los tiempos, el merecido premio de la oreja, que le fue concedida entre aplausos y aclamaciones."

                                                                                                    Mundo Gráfico, 21/05/1919


"Al segundo Pablo Romero dió Belmonte unos lances templando mucho y apretándose luego en un quite. 
Juan Belmonte torea con la muleta como nosotros no recordamos haya toreado nadie anterior a esta pareja de toreros Joselito-Belmonte. Más Juan Belmonte, a más de gran torero es tremendamente bravo. Tan bravo, que su bravura y su valor seducen tanto como su dominio y su arte, así que no es extraño el entusiasmo que despertó ante la valentísima y dominadora faena hecha a este toro. Los pases ayudados y los de pecho, templando, mandando siempre, y siempre llevando embebido en los vuelos de la muleta al noble bruto. De rodillas aguantando mucho y por molinetes pintureros, fueron la labor del artista torerazo y valiente; como final, muy cerca, muy derecho y más despacio, sepultó todo el estoque allá arriba del morrillo, rodando el toro sin puntilla. Entera la plaza pidió la oreja, que fué concedida al artista, al torero, al matador. [.....] El arte de Belmonte resultó grande, épico; una nota aguda del toreo a cargo del mozo trianero que nunca olvidaremos. [......] 
Toreó por verónicas al primer Pablo Romero con su peculiar estilo y remató con su personalísima media verónica. La faena de muleta fué valentísima, con alardes temerarios, y al matar, empleó varios pinchazos, por desarmar y defenderse el toro."

                                                                                                           La Lidia, 19/05/1919. G. de L.



"Caída al descubierto de Belmonte tras la suerte de matar. Madrid, 1919." Foto de Baldomero

Fotografía y texto publicados en el libro Baldomero y Aguayo. Fotógrafos taurinos

"Juanito, el trainero, es el niño prodigio de los tres olés y un ay. Vedle torear. Primera verónica: ¡Olé!. Segundo verónica: ¡¡Olé!!. Tercera verónica: ¡¡¡Olé!!! La cogida: ¡¡¡Ay!!! Esto, a diario, a todo trapo, y algunas veces, repetido hasta "tripitido" en una misma corrida. Hay quien asegura que Belmonte no existe personalmente, y que no es más que el balneario o el sanatorio para la cura infalible del hipo."

                                                                                                                                    F. Bleu, 1913














Joselito, Cocherito de Bilbao y Belmonte en el patio de cuadrillas de la Plaza Vieja de Madrid el 6 de julio de 1919. Joselito lleva el capote de paseo negro, por la muerte de su madre. En esta corrida se despidió Cocherito de Bilbao del público de Madrid. 

"Una buena tarde de Belmonte, sin llegar a ser grande. Toreó por verónicas Juan a sus dos toros, aunque templando mucho, sin llegar a la excelsitud de su fama, sólo un par de ellas fueron grandes, como la media con que remató. La faena de muleta que empleó en el primero fue valentísima y mucho más un pase ayudado tuvo excelencia. Siempre los cuernos rozaban su cuerpo, e hizo alarde de valor dos veces que fué desarmado, desafiando a cuerpo limpio al bruto, y sacando en esa forma la franela de entre las patas del animal. Por encogerse el toro pinchó varias veces, poniendo fin a la faena de un certero descabello. En el último, que brindó a Cocherito, repitió lo de valentía con la muleta, logrando buenos pases por alto y de pecho, y al matar empleó un pinchazo en hueso, una gran estocada sacando rota la manga derecha, y un certero descabello. Fué una buena tarde para Juan, sin que llegara donde él sabe llegar. [.....] Los toros fueron terciados. No fueron bravos, si bien cumplieron en la suerte de varas. Una corrida suave."

                                                                                               La Lidia, 07/07/1919. GABRIEL






La corrida en la que resultó cogido Belmonte en Pamplona se celebró el 11 de julio de 1919, con toros de Albaserrada. Completaron el cartel Joselito y Dominguín. Belmonte fué cogido por su primer toro, el segundo de la corrida.



Belmonte y Gaona en la corrida celebrada en Valencia el 25 de Julio de 1919

Fotografías publicadas en el semanario taurino La Lidia, 04/08/1919








Los dibujos fueron publicados en La Lidia de 1919, pero no puedo asegurar que correspondan a la temporada de 1919






TEMPORADA DE 1920



"Ayudado por alto de Belmonte a un berrendo en la Plaza de Aranjuez. 1920"
















"En los anales de la afición taurina constituirá efemérides notable el día 20 de Junio de 1920. [....] Fue en la plaza de Madrid el memorable suceso. [....] Nunca torero alguno llegó a sostener con tamaña firmeza el entusiasmo del público, a producir una verdadera locura durante toda una tarde, sin que la vacilación y el desmayo cogieran un punto al magno artista y a los asombrados espectadores. Crecido ante el peligro, sereno frente al enemigo, cada lance primoroso, cada pase magnífico, cada suerte, iban ganando en perfección, en clasicismo y en gracia. Los cuatro toros de Albaserrada que lidió, formidables por su tamaño, su enorme poder y su nerviosidad y codicia, rindieron su empuje irresistible ante la suprema sabiduría del maestro."

                                                                                                   Mundo Gráfico, 07/07/1920

"Belmonte consolida una vez más su gran fama. Mientras Belmonte se vista de torero....habrá fiesta. Juan Belmonte imprimió al toreo una modalidad que hasta él nadie había llegado a conseguir. [....] La epopeya de ayer es de las que deben escribirse con letras de oro en la historia del toreo. Por la desgracia de Vázquez tuvo que matar cuatro toros, pero cuatro toros con mucha carne, mucho poder y más respeto. ¿Cómo? Con valentía, con arte, con dominio, confiado, tranquilo, seguro de su arte. 
Voluntad sobre todo, puso de manifiesto en todo momento, toreando por verónicas de las suyas, quitando como él sabe, parando con la muleta a dos dedos de los pitones, sin temerarias valentías; rozando los pitones su cuerpo en todo momento y dando una nota de seguridad a la vez que de gran arte. Al matar lo hizo en corto y por derecho, cayendo sus toros muertos sin puntilla. Le concedieron la oreja del segundo, y las dos y el rabo del quinto. [....] Fué tan clamorosa la ovación por la muerte del quinto toro, que en un momento no pudo más, ahogándole las lágrimas y metiéndose derribado en un burladero, más que por alegría por el dolor, recordando a su infortunado compañero, a su amigo José [....] Eres un valiente, eres un artista, eres un hombre."

                                                                                                    La Lidia, 21/06/1920. GABRIEL





Natural de Belmonte en la Plaza de Valencia en 1920


Belmonte con su esposa en 1920

TEMPORADA DE 1921


Belmonte ejerciendo de padrino en la alternativa de Marcial Lalanda. Sevilla, 28 de Septiembre de 1921
"Juan Belmonte, rodilla en tierra, se cruza con el toro al citar con la mano derecha. Sevilla, 29 de Septiembre de 1921."

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan

"Cite con la mano derecha. La mano de Belmonte, que toma la muleta por el centro del estaquillador, centra ésta con la mirada del toro. Y, a la vez, al toro y a sí mismo en la suerte. Sevilla, 29 de Septiembre de 1921."

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan


"Pase de pecho de Juan Belmonte. Al salir de la suerte, habiendo perdido de vista la muleta, el toro gira hacia adentro. Sevilla." (Podría tratarse de la corrida celebrada en Sevilla el 29 de Septiembre de 1921)

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan




"La revolución belmontina respeta la suerte suprema. Juan Belmonte, perfilado a la muerte, era un espada antiguo. Sevilla, 29 de Septiembre de 1921."

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan

"Estocada arrancando. El momento del cruce, el supremo de la muleta, ejecutado con temple. Juan Belmonte. Sevilla." (Podría tratarse de la corrida celebrada en Sevilla el 29 de Septiembre de 1921)

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan


"Juan Belmonte después de la estocada, su mirada aún en el toro; la mirada del toro aún en la muleta. Sevilla" (Podría tratarse de la corrida celebrada en Sevilla el 29 de Septiembre de 1921)

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan




TEMPORADA DE 1922





 
TEMPORADA DE 1924










TEMPORADA DE 1925







"Reaparición de Belmonte en Alicante. Seis toros de la viuda de Concha y Sierra para Belmonte, Márquez y Marcial Lalanda. [....]  A su primero, el maestro dió cinco verónicas y media, éstas de la marca de la casa, y de los lances, dos apretados y como de quien eran (Olés y ovación) Hizo el primer quite con dos verónicas ceñidas, que se aplaudieron mucho. [....] Juan, llevando la muleta en la derecha, explica cómo se hace una faena grande, con sabor excepcional, único y empieza dando un ayudado por alto superior. Se pasó el engaño a la zurda, con la que repujó un natural ligado con el de pecho. (Ovación, olés y entusiasmo.) Otro natural al que liga el de pecho, hermanos gemelos de los anteriores. Continúa la ovación y el jaleo. Pasa la muleta a la mano derecha para hacer creer el entusiasmo con unos ayudados por alto y dos molinetes tremebundos. (Ovación y entusiasmo general). Dos pases más por alto dignos de estar engarzados en esta faena, y entrando a matar alargando el brazo, media estocada caída y delantera. (Ovación imponente, oreja, rabo, vuelta y salida al centro.)"

                                                                                                    La Lidia, 01/06/1925. JOSÉ ROMEO 

TEMPORADA DE 1926

Aunque las fotos corresponden a un ejemplar de La Lidia del 01/01/1927, es de suponer que correspondan a la temporada de 1926













"Pase de pecho de Juan Belmonte a un toro de Parladé. Jerez de la Frontera, 2 de Mayo de 1926"

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan


"Pase ayudado hacia la derecha al mismo toro de la fotografía anterior. Belmonte ahonda la faena, ahonda el pase, renunciando al alivio del remate por alto. Jerez de la Frontera, 2 de Mayo de 1926"

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan

"Pase de molinete con la mano derecha; Juan Belmonte une el toreo de adorno al castigo. Córdoba, 25 de Mayo de 1926"

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan


"Juan Belmonte toca el pitón; la vista del toro y el momento, en poder de su muleta. Córdoba, 25 de Mayo de 1926"


Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan


Belmonte concediendo la alternativa a Pepe Ortiz, en la Plaza de Barcelona, en corrida celebrada el 20 de Junio de 1926

"Tercero. Belmonte torea bien con el capote. Empieza con la muleta magistralmente mereciendo una gran ovación; luego hace dos molinetes ayudados con cinco naturales; da dos estocadas, y descabelló al primer intento. Ovación unánime y vuelta al ruedo.
Cuarto. Belmonte veroniquea aceptable, coge muleta, da algún muletazo, estocada y descabello. (Ovación)."

                                                                                         La Lidia, 28/06/1926. JOSE SANJAUME

"Juan Belmonte hizo al primero un quite de los suyos con tres lances a la verónica y media de su exclusiva marca que se ovacionaron con calor. Pero ¡ay! que este fué el único toro que se dejó torear a placer, y ya no vimos a ver hacer a Juan bordados con el capote. En cambio con la muleta entusiasmó en su primero, un toro incierto [....] Lo trasteó con gran valentía haciéndose con el toro al tercer muletazo. Con la espada decidido [...] Dió la vuelta al ruedo. Su segundo lo trajo apurado en las verónicas [....] Con la muleta Juan volvió a demostrarnos que para él no hay toro difícil [....] En la faena que fué un prodigio de dominio y de valor hubo unos ayudados por alto admirables, dos molinetes magníficos y unos de pecho con la derecha en los que lució espléndidamente el sello incomparable de la casa. [....] Vuelta al ruedo."

                                                                             La Fiesta Brava, 24/06/1926. TRINCHERILLA



"Veraguas para el trío Rafael, Juan, Ignacio. [.....] Juan Belmonte sacó más partido; no en balde es el artista excepcional, y algunos muletazos, varios de pecho y un afarolado le resultaron de gran belleza. Como además mató por derecho y con gran brevedad, fué ovacionado, cortando las orejas del quinto. Con el capote, superior, sobresaliendo en un quite en el primero, que arrancó una verdadera explosión de entusiasmo."

                                                                                                La Lidia, 23/08/1926. CANTACLARO 

"Belmonte, al primero, que no estaba nada bueno por el lado derecho -tardo y metiéndose debajo de la muleta-, le recogía, aunque movido e inseguro, y se lo echaba por delante, consintiéndole y tirado del toro. Los pases que dió por el lado izquierdo los remataba, y todavía estaba toreando. Toreando, que es la eficacia y lo difícil de la muleta; no dejarle pasar buenamente, aunque sea con gracia. Por eso le dominó en una faena seguida y breve -la necesaria-, sin salir de aquel terreno. Dos pinchazos -en el segundo resbaló el estoque- y una estocada un poco delantera, de efecto rápido. [.....]
El manso más característico por sus condiciones y su poder fué el cuarto. Yo no diré que Belmonte estuvo asombroso; pero sí que estuvo cerca y le hizo, con medios pases, una faena para la que hacía falta valor y saber torear al toro que no quiere que le toreen. La estocada fué muy delantera, porque el toro derrotó mucho, como para desarmarle. En los dos toros dió Belmonte la vuelta al ruedo. En los dos toros toreó."

                                                                                                               ABC, 1 de Octubre de 1926



TEMPORADA DE 1927











"Seis toros de Sáchez Rico, para Juan Belmonte y Marcial Lalanda. [....] El domingo Belmonte se quitó diez años de encima [....] Juan Belmonte volvía a apretarse los machos . Ni más ni menos que diez años antes. [....] No salió la corrida de Sánchez Rico a propósito para el triunfo fácil de los toreros [....] Al primero lo toreó Juan por verónicas a su modo, levantando un clamoreo de entusiasmo [....] Juan lo dominó con la muleta, derrochando valor [...] Nos maravilló con su toreo inigualable, al natural, corriendo la mano suavemente, el de pecho, pausado, pasándose el toro entero por el pecho. Y luego, el afarolado, los molinetes [....] (Ovación ruidosa, la vuelta al ruedo y los primeros síntomas de enajenación en los tendidos).
Más grande fué su segundo. El nervio del primero se convirtió en éste en sosería. Solo con el arte supremo de este torero pudo lograrse que tomara el capote y que volviera Juan a esculpir sus majestuosos lances. [....] Y volvieron a fruirse los naturales de Belmonte, los de pecho, molinetes, afarolados. Faena variada y de magnificencia inusitada en la que Juan bordó, cinceló todos los pases con su imponderable sabor de artista excelso [...] Estocada enorme hasta la mano [...] La oreja, las aclamaciones incesantes. [....] En el quinto volvió a lucir espléndidamente su arte genial. Otro faenón [....] Temple maravilloso, dominio sorprendente, valor consciente, confianza, en suma [...] Y otra vez el formidable matador quiso competir con el formidable torero arrancando superiormente para herir en lo alto. Y nueva oreja [....] Juan dió un curso completo de toreo."

                                                                        La Fiesta Brava, 14/07/1927. TRINCHERILLA 

"Enrique Torres recibiendo la alternativa de manos de Juan Belmonte en Valencia, el 1 de octubre de 1927"

Se lidiaron toros de Guadalest, para Belmonte, Valencia II y Enrique Torres.

"Belmonte toreó como él sabe, con ese secreto que posee, y a pesar de la notable actuación del madrileño (Valencia II) y de la labor excelente del trianero, se destacaba la actuación de Torres, que cortó una oreja y salió en hombros por la puerta grande después de haber sido paseado por el ruedo. [....] Juan Belmonte no tuvo una actuación tan completísima como la vez anterior, pero sin embargo, su divino arte, su asombroso dominio, ese prodigio de colocación que tiene para torear, hizo enloquecer al público. En su segundo se le vió fatigado, pero así y todo, luchó y venció. En su primero, después de un pinchazo excelente, muy en corto y más recto que una vela, dió una estocada enorme que tiró al toro sin puntilla. Le concedieron la oreja. ¡Cómo está este torero! [.....] Los toros de Guadalest fueron más mansos que bravos."

                                                                         La Fiesta Brava, 08/10/1927. MIRAGAYA


.









Se trata de la cogida que sufrió Belmonte en la corrida celebrada en la Monumental de Barcelona, el 30/10/1927


"La cogida de Belmonte. Varias fueron las causas que estuvieron en juego en la ocasión que nos ocupa: la pequeñez de las reses del señor Sánchez Rico, la excesiva confianza que, por tal causa, demostró el diestro, su deseo de agradar y de mostrarse tal como es, su orgullo profesional y, tal vez, el hombre del pito, ese ser indeseable que siempre hace acto de presencia, aunque no venga a cuento [....] Allí no hubo más que un aviso para el torero confiado y alegre que coquetea con su retirada y un percance que nos aguó la fiesta a los que somos devotos de San Juan de Triana."

"Le vimos pasar al primero con aquella majestad que imprimía a las verónicas de antaño, suyas, exclusivas y sin competidor hasta la fecha. Quiso torear en plan de gran gala con la muleta iniciando una faena en la que la emoción embargó desde el primer momento a los expectadores, por lo cerca que le pasaban los pitones. Tanto que una de las veces el toro con exceso de nervio le tiró una cornada al pecho, capaz de desconcertar al menos miedoso que me pusieráis por caso. Juanito no se amilanó, siguió liado a muletazos con el toro, que le encerró en tablas del 2, y su exceso de confianza hizo que le echara mano, suspendido por la ingle y volteado, cayendo herido en brazos de las asistencias y trasladado después de la cura de urgencia a la clínica del doctor Bartrina. [....] Como detalle sentimental haré constar que el público al arrastrarse a Temido, que fué el causante de la cogida de Terremoto, obligó a que silenciara la música." 

                                                                                         La Fiesta Brava, 03/11/1927. P. P. PARONES
Belmonte en la clínica del doctor Bartrina, acompañado de su esposa, recuperándose de la cogida sufrida en la Plaza de Barcelona el 30 de Octubre de 1927

"Al cerrar la edición, tenemos las mejores noticias acerca del estado de salud de Juanito Terremoto, de lo que nos congratulamos. La herida en sí, que afortunadamente no interesa órgano importante alguno, sigue su franco curso de franca cicatrización, así como la que el previsor bisturí del facultativo le produjo con el fin de evitar posibles complicaciones."

                                                                                                    La Fiesta Brava, 03/11/1927





TEMPORADA DE 1928















Belmonte vistiéndose para ir a la Plaza. 1928


TEMPORADA DE 1930

No se puede asegurar que esta caricatura pertenezca a la temporada de 1930



TEMPORADA DE 1932

No se puede asegurar que esta caricatura pertenezca a la temporada de 1932
No se puede asegurar que este retrato pertenezca a la temporada de 1932





TEMPORADA DE 1934



En la corrida se lidiaron toros de los hermanos Clairac, para Rafael el Gallo, Belmonte y Alfredo Corrochano, que sustituía a Sánchez Mejías.
Pase por alto en su reaparición en Nimes, el 24 de junio de 1934




"LA REAPARICIÓN DE JUAN BELMONTE HA CONSTITUIDO UN TRIUNFAL ACONTECIMIENTO. La expectación producida por el anuncio de la vuelta al toreo de Juan Belmonte hizo que el circo romano de Nimes se viese abarrotado de público, no recordándose un entradón semejante en aquella plaza. A presenciar la reaparición del famoso trianero, acudieron de Madrid periodistas, reporteros gráficos y gran número de aficionados, entre ellos Fernando Gilis y el gran pintor Ignacio Zuloaga, íntimos de Juan. En avión, hizo el viaje desde Londres, el embajador de España, Pérez de Ayala. Belmonte, que al hacer el paseo fué recibido con una ovación impresionante, lució su toreo incopiable y único, entusiasmando a los aficionados en sus dos toros, con los que realizó faenas formidables de muleta que produjeron verdadero delirio. Con la espada redondeó el éxito, siéndole concedidas las orejas de sus dos toros. [....] El éxito de Belmonte ha sido rotundo. Vuelve a los ruedos con aquel supremo arte que nadie ha podido igualar, y tal vez con más seguridad que nunca. 
Los toros de los hermanos Clairac, nada más que regulares. Sacaron exceso de temperamento. El público salió entusiasmado de la plaza."

                                                                                              La Fiesta Brava, 29/06/1934




Pase por alto de rodillas. 1934


Estocada de Belmonte en la Plaza de Toros de las Ventas de Madrid. 1934








Cogida de Belmonte en la Plaza de Toros de Pamplona, el 10 de Julio de 1934

"La actuación de Belmonte fué el tema de todas las conversaciones, y la única corrida que despertó interés, pues se agotaron las localidades para la misma con bastante antelación. [....] La actuación de Juan Belmonte, en unión de La Serna y del caduco Rafael Gómez (el Gallo), tuvo caracteres de verdadero acontecimiento. [.....] Belmonte nos agradó extraordinariamente [....] Aun careciendo de facultades -esto es lo más peligroso-, si le respetan los toros y coge su sitio, ha de dar mucha guerra, porque al fin y al cabo es.....¡Belmonte!. Sin alcanzar un éxito grande, se vió el interés que tenía en agradar a la concurrencia  ."

                                                                                          Crónica, 22/07/1934. Alberto Vera




"La mirada del estoqueador, el brazo derecho, desde el codo hasta la punta del estoque, el brazo izquierdo que termina en la muleta: Juan Belmonte perfilado a la muerte. La Línea de la Concepción, Junio de 1934."

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan
"Pase ayudado por alto hacia la izquierda a un toro de Trespalacios; el pase alto, expresivamente hondo. Juan Belmonte. Aranjuez, 5 de Septiembre de 1934"

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan


"Juan Belmonte, después de la muerte del toro, su mirada en el vacío. Aranjuez, 5 de Septiembre de 1934"

Fotografía y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan








Belmonte conducido a la enfermería, tras una cogida que sufrió rejoneando en Madrid en 1934

La plaza de toros de Las Ventas se inauguró en realidad el 17 de junio de 1931. Se celebraría una nueva inauguración, ésta de carácter oficial, el 21 de octubre de 1934, con presencia en el ruedo de Juan Belmonte.

"El pasmo de Triana nos obsequió con una brillantísima lección, en que no supimos si admirar más el tesón, la voluntad, el coraje, la hombría y la dignidad, o el exquisito y supremo arte de que toda aquélla estuvo cuajada. ¡Una lección magnífica, extraordinaria y emocionante!"

                                                                                           Crónica, 28/10/1934. Alberto Vera


TEMPORADA DE 1935


Media verónica de Belmonte en corrida celebrada el 22 de septiembre de 1935, el día de su adiós del público de Madrid

"Pase ayudado por alto hacia la derecha a un toro de Coquilla. Belmonte, de burdeos y blanco, empinado, erguido en su leyenda, inicia su última faena en una corrida formal en Madrid: una faena heroica cumbre, premiada con orejas y el rabo, el 22 de Septiembre de 1935."

Fotografías y texto publicados en el libro El Tercio de Muerte, de Robert Ryan

Nota aclaratoria: La corrida tuvo lugar el 22 de Septiembre de 1935
El día de su adios del público de Madrid, en corrida celebrada el 22 de Septiembre de 1935

"¡Hoy torea Belmonte!. Aquello se pronunció por última vez en Madrid el 22 de septiembre de 1935. El ambientazo quedó reflejado en la crónica de ABC. "No cabe un alfiler cuando se abre el portón", escribe Eduardo Palacio. Enfundado en un terno granate y plata, avanzó con gesto serio por el ruedo [.....] Sonó el clarín y apareció por toriles un hermoso ejemplar de Coquilla. Cuatro verónicas lentas quedaron sobre el tapete, pero los tendidos protestaban al toro, que fue sustituido por un sobrero de López Rodríguez, Buenasombra en el bautismo. El sevillano lo lanceó con su particular estilo e inauguró la faena con un pase por alto: "Sigue por naturales, de pecho, molinetes y señala un pinchazo sin soltar el acero. Tres pases más y media estocada en las agujas" ¡Primera oreja!
Locura con el manso. La locura se desató en el cuarto, un manso de libro. "Belmonte había conseguido prenderle en su mágico capote con cinco verónicas y media, modelo de temple y suavidad. Y sigue la crónica de Palacio: "Allí va Belmonte en su busca. . Ocho pases, los justos, dando al buey todas las ventajas, y el diestro arranca en corto, derecho, seguro y deja medio estoque en el hoyo de las agujas. Rueda el coquilla, Ocicón de nombre. [....] Belmonte corta las dos orejas, el rabo, da dos vueltas al ruedo, sale a los medios y en el aire vibran emocionadas estas tres palabras. ¡No te vayas!"

                                                                                                                                 ABC. Toros

"Y hoy, al final de su carrera artística, en su última actuación ante el público madrileño, nos rindió, como homenaje de despedida, una de las mejores tardes de su triunfal vida de torero."

                                                                                                                         Crónica, 29/09/1935

"¿Despedida de Belmonte?. Su secreto es el temple, un temple sobrenatural y absoluto. [....] Esto lo he presenciado yo en el toreo de Juan varias veces. La última, el domingo en Madrid, en una media verónica [....] El toro ya no podía ir más despacio en aquel semicírculo alrededor del torero [....] La media verónica en la que se detuvo materialmente el movimiento sin que se interrumpiera el lance, que continuó al mismo ritmo y con idéntico temple hasta su remate rotundo y exacto [....] Su segundo toro de Coquilla era un buey, que llegó al último tercio soso, huído, corretón, manso, manso, manso. [....] El toro huía a lo largo de las tablas. Y Belmonte le presentó la muleta, dándole los adentros para un ayudado por bajo. Lo dió, y se le fué el toro. Pero ¡ah! ya no más; ya nunca más. Lo alcanzó a los cuatro pasos, y ya no se desató de la muleta, siempre al mismo ritmo, siempre al mismo temple, siempre a idéntica y mínima distancia de los cuernos. Hizo lo que quiso. Lo que quiso -lo que quiere siempre Belmonte- es lo exacto. Ni un pase de más ni de menos. Remató la faena, la excelsa faena, que se veía y no se creía, y la coronó con la estocada. Con la gran estocada. [....] Hubo en la plaza, todo a lo largo de la corrida, tensión altísima, gritos, pasión, delirio. Tiene que torear este hombre para que tales cosas sucedan."

                                                                             La Fiesta Brava, 27/09/1935. Don Quijote




No se puede asegurar que la foto pertenezca a la temporada de 1935


TEMPORADA DE 1936


No se puede asegurar que la foto pertenece a la temporada de 1936

TEMPORADA DE 1937



Fotografía publicada en el semanario taurino El Ruedo del 29 de noviembre de 1944

Manolo Bienvenida con Niño de la Palma y Juan Belmonte, el día de la despedida de éste del público de Sevilla

Corrida celebrada en Sevilla el 19 de septiembre de 1937




AÑO 1945

Belmonte con Álvaro Domecq. Febrero de 1945

Con Álvaro Domecq en el festival celebrado en Cadalso de los Vidrios (Madrid), el 19 de Septiembre de 1945

Belmonte con Manolete y Álvaro Domecq en una fiesta campera. Fotografía publicada en el semanario El Ruedo. 1945

Belmonte montando a su caballo favorito en la misma fiesta campera de la fotografía anterior. Fotografía publicada en el semanario El Ruedo

Belmonte con unos amigos en el malecón de La Habana. 1945. Fotografía publicada en el semanario El Ruedo






AÑO 1946


Juan Belmonte con su hijo Manuel y con Blanquito, que formaban la cuadrilla de Niños Sevillanos, en la plaza de toros de Avila el 6 de junio de 1946. Fotografía publicada en el semanario El Ruedo


AÑO 1953

Belmonte y Rafael el Gallo con Juan Cortés, en el tablo flamenco El Patio Sevillano. 1953


AÑO 1955

"Juan Belmonte, Domingo Ortega, el Marqués de Villabrágima y el Duque de Pinohermoso. Finca del Duque de Pinohermoso. Hacia 1955

AÑO 1957



Juan Belmonte con unos amigos. 1957. Fotografía de Cano

AÑO 1959



AÑO 1962


Con su amigo Pepe Luis Ramírez, poco antes de su muerte. La fotografía debe haber sido tomada hacia 1962


Cañabate y Juan Belmonte. Última foto del famoso torero (1 de Abril de 1962) en la plaza de toros del Puerto de Santa María


BELMONTE EN LOS SEMANARIOS. FOTOS SIN FECHAR


MUNDO GRÁFICO

























PALMAS Y PITOS




LOS TRIUNFADORES DEL RUEDO





EL RUEDO




























































CRÓNICA










ESTAMPA


















































THE KON LECHE















Añadir leyenda



























BÉTICA






















No hay comentarios:

Publicar un comentario