viernes, 27 de enero de 2012

LAGARTIJO. TEMPORADAS Y CRÓNICAS



Saavedra, Lucano, Séneca,
Córdoba.
Roma canta en la Mezquita,
Guadalquivir medita
el sueño de Abderramán.
La vida, fuerza del sino,
vida en tragedia,
tragedia en juego, Lagartijo:
en las Ermitas
sestean capeadores del Señor.

Miguel de Unamuno. Córdoba



El toreo empezó con Lagartijo.......
Con Rafael Molina, el puro trance
llegó del gesto y de la línea pura,
y la escultura ingrávida del lance.

Fue su toreo amor y arquitectura
en la conciencia de un destino estoico
Barrionuevo lo vio y nos lo asegura"

                 Gerardo Diego. De la Epístola a Manolete




¡Qué guapa es la ganadera!
Frascuelo la está brindando
Lagartijo entre barreras
los tufos se está peinando.

                                                 Copla

Al pasar San Lagartijo,
se gritaba: "¡Hosanna! ¡Hosanna1"
No hay más que un Dios verdadero
y un Rafael en Epaña.

                                                                     Copla 


La vida, fuerza del sino,
vida en tragedia,
tragedia en juego, Lagartijo.

                        Miguel de Unamuno



Le canta el pueblo en su cantar sonoro,
le adora como a Dios la tierra baja;
no hay lienzo en marco ni viñeta en caja
que no ostente su busto con decoro.

Rey de la arena, vencedor del toro,
nadie en valor y garbo le aventaba
y lleva entre los pliegues de su faja
la Virgen pura cincelada en oro.

Del Petronio nació junto a la ermita,
y es tan profundo el culto verdadero
que le rinde mi Córdoba bendita,

que cuando al redondel sale el primero
la torre de la arábiga Mezquita
parece que se viste de torero.

Antonio Fernández Grilo. A Lagartijo







Rafael ha descubierto
una manera de herir,
que no la comprende nadie
ni es fácil de definir.

Cuando el toro está cuadrado
no se pone de perfil,
no se tira por derecho;
y, sin embargo, está el chic
en que deja la estocada
en lo alto y hasta allí.

¡Olé por los matadores
que están libres sin lucir!
Guárdeme usted la receta
que la quiero para mí.

Versos referentes a su manera de entrar a matar, publicados en El Loro, de Sevilla, en 1885






I

Lidió con el valor de un espartano;
si no llegó a ser rey de los toreros
matando toros, fue entre los primeros,
el primero, el coloso, el soberano.

El capote de lidia fue en su mano
salvador de infinitos compañeros;
y de los toros, los arranques fieros
dominó con impulso sobrehumano.

En la fiesta en que el pueblo se recrea,
llegar donde otro alguno no llegó,
fue su tenaz, constante, única idea.

El, como César, “vino, vio y venció”…

Si al fin cayó rendido en la pelea,
¡su esfuerzo gigantesco le rindió!

II

Del ancho circo en la candente arena
se destacó gallarda su figura;
ya a nadie es dado rebasar la altura
de que hoy le vemos descender con pena.

Modelo de elegancia, de serena
tranquilidad, de aplomo y de finura,
sólo él causó en el pueblo esa locura
que al héroe y a las masas encadena.

Paseando, llegó donde han llegado
“los pocos diestros que en el arte han sido”…
Sus largas con calor se han celebrado.

¡Hoy se retira, pero no rendido;
tal fue su maestría, que ha logrado
marcharse vencedor, y no vencido!


Manuel Núñez Matute. Dos semblanzas

Unos saben lo que hacen, y otros hacen lo que saben"

                                                             
"Yo me entregaré, cuando sea preciso, a un toro bravo; pero no quiero dejarme coger por ningún "güey""

                                                                                                                            Lagartijo

"Parece que mete el estoque en manteca de Flandes ese chiquillo, según lo que lo hunde"

                                                                                                                                          El Tato


"En Rafael Molina Lagartijo, hemos visto revivir modernamente ese estilo elegante que se muestra como al descuido y de trapillo en las páginas cervantinas. Ningún torero ha habido más elegantes que Rafael Molina"

                                                                                  Azorín



"Lagartijo, Fuentes y Gaona constituyen la tríada banderillera de mayor prosopopeya en la preparación de esa vistosa suerte: los tres que mejor la han paseado antes de clavar"                                                                                 

                                                                 César Jalón, en sus Memorias de Clarito





"Rafael Molina y Sánchez, conocido en la profesión taurina con el apodo de Lagartijo, que él hizo famoso, vió la luz en la ciudad de Córdoba el 27 de noviembre de 1841.
Fueron sus padres el banderillero Manuel Molina, apodado El Niño de Dios, y su esposa, María Sánchez Gómez, hermana del banderillero y matador de novillos José Sánchez Gómez, el Poleo.
Primos de Rafael Molina eran Antonio Luque, Cúchares de Córdoba; Manuel Fuentes, Bocanegra, y otros varios lidiadores de algún renombre, pues toda su familia, por ambas ramas, contaban con raíces entre los mantenedores de la Fiesta. [....] Disuelta la organización, Rafael Molina acompañó como peón y banderillero a los matadores que aceptasen agregarle a sus cuadrillas, con lo cual iba habituándose a la presencia de las multitudes, lo que en su juvenil timidez le imponía más que las reses que había de lidiar, según refería muchos años después el propio interesado"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 25 de Noviembre de 1954

"Mi padre había sido torero. Le llamaban el Niño de Dios. Yo creo que eso se lo puso él para darse tono........Por fin, que mi papa era el Niño de Dios y yo soy nieto de Dios, y así Dios nos ampara acá a todos y nos da salud y suerte.....Pues yo, cuando chavalete de diez u once años, me colaba con el Bocanegra y otros chiquillos del barrio en el Matadero por encima de los pinchos de la verja o por debajo del portalón de la entrada grande, arañando antes entre todos la arena para hacer un hueco. Allí, las noches de luna, nos hinchábamos de torear las vacas y los becerrotes sin que la tierra lo sintiera. Unas veces nos teníamos que meter en la fuente de cabeza, aunque hacía más frío que el Señor; otras nos revolcábamos en el estiércol caliente, y salíamos sucios y apetosos, y aluego el Niño de Dios me mondaba a palos porque él era torero, y.....¡la verdad! no fué güeno, y lo chillaban."

Texto de Eduardo Muñoz sacado de una conversación con Lagartijo.

Material publicado en el semanario taurino Los Toros, 18 de noviembre de 1909



"El 8 de Septiembre de 1851, es decir, cuando Rafael contaba nueve años, toma parte en una corrida mixta en que, además de seis toros, se lidiaron dos becerros. Los años siguientes, y en la forma que puede, continúa en el menester de banderillero."

Cossío en su obra Los Toros
Fotografía publicada en el semanario El Ruedo

"La primera cuadrilla de que el joven Molina formó parte fué una juvenil, organizada por su tío Antonio Luque, el Camará. Esta cuadrilla, en la que era el benjamín nuestro biografiado, hizo sus primeras salidas en plazas secundarias de Andalucía en el año de su fundación, 1853, y ya en el siguiente trabajó en otras de mayor categoría, como las de Granada y Córdoba, obteniendo una favorable acogida. 
De cuantos muchachos formaban el grupo de lidiadores de a pie, únicamente llegaron a matadores de toros Antonio Luque y su primo, Rafael Molina; los restantes continuaron como rehileteros, sin hacer grandes progresos en la carrera."

"En su constante afán por adiestrarse practicando, ideó la estratagema de emplearse en el matadero de su pueblo, lo que consiguió merced a los buenos oficios de un pariente, allí empleado. Tomó posesión de su bien humilde cargo en el invierno de 1856, siendo tan efímera la duración del empleo que en la primavera de 1857 vióse despedido por virtud de un oficio que decía:  por saltar las tapías de los corrales del matadero para lidiar las reses bravas destinadas al sacrificio del abasto público."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 25 de Noviembre de 1954
"Por fin un día me prestaron un vestido azul y negro, un capote de brega, unas zapatillas y una montera que pesaba más que una maldición gitana; y un pie sobre otro me fué carretera alante hasta Andújar, del reino de Jaén, donde había una novillada. Los matadores, los picadores, los banderilleros, son ya todos, los que son vivos, gente en los toros; unos más y otros menos. Los que han muerto han sido los que perdieron......Yo iba a torear, y aluego a pedir con el capote por los tendidos y recoger alguna cosa........Pues que toreamos, que yo banderillé, que salió la cosa a gusto, que nos comenzaron a chillar, ¡que mate el Lagartijo !, y que yo maté el último, un torillo de Santisteban del Puerto, y que a mi manera le di diez o doce muletazos y una estocada hasta las cintas. La gente se volvió loca de tocar palmas; el toro, ahogándose, iba patrás, y yo me volví de espaldas para saludar al público. Entonces atracó contra mi y  de un hocicazo me tiró a las nubes. Caímos yo y él, cada uno a su amor, yo sin nada y él más tieso que mi agüela, y de seguida arrecogí en el capotillo, dando una vuelta por la plaza, un montón de monedas de a cuatro cuartos, de pesetas, de napoleones  y hasta algunas doblillas de oro. [....] En cuantico me comí en una posada un guisado de papas que me quitó la cabeza de puro güeno, me volví para Córdoba carretera alante. A media noche me rindió la fatiga y a la vera de un viñedo me eché a dormir una siestecilla. Cuando resucité me vi más solo y más desamparado que un niño del hospicio. Me había quitado los dineros, el capote y el vestido.....Total, que seguí pa Córdoba llorando de tristeza y de hambre, que llegué a mi casa y que mi padre, el Niño de Dios, me pegó catorce o quince palos con una vara de acebuche y me mandó a la cama sin cenar, eso que iba más seco que un higo.
Conque ya sabéis ustedes lo que acá cobró por su primer toro."

Texto de Eduardo Muñoz sacado de una conversación con Lagartijo.

Material publicado en el semanario taurino Los Toros, 18 de noviembre de 1909



Retrato de Lagartijo. 1861

"El 8 de septiembre de 1861 toma parte en la lidia de seis toros y forma ya este año entre la gente del desgraciado José Rodríguez (Pepete). En 1862 entra a formar parte en la cuadrilla de los hermanos Carmona"

Cossío en su obra Los Toros


"Con su primo, el hijo de Camará, toreó en 1862 en la plaza de Hinojosa del Duque, en corrida presenciada por el espada sevillano Manuel Carmona, el Panadero, al que, agradándole el estilo del joven cordobés, le ofreció un puesto fijo en su cuadrilla. Aceptó muy complacido Lagartijo, pues trabajar con el señor Manuel suponía efectuarlo también con sus hermanos José y Antonio, ya que estos acostumbraban reforzar su personal de a pie con los banderilleros del hermano que estaba libre de compromisos. Así, en agosto de 1863 contrató Antonio Carmona, el Gordito, unas corridas en plazas norteñas, a las que llevó su cuadrilla reforzada con dos peones de las de sus hermanos José y Manuel, siendo el de éste Rafael Molina, Lagartijo."

"El 13 de Septiembre de 1863, se celebró una corrida en la que el Gordito alternó en Madrid con Cúchares y el Tato, ante toros de Miura y de Cunha [....] Al tocar a banderillear el tercer toro, Tejón, de Miura, tomaron los palos Juan Yust y Rafael Molina. Salió éste por delante y, visiblemente emocionado, preparó al toro, clavando un par al cuarteo, escuchando palmas. Animado por éstas, y ya con mayor dominio de sus nervios, tomó otra para de rehiletes, preparó al toro para la suerte del quiebro, citó en corto, se le arrancó la res y, casi en el embroque, metió los brazos, clavando en lo alto y saliendo un poco apurado, por estrecharse algo más de lo preciso. Una gran ovación premió la labor del animoso muchacho, siendo felicitado por su jefe al llegar al estribo."


"De la buena acogida que el público hizo al nuevo rehiletero hízose eco la crítica. En El Boletín de Loterías y de Toros del 15 de Septiembre de 1863 podemos leer: "Rafael Molina, Lagartijo, simpático y joven banderillero, presentado por Antonio Carmona, el Gordito, puso un par al cuarteo y otro haciendo el quiebro, a pesar de estar el toro muy apurado de facultades [....] El público aplaudió mucho al nuevo banderillero, y nosotros unimos nuestros aplausos a los suyos, como asimismo al Gordito por habérnosle hecho conocer, lo cual prueba desinterés y lealtad. [.....] Los rehileteros bien, distinguiéndose el nuevo y apuesto Lagartijo, que promete ser una notabilidad" 

"En estas fechas el propio Gordito, en conversación con un amigo, se refiere a Lagartijo en estos términos: "Es torero que posee fino estilo, mucha agilidad, afición, valentía y una gracia especial en el conjunto de su toreo. Si algún grave percance no le quita arrestos y entusiasmos, puedo asegurarte que ha de ocupar un buen lugar. Me hablo mucho de él su pariente El Camará, y estoy convencido de que no es elogio familiar" 

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 25 de Noviembre de 1954
1864. Lagartijo cuando era banderillero en la cuadrilla de el Gordito. (De la colección de D. Luis Carmena)

1864

"Volvió a nuestra Plaza en la siguiente temporada, y en la corrida celebrada el 13 de junio de 1864, al tocar a muerte del quinto de los astados, Tortolillo, retinto claro de Miura, pidió el público que estoquease Lagartijo [...] Entonces Rafael Molina tomó estoque y muleta, pasó en buen terreno y con desenvoltura; luego, en la suerte de arrancar, dió fin de Tortolillo de una estocada un poco caída. El público premió con una ovación la faena del matador [...] Este vistió esta tarde, aquel traje azul y plata regalado por su jefe en la corrida del año anterior." 

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 25 de Noviembre de 1954

"Undécima media corrida de toros celebrada en la Plaza de Madrid en la tarde del lunes 13 de Junio de 1864
Seis toros de la ganadería de D. Antonio Miura [...] Corneto se llamaba el primer toro, castaño, carinevao y bragado, cornidelantero y de muchas libras; el Gordito le dió varios recortes [....] Lagartijo le puso un par de palos al sesgo y medio cuarteando [....] Madrileño fué el segundo, castaño, bravo y bien puesto, ojinegro y voluntarioso; corriéndole Lagartijo fué arrollado al tomar las tablas, por el bicho que recargaba [....] Esmeraldo era el tercero, colorado, cornicorto, tardo, bragado, y blando al hierro [....] Pablo Herráiz y Juan Sánchez por cesión de Martín y Lagartijo le pusieron los palitos [....] Tortolillo fué el quinto; retinto claro, bragado, bien armado, blando y voluntarioso [...] El Gordo cedió la muerte a Lagartijo a petición del público, y pedida la venía a la autoridad por Cúchares y Gordito. Rafael Molina, Lagartijo, que vestía azul con plata, después de tres pases naturales, dos medios pases, dos escelentes de pecho, tres cambiados, dos con la derecha y uno de telón bastante ceñido y desenvuelto, le dió una algo baja arrancando corto y cerca. El público le aplaudió con entusiasmo y arrojó un diluvio de cigarros que tuvo que llevar dentro de un capote, y hasta hubo señora, artista del circo Price, que le regaló sus guantes."

El Boletín de Loterías y de Toros, 14 de Junio de 1864

1865

"Continuó toreando al lado de Carmona, quien le cedió muchos toros en las corridas provincianas de 1864 y primera mitad de 1865, siendo, en general, digno de aplauso el total de su labor con el estoque. [....] Cuéntase que Manuel Domínguez recomendó a Lagartijo se elevase pronto de categoría, pues al lado de Antonio Carmona nada había de aprender con relación al último tercio de la lidia [....] Sea lo que fuere, el caso es que a Rafael le entraron vehementes deseos de llegar a la alternativa, y, ante su insistencia, el jefe decidió concedérsela, lo que llevó a efecto en la secundaria Plaza de Úbeda (Jaén) el 29 de Septiembre de 1865, cediéndole el toro Florero, castaño, procedente de la vacada de Zapata"

"El ganado de esta corrida fue de gran alzada,velamen y edad, que todos habían cumplido los seis años, no prestándose a faenas vistosas, lo que motivó que el novel espada y su padrino y maestro no saliesen muy airosos en sus faenas. La crítica local quedó poco complacida, trató de impaciente al espada cordobés, hallando prematuro su doctorado con estas frase: "No se halla aún el ya espada con todas las condiciones, práctica y conocimientos indispensables para el caso, él lo dira."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 25 de Noviembre de 1954

"La corrida verificada el día 29 de Septiembre en la ciudad de Úbeda, fué mala. El ganado correspondía a Zapata, de Arcos de la Frontera. El Gordito dió la alternativa a Lagartijo; (creemos que este paso es por demás prematura e impaciente, puesto que, en nuestro concepto, no se halla aun el ya espada con todas las condiciones, práctica y conocimientos indispensables para el caso; ello dirá), quien mató en su consecuencia el primer toro: la cuadrilla trabajó con buen éxito".

El Boletín de Loterías y de Toros, 3 de Octubre  de 1865

Cartel de la corrida de la alternativa de Lagartijo, en corrida celebrada en la Plaza de Madrid el 15 de Octubre de 1865. (De la colección de D. Luis Carmena)


Cartel publicado en el semanario El Ruedo

"El 15 de octubre de 1885, el maestro Cayetano Sanz, le cedió los trastos en la plaza de Madrid en confirmación de alternativa, lo que Cayetano realizó cediéndole el primer toro lidiado, Barrigón, colorado, de la ganadería de doña Gala Ortiz [....] El nuevo espada, vestido celeste y plata y cabos rosa, empleó con este toro idéntica faena a la realizada el año anterior con Tortolillo, primero estoqueado en Madrid. Los cronistas escribieron:
"El bravo matador Rafael Molina ha tenido un buen estreno en la Plaza de Madrid; pasó bien y paradito su primer toro y lo mató en buena lid. No estuvo tan afortunado en su segundo, Rabilargo, de Benjumea, ni en los pases ni en las estocadas. En las banderillas no debió intentar el quiebro. En los quites me gustó sobremanera"

"El que fué maestro inolvidable, don Luis Carmena y Millán, decía de este lidiador: "que tenía el secreto de ese toreo fino, clásico, elegante, inimitable, que producía paroxismos de emoción arrebatadores de las multitudes."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 25 de Noviembre de 1954

"Décima sesta corrida de toros celebrada en la Plaza de Madrid la tarde del domingo 15 de Octubre de 1865. [...] A las tres y media de la tarde, hecho el despejo por los alguaciles y lanza en ristre los picadores Onofre Alvarez y Manuel Sacanelles, que ocupaban el puesto correspondiente, se abrió la puerta del chiquero, y asomó un toro de doña Gala Ortiz, viuda de Ginés. Se llamaba el toro Barrigón, y era colorado, bien armado, bravo y noble [....] Cayetano Sanz tomó los trastos y se los cedió a Rafael Molina (Lagartijo), dándole la alternativa desde este día en la Plaza de Madrid. El novel espada, vestido de celeste y plata, dió al bicho tres pases naturales, cuatro intentados de pecho, dos por encima de la cabeza y dos con la mano derecha, ceñido y parado, pero encorvándose algo, y una buena estocada arrancando, puesto que solo era un poquito baja [....] El último de Benjumea, se conocía por Rabilargo, y era negro, bien armado y de pies [....] Rafael Molina le pasa con tres naturales, uno intentado de pecho, y dos con la derecha, y le endosa una corta arrancando y otra algo baja lo mismo. [....] El bravo matador Rafael Molina ha tenido buen estreno en la Plaza de Madrid; pasó bien y paradito su primer toro y lo mató en buena lid; no estuvo tan afortunado en su segundo, ni en los quites ni en las estocadas; en las banderillas no debió intentar el quiebro, puesto que ya había observado la índole de Bolero (¿Rabilargo?). En los quites me gustó sobremanera, y le aconsejo que continúe así auxiliando con constancia a los picadores."

El Boletín de Loterías y de Toros, 17 de Octubre  de 1865



Retrato publicado en el semanario El Ruedo







1866
1866. Retrato de estudio de Lagartijo




"El 1 de Abril de 1866, día de la Pascua de Resurrección, se celebró la corrida inaugural de la temporada en Madrid, con el Tato, el Gortito y Lagartijo. Este inició bien su trabajo, siendo muy aplaudido en la brega y al estoquear el primer toro de la corrida, Zafarrancho (¿Zafranero?), de Romero Balmaseda, toro cedido galantamente por El Tato, como deferencia con Rafael, por ser la vez primera que con él alternaba. Esta costumbre era muy general entre los lidiadores de aquel tiempo [....] No lució tanto su trabajo con el toro que cerró plaza, Verdugo, chorreado, de don Esteban A. Oliveira, con el que estuvo valiente y con grandes deseos [....] La crítica dijo: "Lagartijo se embrolla en los lances de capa y con la muleta; en las estocadas no intenta ni indicar lo que va a ejecutar." "El nuevo matador de toros -decía otro revistero- tiene corazón y está fresco con las reses, pero nada más. No sabe manejar la muleta, ni se para [...] Muy bien, extraordinariamente bien con los palos y eficaz en los quites; en los lances necesitaba estar muy parado y despegarse el toro con el capote" "Lagartijo no nos ha disgustado- escribía un tercer crítico- ; le hemos visto con gusto y esperamos rápidos progresos en su arte."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 2 de Diciembre de 1954

"PRIMERA DE LA TEMPORADA. Media corrida de toros estraordinaria celebrada en la Plaza de Madrid la tarde del domingo 1º de Abril de 1868.
Lleno completo. Toros de la vacada de D. Ramón Romero Balmaseda [....] Primer toro, Zafranero, colorao, ojinegro, bragado, bien armado, bravo y de poder. [....] Antonio Sánchez  (Tato) cedió los trastos de matar al joven espada Rafael Molina (Lagartijo), quien lucía rico traje turquí y oro, y pasando al toro con cinco naturales, cinco medios pases, tres con la derecha, uno por encima de la cabeza y tres intentados de pecho, viéndose cuasi arrollado dos veces, le dió una corta arrancando, tocándole al cabello a la primera vez. [....] El último toro, de nombre Verdugo, averdugado, de libras y corniapretado [...] Lagartijo lanceó al portugués con una navarra y ocho verónicas. [...] Tras de seis pases  naturales, tres medios pases, uno intentando de pecho, un cambio nada bueno y cinco pases con la derecha, dió fin al toro de una en hueso a volapié, una estocada arrancando y atravesada, una corta encontrándose, un pinchazo y un mete y saca bajo: creemos que la última estocada fué como la designamos, porque era casi de noche [....] Lagartijo empezó bien su trasteo; pero en los lances de capa y en los cambios con la muleta se embrolla; en las estocadas no intenta ni indica lo que va a ejecutar."

El Boletín de Loterías y de Toros, 3 de Abril  de 1865


"Toda la temporada había estado incansable en la brega y quites; banderilleó frecuentemente, dando patentes muestras de su ingénita elegancia y finura, siendo las suertes de su predilección el quiebro, el sesgo y de frente. Con el estoque rayó a buena altura en general [....] Registró un puntazo de alguna importancia, causado por el toro Florido, hermoso toro retinto, ojo de perdiz, de la vacada colmenareña de don Vicente Martínez. Al dar Rafael un pinchazo fué arrollado y herido en la pierna derecha; levántase rápidamente, y sin mirarse el lugar dañado siguió toreando, hasta que el animal dobló, retirándose entonces a la enfermería."

"Sobresalió su labor en la corrida celebrada en Córdoba el 26 de Mayo, en la de Sevilla del 13 de Junio, en la que compitió con el Gordito, practicando con el capote suertes de gran visualidad y temerarios jugueteos, que entusiasmaron a la gente [...] Memorables fueron también para Rafael las corridas de Cartagena del 28 y 29 de Julio, en las que mató siete toros de sendas estocadas, precedidas de una brega admirable [....] También dió una nota discordante en la corrida de Burgos del 14 de Septiembre. El toro Condés, retinto colmenareño, de Mazpule, llegó a la muerte avisado y descompuesto; el torero se descompuso tanto como el toro, terminando por serle mostrada la media  luna.[....] Se desquitó con creces en las corridas de Logroño de los días 21 al 23 de Septiembre, en las que rayó a gran altura.[...] En una de ellas, el general Espartero le regaló una primorosa petaca de plata y brillantes [....] Toreó en Madrid las últimas corridas del abono de aquel año, días 4, 7, 15, 21 y 28 de octubre, y con lucida faena hecha al toro Cirujano, retinto, de don Agustín Salido, terminó el diestro de Córdoba su primera temporada completa en Madrid."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 2 de Diciembre de 1954

Retrato de Lagartijo, ¿1867?, publicado en el semanario El Ruedo

1867

"Inició la temporada de 1867 con una corrida celebrada en Córdoba el 27 de Enero, que sirvió para la reconciliación con su primo Manuel Fuentes, Bocanegra. En ella estoquearon reses de Rafael José Barbero, ganadero de la tierra [...] Lagartijo, vestido de verde y oro, toreó con mucho arte y valentía, rematando la faena con una estocada buena, al volapié, y un descabello [....] Los dos espadas celebraron el suceso reuniéndose a cenar en la intimidad familiar."

"En la corrida inaugural de la temporada, celebrada en Madrid el 21 de Abril de 1867, alternó con Cayetano Sanz y Cúchares, actuando como sobresaliente Salvador Sánchez, Frascuelo [...] En quinto lugar, salió el toro Capuchino, de Romero Balmaseda, segundo de Cayetano Sanz, que se encontraba en la enfermería por haber sido cogido en su primero. Cúchares y Lagartijo discutieron sobre quién había de estoquear este toro. [...] El presidente ordenó suspender momentáneamente la lidia e hizo subir a ambos espadas a la presidencia, encargando a Cúchares diese muerte al toro y multando a Lagartijo con cien reales. [....] Para evitar posibles repeticiones, en la corrida siguiente, 28 de Abril, se anunció que Salvador Sánchez figuraría como espadas de reserva por si se inutilizaba alguno de los matadores. [....] El crítico Carmona y Jiménez escribió sobre la actuación de Lagartijo en esta corrida: "Lagartijo, en su primero, se nos mostró el de siempre, sin arte, sin cuadrarse, sin parar los pies. Bien con el estoque. En su segundo trasteó mucho mejor."

"Este mismo crítico, al juzgar las faenas del diestro en la corrida  del 26 de Mayo, dice: "Lagartijo nos gustó en su primero tanto como nos disgustó en su segundo. Esto consiste en que no tiene todavía la conciencia del saber. Un espada que es bravo y sabe lo que lleva en la mano izquierda, no deba bailar ni encorvarse en la cabeza del toro [....] De lo cuidadoso que era el diestro, en lo que respecta a la indumentaria, nos da idea el hecho que sigue. En esta quinta corrida estrenaba un bonito vestido junquillo y oro; comenzó a llover durante la fiesta, y en el acto metióse Rafael en la enfermería y al momento cambió de ropa, saliendo con un traje usado, azul y oro, que en vista de la inseguridad del tiempo había llevado en prevención."

"Rafael Molina hallábase en esta época pletórico de facultades y valentía, se estrechaba con las reses toreando de capa y muleta, estaba activo en los quites, banderilleaba frecuentemente, todo lo realizaba con su natural elegancia, prestando brillantez a las labores, pero al ejecutar el volapié, aun cuando el arranque lo efectuaba en corto terreno, cuarteaba en el momento de herir, por lo que no resultaban rectas sus estocadas"

El picador El Francés y los banderilleros Rico y Ureña. Al hacer un quite a este picador, en la corrida celebrada en Madrid el 20 de Octubre de 1867, Lagartijo sufrió una grave cogida por el toro Sevillano.

Fotografía publicada en el semanario El Ruedo, 23 de Diciembre de 1954


"El 20 de Junio, en corrida celebrada en Sevilla, resultó cogido por el toro Bonito, que le propinó una cornada en el muslo izquierdo, no repitiendo el animal el derrote por el oportuno quite realizado por su banderillero Juan Yust. Esta cogida le hizo perder un buen número de contratos, ya que no pudo volver a los ruedos hasta más de un mes después, el 25 de Julio en Valencia. [....] Entre las corridas toreadas con gran éxito esta temporada figuran las de Linares, del 28 y 29 de Agosto. A Madrid no pudo volver hasta el 15 de Septiembre, corrida extraordinaria, en la que alternó con Cúchares y su hijo Currito. En la corrida siguiente, celebrada el 22 de Septiembre, el toro Berenjeno, retinto, de Bañuelos, tenía un pajazo en el ojo derecho, y de tal modo se tapaba del lado de la muerte, que Rafael vióse precisado a usar la mano izquierda para matar. [....] Merece especial mención, por la inmejorable forma en que fué lidiado, el toro Fortuna, negro, del ganadero portugués Cunha, corrido el 6 de Octubre en Madrid. Rafael empleó una estupenda faena, por lo cerca, hábil, fina y reposada, compuesta de cuatro pases naturales, uno de pecho y uno con la derecha, faena coronada con un magnífico volapié que hizo rodar al toro y entusiasmó a la muchedumbre. En esta misma corrida estuvo a punto de sufrir un grave percance en el toro sexto, Bolero, al realizar un quite"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 9 y 16 de Diciembre de 1954

"Décima sesta media corrida de toros celebrada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 6 de Octubre de 1867. [.....]
El tercero era de Cunha, pero sacó divisa de los de Miura, y esta falta produjo un mal efecto [....] El bicho era conocido por Fortuna, negro, bien armado [...] Rafael Molina (Lagartijo), con traje turquí y oro, previos cuatro buenos pases naturales, tres preparados de pecho y uno con la derecha, remató a Fortuna de un magnífico volapié. El público aplaudió frenéticamente al matador y le arrojó muchas colmenas y puros. [....] El último, de Cunha, acudía por Bolero, negro, bien armado, de pies y avanto, quiso pararle Lagartijo dándole algunas verónicas, pero el bicho no acudía [....] Lagartijo corrió al toro, quien lo persiguió de cerca y para que se entretuviese le tiró la capa, pero el bicho tampoco hizo caso de ella y quiso saltar frente al tendido 4, dando con el hocico al diestro y empujándolo hacia la contrabarrera, le hizo caer en el callejón [....] Rafael Molina, con un pase natural y dos con la derecha, le dió una corta a volapié y lo descabelló a la primera vez con mucha gracia [....] En resumen, Rafael Molina (Lagartijo) nos ha gustado esta tarde en los pases y en la estocada de su primer toro especialmente."

El Boletín de Loterías y de Toros, 7 de Octubre  de 1867


"Despidióse de la afición esta temporada con la fiesta madrileña del 20 de Octubre, en la que, en unión de Cúchares y Cayetano Sanz, estoqueó reses de los ganaderos Tariel de Andrade y el portugués Oliveira [....] Al hacer un quite al picador el Francés, en el primer toro, Sevillano, de Taviel de Andrade, se confió demasiado y el animal lo derribó y lo volteó, campaneándole con furor [...] Resultó tener dos cornadas en el muslo izquierdo y fuertes varetazos en el costado, graves lesiones que cerraron su campaña."

"La descrita campaña de 1867 fue buena, en general, para el joven artista cordobés, que paso a paso fue cimentando su prestigio y despertando creciente interés en públicos y empresas."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 9 y 16 de Diciembre de 1954

"Décima octava media corrida de toros celebrada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 20 de Octubre de 1867. [.....] El primer toro se llamaba Sevillano, de D. Francisco Taviel de Andrade, procedente de la antigua ganadería de Vázquez, y era negro bragado, corniabierto, voluntario y sin poder, estando sacudido de carnes [....] En un quite que hizo Lagartijo, confiándose demasiado y quedando muy cerca de la cabeza del toro, le cogió este con el cuerno izquierdo y le suspendió, quedando enganchado; le dejó caer y le recogió dos veces, en la primera de dió un varetazo y en la segunda le suspendió y le causo otra herida, todo con el mismo cuerno izquierdo, siendo en este acto auxiliado por sus compañeros. El herido se levantó y empezó a andar hacia la enfermería, pero tuvo que se auxiliado y conducido a ésta, donde reconocido resultó tener dos heridas [....] Ambas, al parecer, no ofrecen gravedad; pero le impidieron seguir trabajando, siendo conducido en camilla a su casa después de hacerle la primera cura."

El Boletín de Loterías y de Toros, 21 de Octubre  de 1867


José Manzano, "El Nili", que alternó con Lagartijo en la corrida celebrada en Sevilla el 3 de Mayo de 1868, ante toros de don Anastasio Martín.

Fotografía publicada en el semanario El Ruedo, 16 de Diciembre de 1954

1868

"Inició la temporada de 1868 con la corrida celebrada en Sevilla el 12 de Abril, en la que alternó con Cúchares, ante reses de Miura. [...] Toda la tarde escuchó nutridas palmas, y hubo faenas acompañadas por la música, a petición de la concurrencia. 
Repitió en el mismo anillo, el 3 de Mayo, lidiando reses de don Anastasio Martín, en unión de José Manzano, El Nili, repitiendo en ella el éxito alcanzado en su actuación primera. 
Nueva tarde triunfal le esperaba en su pueblo, toreando con Bocanegra, ganado de Miura y Barbero, la tarde del 31 de Mayo, siendo digno de especialísima mención el magnífico quite hecho al Chuchi con el toro Azulejo."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 16 y 23 de Diciembre de 1954

"TOROS EN CÓRDOBA. Primera corrida verificada el 31 de Mayo. [....]
Azulejo se llamaba el cuarto, de pelo cárdeno. lucero, brocho, salió bravo, se hizo receloso y tardo, concluyendo de sentido [....] El Chuchi le atizó dos puyazos, sufrió dos caídas, una de peligro, que hizo ver la buena armonía en que estaban los matadores. Al caer el picador fué por delante de la cabeza del toro, pero Lagartijo lo tapó la cara con el capote y se lo quitó, mas ya casi salvado el peligro volvió el toro en busca del picador que estaba preso debajo del caballo, sigue Lagartijo entreteniéndole con el capote, se lo pisa, cae delante del toro y aunque toda la cuadrilla estaba cerca, y cualquiera podía haber evitado una desgracia, Bocanegra se arrojó al toro, lo coge la cola y así pudo sacarlo, resultando que, al concluir Bocanegra de colearlo, se juntaron los dos matadores en la cabeza del toro, rascándose en la frente en medio de un general aplauso y música."

El Boletín de Loterías y de Toros, 8 de Junio  de 1868



"Lagartijo iba corrigiendo y depurando las deficiencias en él observadas el primer año de alternativa. Toreaba de capa con mayor soltura, mostrábase oportuno e incansable en los quites, en los que hacía gala de su valor y facultades; confiábase más al entrar a matar, pero áun continuaba cuarteando algo al herir, y de aquí procedían las estocadas defectuosas y atravesadas, prolongadoras de la muerte de los toros."

"El diestro no llegó a un acuerdo con el arrendatario de la Plaza de Madrid. Mucho lamentó la afición de la Corte la ausencia del simpático cordobés"

"El primer encuentro de Lagartijo y Frascuelo tuvo lugar en la Plaza de Granada, el 7 de Junio. Tanto Rafael, que vestía de verde y oro, como Salvador Sánchez, café y plata, limitáronse a cumplir, sin que despertasen entusiasmos sus labores. La segunda función tuvo lugar el 11 de Junio, lidiándose reses de Saltillo por las mismas cuadrillas que en la anterior. En esta corrida ya hubo mayor entusiasmo por parte de los espadas, especialmente en la lidia del cuarto toro, en el que rivalizaron en quites, en banderillas y en la brega en general, llegando no sólo a arrodillarse ante la cara del animal, sino que se tendieron en la arena, siendo amonestados por el presidente para que lidiasen con arreglo al arte y se dejasen de temeridades, que a nada conducían."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 16 y 23 de Diciembre de 1954

"TOROS EN GRANADA. Corrida verificada en la tarde del domingo 7 de Junio de 1868. [....] Rafael Molina (Lagartijo) vestía un vistoso traje verde con oro [....] En su primer toro no debió precipitarse al pinchar, puesto que no cesaron las palmas mientras estuvo pasando de muleta; con más calma y habiendo igualado el toro hubiera evitado el bajón.  En su segundo toro la enmendó; le vimos guapo al dar las estocadas en corto y ceñido, bien en algunos pases y desgraciado en la muerte del último que mató."

El Boletín de Loterías y de Toros, 15 de Junio  de 1868

"TOROS EN GRANADA. Segunda corrida verificada en la tarde del jueves 11 de Junio de 1868. [....] Lagartijo y Frascuelo lucieron ambos traje morado con cordonadura negra. [....] Primero, Gorrión, cárdeno claro, bragado [...] Lagartijo le dió muerte de una buena estocada a volapié que lo echó a rodar, precedido de cuatro pase naturale, cuatro con la derecha, siete preparados de pecho y seis por alto. Palmas. [....] Tercero, Tormenta, de pelo negro, lombardo y lucero [...] Lagartijo lo mató de un pinchazo en hueso y una buena estocada a volapié, que le valió palmas y cigarros, precedida de doce pases con ambas manos, seis preparados de pecho y cuatro por alto. [....] En el cuarto, estando a los quites Frascuelo y Lagartijo; aquí fué Troya, el primero se hincó de rodillas, y el segundo lo hizo y se quedó de espaldas al toro, en muy corto terreno [....] Los matadores se declaran la quimera hasta el estremo de la temeridad; los dos se tendieron delante del toro; el Sr. Presidente los amonestó para que sigan la lidia tal como recomienda el arte [....]"

El Boletín de Loterías y de Toros, 30 de Junio  de 1868

 En resumen: los toros de Saltillo buenos, sobresalientes [....] Lagartijo y Frascuelo cometieron algunas faltillas imperdonables; pero hay que dispensar a dichos matadores por el solo hecho de verlos animados de los mejores deseos por complacer al público; han sido muy aplaudidos


"Corridas memorables para nuestro biografiado hubo varias este año, siendo una de ellas la de Cádiz del 28 de Junio, en la que alternó con El Gordito, y en la que por causa del ganado, de Barrero, que era de menor tamaño que el acostumbrado a lidiarse en aquel tiempo, se armó por el público tal tremolina, que llegóse hasta destrozar parte de la Plaza, teniendo que suspenderse la corrida anunciada para el siguiente día 29" 

"Por lo desacertado de su labor merece consignarse la corrida del 24 de Junio, toreada en unión de Bocanegra, y con ganado del duque de San Lorenzo. Mal quedaron ambos espadas, llevándose la palma Rafael, que mató sus toros entrando desde lejos, a paso de banderillas y con estocadas de travesía, previas unas faenas con pases deficientes, sin rematar, y con los encorvamientos de sus primeros tiempos. En compensación, tuvo dos tardes magníficas en Cartagena, el 2 de Agosto, y Jaén, el 15 del mismo mes. En la primera de las plazas citadas fué magistral la faena de muleta con el toro Corneto, de Carriquiri, siendo ovacionado con entusiasmo. La corrida de Jaén en que, en unión de El Nili, estoqueó ganado de Pérez de la Concha, fué, quizá, la más completa de sus tardes de éxito, siendo aplaudidísimas todas sus faenas. En la corrida de Écija del 21 de Octubre creemos cerró la temporada"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 16 y 23 de Diciembre de 1954

"TOROS EN CARTAGENA. Corrida verificada el día 2 de Agosto de 1868. [....] Toros de Carriquiri. Rafael Molina vestía morado y plata. [...] En el tercero, royo, cornidelantero, de buen trapío, noble y querencioso. Lagartijo en el primer momento de la salida cogió la moña, que regaló a la señora del empresario [....] Lagartijo se fué al bicho, pasándolo magistralmente de muleta muy en corto y ceñido, sin encorvarse esta vez. Despachó al bicho de un pinchazo bien señalado, una corta a volapié, otra buena en los rubios, muriendo al primer descabello. Palmas y cigarros. [...] Lagartijo pasó de muleta a Carpintero siete veces con la izquierda y seis con la derecha, rematándolo de un buen descabello, después de una un poco baja a volapié. Le dieron el toro. [....] En resumen, Lagartijo se encorva bastante con la muleta, y debía pasar siempre como lo hizo en el tercer toro, que es mas lucido y de mejor arte."

El Boletín de Loterías y de Toros, 24 de Agosto de 1868


1869

"La corrida inaugural de la temporada en Madrid tuvo lugar el 28 de Marzo, domingo de Pascua. El cartel lo componían El Tato, Lagartijo y Frascuelo. Los toros eran de doña Manuela Suárez, viuda de don Anastasio Martín. Como homenaje y sentimiento por la muerte del maestro Curro Cúchares, las cuadrillas vistieron todas de luto ese día. Nada de particular ofreció el trabajo de Rafael y Salvador, que se limitaron a cumplir su cometido. En cambio, destacó la labor de El Tato, para quien fueron los aplausos del público y la crítica. 
En la segunda corrida, 4 de Abril, lidióse por los mismos espadas ganado duro y de mucho nervio y poder , del afamado ganadero colmenareño don Elías Gómez. Lagartijo no se confió con ninguno de sus dos toros, de nombre Comisario y Cigüeño, retintos, y sus faenas resultaron muy endebles, salvo en la brega y quites, que estuvo, como siempre, activo y voluntarioso. El crítico Carmona y Jimenez escribió: "A Lagartijo tenemos que censurarle fuertemente: si ha de echarse fuera al arrancar, como lo hizo ayer, debe retirarse del toreo [....] En los pases del primero estuvo ceñido, pero sin consumarlos, y en su segundo se abrió de piernas y se encorvó; bien en los quites y en el coleo, pero tenga en cuenta que es un matador y no un cachetero".
Estos sanos consejos del crítico los atendió, en parte, el lidiador de Córdoba, pues en la crítica de la corrida del domingo siguiente, 11 de Abril, escribió el revistero: "Lagartijo trasteó mejor y estuvo más cerca de la cabeza; pero aún hiere mal [...] En los quites, constante. [....] En la corrida del 25 de Abril, en que se lidiaron toros de don Vicente Romero García, el reputado crítico escribió con referencia a nuestro biografiado: "Lagartijo ha vuelto por su buen nombre; trasteó mejor su primer toro y lo mató muy bien; en su segundo hubo barullo en los pases y no los remató como aconseja el arte, pero arrancó en corto y descabelló a la perfección; siga mejorando los pase y reciba toros; en las banderillas, muy bien, especialmente en el primer par y bueno en los lances."
Efectivamente, en las faenas realizadas en sus dos toros, Cochinito y Malarruya (¿Malaropa?), fueron magníficas."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 23 y 30 de Diciembre de 1954

"Cuarta corrida de toros verificada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 25 de Abril de 1869. [.....] Rafael Molina (Lagartijo), con traje morado y plata, trasteó bien a Cochinito, dando cuatro pases naturales, un buen cambio, dos pases con la derecha y dos medios, despachando al toro de una buena estocada a volapié, siendo aplaudido. [....] Malaropa dicen que era el nombre del quinto bicho [....] Lagartijo dió tres buenos lances a la verónica [....] Lagartijo no trasteó como en su primer toro: dos pases naturales, seis con la derecha, dos cambiados y dos medios pases, precedieron a un volapié bueno, un poquito ido, descabellando muy bien al primer intento. Hubo también aplausos"

El Boletín de Loterías y de Toros, 26 de Abril de 1869



"En la corrida de la tarde del 7 de Junio, en la que se lidiaron seis toros de don Vicente Martínez para El Tato, Villaverde y Lagartijo, se produjo la cogida de El Tato por el toro Peregrino, que ocasionó la amputación de la pierna derecha del diestro. [...] Esta cogida ofreció la particularidad de haber ocurrido casi en idéntica forma y lugar del ruedo que la del 11 de Mayo de 1801, en que el toro Barbudo mató al gran lidiador, también sevillano, José Delgado, Illo."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 23 y 30 de Diciembre de 1954

"Corrida entera y extraordinaria de toros, verificada en la plaza de Madrid el lunes 7 de Junio de 1869. [...] Segundo toro, Banquero. Lagartijo, que lucía trage morado con cordonadura negra, dió dos pases naturales y cinco con la derecha, siendo arrollado dos veces y desarmado una; item arrollado otra vez y tiró muleta y estoque, y se arrojó como pudo al callejón de la barrera y dió después media estocada buena, algo delantera y a paso de banderillas. [....] En el cuarto, Rosaíto, Lagartijo trasteó muy mal con cinco naturales, otros tantos con la derecha, seis medios pases y tres por alto, y dió una corta arrancando sin que lo viera el toro, otra lo mismo y un buen volapié."

El Boletín de Loterías y de Toros, 8 de Junio de 1869

Relacionado con esta corrida, escribió un historiador del pasado -crítico muy notable- lo que sigue:

"En la corrida del 21 de Junio, primera que se verificó después de la cogida de El Tato, actuaron como espadas Lagartijo y Frascuelo, lidiando seis toros de Miura. Fuese el temor que las reses de Miura inspiran generalmente a los toreros, o fuese la natural emoción que en éstos produjo la desdichada suerte de Antonio Sánchez, lo cierto es que, tanto Rafael como Salvador, estuvieron en aquella corrida desdichadísimos al matar."
El atribuir estas faenas a la procedencia del ganado supone un error, pues las reses lidiadas ese día no fueron de Miura, sino de doña Manuela Suárez, viuda de don Anastasio Martín.
El 31 de Octubre se dió en Madrid una corrida en beneficio de El Tato, en la que trabajaron gratuitamente las cuadrillas capitaneadas por Antonio Luque, Lagartijo, Frascuelo, Jacinto Machío y Chicorro."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 23 y 30 de Diciembre de 1954

"Corrida de toros extraordinaria y a beneficio del desgraciado matador Antonio Sánchez (Tato), verificada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 31 de Octubre de 1869. [.....]
Segundo toro. Abaniquero. [....] Lagartijo en un recorte quitó una cinta de la moña [...] Con trage verde y negro, previos seis pases naturales, ocho con la derecha, tres medios pases y dos cambiados, intentó clavar el estoque, y como el bicho no entró, no introdujo aquél, largando después un volapié al lado contrario y algo perpendicular. [....] Séptimo toro, Granadino. [....] Lagartijo le dió seis verónicas [...] Con cuatro pases naturales y cinco con la derecha, dió un volapié un poquito ido."

El Boletín de Loterías y de Toros, 1º de Noviembre de 1869





1870

"No habiendo llegado a un acuerdo con la Empresa madrileña para servir las corridas del abono de 1870, Rafael Molina fué sustituido por Currito. La campaña del diestro cordobés fué toda realizada en Plazas de provincias y alguna corrida suelta en Portugal.
Inauguró sus faenas en la Plaza de Sevilla el 17 de Abril, lidiando, en unión de José Lara, Chicorro, ganado de Benjumea. La segunda de estas corridas de Pascua se verificó en día 18, alternando con el mismo compañero y siendo de Saltillo el ganado. Las reses cumplieron bien y Rafael sacó gran partido de las buenas condiciones  de las mismas, siendo aplaudido en sus tres toros y escuchando música [....] Del resultado de sus faenas en la corrida de Sevilla del 16 de Junio, en la que, en unión de Currito, estoqueó ganado de Pérez de la Concha, hicieron grandes elogios los revisteros, consignando que fué obsequiado con música y ovaciones." 

"Ocho días después toreó ganado de Núñez de Prado, en el Puerto de Santa María, alternado con el Gordito, al que superó en sus faenas. El corresponsal de la prensa madrileña escribió: "Lagartijo, en la muerte de sus toros, ha estado confiado, sereno y con grandes conocimientos del arte. Ha pasado los toros como los antiguos, muy poco; los ha fijado y se ha arrancado por derecho y corto". Con el mismo diestro alternó Rafael en la corrida de Cádiz del 29 de Junio, en la que se desarrolló la más enconada competencia que jamás se viera en aquel antiguo coso taurino. [....] Se lidiaba ganado de don Manuel José García, antes de Siguri, y desde el primer toro Rafael se mostró incansable en todos los tercios, tanto en los quites a los picadores como ayudando a los banderilleros. 
Veamos lo que sus faenas nos dice el revistero:
"Segundo toro, Solitario, de pelo hosco, bien criado. Sufrió 27 varas [...] Rafael Molina se va solo al toro y abre el trapo en la cara; con la mano izquierda da sólo dos pases, otros dos en redondo, un gran cambio y dos más de pecho, todos tan ceñidos y buenos, que hizo enloquecer al público. Deja igualado al animal, se perfila, y en la misma cuna, por derecho, larga un pinchazo en hueso, tirándose con fe; vuelve a pasar con naturales, seis de esta clase y dos con la derecha y uno sobresaliente de pecho, y propina una corta por lo alto a volapié, que dejó sin vida a Solitario. Aplausos mil, sombreros y tabacos premiaron su buen trabajo. 
El cuarto, Pajarito, colorado, ojo de perdiz. Lagartijo se va a los medios y espera al toro hincado de rodillas, dando un cambio tan perfecto que recibió una ovación  de los que le vieron [...] En un quite a Calderón, Lagartijo colea al bicho, y El Gordo también volvió a hacerlo, entablándose entre los dos una especie de lucha coleando y jugando ambos. [...] El señor gobernador llamó al palco a El Gordo, amonestándole, para que siguiese la suerte de varas, que sin razón éste había paralizado [...] Lagartijo le coge los cuernos y juguetea, quedándose parado delante de la misma cara, por lo que es frenéticamente aplaudido. [....] Lagartijo coge los palos y se dirige a los medios, colocando un pañuelo sobre el suelo para dar el cambio sobre él [...] Marca el cambio y mete los brazos, quedándosele el toro en la suerte, dándole una cornada que le cayó al suelo"
Esto fué lo ocurrido en la famosa corrida gaditana del 29 de Junio de 1870, en la que Antonio Carmona se portó malísimamente con el que había sido su discípulo."

El famoso picador de Lagartijo, Francisco Calderón, visto por Gustavo Doré


"La temporada que Rafael hizo en provincias este año de 1870 fué memorable para su vida de lidiador [....] Una de sus tardes triunfales fué la del Puerto de Santa María, el 25 de Julio, en la que, en compañia de Manuel Domínguez, lidió ganado de don José López Cordero, de Jerez. Rafael estoqueó los toros Cochinito, Girineldo y Negrito, y de sus faenas hizo el revistero este resumen:
"El espada Lagartijo nos gusta cada día más, pues en los quites y en la brega está bien y oportuno e incansable. En la suerte de matar se ha mejorado tanto, que hoy se puede decir que es un buen matador de toros, siendo al par un gran torero. Se le ve pasar de muleta  a los toros con conocimiento [....] Si, como esperamos, el espada Lagartijo sigue la marcha rápida de hoy, adelantando en el arte que profesa, obtendrá las glorias que alcanzaron Montes y Costillares."

"Terminó la temporada en las corridas zaragozanas del Pilar, de las que hizo el revistero este breve resumen: 
"Lagartijo, bien y más que bien; insuperable y oportuno en quites, admirable en su magistral arte. El público le ha aplaudido con justicia, porque es todo un torero."


RECORTES, en el semanario El Ruedo, 30 de Diciembre de 1954 y 6 de Enero de 1955

Retrato de Manuel Domínguez, Desperdicios.




1871





Fotografía publicada en el semanario El Ruedo
Lagartijo al salir de un quite. Hacia 1871

Fotografía publicada en el semanario El Ruedo

Lagartijo pasando de muleta. Hacia 1871

Fotografía publicada en el semanario El Ruedo


"Lagartijo llegó a un acuerdo con la Empresa de la Plaza de Madrid para torear en las corridas de 1871. [...] La corrida inaugural se celebró el domingo de Pascua, 9 de Abril, con la presencia de Su Majestad el Rey Amadeo I [...] Rafael, que estrenaba un precioso vestido turquí y oro, trasteó movido y algo distanciado a su primer toro, Ventanero, berrendo en negro, de don Antonio Hernández [....] En la corrida celebrada el 7 de Mayo, Rafael fue muy aplaudido en el trasteo y muerte de los toros Escribano y Moños, del ganadero Rafael José Barbero, dando motivo para que el cronista escribiera:
"Lagartijo ha trasteado con más aplomo y arte y ha herido por derecho, estando fresco y ceñido; ha dirigido mejor que otras veces la lidia, por lo cual fué aplaudido. En los quites, poco eficaz" 
Una de sus corridas más notables fué la del 2 de Julio, en la que se distinguió en la lidia de los toros Bordador, de Hernández, y Gitano, de Miura. También quedaron bien sus compañeros Currito y Frascuelo, y el severo crítico Carmona y Jiménez escribió: "Hemos visto lidiar con arte y vergüenza una corrida de toros en la mayoría de las suertes"
"

"En vista del buen resultado de la campaña madrileña, la Empresa organizó para el 29 de Octubre una corrida extraordinaria [....] El público salió contento, pues en general fué la mejor de las funciones de aquel abono.
Lagartijo mató sus dos toros -Cordobés, de Hernández, y Salto, de Pérez de la Concha- de dos magníficas estocadas arrancando, y una un poco caída, siendo arrollado, sin consecuencias, en el último por recrearse en la suerte"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 6 y 13 de Enero de 1955

"Corrida de toros extraordinaria, última de la temporada, verificada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 29 de Octubre de 1871. [....] Primer toro, Cordobés, negro azabache [....] Lagartijo, con traje naranja y negro, da cuatro pases naturales, tres cambiados, dos con la derecha, uno por alto y dos medios pases, y una estocada buena y volapié un poquito ida, descabellando al primer intento; fué aplaudido [....] Cuarto toro, Saeto, ojinegro y bien armado [...] Lagartijo muy en corto y con frescura, dió al bicho cinco pases naturales, uno con la derecha, dos cambiados, uno de pecho, y seis medios pases, y le despachó de una estocada muy buena, arrancando, siendo muy aplaudido [...] Lagartijo en su primer toro, quedó bien, pero en su segundo demostró su gran corazón y aplomo, sintiendo que no rematara los pases, dando salida o despidiendo al toro por el costado izquierdo, que es como debe hacerse para el lucimiento de la suerte, y para que el espada pueda ocupar su terreno con arte y defensa; bien en los quites y regular en la dirección de la plaza."

El Boletín de Loterías y de Toros, 30 de Octubre de 1871


"La campaña realizada en provincias por Rafael Molina fué buena en general [....] Como jefe de lidia y director de Plaza dejó bastante que desear, así en la Corte como en provincias; carecía de la energía que debe tener todo el que ocupa el cargo de primer espada; era demasiado blando, con exceso tolerante [...] En la corrida celebrada en Bilbao el 23 de Agosto, el toro Limeto, de Pérez de la Concha,  derrumbó al picador Juan Trigo. Viendo Rafael que la cogida del varilarguero era inminente, la evitó con un oportuno coleo. Se revolvió el toro, y con el asta izquierda alcanzó a Rafael, al que levantó tres veces del suelo sin hacerle soltar el rabo. Por fortuna no le causó daño alguno. El público premió aquel arrojo por salvar a un compañero con una ovación estruendosa [....] Y hasta un entusiasta espectador, se desprendió de su magnífico reloj de oro, regalándoselo al espada.[.....] En la corrida de Barcelona del 25 de Septiembre, se obligó a matar los seis toros de la marquesa de Ontiveros, lo que realizó con gran aplauso, siendo la primera vez que hizo este esfuerzo, repetido luego en su vida profesional. [....] En la Plaza de San Fernando (Cádiz) y en corrida del 27 de Agosto, lidiando, en unión de El Gordito, toros del duque de San Lorenzo, estuvieron los dos espadas a punto de venir a las manos"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 6 y 13 de Enero de 1955

1872

"No pudo Rafael Molina tomar parte en la corrida inaugural de la temporada madrileña de 1872, por sus compromisos de provincias, y vino a la del 7 de Abril, para alternar con Cayetano Sanz y Frascuelo, sus compañeros de abono.
Nada bien comenzó sus faenas, pues al rematar un quite en el primer toro, Ojinegro, de Félix Gómez, lo hizo en corto y despacio, lo que dió lugar a que el toro le pisase el capote. Pretendió Rafael sacarlo, entreteniéndose unos instantes, los que aprovechó el toro para encunarlo, evitando el diestro la cogida tirándose al suelo. El crítico hizo el comentario que sigue: "Más precaución, señor Molina, y más conocimiento de lo que se trae entre manos."
Por causa de este percance, el lidiador se desconfió y las faenas siguientes en sus dos toros no pasaron de regulares; terminó con su segundo de un certero descabello, lo que no agradó al revistero Carmona, que le largó esta concisa andanada: "A la Plaza se va a ser matador y no cachetero."

"Digna de especial mención fué su labor con el toro Señorito, de Aleas, lidiado el 28 de Abril, al que mató de una soberbia estocada arrancando, siendo cogido y volteado sin consecuencias. La ovación fué estruendosa, inundándose el ruedo de sombreros y cigarros.
Magistral fué asimismo la ejecutada con el toro Peinao, de Laffitte, lidiado en la corrida del 16 de Junio, realizando una estupenda faena de muleta, compuesta de seis pases naturales, cuatro con la derecha y dos de pecho, para arrancar sobre corto y dar un volapié en lo alto. Inmediatamente sacó el estoque y descabelló."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 13 de Enero de 1955

"Cuarta corrida de toros celebrada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 28 de Abril de 1872. [....] El segundo toro se llamaba Señorito, y era colorao, ojalao, bien armado [....] Lagartijo le dió seis verónicas, moviéndose mucho [....] Rafael Molina (Lagartijo) con traje canario y cordonadura negra, dió tres pases naturales, otros tantos con la derecha y uno cambiado, moviéndose demasiado en los primeros, y una magnífica estocada arrancando, en que fué cogido y volteado, metiéndole el toro el asta derecha por la entrepierna, pero afortunadamente sin causarle lesión; el diestro fué estrepitosamente aplaudido, y le arrojaron colmenas y cigarros"

El Boletín de Loterías y de Toros, 29 de Abril de 1872

"Décima corrida de toros celebrada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 16 de Junio de 1872. [....] Quinto, Peinao, colorado, ojo de perdiz, largo de astas, buen mozo. Era de Laffitte. [....] Lagartijo consumó la faena magistralmente; seis pases con la izquierda, cuatro con la derecha y tres de pecho le bastaron para arrancarse sobre corto y dar un volapié en los rubios, y como el toro no cayese, Lagartijo le sacó el estoque e instantáneamento lo descabelló con limpieza, echando a rodar a aquél. El público en masa lo premió con aplausos y cigarros [...] Rafael Molina (Lagartijo) en la brega y en quites bien; con la capa parado y sacudiéndola lo necesario para dar salida a la res; siga así. Trasteando sus toros como siempre, pero inmejorable en el último que mató"


El Boletín de Loterías y de Toros, 17 de Junio de 1872


Consignaremos como uno de los toros mejor lidiados el de Veragua, Judío, de la tarde del 30 de Junio, con el que estuvo como un maestro en la muerte. El severo crítico desarrugó el entrecejo y testimonió  que Rafael había estado "admirable matando y con una frescura sin igual"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 13 de Enero de 1955

"Undécima corrida de toros celebrada en la plaza de Madrid en la tarde del domingo 30 de Junio de 1872. [....] El toro de la corrida fué el quinto; rubio, bien armado, bravo, de hermosa lámina, de poder, duro y codicioso. Judío se llamaba. [....] Lagartijo dió un cambio regular en la cabeza, tres pases naturales, cuatro cambiados y dos con la derecha, una en hueso arrancando sin soltar el estoque, y un magnífico volapié hasta la mano, siendo aplaudido y obsequiado con cigarros. [....] Lagartijo, admirable matando y con una frescura sin igual; si este diestro tuviese mejor mano izquierda, lo cual puede adquirir, sería una notabilidad: oportuno en los quites."

El Boletín de Loterías y de Toros, 1º de Julio de 1872


"No pudo tomar parte en la última corrida de abono por haber sido cogido en Zaragoza en las fiestas del Pilar, y la Empresa madrileña organizó unas extraordinarias para el mes de noviembre. La primera, el día 3, fué toreada por Lagartijo, como único espada; la segunda, el 10, por Salvador, y la tercera, el 17, para ambos diestros. [....] Rafael no pudo matar el primer toro, que fué devuelto al corral por haberse roto el asta derecha al rematar en tablas; quedó mal en su segundo, asombroso en su tercero y bien en el séptimo de la corrida. Salvador quedó a la altura de su compañero, y el público los despidió con grandes ovaciones.


RECORTES, en el semanario El Ruedo, 13 de Enero de 1955

"Corrida de toros extraordinaria verificada en la plaza de Madrid, la tarde del domingo 3 de Noviembre de 1872. [....] Nos probó que un espada mata los seis toros. Toros de don Antonio Hernández [....] La corrida ha sido regular, puesto que ya no es tiempo de toros. [....] Lagartijo, con traje carmesí y plata, ha estado fresco en sus toros, excepto en el sexto, y ceñido en los pases, excepto también en dicho toro; capeó bien y estuvo oportuno en los quites; en la dirección de la plaza, regular."

El Boletín de Loterías y de Toros, 4 de Noviembre de 1872

"La campaña realizada por Rafael en las Plazas provincianas fué muy brillante, no sólo por el número de corridas toreadas, que fué más elevado que ningún otro espada, sino por el buen resultado, en general, de su trabajo.
Inició la campaña encerrándose en la Plaza de Zaragoza el domingo de Pascua, 31 de Marzo, con ocho toros navarros de Carriquiri [....] Rafael tuvo una tarde muy afortunada, escuchando palmas en todos los toros, especialmente en sus dos primeros, Contrabandista y Centinela, a los que toreó de muleta con gran lucimiento y mató de una estocada en todo lo alto al primero y media inmejorable al segundo."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 20 de Enero de 1955

"TOROS EN ZARAGOZA. Corrida verificada en dicha plaza la tarde del domingo 31 de Marzo de 1872. [....] Una acompasada marcha y el paseo de los aristócratas de la coleta, a cuyo frente marchaba el señor Lagartijo gustosamente engalonado de naranja con cordonadura negra, llevando a su derecha a su banderillero y sobresaliente Juan Yust, vestido de negro con verde. [....] El ganado en general bueno y de poder [...] Lagartijo está más desconfiado que le hemos visto en otras ocasiones, sin que por esto dejemos de conocer lo mucho que vale."

El Boletín de Loterías y de Toros, 15 de Abril de 1872

Buena también fué la tarde del 18 de Abril, en la que trabajó en Sevilla, alternando con Antonio Carmona, el Gordito, lidiando reses de don Rafael José Barbero. Rafael, que había sido ovacionado y obsequiado con música por las faenas con que mató sus dos primeros toros, Barbero y Parrillero, tuvo un percance en el último de la corrida, Coronel. Al rematar un pase natural le pisó el toro la muleta; al tirar para sacarla hizo el animal un derrote y enganchó al diestro por el brazo izquierdo, causándole una herida, que no resultó de gravedad pero que le impidió torear en la corrida del siguiente día [....] Tampoco pudo torear la corrida de Jérez del día 30 por motivo de averías en la vía férrea. No pasó de cumplir en las corridas del mes de mayo, verificadas en Cádiz, Córdoba y Sevilla, en las que alternó con Bocanegra y el Gordito, siendo digno de anotar su actividad en la brega en todas las corridas, su oportunidad en los quites, habiendo realizado uno estupendo a Bocanegra, en la corrida de Córdoba del día 19, en que evitó una segurísima cogida de dicho diestro, caido en la cara del toro Coyundo, de Saltillo. La ovación fué extraordinaria. [....] En la de Cádiz, del día 9, dió prueba de su certera puntería rematando a su primer toro tirando la puntilla a la ballestilla, forma  usada por él con alguna frecuencia, y generalmente con buen resultado. Es un recurso que no tiene otro mérito que el tino del que lo realiza, pero de buen efecto entre los espectadores. Entre las fiestas del mes de Junio merece destacarse las labores llevadas a cabo en las corridas de Barcelona de los días 23 y 24, toreadas con Jaqueta y reses de Barbero y Laffitte. Rafael trabajó de manera incansable y con gran lucimiento, toreó y mató bien sus toros, especialmente el quinto de la segunda corrida, Gordito, berrendo en negro, en el que practicó el volapié de manera irreprochable, siendo ovacionado y recogiendo gran cantidad de tabacos. También le dieron el toro."

"Y como no todo han de ser éxitos y ovaciones, registramos un contratiempo de primísimo cartello, en Alicante, el 20 de Julio, con el tercer toro, de nombre Rabilargo, de la ganadería de Bañuelos [......] Volvió al ruedo uno de los picadores para poner alguna vara más al toro que conservaba mucho poder. El público armó un estruendo espantoso. El presidente ordenó se retirase el varilarguero. Lagartijo no acató la orden de la autoridad, siendo detenido. [....] No fué menor el escándalo que se armó en Cartagena el 3 de Agosto en el quinto toro, Churriano, de Saltillo, que en siete varas dió otras tantas caídas y mató cinco caballos. Tocaron a banderillas y aquí fue Troya. El público quería que continuase el primer tercio y comenzó a arrojar al redondel frutas, piedras.......; Lagartijo, al ver amedrentadas a las cuadrillas subió a la presidencia para manifestar que así no era posible torear; el presidente le ordenó continuar la lidia, asegurándole que la Guardia Civil y agentes de policía detendrán a los alborotadores [....] El 14 y 15 de Agosto toreó las corridas de Feria de Cáceres [....] El 15 de Octubre, el toro Cabrillo, de Raimundo Díaz, le atropelló en el primer pase, derribándole y haciendo por engancharle en el suelo. Lagartijo se defendió golpeando al toro en los ojos y hocico. Pasó a la enfermería con leves lesiones"

"En general, la temporada de 1872 fué de gran provecho artístico y económico para el lidiador cordobés [....] Sus labores sobresalieron a las de todos sus compañeros, tanto con el capote como con la muleta. Banderilleó muchos toros y dió buenas estocadas, aun cuando abusó un poco de los metisacas de efecto rápido."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 20 de Enero de 1955

1873

"La temporada madrileña de 1873 había de ser servida por los matadores-base Lagartijo, Frascuelo y Chicorro, con el auxilio de sus cuadrillas. La del diestro objeto de nuestro estudio se componía de los hermanos Antonio y Francisco Calderón y Rafael Álvarez, Onofre, como picadores y de Juan Yust, José Gómez, Gallito y Juan Molina como banderilleros. [....] Rafael Molina simpatizó poco con José Sánchez del Campo, Cara-ancha, al que en más de una ocasión puso la proa y molestó con frases más o menos directas [....] En la corrida del 4 de Mayo, con reses de Veragua, Rafael Molina sobresalió en la lidia y muerte del toro Galguito que, brindado al inválido espada Antonio Sánchez, el Tato, lo toreó con diecisiete buenos pases y lo mató de un magnífico volapié, en el que llegó con la mano al morrillo, siendo ovacionado. Luego banderilleó superiormente al toro siguiente, Volante, y se repitieron las ovaciones."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 27 de Enero de 1955

"Cuarta corrida de la temporada, verificada en la plaza de toros de Madrid en la tarde del domingo 4 de Mayo de 1873. [....] Negro mulato, listón, bragado, cornivuelto, de muchos piés, bravo y de poder, tal fué Galguito, cuarto de la corrida. [....] Lagartijo, que ya antes había pasado al bicho con cuatro verónicas y una navarra, se preparase a darle muerte. Al efecto se acercó al callejón de la barrera, contiguo a la puerta del chiquero, en la que se hallaba el Tato, y entre los aplausos del público, brindó al malogrado diestro la muerte del toro. Ocho naturales, cinco con la derecha y cuatro cambiados, fueron bastantes para una corta a volapié muy bien señalada y un gran volapié hasta la mano, que dió en tierra con el cornúpeto. En medio del entusiasmo que produjo faena tan lucida, el público en masa pidió que el Tato se presentase en la plaza. El desgraciado matador, acompañado de Lagartijo y Frascuelo, tuvo que verificarlo saliendo algunos pasos a la arena, donde fué objeto de una inmensa ovación, ovación que le obligó a retirarse visiblemente conmovido y con los ojos llenos de lágrimas. En cuanto a Lagartijo, recogió grandísima cosecha de aplausos, puros y sombreros."

El Boletín de Loterías y de Toros, 5 de Mayo de 1873


 "Rafael perdió los papeles en la corrida siguiente, 11 de mayo, sobre todo al lidiar su primer toro, Banderillo, de la vacada colmenareña de don Félix Gómez. [....] Dió hasta doce estocadas de todas las clases, a cual peor, tardando más de media hora en su faena, tiempo suficiente para que hubiese aparecido la media luna; pero el presidente se hizo el dormido. El cronista José Carmona no se recató de escribir:
"Si Cayetano Sanz hubiera sido el que mataba el toro de Lagartijo, a la mitad del tiempo que gastó Rafael le echan la media luna, habiéndole dado antes dos o tres recados de atención. Nos irritan las parcialidades."
Siguieron pintando bastos en la corrida inmediata, en que escuchó silbidos y aplausos -más de aquellos- por sus deficientes faenas con los toros Madrileño y Avellanito, de Pérez de la Concha; pero estas deficiencias las subsanó con creces en la fiesta de Beneficencia, 25 de Mayo, en la que sus tres toros, Pardón, Rosito y Bolichero, de Veragua, cayeron de un pinchazo y tres magníficos volapiés que enardecieron a la muchedumbre."

"Un mes más tarde, en la corrida del 22 de Junio, y en Madrid, sufrió Rafael Molina la cogida más grave de su vida profesional. El primero toro, Charretero, de don José Bermúdez, le alcanzó en un derrote al estoquear, suspendiéndole por el brazo derecho y causándole una herida con desgarro, calificada de grave. Grave lo fué, efectivamente; pero su buena encarnadura le ayudó a curar con mayor rapidez de la supuesta y en el mes de Agosto ya pudo volver a su oficio.

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 27 de Enero de 1955

"Décima corrida de toros celebrada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 22 de Junio de 1873. [....] Escribimos bajo una triste impresió; el toreo (se refiere a Lagartijo) sufrió ayer un inmenso contratiempo, que produjo en el público una honda sensación. Aún cuando por fortuna el cuerno derecho del toro Charretero no había interesado el hueso, tendones ni arterias de la parte superior del brazo derecho del primer espada, el efecto que produjo en la concurrencia la bajada de cabeza del desgraciado Lagartijo, después de salir de las astas del toro y en cuyo acto fué auxiliado por su hermano y otros diestros para conducirlo a la enfermería, fué espantoso, dibujándose en todos los semblantes el pesar que les agobiaba. [....] Negro girón, bragado y bien armado era Charretero [....] Rafael Molina (Lagartijo), con trage grana y negro, dió cuatro pases naturales, buenos, dos con la derecha y tres cambiados por alto, y una estocada corta arrancando, muy en corto, siendo cogido el espada al derrotar el bicho desarmando, y suspendiéndole aunque poco, dando pasos hacia atrás, Lagartijo, con frescura y sin caer, hasta que fuera de las astas, hizo lo que ya hemos referido."

El Boletín de Loterías y de Toros, 23 de Junio de 1873



"Nuestro dibujo representa una de las cogidas sufridas por el célebre espada Rafael Molina. Lagartijo, en la Plaza Vieja de Madrid."

Dibujo publicado en La Nueva Lidia, 8 de Junio de 1885

No he encontrado la fecha exacta en la que se produjo la cogida de Lagartijo. Puede tratarse de la cogida que sufrió Lagartijo la tarde del 22 de Junio de 1873 y de la que dan cuenta las crónicas anteriores. 

"En Madrid reapareció el 14 de Septiembre, escuchando algunas palmas por sus faenas, palmas que se convirtieron en ovación cerrada el día 21 al matar de una soberbia estocada arrancando al toro Tirao, sardo, de Veragua."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 27 de Enero de 1955

"Décimoquinta corrida de toros celebrada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 21 de Septiembre de 1873. [....] Tirao se llamaba el primer toro, y era sardo, corniabierto, bravo, codicioso, duro y de mucho poder [....] Rafael Molina (Lagartijo) con cuatro pases naturales, otros tantos con la derecha, cinco por alto, dos cambiados, uno de pecho y dos medios pases, dió una magnífica estocada arrancando, siendo perseguido en corto pero sin tomar el olivo y estando fresco, al quite su hermano Juan. El espada, que vestía traje morado y oro, fué aplaudido y obsequiado con cigarros y sombreros."

El Boletín de Loterías y de Toros, 22 de Septiembre de 1873


"Cayó enfermo con unas fiebres gástricas y no pudo torear el 5 de Octubre, volviendo al ruedo el día 12, en la que mató reses de Miura con tanto acierto que cayeron a sus pies nubes de tabacos y sombreros.
El 26 de Octubre se despidió de la afición madrileña, y lo realizó con gran fortuna y mejores deseos, entusiasmando por las magníficas faenas y muerte de los toros Zafreño, de Aleas, y Bonito y Romarejo, de López Navarro, toros colmenareños, nada fáciles ni manejables. [....] En Sevilla, el 20 de Abril, se le ovacionó y escuchó la música en su honor por la muerte dada a tres toros de don Rafael Laffitte; corrida notable en que se lidió el toro Barrilero, que tomó veinticuatro varas, siendo felicitadísimo el ganadero.
En las fiestas de Córdoba del 2 y 7 de Junio, toreadas en unión de Bocanegra, realizó tan variadas labores con el capote y la muleta que el público pasó aplaudiendo todo lo que duraron las corridas [...] Rafael remató los quites con vistosos y variados jugueteos, quebró de rodillas y saltó al trascuerno."




Puede tratarse de Lagartijo en un limpio salto de la garrocha. En el ángulo, José Lara, Chicorro.

Cerró la temporada con una corrida de cuatro toros dada por su cuenta y riesgo en el circo de la Victoria, de Málaga, el 7 de Diciembre, corrida que fué un solemne fracaso, no artístico, pero sí económico, pues la afición se retrajo y la concurrencia no pasó de cuatrocientas personas, lo que no le dejaría con deseos de repetir la suerte."



RECORTES, en el semanario El Ruedo, 27 de Enero de 1955

1874




Lagartijo en 1874

"Comenzó la temporada el 5 de Abril y Rafael la inició con fortuna, escuchando una prolongada ovación en premio a la estupenda faena y muerte dada al toro que rompió plaza, Ciervo, de la famosa vacada colmenareña de don Vicente Martínez. Rodó el toro por efecto de una gran estocada en la suerte de arrancar, y el cronista de la fiesta escribió: "La ovación fué tan grande como merecida. Canoas (sombreros de copa), hongos, cigarros, palmas estruendosas, todo esto duraba después de hacer pisado la arena el segundo cornúpeta."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 27 de Enero de 1955

"Corrida extraordinaria verficicada en la plaza de toros de Madrid para la inauguración de la temporada de 1874. [....] Primer toro, Ciervo; era colorado, grande y bien armado [....] Rafael Molina, Lagartijo, preciosamente ataviado de celeste y oro, pasó a Ciervo con cuatro naturales,dos con la derecha, un cambio y dos por alto, previos los cuales, se dejó caer con una admirable estocada arrancando hasta la mano. La ovación fué tan grande como merecida. Canoas, hongos, cigarros, palmas, todo esto duraba aun después de haber pisado tierra el segundo colmenareño."

El Boletín de Loterías y de Toros, 7 de Abril de 1874


"En la segunda corrida de abono, 12 de Abril, se lidiaron seis toros bravos y poderosos de don Antonio Miura, a los que, sin motivo, pues no ofrecieron serias dificultades para la lidia, los tres matadores (Lagartijo, Frascuelo y José Machío) los torearon con precauciones excesivas, con despego y en faenas mediocres. [....] Todo lo contrario sucedió en la función del 26 siguiente, en la que los mismos espadas estuvieron admirables con el ganado de Saltillo [...] Rafael toreó con labores de maestro a sus dos toros, Repentino y Pimiento, a los que tumbó de sendas estocadas." 

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 27 de Enero de 1955

"Cuarta corrida de abono verificada el domingo 26 de Abril de 1874. [....] Los bichos se han mostrado todos bravos [....] Lagartijo admirable en sus dos estocadas, y muy bien en los pases; sobre todo en los que dió a su segundo toro; pases en redondo y sobre corto, que castigan mucho y apuran las patas de las reses, mientras los telonazos y los cambios no castigan y enseñan a los toros."

El Boletín de Loterías y de Toros, 27 de Abril de 1874

"El 28 de Mayo, Lagartijo se encerró  con seis toros de Miura (Frascuelo se había encerrado con gran éxito con seis toros en la corrida de la Cruz Roja). Rafael quedó bien, sin que realizase faenas que entusiasmasen ni fuesen merecedoras de repulsa."


RECORTES, en el semanario El Ruedo, 27 de Enero de 1955

"Corrida extraordinaria verificada el jueves 28 de Mayo. Esta corrida revistió la misma importancia que la verificada hace poco a beneficio de la Asociación de la Cruz Roja, corrida en la que Frascuelo mató solo seis toros de Benjumea. Con el mismo objeto se brindó el espada Lagartijo a matar solo seis toros de la ganadería de D. Antonio Miura. [...] Un diestro, en las circunstancias en que Lagartijo se ha encontrado en la corrida, está fuera de censura. [....]  La entrada un lleno completo."

El Boletín de Loterías y de Toros, 1º de Junio de 1874


"Continuó la buena racha en las corrida madrileñas y el 19 de Julio estoqueó su último toro en la Plaza de la Puerta de Alcalá, la llamada Plaza Vieja. Con la muerte del quinto toro, Romero, de Aleas, y unos quites en el sexto, Descolorido, del mismo ganadero, terminó su actuación en aquella histórica arena.[...] Como nota curiosa debemos consignar que al morir el toro Descolorido, cayó, como llovido del cielo, a la arena un velo negro, con el que un viejo aficionado quiso significar el luto de los taurófilos madrileños por la muerte -derribo- del viejo coso.
Aquella corrida debió ser la última en el viejo circo; pero no ocurrió así, y el 16 de agosto se clausuró definitivamente, con una insignificante novillada."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 27 de Enero de 1955

"Décimoquinta corrida de toros, última de la primera temporada, verificada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 19 de Julio de 1874. [....] La corrida ha sido mediana, sobresaliendo el primer toro [....] Lagartijo estuvo bien en la muerte de su primer toro, pero en la de su segundo y tercero abusó de los pases, y ya sabe este diestro que con toros que no acuden, el muleteo los descompone más y los escama: queremos que Rafael se cuadre y pare los pies al trastear, y no se encorve; en la dirección mal y eficaz en los quites."

El Boletín de Loterías y de Toros, 20 de Julio de 1874




Litografía de Daniel Perea publicada en La Lidia, 15 de Agosto de 1892

"NUESTRO DIBUJO. Se refiere a una de las últimas corridas celebradas en la inolvidable Plaza Vieja que se alzaba en las inmediaciones de la Puerta de Alcalá. (La última corrida se celebró el 19 de Julio de 1874) [...] Se colocó en suerte uno de aquellos picadores hermanos, que se sucedieron en la cuadrilla de Lagartijo: Curro Calderón. El bicho arremetió con violencia derrotando en uno de los estribos, y desmotando al picador, que lanzado de la silla, cayó al descubierto en tierra, volviéndose boca abajo y manteniéndose sin movimiento alguno [...] El toro se resistía a seguir los capotes, y entonces Rafael, cambiándose al terreno de adentro, le llamó la atención hacia la barrera, y empapándolo bien en el percal, le atrajo al indefenso caballo, en cuyo cuerpo la res se cebó, destrozándole, mientras los demás libraban al comprometido piquero."

MARIANO DEL TODO Y HERRERO en La Lidia, 15/08/1892
Inmediaciones de la Plaza de la Puerta de Alcalá

Interior de la Plaza de la Puerta de Alcalá durante la celebración de una corrida

Fotografías  publicadas en el semanario El Ruedo, 20 de Enero de 1955

"Con mal pie entró Rafael Molina en la nueva Plaza de la carretera de Aragón, pues en la corrida inaugural del 4 de Septiembre, al correr al toro que estrenó la arena, Toruno, de Veragua, salió perseguido, siendo alcanzado y el animal le pisó en el muslo derecho, arrancándole un trozo de la franja de la taleguilla. Nada de particular ofrecieron los trasteos y muerte que dió a sus toros, Cazador y Traidor, y aún estuvo a punto de ser cogido por éste, pues al arrancar para dar la estocada resbaló por la humedad del piso y cayó al suelo. Por suerte el toro no hizo por el bulto."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 27 de Enero de 1955

"Corrida de inauguración de la nueva Plaza de Toros, verificada la tarde del viernes 4 de Septiembre de 1874. [....] El primer toro, de Veragua, se llamaba Toruno y era berrendo en negro, botinero, de libras y bien armado [....] Lagartijo al correr el toro fué alcanzado por este, y tapándole los ojos con el capote se tiró a la arena y se libró de una cornada, sufriendo un pisotón en el muslo derecho, que le arrancó la franja del calzón, y nada más, pero ha sido Lagartijo el arrollado y casi cogido en la plaza nueva." 

El Boletín de Loterías y de Toros, 7 de Septiembre de 1874


La Plaza de Toros de la Carretera de Aragón

Fotografía publicada en el semanario El Ruedo, 27 de Enero de 1955

Interior de la Plaza recién construida. Primer dibujo que se publicó en una revista de la época.

Dibujo publicado en el semanario El Ruedo, 20 de Enero de 1955

"Este año fué el preludio de gloria de Rafael Molina, el comienzo verdad de la edad de oro de su arte [....]  Rafael dió el gran estirón y quedó proclamado el diestro cumbre de su tiempo. [....] Las faenas como las realizadas el 4 de Octubre, con el toro Perdigón, de Laffitte, son de las que elevan al pináculo de la fama al que tiene el valor y la maestría de realizarlas. Este toro había cogido a Juan Molina [...] Rafael brindó a la duquesa de Fernán Núñez, fuése al toro, dió tres pases naturales de la marca de los grandes de Cayetano Sanz, y con un valor digno de los más arrojados matadores, desplomó a Perdigón de un volapié magnífico, estupendo, en todo lo alto, corriendo entonces a la enfermería a interesarse por su hermano, sin oir, seguramente, la gran ovación que el público, electrizado por la magistral faena, le otorgaba"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 27 de Enero de 1955

"Vigésima corrida de toros celebrada en la Nueva Plaza de Madrid, la tarde del domingo 4 de Octubre de 1874. [....] Rafael Molina (Lagartijo), con traje celeste y oro [....] El cuarto toro se llamaba Perdigón y era colorado, ojo de perdiz, corniabierto, bravo, de poder y seco. Lagartijo y Gallito chico le recortaron y le estropearon [...] Juan Molina fué cogido y volteado al banderillear. Molina se levantó y por su pie marchó a la enfermería. [....] Lagartijo, impresionado, como era consiguiente, se dirigió al palco donde creemos se hallaba la duquesa de Fernan Núñez y le brindó la muerte de Perdigón. Dos pases naturales, uno por alto y otro con la derecha, fueron bastantes para que Lagartijo diese una gran estocada a volapié, siendo obsequiado con cigarros y aplausos. Rafael dejó los trastos y marchó a la enfermería a ver a su hermano, saliendo a poco al redondel, y demostrando en su semblante que la herida de aquel no ofrecía cuidado."


El Boletín de Loterías y de Toros, 5 de Octubre de 1874



AÑO 1875

"La temporada comenzó con los espadas bases, el Gordito, Lagartijo y Currito.
Inauguradas las fiestas el 28 de Marzo, con toros colmenareños de López Navarro y los tres matadores citados. Rafael Molina, que estrenaba un bonito vestido celeste y plata escucho palmas y algunos pitos al estoquear a Meleno [...] Algo mejor fué la labor con el segundo de sus toros, Pimiento [...] Activo en la brega y quites, hizo uno estupendo al picador Melones, librándole de un seguro percance. [...] El día 1 de abril había caído enfermo con fiebres catarrales, y a pesar de eso, toreó la corrida del día 4, con ganado de Miura, desoyendo los consejos del doctor. Bien, muy bien estuvo con su primer toro, Marinero y realizó una magna faena en su segundo, Caratoño, al que dió en tierra con una enorme estocada arrancando. La ovación fué de las de gran gala, siendo el rey Alfonso XII y su hermana la princesa de Asturias los más entusiasmados.
Aún no repuesto de su enfermedad volvió al ruedo el 11 de Abril para lidiar reses de Veragua, siendo deficiente su trabajo en un toro y bueno con su segundo, Conejo"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 3 y 10 de Febrero de 1955

"Segunda corrida de toros celebrada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 4 de Abril de 1875. [....] El segundo toro acudía por Marinero, y era negro y bien armado [...] Rafael Molina (Lagartijo) se encargó de darle muerte, y lo ejecutó, previos tres pases naturales, dos con la derecha, cuatro medios pases y dos por alto, estando ceñido y fresco, de una en hueso, bien señalada a volapié, y una estocada lo mismo y buena. Hubo aplausos y cigarros. El espada llevaba vestido lila y oro. [....] El quinto toro tenía de nombre Carantoño, y era cárden nevado [....] Lagartijo estuvo admirable: trasteó a Carantoño con cinco pases naturales, cuatro en redondo, cinco con la derecha, tres cambiados y uno de pecho, muy bueno, y un cambio en la cabeza y dió una magnífica estocada arrancando, que fué contraria por atracarse de toro, sacando el estoque con la punta de otro que tomó y echándose el bicho, que no necesitó de puntilla. Rafael fué calurosamente aplaudido, hasta por S. M. y princesa de Asturias [....] Lagartijo, a pesar de estas enfermo, trabajó con buen deseo, y trasteó bien, matando sus toros con lucimiento y bravura; eficaz en los quites."

El Boletín de Loterías y de Toros, 5 de Abril de 1875
Manuel Gutiérrez (Melones)


"El 23 de Mayo se dió la corrida de Beneficencia, con tres toros de Veragua,  tres de Saltillo y dos de Miura, para Lagartijo, Currito y Cara-ancha, que confirmaba la alternativa. La corrida resultó pesada y aburrida [...] El sexto toro, Chocero, castaño, de Miura, cogió al banderillero valenciano Mariano Canet Llusio y le dió una cornada que lo mató, siendo por ello la primera víctima del toreo registrada en la nueva Plaza de la Corte. 

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 3 y 10 de Febrero de 1955

"Corrida extraordinaria de toros, a beneficio del Hospital provincial, celebrada en la Plaza de Madrid la tarde del domingo 23 de Mayo de 1875. [....] Lagartijo ha trasteado bastante bien a su último toro, ha pinchado con acierto en su segundo, y en su primero y tercero de la corrida no ha hecho nada nuevo. Abusa de los pases, se encorva, se entretiene demasiado al liar, alegra a los toros cuando emboza, y de aquí los frecuentes achuchones que sufre, de los que se libra tirándose al suelo, recurso que puede alguna vez costarle muy caro."

El Boletín de Loterías y de Toros, 24 de Mayo de 1875

Siete días después se lidió ganado de Veragua por el Gordito, Lagartijo y Currito. La actuación de Antonio Carmona fué tan desastrosa que fué despedido por la Empresa. Lagartijo mató magistralmente su primer toro, Español, y muy bien su segundo, Galguito, siendo ovacionado"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 3 y 10 de Febrero de 1955

"Octava corrida de abono celebrada en la plaza de toros de Madrid la tarde del domingo 30 de Mayo de 1875. [....] Colorao, ojo de perdiz, listón, corniabierto y vizco del izquierdo fué el segundo, de nombre Español [...] Rafael, vestido de celeste y oro, le dió muerte de un pinchazo en hueso bien señalado, media estocada buena y una magnífica hasta la guarnición, a volapié, dando las tablas.El aire incomodó mucho a Lagartijo para pasar de muleta a la res; aquél dió trece naturales, tres con la derecha, uno de pecho, tres cambiados y uno de telón, buenos en su mayoría. El público obsequió al diestro con palmas y cigarros [....] Negro, meano fué el quinto toro, de nombre Galguito [....] Lagartijo le dió diez pases naturales, otros tantos de telón, nueve con la derecha, cinco cambiados, dos de pecho, un cambio, un pinchazo delantero a volapié y una estocada buena, a volapié también, dando las tablas. Galguito no quería echarse y Rafael lo descabelló a la primera. Aplausos que duraron hasta la salida del sesto y último bicho."

El Boletín de Loterías y de Toros, 31 de Mayo de 1875

"¡Vaya tardecita que le dió a Rafael Molina el 27 de Junio el toro Sevillano, de don Anastasio Martín! Sevillano era de esos bichos de los que decía Juan León que no eran toros, sino "la ira de Dios metida en un pellejo" [....] Tuvo que cambiar tres veces el color de la muleta, intentó entrar a matar de mil maneras, sufrió desarmes. Total, ocho estocadas, treinta y dos minutos de faena, petición de la media luna y silba sólo comparable a las de el Gordito en sus peores actuaciones. [....] Siguen pintando bastos en las corridas madrileñas [...] no faltando algunas en que tiene que escuchar a la crítica, que le dice, como en la corrida del 18 de Julio: "Lagartijo no ha querido, o no ha sabido cumplir con su obligación, ni como director ni como espada."
Y por si faltaba algo, a mediados de octubre cayó enfermo con fiebres gástricas [...] Por suerte para él la enfermedad fué bien combatida y se repuso totalmente. Con esta indisposición terminó su campaña"

"Vamos a dar un vistazo a sus correrías por provincias. 
El 18 de Abril toreó en Sevilla, con Frascuelo, estando apático e indolente toda la tarde. También con Frascuelo alternó en Jérez los días 29 y 30 de Abril [...] En la segunda tarde, con el toro Montañés, quinto de la corrida, Rafael se estrechó con él, con sólo diez pases monumentales fijó al animal y practicando el volapié irreprochablemente dió una estocada hasta la cruz y en todo lo alto. Rodó el toro y la ovación fué delirante, escuchándose gritos de: ¡Viva Lagartijo! ¡Viva Córdoba! ¡Eso es toreo fino! ¡Eso es arte!.....
Con una tarde infernal de lluvia y ventisca trabajó en Sevilla el 27 de Mayo, ante reses de Laffitte. [....] En el quinto toro, un animal de imponente presencia, tomó los palos y, pese a la lluvia, colocó dos pares de frente y uno al sesgo, con tal finura, elegancia y maestría que la ovación se calificó entre las grandes otorgadas en aquel circo."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 3 y 10 de Febrero de 1955

"TOROS EN SEVILLA. Corrida celebrada en la tarde del jueves 27 de Mayo de 1875. [.....] Quinto, negro, ¡gran toro!, lástima que no hubiera sido lidiado en mejor tarde [....] Rafael, que con los aguaceros se había animado y tenía ganas de lucirse, coje los palos colocando dos de frente, inmejorables, y uno sobresaliente al sesgo. La música, que no tendría gana de tocar, tuvo que hacerlo, pues el diestro se hizo merecedor de ello."

El Boletín de Loterías y de Toros, 14 de Junio de 1875


"El 26 de Julio, en Valencia, el primer toro, Berberisco, precioso animal ensabanado, alunarado y capirote, le alcanzó en un derrote al estoquear, resultando con un puntazo en el brazo derecho. No pudo continuar lidiando. [...] El 22 de Agosto, en Barcelona, en quinto lugar soltaron el toro Carretero, de don Cipriano Ferrer. El animal llevaba dos meses en los corrales de la Plaza, era grande, gordo como un cebón, de imponente cabeza [...] Lagartijo lo pasó brevemente y le dió muerte de una estocada arrancando, que le valió una gran ovación. [...] Nuevos éxitos obtuvo en las corridas de Murcia del 6 y 7 de Septiembre. [...] Y con las corridas zaragozanas del Pilar del mes de Octubre, cerró la temporada, en la que predominaron las tardes felices, consolidando su firme posición de primer espada de su tiempo, pese a ciertos tranquillos de que se valía en casos apurados y de las estocada bajas, de efecto fulminante, recetadas a bichos peligrosos."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 3 y 10 de Febrero de 1955

1876

"Según algunos biógrafos de Rafael Molina, la temporada de 1876 fué la de mayor popularidad, la plenitud de su fama y nombradía, la época cumbre de su vida artística, aunque cronistas tan prestigiosos como don José Carmona y Jiménez consideran que en este año se había iniciado una leve decadencia [...] Este año superó, por el número de corridas toreadas, a todos los anteriores [....] A partir de 1876 Rafael Molina procuró cumplir su cometido, sin prodigar labores enardecedoras de los públicos, las que reservaba para cuando era preciso demostrar sus prerrogativas de primera figura de su época."

"Inauguró su trabajo en Madrid el 21 de Marzo, lidiando los toros de Veragua Rumbón y Naranjito. Al primero lo trasteó regularmente y mató mal. A su segundo, con la suavidad y elegancia de rigor, le dió hasta nueve lances, entre verónicas, navarras y de frente por detrás. Al tocar a muerte realizó una breve, inteligente y artística faena de muleta, preparatoria de un estupendo volapié [...] Estando a punto de ser cogido el banderillero Pablo Herráiz por el toro Granizo, de Laffitte, Rafael metió el capote son su inveterada oportunidad y salvó al peón."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 de Febrero de 1955

"Segunda corrida extraordinaria verificada el 21 de Marzo de 1876. [....] Lagartijo hiriendo malamente en el primer toro, y magistralmente en el cuarto; pasando de mal modo en los dos y dirigiendo medianamente la plaza"

El Boletín de Loterías y de Toros, 27 de Marzo de 1876
El banderillero Pablo Herráiz, de la cuadrilla de Lagartijo

Fotografía publicada en el semanario El Ruedo, 3 de Febrero de 1955


El banderillero Pablo Herráiz, de la cuadrilla de Lagartijo

Fotografía publicada en el semanario El Ruedo, 24 de Febrero de 1955

Pablo Herráiz en un quiebro con los pies en un sombrero

Dibujo de Daniel Perea publicado en el semanario El Ruedo, 10 de Febrero de 1955



"No pasó de corriente su actuación en la tarde del día 22 con las colmenareñas reses de López Navarro; pero aún quedó peor en la del 16 de Abril con los toros de Laffitte, despachando de un soberano bajonazo a su primer bicho, Coletero. Peor aún fué la labor con su segundo, Verdugo. [...] Rafael toreó y pinchó de mil maneras, llegando asomar la media luna. La silba fué de calibre extra y no menor el rapapolvo que le largó Carmona y Jiménez, con estas breves frases: "Los bichos se tapan cuando los matadores les enseñan con sus torpezas."
Algo se desquitó en la corrida del siguiente día, especialmente con su segundo toro, Charretelo [....] La tarde del 30 de Abril, en unión de Frascuelo y José Machío, lidió reses grandes, poderosas y difíciles de Miura. Los tres matadores percibieron serenatas de silbidos [....] Se limitó a cumplir el maestro cordobés en las tres primeras funciones del mes de Mayo, y en la del 28 estuvo a punto de sufrir un grave percance por parte del toro Cacharrero, de Saltillo, que le hoció y pateó sin lograr empitonarle [.....] Bueno fué su trabajo con los bravos y duros bichos que para el 18 de Junio envió Núñez de Prado. A su primero, Cachucho, (¿Calceto?) lo trasteó con arte y mató de un gran volapié"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 de Febrero de 1955


"Octava corrida de toros verificada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 18 de Junio de 1876. [....] Primer toro, de nombre Calceto, negro bragado, lucero, cornigacho y de gran romana [.....] Rafael, con traje morado y oro, empezó la faena con uno natural, cinco con la derecha, cuatro cambiados, dos de telón y un buen pinchazo cuarteando, a lo cual siguieron uno natural, uno con la derecha, otro de telón y una estocada honda con tendencias a atravesar, a volapié. Saca Lagartijo el estoque del cuerpo del cornúpeto, y éste cae para que el puntillero le remate a la primera. El espada fué obsequiado con palmas, cigarros y sombreros."

El Boletín de Loterías y de Toros, 19 de Junio de 1876


"Regresó al circo madrileño el 16 de Julio para lidiar ganado de Salas en unión de Chicorro y Hermosilla [....] El crítico Carmona y Jiménez escribió: "¿Qué tenían los toros de Salas para recibir la incalificable muerte que recibieron de uno que se titula primer espada? ¿Qué tenían aquellas reses para cobrarlas tan inustificado miedo? Responda por nosotros la opinión pública y respondan los apasionados de Rafael, que ayer no pudieron evitarle la justa silba que el público, indignado, le propinó."

Manuel Hermosilla 

Fotografía publicada en el semanario El Ruedo, 3 de Febrero de 1955

Manuel Hermosilla 


Fotografía publicada en el semanario El Ruedo, 10 de Febrero de 1955

"Volvió Molina a torear en Madrid el 3 de Septiembre. Mató muy bien los toros Panadero y Pocapena, de Veragua, y con ello consigue desarrugar el entrecejo de Carmona y Jiménez, quien le aplaude en su crónica, que termina así: "Siga, siga así este matador, y oirá nuestros desinteresados aplausos."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 de Febrero de 1955

"Undécima corrida de toros celebrada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 3 de Septiembre de 1876. [....] La corrida no ha satisfecho a los aficionados por el nombre de esta ganadería, pero han cumplido los toros, sobresaliendo el quinto. Lagartijo en su primer bicho no remató bien los pases, y estuvo regular al herir; pero en su segundo estuvo parado en la mayoría de aquellos y arrancó bien en la estocada, por lo que fué aplaudido. Sus dos toros fueron nobles en la muerte. Siga así este matador, y oirá nuestros desinteresados aplausos."

El Boletín de Loterías y de Toros, 4 de Septiembre de 1876

"Con unas de cal y otras de arena -más de éstas que de aquéllas- despachó el matador cordobés sus corridas de otoño [....] Carmona era tan amante del arte, tan rígido y austero defensor de la pureza, que no pasaba a los jefes de lidia la más pequeña transgresión de las reglas marcadas en los tratados del toreo. Porque Rafael y Salvador hicieron algunos quites con verónicas en la corrida del 17 de Septiembre, les largó una reprimenda que levantaba ronchas."

"En provincias citaremos las magníficas labores de las corridas inaugurales de la Plaza malagueña el 11 y 12 de Julio [...] Bien, muy bien quedó en las de Sevilla, Córdoba, Murcia, Utiel, Oviedo y en la de Barcelona del 2 de Julio, en la que mató un toro de Arribas de enorme tamaño y arboladura, de nombre Cerrajero. En Málaga, el 6 de Agosto, estuvo detestable con el toro Arrumbador, de don Vicente Romero [...] Rafael tardó tres cuartos de hora en poder verle en tierra. La silba fué grande [....] Aplaudido en las corridas del Pilar, cerró la temporada con la de Málaga del día de Navidad, en la que estuvo muy bien en la muerte de los toros Relámpago y Cigüeño, de doña Antonio Breñosa, y muy mal banderilleando al toro Rosquillero, quinto de la corrida."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 de Febrero de 1955

1877

"La temporada de 1877 no quiso Rafael Molina contratarse en la capital de España. [.....]
Inauguró sus actuaciones en la corrida regia de Málaga, el 18 de Marzo, organizada para festejar la llegada del rey Alfonso XII a dicha ciudad. Se lidiaron tres toros de Murube y tres de Miura, para el Gordito y Lagartijo. [....] Rafael escuchó muchas palmas en la muerte de su primer toro, Bragadillo, de Murube, y estuvo admirable en su segundo, Rayadito, de Miura. Toreró breve y lucidamente de muleta, y en tablas, que es donde el toro pedía la muerte, entró a herir con el arrojo y maestría con que El Tato practicaba su suerte favorita, dando un volapié que hasta el rey, entusiasmado, contribuyó con sus aplausos a la gran ovación al diestro prodigada."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 y 24 de Febrero de 1955

"CORRIDA REGIA. Celebrada en la plaza de toros de Málaga el día 18 de Marzo de 1877. [....] Lagartijo, que vestía punzón y oro, dió a su primero, Bragadillo, , seis con la derecha, cuatro naturales, uno de pecho, otro por alto, tres cambiados y uno de pitón a pitón [....] Aplausos. [....] Trastea a su segundo, Ralladito, de Murube, con siete naturales, diez con la derecha, cuatro por alto, uno cambiado y cuatro medios pases [....] Grandes aplausos. [...] Los toros de Miura, no hemos visto cosa peor [....] Los de la viuda de Murube han dado el fiasco del siglo. [....] De los matadores, sólo merece ser referido por lo bravo que ha estado en toda la tarde Rafael Molina"

El Boletín de Loterías y de Toros, 26 de Marzo de 1877

S. M.el rey Alfonso XII

Retrato publicado en el semanario El Ruedo, 17 de Febrero de 1955

"La corrida de Sevilla del 1 de Abril fué un fracaso para el espada cordobés. Rafael se desconfió con los dos toros de Miura que le correspondieron, Jerezano y Pavito, bicho poderosos y de mucho nervio, y sus faenas merecieron la repulsa del público. Algo mejor trasteó y mató a su tercero, Gorrito.
El mal resultado de esta corrida originó la fundación del famoso grupo denominado Los Campanilleros, que asistían a las corridas provistos de unas campanillas que harían sonar con estrépito cuando las faenas de los lidiadores no fuesen realizadas como ordenan los cánones taurinos. [...] Con Currito alternó Lagartijo en Sevilla el 18 de Abril, lidiando ganado de Adalid ese día y de Anastasio Martín el siguiente. Cumplió Rafael aceptablemente su cometido en la primera y se hizo aplaudir al pasar de muleta en la segunda, con faena afiligranada y estoqueando estupendamente al toro Cigarrero. [...] Una de las plazas más afortunadas para Rafael fué siempre la de Barcelona, y en ella lidió con éxito grande, reses de Carriquiri y Ripamilán los días 10 y 13 de Mayo.
No fué cosa mayor el trabajo en las corridas de su pueblo del 20 y 21 de Mayo, en las que alternó con su primo Bocanegra. Volvió a Sevilla el 31 de Mayo para lidiar, en unión de José Lara, ganado de Adalid, y el triunfo fué tan franco, que el cronista de la fiesta no pudo por menos de escribir: "¿Quién no se entusiasma ante destreza tanta? Rafael, triunfante en su arte, ha metido en su chaquetilla azul y negra a los más fríos y desafectos sevillanos."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 y 24 de Febrero de 1955

"TOROS EN SEVILLA. Corrida celebrada en la tarde del jueves 31 de Mayo de 1877.[....] Toros de Adalid. [...] Los matadores han cumplido en general bien. Rafael, tanto en su primero como en su segundo, pasó con buen arte y sereno, hirió en buen sitio dando estocadas hondas, y en su tercero volvió a sus resabios; pero a pesar de haber estado muy bien, nosotros quisiéramos ver algo más, pues la suerte de volapié no debe olvidarse; y de recibir nada diremos, pues para este diestro no existe; en la brega ha rayado a grande altura, y ha probado que es un gran torero."


El Boletín de Loterías y de Toros, 16 de Julio de 1877


"En Málaga, el 3 de Junio, lidió al toro Cucharero, de tan enorme alzada y tal arboladura que dejó al público mudo de asombro. [...] Los banderilleros Antón y Juan Molina sudaron la gota gorda para clavar los palos [...] La faena de Lagartijo fué tal vez la peor que realizase en su larga vida profesional [...] Baste decir que el animal llegó a tener clavados tres estoques, y cuando, después de doce pinchazos, estocadas y puntillazos se entregó Cucharero, había transcurrido media hora desde el toque de muerte. [...] Los espectadores se reventaron las manos aplaudiendo al matador cordobés. [....] Lagartijo mandó cortar la cabeza y, disecada, la tuvo en su casa como recuerdo. [....] Rafael escuchó nuevas ovaciones en el último, Cigarrero, al que preparó con sólo cuatro pases dados en corto y entrando recto a herir, recetó una estocada a volapié que dió en tierra con el toro, que le fué regalado al diestro." 

"Brillantísima campaña la realizada por Rafael este año de 1877"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 y 24 de Febrero de 1955


"TOROS EN MÁLAGA. Tercera corrida de la temporada, celebrada en día 3 de Junio de 1877.Toros de la antigua y célebre ganadería del Sr. D. Anastasio Martín, de Coria del Rio (Sevilla). [....] Cucharero decían los vaqueros llamarse el toro, cuyo pelo era negro, bragado, alto, buen mozo, de rizado cuello, de gran poder y de astas largas y acapachadas. Era en su presencia lo que se llamaba un toro, aunque en sus hechos demostró ser cosa muy distinta. [...] Cucharero impuso respeto por su cabeza y libras (397 según la romana), y en cuanto a sus condiciones tenemos que decir que tuvo infinitas tendencias a saltar el cerco y que quería tablas a todo trance. [....] Si Rafael Molina no fuera un matador de toros bastante caro y de mérito entre los que hoy figuran, estaría de más la crítica que vamos a hacerle, porque a quien no sabe ni puede no se le debe exigir que haga lo que manda el arte; pero a él, en quien concurren circunstancias de todos apreciadas, no podemos pasarle cosas que él mismo comprenderá no estuvieron bien. [....] Lagartijo toreó a Cigarrero con seis verónicas y dos de frente por detrás buenas [....] Un pase con la derecha, otro natural, uno de pecho y otro de molinete preparan al bicho para una estocada a volapié en su sitio que lo dejó espatarrado a sus pies. Esta faena la hizo Lagartijo, y por ello fué aplaudido cual se merecía, llevándose también la oreja en prueba del entusiasmo que produjo su faena. [...] Resumiendo, Rafael muy bien en el quinto, regular en el primero, y en el tercero no hizo nada digno del puesto que ocupa."

El Boletín de Loterías y de Toros, 30 de Julio de 1877


Mariano Antón, banderillero de la cuadrilla de Lagartijo


Retrato publicado en el semanario El Ruedo, 6 de Enero de 1955

Juan Molina, banderillero de Lagartijo

Retrato publicado en el semanario El Ruedo, 3 de Marzo de 1955


Juan Molina cuarteando un par. El grabado no está fechado

Podría pertener a la corrida celebrada el domingo 16 de Abril de 1899, con toros de D. Anastasio Martín.

"El veterano Sentimientos escribió en Sol y Sombra, lo siguiente:

"Dominguín fué el héroe de la fiesta; es decir, el héroe de la fiesta, por quien se echó fuera la corrida, fué Juan Molina". 
No tuvo en su mano estoque ni muleta -decía El Nacional- pero él mató la corrida."

Litografía de Esteban y texto publicados en La Lidia del 1 de Mayo de 1899
Juan Molina cuartendo un par. Dibujo de Daniel Perea publicado en La Lidia


Publicado en La Lidia del 19 de Agosto de 1895

La fotografía no está fechada. Su colocación aquí se debe a que en ella aparece Juan Molina, el hermano y peón de confianza de Rafael

"Nuestro dibujo de hoy, ampliación de una preciosa y originalísima fotografía instantánea, reproduce una de aquellas inolvidables faenas del califa cordobés. Vedle, con aquella simpática fisonomía, siempre ligeramente inclinada a tierra, siguiendo los movimientos del enemigo que le acecha a corta distancia; con el elegante busto resguardado por el rojo trapo, sujeto por la mano izquierda, detrás del cual asoman los gavilanes de la espada, que sostiene con la derecha; ved al frente al hermano inseparable, cariñoso e idólatra, Juan Molina, el incomparable peón de la época presente, consu característico entrecejo y el barbuquejo echado, alerta con el capote, para interponerlo como constante providencia, al menor arranque de la fiera"

MARIANO DEL TODO Y HERRERO en La Lidia, 19/08/1895

"Rafael quedó bien en Coruña y formidable en las corridas de la Feria de Valencia, donde, alternando con Frascuelo, estoqueó reses de Murube, Veragua y don Antonio Hernández. [....] La cantidad de ciencia taurómaca derrochada en la faena y muerte de los toros Limonero y Fundador, de Hernández, fué algo verdaderamente extraordinario y Lagartijo quedó proclamado en Valencia como el primero, el indiscutible maestro de lidiadores de la época. 


RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 y 24 de Febrero de 1955

"TOROS EN VALENCIA. Segunda corrida, verificada el 24 de Julio de 1877. [....] Toros de Veragua. Los toros en general blandos y huídos, Mataron 10 caballos [....] Lagartijo, inimitable, dando gusto al público, que no olvidará tan fácilmente a tan simpático diestro. En la dirección de la plaza, regular.


El Boletín de Loterías y de Toros, 24 de Septiembre de 1877

TOROS EN VALENCIA. Primera corrida verificada el día 23 de Julio de 1877. [....] Toros de Murube [....] Lagartijo, guapo, pasando corto y bien, hiriendo regular y bravo en la brega. En la dirección de la plaza mal."

"TOROS EN VALENCIA. Tercera y última corrida de toros verificada en la tarde del 25 de Julio de 1877, fiesta del patrón de España Santiago. [....] Los toros de D. Antonio Hernández, todos han sido cobardes, en fin, unos bueyes. Mataron 19 caballos [...] De los matadores, Lagartijo, bravo y sereno, pasando corto y matando hasta allí. Le dieron cuatro toros. Dirigiendo la plaza, regular; en los quites y en la brega, admirable."


El Boletín de Loterías y de Toros, 1 de Octubre de 1877

"Sigue la racha de triunfos en la corrida de Santander del 12 de Agosto, en las que las ovaciones fueron tantas como toros estoqueados. [...] El 30 de Septiembre mató en Sevilla reses de Varela, en unión de Chicorro y Jaqueta, al que dió la alternativa. Muy bien toreó y mató al tercer toro, Remendao, y con el siguiente puso cátedra de buen torear, finura y elegante estilo. Con habilidad lo llevó bajo el tendido donde se agrupaban los Camanilleros, sus más recalcitrantes detractores; allí siguió toreando con faena magistral, y dirigiéndose a ellos dijo:
-Señores, allá va, para que ustedes la archive.
Entró a matar en corto y por derecho y al volapié dió tan excelente estocada que Cochinito rodó sin puntilla.
La ovación fué de clase extra, muchos espectadores bajaron al callejón a estrechar su mano." 

"Brillantísima campaña fué la realizada por Rafael este año de 1877, en ella acabó de arrumbar a todos sus compañeros [...] Así lo reconocía el propio Frascuelo, diciendo a Rafael, con su ruda franqueza:
"Tú eres más torero que yo; pero yo tengo más amor propio, más vergüenza profesional."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 y 24 de Febrero de 1955

"TOROS EN SEVILLA. Corrida verificada el día 30 de Septiembre de 1877. [....] El tercero era berrendo en negro, de buena estampa, conocido en el serrallo por Remontao, y como todos blando y receloso [....] Rafael, después de brindar, se dirige al toro, que reunía muy buenas condiciones para la lidia: lo pasa en corto, ceñido y parado, cuatro pases naturales, tres con la derecha y uno de pecho, se arranca por derecho y en buen sitio de una buena estocada algo tendida; lo pasa varias veces hasta hacerlo humillar, mete el brazo, profundiza la espada, trayéndosela en la mano; la res se echa, terminando a la primera el cachetero: grandes aplausos merecidos [...] El ganado pertencía a los herederos de la señora doña Josefa Velázquez [...] El ganado ha sido malo [....] Rafael en esta tarde ha rayado a gran altura. Como torero ha probado lo que vale y en la muerte ha estado muy feliz; el ganado que le tocó fué de lo más a propósito para su escuela, bravucones, pero de pocas facultades y dejándolo llegar, y por eso en esta tarde no ha abusado de la muleta, que es el gran defecto que este diestro tiene, ni ha dado el paso al costado izquierdo al arrancarse."

El Boletín de Loterías y de Toros, 4 de Marzo de 1878


1878

"Nada bueno comenzó para él este año de 1878, pues una enfermedad le privó del gusto de haber tomado parte en las solemnes corridas reales verificadas los días 25, 26 y 28 de Enero, organizadas por el Ayuntamiento madrileño con motivo del enlace de S. M. el rey Don Alonso XIi con su prima, la infanta María de las Mercedes. [....] Inauguró su labor madrileña la tarde del 21 de Abril, en que, en unión de Hermosilla y Felipe García, mató toros de Benjumea. El cordobés fué aplaudido al hacer el paseo y en la muerte de sus dos toros, Bonito y Baratero, a los que tumbó de sendas estocadas arrancando."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 24 de Febrero y 3 de Marzo de 1955

"Corrida de toros extraordinaria para inagurar la temporada de 1878, celebrada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 21 de Abril. [...] Rafael Molina, de verde y oro [....] La corrida ha sido mala. Los toros no tenían, en su mayoría, la edad de cinco años, y fueron blandos. Lagartijo, que fué recibido con una gran salva de aplausos al hacer el paseo, nos gustó más en su segundo toro, porque trasteó mejor, habiendo trabajado mucho y auxiliado a todos los de las cuadrillas, por lo que fué calurosamente aplaudido y obsequiado con cigarros; en su segundo, los aplausos fueron justos y merecidos."


El Boletín de Loterías y de Toros, 22 de Abril de 1878

"Repitió su actuación  en la primera corrida de abono, con toros de Miura y de Laffitte, para Lagartijo, Currito y Frascuelo, más el media espada Valentín Martín, para el último toro, pues Frascuelo impuso la condición de que hubiese un toro más cuando él fuese tercera espada.
Rafael mató muy bien a su primero, Marinero, de Miura, y anduvo aperreado con su segundo, Retaco, de Laffitte []....] Mal estuvieron los tres matadores en la corrida del 5 de Mayo, en la que Rafael, viendo lo apurado que se hallaba Frascuelo, con el toro Bigote, de Núñez de Prado, le ayudó con toda eficacia, siendo por ello ovacionado. 
¡Vaya bichito que le tocó en primer término en la corrida del 12 de Mayo! Merino, de Laffitte, toro de mucha cuerna, de muchas libras y de mucho cuidado. [...] Rafael procuró no resultar cogido y lo consiguió mediante una faena más hábil que lucida. Con su segundo toro quedó bien. Nada de particular ofrecieron las fiestas de los días 12, 19 y 26 de Mayo [...] Con Frascuelo y Hermosilla toreó el 9 de Junio [....] En cuarto lugar salió Avellano, de Miura. Apenas vió a Rafael tomar la muleta, dió una arrancada que hizo que el diestro tuviera que tomar el olivo, tirando los trastos a la cara del bicho. Volvió al ruedo encorajinado, tiró la montera, y en la misma cara del animal, en un palmo de terreno, le dió hasta una docena de pases a cual más estupendo. Armó la muleta, y en la misma cuna entró al volapié y dió una enorme estocada, saliendo rebotado y con un leve puntazo en el pecho. La ovación fue digna de la faena"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 24 de Febrero y 3 de Marzo de 1955

"Sexta corrida de abono celebrada el 9 de Junio de 1878. [...] Rafael Molina, de corinto y oro [....] Avellano, toro lidiado en cuarto lugar, de Miura, era de pinta negra mulata, listón y bragado y de cuerna algo brocho y cornidelantero [....] Lagartijo se encontró con un toro que en banderillas tenía muchos pies, y estaba huído, apenas Rafael se presentó al toro, tuvo que tomar el olivo; tira el diestro la montera, y con un valor a toda prueba, pasa a Avellano con ocho telonazos, cuatro con la derecha y uno cambiado, se arroja al toro y resulta una gran estocada, un poco contraria, por atracarse de toro, dándole éste un puntazo en el pecho que derribó al diestro. Molina acertó a la segunda; Lagartijo recibió muchos aplausos, pues el chico estuvo tan bueno como valiente."

El Boletín de Loterías y de Toros, 10 de Junio de 1878


"Toreó en Málaga las corridas de Junio y quedó muy bien; pero quien dió la nota extraordinaria fué Angel Pastor, con el toro Gitano, berrendo en colorado, de Veragua [....] Decía Ramírez Bernal que quizá esta tarde del diestro fué la más completa de su vida de lidiador.
Lagartijo no podía ser menos que su compañero y también mereció las ovaciones que le tributaron sus admiradores. 

Angel Pastor

Dibujo de Daniel Perea, publicado en el semanario El Ruedo, 17 de Febrero de 1955

"En otras muchas corridas, como las de la Feria de Valencia y la de Almagro, rayó a la altura que acreditaba su nombre, siendo tanto más de apreciar su labor en la segunda corrida de este último punto, 25 de Agosto, en la que salió a trabajar con alta fiebre y contrariando a los facultativos, que certificaron no podía abandonar el lecho. [...] El garbanzo negro de esa temporada surgió en Barcelona el 29 de Julio, donde los toros de Benjumea le hicieron andar aperreado. La crítica le disculpó en parte, diciendo que aquel ganado era punto menos que ilidiable."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 24 de Febrero y 3 de Marzo de 1955


AÑO 1879

"La temporada de 1879 no renovó su contrato en la Plaza de Madrid, aunque intervino en fiestas de carácter extraordinario, no organizadas por la empresa arrendataria, inteviniendo en las de Beneficencia, en el mes de mayo, y en las fiestas reales, en diciembre."

"Las huestes y cronistas afectos a Frascuelo combatían al maestro cordobés con el escudo protector del paso atrás, que en el año de 1878 había utilizado Rafael con mucha frecuencia. En esto tenían razón sus enemigos; el tranquillo por él inventado consistía en salirse de la recta en el momento de atacar con el estoque, hiriendo como a paso de banderillas [...] Estas estocadas, que no resultaban atravesadas, sino rectas y en morrillo y hacían doblar al toro en cuanto el estoque se introducía hasta la mitad, se conocían como medias lagartijeras. [...] Eso sí, Rafael Molina se estrechaba como el que más, cuando su fama se ponía seriamente en entredicho. [...] Lagartijo -escribe un cronista de su tiempo- quiera hacer grandes cosas con los toros bravos y no comprometer la piel con los bueyes y de sentido. Este modo de proceder es indudable que le proporciona silbas y críticas; mas el espada, cada vez más firme en su opinión y sobrado de contratas, hace caso omiso de cuantos enemigos le trituran en la Plaza y en la calle."

"Mala tarde tuvieron Rafael y Salvador en Sevilla el 18 de Abril con los toros de Laffitte y no mejor comenzó para el cordobés la siguiente con reses de Miura, ya que a su primer bicho lo despenó de un monumental bajonazo. Toreó bien y no mató mal a su segundo, y se hizo ovacionar en su tercero, al que toreó con labor de maestro y echó a rodar de una soberana estocada. [....] Sus enemigos sacarían las uñas en la corrida del 4 de Mayo, ante toros de Varela. Las reses mansurrearon y Rafael estuvo fatal con las que le correspondieron. El momento venía de perlas para los Campanilleros, que enronquecieron repitiendo la tonadilla famosa que descomponía al diestro:
¡A la una, a las dos, a las tres!
¡¡Asesino cordobés!!
Siete días después tuvo un éxito apoteósico en Barcelona, estoqueando una brava corrida de Murube, en unión de Cara-Ancha.Toreó admirablemente al quinto, ¿Guiñaposo? ( Guiñaposo se llamaba el cuarto toro, que correspondió a Cara-ancha. El quinto toro se llamaba Flamenco) , de capa con verónicas y de frente por detrás. Al tocar a banderillas pidió el público parease Rafael y éste puso cátedra clavando pares cortos y largos con la elegancia y finura de costumbre. [....] Comenzó la faena de muleta con un formidable cambio en la cabeza, que puso en pie a los espectadores. Con solo dos pases naturales, dos en redondo, uno de pecho y un saleroso molinete cuadró al toro y, practicando el volapié colosalmente, dió una estocada hasta la mano. La ovación fué de gran gala. [...] En esta corrida se dió un caso verdaderamente peregrino. Se concedió un toro de gracia, que fué retirado al corral porque no mataba caballos. Salió otro, que también fué retirado por la misma causa, y soltaron un tercero, de Pérez de la Concha, que en nueve varas mató seis jacos."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 3 de Marzo de 1955

"TOROS EN BARCELONA. Corrida celebrada el 11 de Mayo de 1879. [....] Llenaba estaba de bote en bote la plaza [...] Lagartijo vestía rojo y oro [....] Fué el quinto toro, llamado Flamenco, el héroe de la corrida: era cárdeno, rabón, cornigacho, de piernas y de genio boyante; Lagartijo le quitó piernas, pues había salido huído [...] Lagartijo quiso honrarle clavándole banderillas y le clavó un par de rehiletes cortos y dos pares más de los ordinarios [...] Dió seis pases naturales, le clavó el estoque a volapié corto pero bien apuntado, dió otros dos pases, y despachó al bicho de otro volapié bueno."

El Boletín de Loterías y de Toros, 16 de Junio de 1878

José Sánchez del Campo (Cara-ancha)

Dibujo publicado en el semanario El Ruedo, 27 de Enero de 1955

"Para tomar parte en la corrida de Beneficencia vino a Madrid el 25 de Mayo, siendo recibido con aplausos. Pero las cañas se volvieron lanzas cuando tuvo que entendérselas con el toro Romito, de Aleas, un manso fogueado, que en banderillas había cogido a el Gallo [...] Desconfiadísimo, huyendo, a paso de banderillas, a la media vuelta, en fin, con todas las agravantes de lo malo, se eternizó pinchando hasta en los costillares, y cuando ya se dió la orden de salir los mansos, cayó el colmenareño acribillado. El toro tenía que matar, esto es cierto, pero el maestro estuvo a la altura del peor novillero. Con su segundo, Mariposa, de Salas, toro bravo y de mucho poder, quedó Rafael bien con la muleta y muy bien con el estoque."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 3 de Marzo de 1955

"Corrida extraordinaria a beneficio del Hospital provincial de Madrid, celebrada en la Plaza de dicha capital, la tarde del domingo 25 de Mayo de 1879. [...] Rafael Molina (Lagartijo), con traje turquí y oro [....] Primer toro, Romito, de Aleas, retinto oscuro listón, bien armado [...] Lagartijo dió tres lances a la verónica, como quien sacude el felpudo [....] Rafael Molina dió encorvado la mayoría de los pases, 14 naturales, 22 con la derecha, tres por alto y uno cambiado. Arrancó y no acudió el toro, [...] El matador tardó más de media hora en la muerte del toro. Rafael demostró en este bicho que no posee los recursos y medios de un primer espada, ni mucho menos. [....] Mariposo, de la ganadería de Salas, cárdeno claro, botinero, corniabierto, bravo y de poder. [....] Rafael dió al bicho dos naturales, dos con la derecha, uno cambiado y cuatro medios pases, estando mal en todos ellos y saliendo arrollado, endilgando a la res una buena estocada, acertando Buendía a la primera. Aplausos y cigarros al diestro Lagartijo"

El Boletín de Loterías y de Toros, 26 de Mayo de 1879


"Admirables fueron las faenas realizadas en Sevilla con los toros Solano, Belonero y Tallarino, de Murube, lidiados el 22 de Mayo, en corrida toreada con Cara-Ancha. El entusiasmo de la gente rayó en el delirio. [...] Toda su ciencia taurómaca, todo su arte, todo su valor y pundonor tuvo que poner a prueba en las corridas de su pueblo del 1 y 2 de Junio, ante toros portugueses de Roquete y de Miura [...] A Rafael le quedó memoria de aquellas corridas.
Pues no digamos nada de la de Sevilla del 12 de Junio, en la que estuvo fatal con los toros Cotorro, Regalado y Guapito, tres pájaros de cuidado, de don Anastasio Martín [....] Si mal se le dió en Sevilla no le fué mucho mejor en Jérez el siguiente día 24 con los toros de Laffitte [...] Exitos de cuantía se apuntó en las fiestas de Málaga, Valencia, San Sebastián, Zaragoza y algunas más.
Cerró la temporada con las corridas reales de Madrid los días 1 y 2 de Diciembre, en las que escuchó palmas en sus dos toros, Vinatero, de don Félix Gómez, y Mocito, de don Antonio Hernández."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 3 de Marzo de 1955

"TOROS EN MADRID. Primera función real de toros verificada el 1º de Diciembre de 1879, para solemnizar el casamiento de S. M. con S. A. I. y R. la archiduquesa doña María Cristina. [...] La corrida muy aceptable, cumpliendo el ganado a excepción del toro de Bañuelos. Francisco Sánchez (hermano de Frascuelo) quedó regular en la muerte del toro de Mazpule que no sucumbió a los rejones. Regatero dirigió bien la lidia y estuvo trabajador. Gordito mejor en el trasteo que en la muerte. Lagartijo, mediano. Currito mal. Machío bien. Cara ancha bueno también."

"Segunda corrida real de toros celebrada el 2 de Diciembre de 1879. [....] La corrida buena, siendo todos los toros aceptables. De los espadas, Pastor regular en el primero; Paco Sánchez lo mismo en su toro, quedando muy bien con el capote; Regatero mal y arrancando de lejos, y Gonzalo Mora medianito. El Gordo bien. Lagartijo muy bueno." 

El Boletín de Loterías y de Toros, 3 de Diciemre de 1879

1880


Lagartijo citando al natural, con la muleta adelantada y cuadrada con la mirada del toro.
Obsérvese la muleta forrada en tarde de viento en Madrid. Foto de Jean Laurent, 1880

"La temporada de 1880 es tan semejante, por su resultado, a la anterior,  que no merece la pena detallarla. Rafael Molina continúa en ella, siendo el ídolo más selecto de las masas, el que más torea, el que mayores honorarios percibe, el que supera en su trabajo a todos sus compañeros. Su más cercano contrincante, Salvador Sánchez, presencia desde un plano inferior la consagración definitiva de su rival implacable, rindiéndose ante su insuperable maestría. [....] "En determinados casos aislados -escribe un historiador frascuelista- pierde la partida; pero su trabajo, en conjunto, es más constante y más igual que el de otro alguno. Las cualidades particulares, el ángel de su persona, le favorecen tanto como sus grandes méritos como lidiador [...] Desaparezca para siempre la leyenda que niega condiciones de matador a un hombre que conmovió y enloqueció a los públicos con sus estocadas inconmensurables."

"Una de sus magníficas actuaciones de este año de 1880 fué la corrida de Madrid del 11 de Julio, en la que dió la alternativa a su hermano Manuel, cediéndole el primer toro, Triguero, de don Antonio Hernández. 
Rafael, que vestía de grana y oro, mató en tercero y cuarto lugar los toros Perlito y Ramillete. Sus faenas fueron modelos por lo valientes, finas y vistosas, terminándolas con sendas estocadas a volapié, que entusiasmaron a la gente. La ovación fué estruendosa. [...] "La finura de Cayetano, el arrojo de Salvador y la maestría del señor Curro Cúchares, la  vimos reunida ayer en Lagartijo" comentaba una crítica. 


RECORTES, en el semanario El Ruedo, 10 de Marzo de 1955

"Décima cuarta corrida de toros celebrada en la plaza de Madrid la tarde del domingo 11 de Julio de 1880. [......]  Rafael vestía traje grana y oro [....] Lagartijo trabajador en extremo con la capa, haciendo buenos quites y trasteando en corto con la muleta; hirió bien en sus dos toros, pero en el uno salió por delante y no se corrigió de dar el paso consabido. Las palmas que escuchó fueron justísimas. Esperamos verle siempre así, pues su categoría y su suelto le imponen el deber de trabajar siempre a conciencia."

El Boletín de Loterías y de Toros, 12 de Julio de 1880

Manuel Molina, hermano de Lagartijo

Retrato publicado en el semanario El Ruedo, 3 de Marzo de 1955




Cartel de una corrida de toros en Cádiz, celebrada en Mayo de 1880

AÑO 1881

"La temporada madrileña se inauguró la tarde del 17 de Abril, en la que Lagartijo, Currito y Cara-ancha estoquearon toros colmenareños de don Felipe Gómez."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 10 de Marzo de 1955

"Corrida extraordinaria de toros para inaugurar la temporada, verificada en la plaza de Madrid, la tarde del domingo 17 de Abril de 1881 [....] La corrida buena. Los toros todos muy bien criados y cumpliendo al pelo. Mataron 17 caballos. [...]  Lagartijo bien en su primero; en su segundo trasteó de cerca y arrancó con fé; pero cuarteó demasiado; dirigió regularmente y bregó bastante."


El Boletín de Loterías y de Toros, 19 de Abril de 1881


"Tuvo Rafael, como no podía ser menos, tardes afortunadísimas, pudiendo citarse, entre otras, las de los toros Cerezo,de don Antonio Hernández, el 1 de Mayo;  Pelegrino, de Veragua, el 22 de Mayo; Resalao, de Muñoz, el 29 de Junio y con los de Adalid y Anastasio Martín, lidiados los días 2 y 9 de Octubre. Pero mereció la repulsa, aun de sus más adictos admiradores, el trabajo realizado con el pésimo ganado de Bertólez, en la corrida extraordinaria del 17 de Mayo. A el Gordito le dieron avisos en sus dos toros y se le fué al corral el segundo. Rafael, aunque no fué avisado, mereció serlo, pues su labor resultó pesadísima y muy desconfiada.
Peor aún que las faenas de este día fueron las realizadas con los toros Cotorro y Lechuzo, de Salas, lidiados el 11 de Septiembre. Las reses llegaron a la muerte defendiéndose, y Rafael estuvo con ellas deconcertadísimo, tardando veintisiete minutos en la muerte de cada uno, sin que el presidente le enviase ningún recado. Estas parcialidades, estas benevolencias con Lagartijo sublevaban a los frascuelistas y al público imparcial, los que recordaban a la presidencia que poco antes, cuando Carmona se entretuvo con el toro Guindo, de Bertólez, a los quince minutos estaban los bueyes en la Plaza para llevarse el mechado animal."

"Lagartijo no engañaba a nadie, sin contrincantes serios de su talla, reservaba su valor y ciencia para los momentos precisos, y más de una vez proclamó públicamente sus procedimientos, diciendo:
-Los toros nobles, los mato de verdad; los malos, los que quieren cogerme...., a esos no me entrego.Sería un lila".
En estas breves, pero elocuentes frases, está explicada toda su conducta en las temporadas de 1881 a 1885 [....] Tardes memorables las tuvo por diversos motivos; en Valladolid, el 26 de Junio, corrida en que salió a torear abrasado por alta fiebre; las de Valencia en los días 23 a 25 de Julio, en las que anuló a sus compañeros Currito y Frascuelo, matando nueve toros de Miura, Veragua y Murube de diez estupendas estocadas a volapié y dos soberbios pinchazos, corriendo parejos sus éxitos de matador con los de gran torero, ya que realizo trabajos de mérito extraordinario con el capote y la muleta.
El Málaga, el 17 de Julio, estuvo a punto de sufrir un serio contratiempo con algunos campanilleros sevillanos que habían acudido a presenciar la fiesta; pero se impuso la sensatez y, tanto en Pamplona, como en Albacete, Cartagena, Murcia y Zaragoza dejó su cartel a la altura que le correspondía."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 10 de Marzo de 1955

AÑO 1882

"Comenzó con escaso lucimiento en las primeras corridas madrileñas de 1882, en las que lidió ganado de Bañuelos y Concha y Sierra, volviendo por su honor profesional en la del 30 de Abril, en que estuvo a su altura en la lidia y muerte de los toros Bordador, que había cogido a Juan Molina, y Rosaíto, con el que se estrechó de veras en la estocada."



RECORTES, en el semanario El Ruedo, 10 de Marzo de 1955

"Tercera corrida de abono celebrada en la plaza de Madrid el domingo 30 de Abril de 1882 [....] Toros de la ganadería de Doña Dolores Monge, viuda de Muruve, que fueron estoqueados por Rafael, Hermosilla y el Gallo. [....] Primero toro, Bordador, castaño, bragado, apretado de astas, buen mozo y de libras. Rafael y el Gallo recortaron  este toro con el capote al brazo [....] Rafael, atavíado de verde mar y plata, pasó de muleta con habilidad y parado, dió dos naturales, uno de telón y dos cambiados, terminando la brega con una estocada honda y superior, algo contraria a volapié. Aplausos merecidos. [....] Llamábase el cuarto Rosaíto y era colorao y ojinegro [....] Lagartijo, después de un pase natural, cinco de telón, otros tantos con la derecha, un cambio y una colada, acabó con la vida de Rosaíto de una contraria y ladeada a volapié"

El Boletín de Loterías y de Toros, 1º de Mayo de 1882



El grabado puede corresponder a la corrida celebrada en Madrid el 7 de Mayo de 1882. Se lidiaron toros de Bañuelos para las cuadrillas de Lagartijo, Hermosilla y Gallito.  

"El primer toro, Regalón, retinto, albardao y bien puesto. [...] Rafael, tras cuatro pases naturales, seis altos y dos cambiados se tiró a volapié, resultando media estocada en su sitio. Tras esta faena volvió a su adversario, cambiando el color del trapo, con tres naturales y dos altos, tirándose de nuevo al toro para enviarle a la eternidad, con otra media aprovechando. El animal estaba fuera de suerte. [...] El cuarto toro, Famoso, retinto, listón, albardao y de bastantes pies. [...] Lagartijo llamó al animal a los mismos medios; allí le pasó magistralmente, con seis naturales, uno con la derecha y dos cambiados, para acostarse en él, después de echarse atrás la monterilla, con una estocada hasta los gavilanes, honda y un poquito delantera. No queriendo el diestro retardar por mucho tiempo la ovación que le esperaba, pidió la puntilla y se la tiró por tres veces al testuz del animal sin conseguir su objeto."

ALEGRÍAS en La Lidia, 8 de Mayo de 1882



"Ausente también Salvador este año de la Plaza, sus partidarios le recibieron en triunfo al salir en la corrida de Beneficencia, el 4 de Junio, en la que había de enfrentarse con Lagartijo. Rafael logró ser aplaudido en su toro primero, Cirilo, de Veragua, al que toreó y mató aceptablemente. [...] En el quinto, estimulado su amor propio por las muestras de entusiasmo del público con Salvador, al que habían hasta soltado palomas por la muerte del toro Zorrito, de Murube, hizo quites primorosos, manejando el capote con una y dos manos en largas, medias verónicas y recortes, todo floreado con el elegante estilo del diestro. Al dar los clarines la señal de muerte, Rafael fuese al toro, y con sólo seis pases -cuatro en redondo y dos cambiados-, todos inmejorables por su elegante factura, entró directo a herir, recetando un volapié de clase extra. Luego sacó el estoque y el toro rodó a los pies del torero de Córdoba."

"Corrida extraordinaria verificada en Madrid a beneficio del Hospital provincial celebrada el 4 de Junio de 1882 [....] Lagartijo, atavíado de azul y oro hace a Cirilo, berrendo en negro, la siguiente faena: tres naturales, seis de telón, tres con la derecha, uno cambiado y una estocada descolgada dando el paso atrás. Después casi descabelló a la primera. [...] Rafael fué corto en la faena a Maestro, pero esta fué de primera: tres naturales y uno cambiado, todos ejecutados con gran maestría, precedieron a una buena estocada a volapié, tirándose a matar, y dando el paso atrás muy disimulado; luego sacó el estoque y el toro cayó sin necesitar puntilla. Los aplausos que recibió, fueron justificados."

El Boletín de Loterías y de Toros, 5 de Junio  de 1882


"Uno de los grandes triunfos de este año fué el de Barcelona, el 30 de Julio, donde mató seis toros de Carriquiri, estando admirable como torero, banderillero y matador. También merecieron los máximos honores faenas por él realizadas en las Plazas de Bilbao, San Sebastián, Soria y Murcia. [....] El 12 de octubre en Madrid, con el toro ¿Pamado? ( el toro se llamaba Peinado), de la ganadería de don Ildefonso Sánchez Tabernero, realizó una de las peores faenas de su vida profesional, cambió varias veces el color de la muleta, pinchó de mil maneras, escuchó los tres avisos, y cuando salían los mansos dió en tierra con el salmantino bicho [...] La silba que el público le tributó fué de las que hacen época"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 10 de Marzo de 1955

"Corrida extraordinaria de toros verificada en Madrid el día 12 de Octubre de 1882. [....] El tercer toro se llamaba Peinado. Era negro, listón y algo apretado y alto de cuerna [....] Tres naturales, dos de telón y siete con la derecha, empleó el diestro, para un pinchazo alto arrancando, una corta delantera y contraria a paso de banderillas, otra alta lo mismo, saliendo por delante, un pinchazo al revuelo, una pescuecera, caída y honda, a media vuelta, un pinchazo en un codillo a traición, otro en los costillares con la mano izquierda y otro cerca del rabo a pasa toro. La faena fué de lo peor que puede verse; duró 34 minutos y el presidente tan tranquilo, le mandó tres avisos a Lagartijo; pero no mandó el toro al corral como debía pasados los 15 minutos, por cuya causa no pudo lidiarse el último toro [....] Lagartijo apenas se colocó delante de la fiera, siendo la silba tan justa, como grande"


El Boletín de Loterías y de Toros, 16 de Octubre de 1882





El número de La Lidia correponde al 11 de Septiembre de 1882

"NUESTRO DIBUJO. Hemos colocado a Rafael rodeado de aquellas faenas de su vida que más pueden representar una gran inteligencia embellecida por el arte. En una célebre competencia, coloca banderillas al quiebro, pisando un pañuelo; en Antequera arroja la puntilla sobre el testuz de Canelito, cubierto el sitio con un sombrero de fieltro; en Córdoba acaricia el hocico del animal con el abanico de una hermosa; en Toro sale a capear una res de la Patilla: al engendrar el animal desde lejos su arranque, un fuerte viento levanta la cubierta del capotillo, cegando los ojos del diestro; éste, en vez de acelerarse, permanece inmóvil; un grito de terror sale de todos los lados de la Plaza; se le ve a Rafael entonces redondear sus brazos, levantar la parte baja del capote, fijarse en los pies de la fiera, y ya en jurisdicción, quebrar en la misma cabeza, buscando la salida. Fuimos testigos de su ovación"

La Lidia, 11/09/1882

AÑO 1883

"Mala fué para Rafael la temporada madrileña de 1883, en la que mató 34 toros, y salvo una docena, los demás cayeron mal heridos, llegando en algunos hasta escuchar avisos y conciertos de silbidos, con acompañamiento de naranjas y botellas al redondel, salvaje costumbre, por fortuna desterrada de nuestras Plazas. 
En provincias tuvo mejor fortuna: toreó con éxito las corridas de feria sevillanas; estoqueó admirablemente en Barcelona el 6 de Mayo al toro Soto, de Mazpula, que mató a su puntillero  Rafael Bejarano, la Pasera, y en las principales ferias de España dió pruebas de su buen arte, de incansable actividad, pese a la edad, que ya iba acercándose a los nueve lustros y a la natural fatiga del continuo ajetreo de viajes."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 10 de Marzo de 1955

"Corrida extraordinaria para inauguración de la temporada, celebrada en la plaza de Madrid el 29 de Marzo de 1883. [...] Toros de D. Vicente Martínez [...] La corrida ha satisfecho a los aficionados. Todos los toros llegaron a la muerte en buenas condiciones. [....] Lagartijo. Lo que hizo en el primer toro no estuvo bien; dejar la muleta para correr a un toro habiendo otros diestros en el redondel, es lastimar el amor propio de los compañeros. En el cuarto dió pases muy buenos y quiso al herir corregirse del paso atrás; sus buenos deseos merecen plácemes y de veras se los daremos cuando le veamos pasar siempre como el jueves al principio, y herir enfilándose con el cuerno derecho, no con el izquierdo, como acostumbra. Hizo dos quites magistrales en el quinto toro, y estuvo en la dirección un tanto apático."

El Boletín de Loterías y de Toros, 2 de Abril de 1883

Retrato de Lagartijo, debido a Cuevas y Manchón, publicado en La Lidia, 24/12/1883

Litografía de Chaves publicada en La Lidia del 30 de Julio de 1883, no 1893, como aparece en el pie del grabado.


AÑO 1884


Retrato de Lagartijo de ¿1884?

La temporada de 1884 fué muy semejante en resultados, felices y adversos. Registra dos hechos de relieve extraordinario.
El primero es su fuga de la Plaza de Sevilla, con la que dió la gran satisfacción a sus inveterados enemigos los exaltados y ya famosos Campanilleros, que eran la pesadilla de sus actuaciones en la baja Andalucía. Las corridas de los días 18, 19 y ¿20 de Abril? (Según El Boletín de Loterías y de Toros la corrida tuvo lugar el 27 de Abril) fueron las últimas allí toreadas por el maestro de Córdoba. En las dos primeras, con reses de Laffitte y Miura, si bien no estaba a la altura de su nombre, tampoco merecía el tesón y ensañamiento con que fueron silbadas sus faenas [...] En la última, las faenas ejecutadas por Rafael Molina con sus tres toros no fueron buenas, es cierto; pero no es menos cierto que la labor de muleta y estocada algo delantera dada al toro Soriano, eran merecedoras cuando más del silencio o leves protestas; nunca del enorme escándalo que se produjo. Tan abrumadores los silbidos y desaforados los gritos, que el torero, acobardado, se situó en el centro del ruedo, temeroso de ser agredido por aquellos exaltados, que enronquecieron gritando el consabido estribillo de asesino cordobés. Rafael huyó de Sevilla, donde juró no volver, y cumplió su juramento."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 10 de Marzo de 1955

"TOROS EN SEVILLA. Corrida verificada el 18 de Abril de 1884, primer día de feria. Ganadería del Sr. D. Rafael Laffitte y Castro. [.....] Rafael con trage carmín y oro [....] Rafael regular, pasando e hiriendo, en la brega lo mismo, Salvador igual que Rafael; el tiempo lluvioso; la entrada floja; los toros han tomado 36 varas, dieron 10 caídas y mataron 5 caballos"


El Boletín de Loterías y de Toros, 5 de Mayo de 1884

"TOROS EN SEVILLA. Tercera corrida de la temporada verificada en la tarde del 27 de Abril de 1884. [....] Pues señor; la segunda fué bien malita; pero en esta hemos tenido la satisfacción de que haya sido peor; los toros del Sr. Miura van como los cangrejos cada vez peor; es decir, para atrás. [....] Rafael con traje lila y oro, se dirigió a Bigote, al que pasó con dos con la derecha, uno natural, un cambio, cuatro por alto, para un pinchazo hondo y delantero a larga distancia, dos con la derecha, tres por alto y un pinchazo de igual clase y condición, dos con la derecha, otro redondo, y media estocada honda, baja y delantera que dió con el de Miura en los infiernos. Pitos. [....] En el tercero, Merino, Rafael lo pasó con un buen cambio, uno natural, dos de derecha, dos de pecho, dos redondos, tres por alto, y atizó una magnífica estocada, corta y atravesada; Manene sacó el hierro con el capote; continuó mi hombre, con un pinchazo bajo, dos por alto, y media baja y delantera, saliendo de naja. La silba fué mala, pero peor fué la faena. [....] Quinto, Algarrobito, negro listón, bien puesto, salió abanto [.....] Rafael dió fin del pobre Algarrobito, previo cuatro pases naturales, uno de pecho, otro redondo, tres por alto, y se arrancó desde Ginés, con media estocada bien señalada, pero algo ida; precedieron a esta última faena, dos naturales, tres altos, uno redondo, mas uno de pecho, y un pinchazo bien señalado por chiripa, pero cuarteó horriblemente, pero esto es una cosa que no lo puede remediar. Palmas y pitos; el toro se echó aburrido de tantos capotazos como recibió de la cuadrilla [.....] Rafael no marcó en toda la tarde ni un volapié, todas sus estocadas fueron por lo general a paso de banderillas."


El Boletín de Loterías y de Toros, 12 de Mayo de 1884



"El otro suceso fué el gran éxito obtenido en Madrid el 19 de Junio toreando y estoqueando con sin igual denuedo y maestría seis magníficos toros de Veragua." 

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 10 de Marzo de 1955

"Corrida extraordinaria verificada en Madrid el jueves 19 de Junio de 1884. [....] Toros del Sr. Duque de Veragua [....] Lagartijo vestía de verde y oro [.....] Una gran corrida, la mejor que se ha visto hace años. Los toros de excelente sangre, buen trapío y cuidados con esmero. Algunos llegaron a palos y muerte defendiéndose. Mataron 24 caballos. [....]  Rafael muy bueno en quites, pasando solo y más quieto que otras veces, pero sin hacer con la muleta nada sobresaliente. Hiriendo estuvo aceptable en el primero, sin meterse en el segundo, bien en el tercero, mediano en el cuarto y mal en el quinto [....] Juan Molina superior bregando y haciendo quites. Los picadores, regulares, escepto José Calderón, que estuvo mal."

El Boletín de Loterías y de Toros, 23 de Junio de 1884
Lagartijo en 1884

AÑO 1885


"Nuestro dibujo representa la salida de las cuadrillas que figuran en el cartel de 1885. El segmento de la plaza está tomado del natural, y las figuras son verdaderos retratos que, a primera vista, podrán ser reconocidos por el inteligente lector. Lagartijo, Frascuelo el Gallo de presentan de frente, precedidos de los alguaciles más populares de Madrid."

Lagartijo (Azul y oro) aparece a la derecha, Frascuelo (Café y oro) a la izquierda y El Gallo (Magenta y oro) en el centro

La corrida tuvo lugar el 5 de Abril de 1885, en Madrid. Fue la corrida de inauguración de la temporada. Se lidiaron seis toros de D. Antonio Hernández.

Dibujo y Texto publicados en el semanario La Nueva Lidia 

"Inauguración de la Temporada. Corrida extraordinaria, 5 de Abril de 1885. [....] Primer toro, Granadino, retinto, oscuro, listón, bociblanco, cornivuelto [....] Rafael con terno turquí y oro, le tomó de muleta una vez al natural, dos con la derecha, dos de telón, y dos preparados de pecho, y colocó a volapié media estocada alta, que no fué entera, porque no le pareció bien al matador. Un intento de descabello bastó para que el toro se echase, después de cabecera en un pase natural, cuatro con la derecha, dos de telón y siete medios pases. Muchos aplausos. [....] Berrendo en negro, coliblanco, corto y abrochado de cuerna, de bonita lámina, voluntario, de cabeza, y repuchándose al fin: tales son las señas físicas y morales de Atrevido, corrido en cuarto lugar. [....] Rafael, luchando a brazo partido con el aire y con el toro que se había aculado a los tableros, envainó la espada por mala parte a paso de banderillas, después de un pase natural, siete con la derecha y uno de telón, y acabó la faena con media delantera, cuarteando, precedida de un pase natural y dos con la derecha. Fué bastante aplaudido"

DON JERÓNIMO en La Lidia del 10 de Abril de 1885

Lagartijo y el picador José Calderón. 1885. (De la colección de D. Luis Carmena)





"Y lo que son los artistas. Todo lo acertado, todo lo maestro, todo lo valiente que estuvo Rafael con esos duros veragüeños, todo aquel éxito, se convirtió en fracaso al año siguiente con los seis terciados bichos, no muy bravos y algo inciertos de Murube, muertos por el diestro en Madrid el 11 de Junio de 1885. Diez estocadas y 14 pinchazos necesitó para dar fin de los seis toros. Tales faenas indignaron a la gente; sus entusiastas enmudecieron y, por vez primera, escucharon para su ídolo las desagradables voces de ¡Qué se vaya!......Porque lo más raro de estas desigualdades del maestro, lo que desconcertaba a sus seguidores, es que el fracaso del 11 de Junio estaba entreverado entre dos éxitos indiscutibles: el de los toros de Veragua en la misma Plaza y el obtenido con otros tantos de la misma ganadería, lidiados en Córdoba el 24 de Mayo de 1885, los que murieron de ocho estocadas de soberbia ejecución, precedidas de faenas de muleta que causaron el frenesí de los aficionados. 
Y así, en Barcelona, en Valencia y en el mismo Madrid, el 14 de Junio, se hizo ovacionar con los toros Abaniquero y Polvorillo, de Laffite, toros que mató, sobre todo éste, de manera tan magistral que dejó absortos a los concurrentes al espectáculo.
Rafael, que en muchas corridas de provincias se mostraba insensible a las manifestaciones de protesta, sufría horrores cuando en Madrid se le juzgaba con mayor severidad de la que él estimaba justa. Quiso mucho a nuestro público; aquí realizó las mejores faenas de su vida profesional, y le molestaban en grado sumo las silbas, no del todo punto merecidas. A esto se debió el que algunas temporadas se negase a firmar la escritura que solícitas le ofrecían las empresas."

"Dos acontecimientos muy comentados por la afición entre el personal subalterno del califa Rafael I: la despedida por éste de su antiguo banderillero José Gómez, Gallito, y la entrada en la cuadrilla del formidable rehiletero Rafael Guerra, Guerrita, sucesos ocurridos al finalizar la temporada de 1885. [....] Guerrita no recibió sugerencia alguna de Lagartijo para que abandonase a Fernando Gómez; lo hizo por propia decisión, dolido de las veleidades del matador sevillano, de las genialidades propias de su carácter voluble y caprichoso, que contrástaba  con el serio y ordenado del rehiletero cordobés. Al verle Lagartijo sin cuadrilla, se apresuró a ofrecerle un puesto en la suya [...] La unión fué conveniente para ambos."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 de Marzo de 1955

"LA DERROTA DEL JUEVES. [....] Dejemos a un lado la incalificable apatía que Lagartijo viene demostrando en lo que va de temporada. Todo el público lo ha notado; todo el que juzga las cosas imparcialmente, ha visto que Rafael no quiere toros. Quedaba una esperanza; la corrida del jueves último, 11 de Junio. Salvador había estoqueado seis toros de Muruve, el jueves 28 de Mayo. Rafael iba a realizar la misma faena con seis toros de la misma ganadería. [....] Rafael ha sido un matador único. En su primera etapa (la buena), se embraguetaba y consumaba el volapié de un modo admirable, la mayor parte de las veces. En su segunda etapa, cuarteaba y daba el paso atrás, y hería libre de cacho, pero las estocadas resultaban derechas. Su tercera etapa es la actual, la que estamos sufriendo los aficionados. Ni una vez arranca a matar, ni una vez se perfila; ni una vez se consiente [...] ¿Puedo esto tolerarse por más tiempo? Puede consentirse esto a un matador que cobra 17.000 rs. por corrida, y a quien los ignorantes y los aduladores llaman el maestro? No; de ningún modo. Rafael tiene una historia. Rafaeles una reputación, no hay nadie que pueda dudarlo, del toreo actual; pero ha entrado ya en una inmensa, en una horrible decadencia [....] Que se vaya, pues, Rafael, o vuelva por su honra. Pero que sea pronto. De otra suerte, Lagartijo no se irá. Lo echaran."

DON JERÓNIMO en La Lidia del 15 de Junio de 1885

"Corrida extraordinaria verificada en la tarde del día 11 de Junio de 1885. [....] ¡Desdichada corrida! Rafael estuvo incierto, desconfiado. Tenía el santo de espaldas [...] La diosa fortuna le volvió la espalda. Si se exceptúa un buen quite en el segundo toro, ni una sola vez tuvo ocasión de desplegar sus capotillo, para adornarse con todos los primores de la brega. Ni una sola vez el reluciente acero, sostenido desde el segundo toro por una mano vacilante y dirigido por un espíritu disgustado, fué a buscar el sitio de los aplausos. ¿Pudo, no obstante las pésima condiciones del ganado, hacer algo que no hizo? Nosotros creemos que sí [....] No se confió nunca y concluyó por estar apático, por rodearse de toda la gente y renunciar a los aplausos [....] Cuando ya oscurecía, durante la lidia del sexto toro, Rafael, a quien el público pidió banderillas, estuvo complaciente en extremo; y con la suprema elegancia que tiene para esta suerte, llegando en regla y saliendo bien, dejó un par superior. ¡Lo único bueno de la tarde! Esto, y el quite que a cuerpo limpio hizo al Guerra, que iba embrocado sobre corto"

E. SANDOVAL en La Nueva Lidia 15 de Junio de 1885
Rafael Guerra Guerrita, en sus comienzos de banderillero

Fotografía publicada en el semanario El Ruedo, 3 de Marzo de 1955

"TOROS EN MADRID. 10ª corrida de abono. 14 de Junio de 1885. Toros contratados para actuar en la corrida: seis de D. Julio Laffitte. Cuadrillas: las de Rafael, Salvador y el Gallo. [...] Rafael.- ¡Y era hora! Eureka! Allelluia! Gloria in excelsis Rafael! Lagartijus vobiscum!. [...] Por fin ayer volvió por su honra Rafael Molina Lagartijo. Al fin se ha despertado el león; al fin ha comprendido que la ominosa derrota del jueves, requería una función de desagravio, y esta función se verificó ayer con la muerte del primer toro, toro que estaba quedado y deseando najarse, pero con el cual se lió Rafael, guapo y queriendo, hasta dominarlo y quedarse con él. Arrancó después y mojó los dedos. ¡Mojarse Lagartijo los dedos! Todos habían olvidado que lo hacía alguna vez. ¡Asi fué la ovación!. En el segundo toro no se confió tanto; salió por la cara en el primer pinchazo y se escupió en la media estocada, pero fué de suerte, porque el toro murió de ella y la faena resultó lucida. Nuestra enhorabuena a Rafael, de todas veras. Mucha, muchísima falta hace que continue así. [....] Que continúe, pues, así y todos saldremos ganando. 
En la brega admirable. En la dirección, más diligente que otras veces."

DON JERÓNIMO en La Lidia, 15 de Junio de 1885

"TOROS EN MADRID. Décima corrida de abono verificada en la tarde del domingo 14 de Junio de 1885. Se lidiaron seis toros de la acreditada ganadería del Sr. D. Julio Laffitte para las cuadrillas de Lagartijo (café y plata), Frascuelo (café y oro) y Gallo (lila y oro). [....] ¡Qué ansias tenía el público por aplaudirle! [...] Diremos, en resumen, que Rafael se hizo digno de tan justísimos deseos; que toreó de muleta a su primer Laffitte con pases de los recortados y superiores, que hizo en aquel mismo toro un expuesto y brillante quite, y que coronó su buena y aplaudida faena con una de esas estocadas magistrales a las que el toro no resiste con más vida, ni el público con más ansia de qeu entre atronadores aplausos estalle su contenida ovación. ¡Si siempre le viéramos así! "

ALEGRÍAS en La Nueva Lidia, 15 de Junio de 1885



Lagartijo dando la puntilla de ballestilla. 1885. Dibujo de G. Palau

"NUESTRO DIBUJO. Aunque no es el fiel retrato de Rafael Molina (Lagartijo), representa a este diestro en el momento de haber dado una magnífica estocada a un toro, y estando aplomado y sin caer, ni humillar, se dispone a tirarle la puntilla del modo llamado de ballestilla, suerte para la cual tiene una habilidad especial el inteligente diestro.
La puntilla tirada de ballestilla es de bastante dificultad, pues se necesita una vista, una precisión y una seguridad tales, además de un fuerza relativa, que sólo después de mucho ejercitarse en tirarla, es cuando se consigue llegar a lucirse ante el público.
Algunos otros diestros han procurado ejercitarse en tirar la ballestilla, llegando a dominar sus dificultades; pero no hemos visto a ninguno hacerlo con la seguridad y destreza que a Lagartijo."

Dibujo y texto publicados en La Nueva Lidia, 14 de Septiembre de 1885


"NUESTRO DIBUJO. Representa una de las suertes favoritas de Cara-ancha. En la lámina aparece el citado diestro exactamente retratado por el acreditado pintor D. Juan Alaminos, en el momento de citar para el quiebro. En segundo término, y esperando el instante de clavar los palos, conocerán los lectores a Rafael (Lagartijo), y, por fin, a Currito tomando las banderillas de entre barreras.
Los aficionados recordarán una corrida en que tomaron parte los diestros aludidos, pareando entre los tres el último de la tarde y de la temporada.
El parecido y la verdad que el dibujo en sí encierra, nos evita elogiar lo que se merece al reputado artista."

Dibujo y texto publicados en La Nueva Lidia, 15 de Noviembre de 1885

AÑO 1886


"La temporada de 1886 estuvo ausente de la Plaza de Madrid"

Sin pena ni gloria había toreado Rafael unas corridas en la primavera, y en Barcelona, Plaza de gran fortuna siempre para el maestro, le ocurrió esta vez el gran desastre, al lidiar, el 25 de Abril, unos colmenareños de López Navarro, toros de bronce, inmortales, de aquellos que entonces se lidiaban. Toro hubo, como el retinto Garboso, que recibió catorce estocadas. El matador tardó cerca de una hora en su faena, y vió asomar la media luna. Fué una corrida de las que quitan la afición al diestro más entusiasta."



RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 de Marzo de 1955

"En la corrida de toros verificada en Barcelona el 25 de Abril, los toros de Navarros estuvieron completamente huídos, y aún más el espada Rafael, que se hizo acreedor a que en el primer toro le echasen la media luna; poco menos pasó en los tres restantes: Guerrita mató los dos últimos, mereciendo la oreja del primero."

El telegrama de loterías y toros, 3 de Mayo de 1886


No le fué mucho mejor con los toros de don José Orozco, en Jerez, el 9 de Mayo, en la que los bichos Podenco y Morisco le hicieron sudar de lo lindo, y eso que Guerrita bregó como un león, ayudándole durante las faenas.
Para desarrugar el entrecejo de sus admiradores y resarcilos del mal humor, les dió una dedada de miel con la estupenda labor y soberbia muerte dada a los Saltillos lidiados en Córdoba el 16 de Junio, a cuyos tres toros dió sendas estocadas de aquellas de su exclusiva marca.
Salvo esos primeros lunares de Barcelona y Jerez, seguía Rafael cumpliendo sus compromisos en provincias con éxito en general [....] El 3 de Junio se celebró una corrida en Aranjuez. Leemos en una crónica de la época: "Los toros de Veragua fueron nobles hasta la exageración y, sin embargo, vimos a Rafael encorvado al pasar al primero, al que mató de una ladeada y contraria con paso atrás; en el segundo toreó más cerca y mejor, y arrancó mal dos veces y bien una; en el tercero, la estocada fué ida, y en el cuarto hizo una faena digna de aplauso, aunque salió por la cara. Los quites, con medias verónicas en su mayoría, y las banderillas al cuarteo, no nos gustaron, y menos lo de arrodillarse y torear con un chaqué, cosas impropias de un matador serio. [....] Lagartijo tuvo una tarde como otras muchas suyas; pero no fué para voltear las campanas de la estrepitosa manera que lo hicieron los plumíferos adictos. ¡Pobre del que en aquellos días tuviese la osadía de discutir la labor de S. M. Rafael I....! [....] Toda esa gloria se desvaneció como el humo cuando sus admiradores se enteraron del resultado de las fiestas valencianas del mes siguiente, en las que realizó tan desastrosas faenas con los toros de Benjumea, Miura, Orozco y Vicente Martínez, que hasta llegó a circular el rumor de que se retiraba de la profesión.
Bien quedó en las corridas de San Sebastián, los días 8 y 15 de Agosto, en las que mató reses de Carriquiri y Aleas, especialmente en la muerte del cuarto toro de la última corrida, al que entró con el arrojo de un Frascuelo y mató de una formidable estocada a volapié. Volvió a entusiasmar a sus incondicionales en Aranjuez el 4 de Septiembre, corrida en que alternó con su banderillero Guerrita, estoqueando reses veragüeñas.
Con ganado de la misma casa y el mismo compañero, se hizo aplaudir en Valencia, y lo propio le ocurrió después en Murcia, Cáceres y Zaragoza. Algún otro fracasillo de menor cuantía, y, en general, cerró la campaña complaciendo a los suyos."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 de Marzo de 1955

"Cogida de Lagartijo.- La primera corrida celebrada en San Sebastián (celebrada el día 8 de Agosto de 1886) fué buena. Los toros de Carriquiri, cumplieron. Al dar muerte Lagartijo al quinto cornúpeto, citó, y arrancándose a volapié, se atracó de toro, y dejó una estocada superior, en los rubios, honda, de las que dejan cesante al puntillero. El toro estaba muerto poco antes de caer; cayó Lagartijo al topetazo de la bestia muribunda. El toro tenía bajo las manos al matador y tiró varias cornadas para alcanzarle. Un grito ensordecedor sonó en la plaza. Durante algunos segundos se tuvo a Lagartijo por muerto.; pero él, sin perder la seguridad, se agarró a los cuernos del Clavellino y escurrióse bajo el vientre de la res. Juan Molina y Guerrita, se agarraron al toro, que cayó desplomado. Rafael se levantó ileso, saludando al público, haciendo ademanes de que no estaba herido y esto fué la señal de una ovación extraordinaria. Aplausos, cigarros, abanicos, sombreros, de todo hubo en los aires y en el redondel. Un francés tiró un impermeable. La presidencia regaló el toro al diestro. El entusiasmo de los espectadores rayó en delirio."

El telegrama de loterías y toros, 16 de Agosto de 1886


Cogida de Lagartijo en la Plaza de San Sebastián, en corrida celebrada el 8 de Agosto de 1886. Dibujo de Alaminos.

"NUESTRO DIBUJO. Representa la cogida de Lagartijo en la capital de Guipúzcoa. Conforme con lo que refieren los periódicos de la localidad y algunos que presenciaron la corrida, Alaminos la ha reproducido en su momento más crítico, cuando Rafael, viendo el peligro que corría, se asió fuertemente de las manos del toro, mientras sus peones hacían esfuerzos inauditos para llamar la atención de éste."

Dibujo y texto publicados en La Nueva Lidia, 23 de Agosto de 1886

"San Sebastián. Segunda corrida verificada el 8 de Agosto de 1886. [....] Lagartijo y Guerrita ante toros de la ganadería del señor conde de Espoz y Mina (antes Carriquiri), de Tudela. [....] Clavelino se llamaba el quinto, negro, listón, bien armado y ligero. [....] Lagartijo, de verde y plata, coge los trastos, y mandando retirar su gente se va a Clavelino, y desplegando la muleta en la misma cabeza, empieza su faena compuesta de un pase por alto, uno de pecho superior, un cambio magnífico, uno en redondo espampanante y uno de molinete archi-superior, tirándose en corto y por derecho con un magnífico volapié hasta los gavilanes, saliendo enganchado y cayendo a los pies del animal, sin que afortunadamente lo hiriese, gracias a lo magistral de la estocada que hizo polvo instantáneamente a Clavelino."

OREJÓN en el semanario La Nueva Lidia, 23 de Agosto de 1886



Retrato de Lagartijo. 1886



Retrato de Lagartijo, debido a Daniel Perea, publicado en el semanario La Lidia, 02/08/1886








Litografía de Daniel Perea publicada en La Lidia del 12 de Julio de 1886
Lagartijo en 1886. (De la colección de D. Luis Carmena)


Retrato de Lagartijo en 1886

Cartel de una corrida en Cádiz en 1886, en el que también se anuncia "el toro del aguardiente"

1887

Lagartijo en 1887. (De la colección de D. Luis Carmena)

Retrato de Lagartijo. Fotografía de Company

El grabado fué publicado en el número de La Lidia del 29 de Agosto de 1887

Puede representar un momento de la desafortunada actuación de Lagartijo en corrida celebrada el 21 de Agosto de 1887 en San Sebastián, en la que se enfrentó a seis toros de Veragua.

"Cuarta corrida de feria, celebrada el 21 de Agosto en San Sebastián [....] Su primer toro llegó, como casi todos, aspeado a la muerte y se afligió, buscando en las tablas lugar donde arrimarse para no caer en tierra de puro rendido. He aquí la faena de Rafael:  [....] Un intento de puntilla de ballestilla. Otro intento del mismo jaez [...] El matador se retira a los estoques, en medio de una silba espantosa.[....] El matador pinchó a seis toros TREINTA DOS VECES e hizo seis faenas de las cuales no es posible decir cual fué peor"

DON JERÓNIMO en La Lidia, 29/08/1887

Caricaturas de Lagartijo Frascuelo publicadas por la revista castellonense Don Cristobal. Julio de 1887
Lagartijo y su cuadrilla en 1887. El retrato fantasma era el de Guerrita, que comenzó en la cuadrilla de Lagartijo, a partir de la temporada de 1885, con el apodo de Llaverito.

"TOROS EN MADRID. Corrida extraordinaria celebrada el 10 de Abril de 1887. Inauguración de la temporada. [...] Los toros de Bañuelos fueron, en general, blandos, huídos y recelosos [...] Rafael en su primero se desconfió a las primeras de cambio, y pasó agachado y sin lucimiento, y disparó, cuarteando, una estocada corta, algo contraria, y no en dirección recta. Vino después un intento frustrado de descabello y que bastó para que el toro se echara al poco tiempo. La faena resultó muy pesada. 
En el segundo toro, cambió casi por completo la decoración. Lagartijo se las hubo con un toro guapo y poco ligero; comprendió inmediatamente el partido que podría sacar de él, y dió de sí todo lo que traía. Lo pasó de muleta consumando un toreo en redondo de grandísimo efecto; se adornó en los preparados de pecho; dió un pase de molinete; trabajó solo y cerca con valentía y lucimiento, y se arrancó a matar con coraje en el pinchazo en hueso, del cual salió apoyado en la espada, y en la media estocada alta. Intentó una vez el descabello, y el toro se echó, para que el público, batiera palmas a su torero predilecto. [....] En el quinto toro, Rafael bregó mucho y bien, y se adornó con esa suprema elegancia inconsciente que hace de él una figura ideal. Observamos con gusto que las medias verónicas no menudearon tanto como otras veces. El público aplaudió con entusiasmo varias veces a Rafael, en los quites y brega."

DON JERÓNIMO en La Lidia del 12 de Abril de 1887


"Volvió a Madrid la temporada de 1887, y el 17 de Abril tuvo un rasgo de pundonor profesional de lo mejor de su vida taurina. Pasaba con precauciones al toro de Miura Cara de rosa, animal de magnifica lámina, la gente siseó un poco su faena, y entonces el diestro se rehizo y, con extraordinaria valentía, entró al volapié y dió una enorme estocada que hizo rodar al bicho." 

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 de Marzo de 1955

"TOROS EN MADRID. 2ª corrida de abono.- 17 de Abril de 1887. Toros de Miura. Cuadrillas, las de Lagartijo, Currito y Mazzantini. [....] Rompió plaza Cerezo, bragado y meano, de preciosa lámina y bien colocado. Tómo cinco varas, dió tres caídas y mató cuatro caballos. Rafael admirable en los quites y extraordinariamente aplaudido [....] Rafael, de esmeralda y plata, después de 19 pases y 16 medios, dió una envainada a paso de banderillas, media estocada perpendicular, delantera y atravesada, y descabelló al segundo intento. [....] Cuarto, Cara de rosa. Tomó seis varas, dió cuatro caídas y mató un caballo [...] Rafael, después de cinco pases, despachó a su enemigo de una inmensa estocada contraria, de puro meterse. (Ovación) [....] Buena corrida con respecto al ganado [....] En la brega estuvo Lagartijo trabajador y oportuno, dió alguna larga, hizo recortes y consumó quites con medias verónicas, verificando todo este trabajo con esa elegancia y ese aplomo ante los cuales caen de hinojos los más encarnizados enemigos del famoso diestro cordobés. En la dirección muy descuidado"

DON JERÓNIMO en La Lidia del 18 de Abril de 1887


"Siguió toreando las corridas de abono en las que hubo silbas y aplausos en proporción casi igual, salvo en la corrida de Mayo de los seis toros de Veragua, a los que despachó con todas las agravantes de lo malo, hazaña que repitió, con ganado de la misma casa, en San Sebastián el ¿24 de Agosto?. (Esta corrida, según La Lidia, se celebró el 21 de agosto)
Tardes magníficas no faltaron en provincias esta temporada. Hay que hacerle justicia y gozosos lo anotamos, como ocurrió en las Plazas de Bilbao y Valencia, donde entusiasmó a las multitudes.
Al finalizar la temporada, el 29 de Septiembre dió en Madrid la alternativa a su subordinado Rafael Guerra, Guerrita."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 de Marzo de 1955

"La corrida del jueves 12 de Mayo de 1887 en Madrid. [...] Lagartijo mató seis toros del Duque de Veragua [....] Sólo el tercer toro alcanzó una muerte digna de aplauso, en toda la faena. En las demás no puede negarse que con el trapo estuvo Rafael trabajador y deseoso de cumplir; pero arrancándose a matar lo hizo desde largo y sesgando, resultando forzosamente las estocadas en mala dirección. El pase forzado de pecho al primer toro, el trasteo, los dos pinchazos y la estocada entera al tercero: he ahí las faenas del jueves en las cuales Lagartijo estuvo a la altura de su fama, notablemente en el pase de pecho, que fué superior de verdad. Descontando sus buenos deseos en las otras faenas, Rafael no quedó al nivel que pudo alcanzar, como deseábamos todos. Pero Lagartijo tiene y tendrá mientras se vista de torero, recursos más que suficientes para hacer olvidar las deficiencias del matador, como lo consiguió holgadamente el jueves, banderilleando al quinto toro. ¡Cómo se creció en cuanto tomó los palos! De qué manera tan admirable demostró que era allí el MAESTRO sin rival! En su primer par llegó andando a la cara del toro, como si hubiera estado en un salón de baile.¡Qué tranquilidad! ¡Qué holgura! ¡Que maestría! En el segundo par, demostró su inteligencia suprema de banderillero. [...] A favor de querencia, levantó los brazos, dejó pasar por ellos la cabeza, y dibujó un par admirable que produjo con justicia, la grande, la verdadera ovación que hubo en toda la corrida. 
No contento con esto, Lagartijo toreó con Guerrita al sexto toro, lanceándolo ambos al alimón, y quedando los dos arrodillados delante de la cara del cornúpeto, y alcanzando una nueva ovación. Rafael, depués de aquel pinito, fué a sentarse, cansado, en el estribo. Es la primera vez que esa suerte se ejecuta en la plaza nueva"

DON JERÓNIMO en La Lidia del 16 de Mayo de 1887

"La derrota de Lagartijo en San Sebastián el 21 de Agosto de 1887. Toros del Duque de Veragua. [...] Rafael Molina Lagartijo ha hecho en San Sebastián una cosa completamente nueva: ha dejado una fecha memorabilísima; una fecha de esas que quedan para no olvidarse jamás. 
Corrida de seis toros elegidos del Duque de Veragua, que empieza a las cuatro y media de la tarde y termina a las siete y media de la noche; corrida en la cual un matador pincha a seis toros TREINTA Y DOS VECES y hace seis faenas de las cuales no es posible decir cual fué peor; corrida en la cual seis muertes dan motivo a otras tantas silbas, unánimes todas, y todas ruidosísimas....eso no se había visto en San Sebastián, ni yo lo he visto jamás desde el año 1861 acá, en plaza alguna. 
Seis borregos, capotazos y recortes sin cuento, desarmes, huídas, achuchones y encorvamientos, estocadas caídas, bajas, delanteras y atravesadas, envainadas en las costillas, en los hijares y en los codillos, pinchazos, puntillazos, intentos de descabello, gritos de indignación, silbidos, apóstrofes, imprecaciones, insultos, ¡el matador encarándose con el público e invitando a un espectador a que bajara a la plaza para matar el toro (!!!), una cuadrilla compuesta de cinco peones y cuatro picadores; la avaricia alternando con la carencia total de recursos y la plétora del miedo más horroroso que imaginarse pueda!

DON JERÓNIMO en La Lidia del 29 de Agosto de 1887

"La alternativa de Guerrita en corrida celebrada en Madrid el 29 de Septiembre de 1887. [....] El pobre Rafael Molina, cuya fama como matador de toros se derrumba precipitadamente, a pesar de los puntales cordobeses y de los esfuerzos de inteligencia que la práctica le ha dado, hizo prodigios ayudando a Guerrita y poniendo banderillas como en sus mejores tiempos. Matando.....no hay que hablar. Harta desgracia tiene con su falta de valor, y ponerla de relieve sería ensañarse.
La dirección del ruedo absolutamente abandonada. Hubo carreras de monos, de areneros, de caballos, de toreros y demás gente menuda, pareciendo la plaza, en algunos momentos, la escena del Aquelarre en la representación del Mefistófeles; tal era la aglomeración de gente insubordinada. El ganado cumplió, aunque fueron lidiados algunos toros más pequeños que los de marras. La tarde y la entrada, frías."

J. SÁNCHEZ DE NEIRA en La Lidia del 3 de Octubre de 1887

Guerrita en un adorno. (Dibujo de Daniel Perea)

Dibujo publicado en el semanario El Ruedo, 17 de Marzo de 1955

"Un mes más tarde, el 27 de Octubre, estuvo a punto de morir, y no en las astas de un toro.
Por asuntos de negocios, reclamó a cierta señora de Córdoba una cantidad que tenía pendiente de cobro. La interesada pretendió verle en su casa, lo que no consiguió. Le esperó en la calle, y a la salida, en unión de unos amigos, le hizo un disparo de pistola, pasando la bala rozando la cabeza, sin que, por fortuna, le hiriese.
Con este suceso, que pudo ser trágico, terminó su campaña el gran lidiador en la temporada de 1887, habiendo tomado parte en cincuenta y siete Fiestas."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 17 de Marzo de 1955

1888



Una broma. Lagartijo y el picador Vizcaya. (De la colección de D. Luis Carmena). 1888






Caudrillas de Lagartijo y Guerrita. 1888

El apartado de la corrida en los tiempos de Lagartijo. (Dibujo de Daniel Perea publicado en La Lidia)

"Los dos Rafaeles, Lagartijo y Guerrita, inauguraron la temporada el día de Pascua, lidiando reses colmenareñas de Bañuelos, con las que escucharon ovaciones."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955

"TOROS EN MADRID. Corrida extraordinaria. Domingo 8 de Abril de 1888. [....] Toros de Bañuelos para Lagartijo y Guerrita. [....] Lagartijo, inteligente y fresco siempre, toreó de muleta con gran desparpajo, y entró a matar con su especialísimo tranquillo, que le permitió asegurar a los dos primeros toros de dos estocadas hasta la mano, algo caída del lado contrario la segunda, y de media estocada muy buena, precedida de un pinchazo en hueso, superior, en las tablas, al quinto toro. Fué, pues, una tarde de aplauso constante para Rafael, que trabajó con voluntad y aplomo, y supo aprovechar admirablemente las condiciones de unas reses desprovistas en absoluto de poder y que se prestaron a pedir de boca a la manera de matar de Lagartijo"

D. JERÓNIMO en La Lidia del 9 de Abril de 1888


Después fué deslizándose la temporada entre corridas buenas y medianas, señalándose como estupenda la tarde del 5 de Julio, en que Molina estoqueó, en unión de Valentín Martin, reses de Hernández. 
De la magnitud del triunfo da idea el hecho de que el más tenaz, obstinado e inflexible enemigo de Lagartijo, escribiese que en esta corrida había quedado a gran altura. 

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955

"Corrida celebrada en la plaza de Madrid el jueves 5 de Julio de 1888. [....] No ha habido una sola corrida, incluyendo las preparadas, en que Lagartijo haya quedado de 15 años a esta parte, a tanta altura como el día 5 de Julio, en toreo y como matador. Aprendan los nuevos matadores a torear parados y sin convertirse en saltimbanquis de movimiento continuo, y sigan a Lagartijo y Valentín trabajando como en esa corrida; pero que no olviden que nosotros siempre hemos de exigirles igual voluntad, igual valor y los mismos deseos, toda vez que han demostrado que pueden, y el que puede y no lo hace, es que no quiere."

J. SÁNCHEZ DE NEIRA en La Lidia del 9 de Julio de 1888 


En general, fué buena la campaña del maestro cordobés en este año -salvo los consiguientes lunares que nunca faltan en la labor de todo artista- y en sus actuaciones del Puerto de Santa María, Barcelona, Valencia, Málaga, Bilbao, Valladolid y Zaragoza rayó a la altura de su fama y nombradía. El 12 de Noviembre toreó en Madrid gratuitamente en la corrida a beneficio del inutilizado Rafael Sánchez, el Bebe, estoqueando con gran aplauso los toros Rosuelo y Gambó, de Veragua y Orozco.

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955

"Corrida extraordinaria a beneficio de Rafael Sánchez "El Bebe". 12 de Noviembre de 1888. [....] Primer toro, Rosuelo, de Veragua; negro bragao, girón, meleno y cornivuelto [....] Lagartijo empleó una faena de gran lucimiento con muy bonitos pases particularmente tres en redondo, para un pinchazo en hueso bueno y arrancando en corto. Siguió un volapié un tanto caído del lado contrario, y con media superior, en igual forma, le preparó para el descabello que acertó la segunda vez con la puntilla. Aplausos. [....] Cuarto toro, Gambó, de Orozco; negro bragado, salpicado, buen mozo y cornicorto. [....] Rafael inaugura la faena con un pase compuesto, al que siguen dos naturales, uno con la derecha y un cambio, y señala un pinchazo en hueso. Dos pases más y un volapié hasta la taza que hizo doblar al toro. Aplausos."

DON CÁNDIDO en La Lidia del 13 de Noviembre de 1888

Rafael Sánchez, el Bebe, banderillero

Fotografía publicada en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955

"Finalizó la temporada con una gran aflicción para la familia del diestro, en la novillada benéfica de Córdoba, el 26 de Diciembre, corrida organizada por Lagartijo y toreada por su cuadrilla, con ganado del maestro; el cuarto bicho cogió al banderillero -cuñado de Juan Molina- Manuel Martínez, Manene, y le dió una tremenda cornada, que le causó la muerte dos diás después, llevando el luto a las familias Martínez y Molina."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955

Manuel Martínez, Manene

Retrato publicado en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955


"Manuel Martínez (Manene), el muy notable banderillero de Córdoba, donde nació en 1862, pagó también su tributo por el arte el día 25 de Diciembre en la misma ciudad que le vió nacer. En uno de esos jugueteos a que tan aficionados son sus paisano, fué enganchado por el muslo y región glútea derechos, de tal manera, que le ocasionó la muerte el viernes 28 a las doce de la noche. Con razón sintieron amargamente esta desgracia cuantos le conocían, porque Manene, cuya hombría de bien y seriedad eran notorias, fué un buen banderillero, prudente, muy entendido y de gran aceptación."

Litografía y texto publicados en el semanario La Lidia, 23 de Abril de 1889


1889

"Para el abono madrileño de 1889, la Empresa preparó el mejor cartel, el de más prestigio que podía organizarse en aquella época: los viejos maestros Rafael Molina y Salvador Sánchez con el novel Guerrita.
Rafael Molina escuchó grandes ovaciones en la lidia y muerte de los toros del conde de la Patilla, Cordanero y Hermosillo, lidiados en la primera de abono"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955

"1ª corrida de abono, celebrada en la plaza de Madrid el 22 de Abril de 1889. Seis toros del conde de Patilla lidiados por Rafael, Salvador y Guerrita y sus cuadrillas. [....] Lagartijo estuvo como en sus mejores tiempos. Confiado y valiente desde el primer momento, ha dado a todos sus toros lo que pedían, y fiando exclusivamente en sus facultades. El primero, aplomado en fuerza de carne, abordó las tablas, y allí lo buscó Rafael ayudándose con una faena corta y lucida para entrar con gran coraje al volapié que en dicho terreno acabó con el toro, y que resultó contrario de puro embraguetarse, saliendo rebozado de la suerte. 
En el segundo, la faena fué todavía superior y tan breve como la del primero, acentuando sus excelentes deseos y engendrando otro volapié soberbio, que le valió una entusiasta ovación. [....] ¡Bravo Lagartijo, y siempre así!"

DON CÁNDIDO en La Lidia del 23 de Abril de 1889

"Los dos veteranos lidiadores quedaron bien, pero rendidos y materialmente destrozados de la brega con los seis enormes toros del portugués Palha Blanca, lidiados el 28 de Abril. En aquella memorable corrida, que se creyó interminable, se acreditó Juan Molina como el primer peón de su tiempo"


RECORTES, en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955

"TOROS EN MADRID. 2 corrida de abono. 28 de Abril de 1889. [....] En lámina y cuerpo el ganado llenaba las exigencias del más descontentadizo de los aficionados [...] Rafael y Salvador se han encontrado con un ganado poco adecuado a sus actuales facultades, y que algunos años atrás seguros estamos les hubiera dado un día de gloria. Sabido es que a Rafael le son necesarios toros aplomados, y desde el momento que esta condición faltaba a los de ayer, no hay que decir que sus faenas tenían que ser premiosas y de exclusiva defensa. Pero si en la suerte suprema nada hizo digno de su nombre y de su fama, en cambio en la brega compensó aquella falta, puesto que como hemos dicho, los toros de hacían de difícil lidia, y el personal encontró siempre su inteligente ayuda."

DON CÁNDIDO en La Lidia del 29 de Abril de 1889


 "No quedó bien Rafael con los toros de Gallardo, en Madrid, el 12 de Mayo; ni en Valencia, el 26, con el toro Pañoleto, de Cámara, enorme animal que tuvo en jaque a toda la cuadrilla; en cambio escuchó grandes aplausos lidiando las reses de Barrionuevo, en Barcelona, cuatro días después. Por ser cordobesa esta vacada la lidió con gran cariño, y los soberbios volapiés con que mató los toros Tigre y Cuervo fueron de la marca lagartijera de las grandes solemnidades. 
Alternando con Angel Pastor toreó en las corridas tercera y cuarta de la canícula, en la Plaza de la rue Pergolese, de París, entusiasmando a los franceses de ambos sexos con sus artísticas faenas en el ruedo y su rumbosidad fuera de la Plaza.
Continuó su labor en España, cumpliendo los compromisos contraídos; toreó al final de la misma en Valladolid, Zaragoza y Madrid, donde dió la alternativa a Rafael III, el Torerito, y se le ocurrió actuar de empresario y matador en Málaga, el 20 de Octubre, saliendo tan malísimamente malparado en lo primero como en lo segundo, pues perdió algunos miles de pesetas y escuchó los pitidos de los pocos cientos de valientes que acudieron al festejo."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955


Rafael Bejarano Torerito

Retrato publicado en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955



"Despidióse y muy bien ciertamente, de la temporada estoqueando bravo y dócil ganado de Cámara en el Puerto siete días después; pero en esta corrida ocurrió un suceso desagradable, que le afectó en alto grado. Al herir al quinto toro, Canario, derrotó el animal y lanzó el estoque al tendido, donde se le clavó a un espectador, dejándole en grave estado. Este hecho casual contristó al diestro, quien ordenó corriesen de su cuenta todos los gastos que ocasionase la curación del herido."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955




Lagartijo en 1889

AÑO 1890

Litografía de Daniel Perea publicada en La Lidia del 17 de Noviembre de 1890

"NUESTRO DIBUJO. [....] Iguala con el cuerpo a la rendida fiera, y marcando con el acero la dirección del ensangrentado morrillo, y lanzando en un rápido movimiento de la cabeza al suelo la flamante monterita, entra a consumar la suerte más interesante y noble de las que se compone la lidia.[...] Tratándose de Lagartijo, es prueba de voluntad y buenos propósitos la costumbre indicada de arrojar la montera. Detalle tan característico, es el elegido por Perea en el presente dibujo; y haciendo la salvedad de que el artista quizá ha extremado algo la distancia entre toro y torero (sin que neguemos que el diestro se tire frecuentemente de lejos), en lo demás lo creemos acertadamente interpretado.

MARIANO DEL TODO Y HERRERO en La Lidia, 17/11/1890


"Para la temporada de 1890 se contrató en Madrid con Guerrita, lo que nunca debió hacer, pues ya su edad requería algo mayor descanso del que supone alternar con una matador del empuje de Guerrita
Lagartijo seguía siendo el gran lidiador de siempre, pero tenía que esperar a que las reses, por su condición de sencillez y nobleza, le ayudasen al lucimiento. [....] Desde la primera corrida, el 6 de Abril, se pudo apreciar que esperaban a Lagartijo tardes muy desagradables, lo que fué confirmándose en el curso del abono, como ocurrió el 27 de Abril, en que no pudo con el ganado de Pablo Romero, y se repitió con creces el 2 de Mayo, con reses de Saltillo. No había quedado mal con su primero, y al trastear a su segundo, Tinajito, se le coló una vez, desconfiándose el diestro, que sólo tendió a tumbar al animal lo antes posible. Con sensación de miedo dió tres pinchazos, entrando malamente a la media vuelta [...] Tras dos avisos, el espada dió al toro, con toda intención un horrendo bajonazo, saltando al callejón acto seguido y diciendo a voces que no toreaba más en Madrid. A todo esto no dobló el toro, viéndose obligado a volver al ruedo, coger de nuevo los trastos y descabellar a Tinajito. [...] La escandalera hizo época. No obstante, sus incondicionales, le otorgaron abundantes palmas al matar, aceptablemente, su tercero, y cuando banderilleó, estupendamente, en unión de Guerrita, al toro sexto, la ovación se hizo estruendosa y hasta se pidió música en honor del maestro, que salió de la plaza complacido.
Días después de esta escena abandonaba la lucha con los toros, el que fué su rival, su compañero y amigo Salvador Sáchez, Frascuelo, decisión acertádisima, que debió imitar Rafael Molina"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955

"TOROS EN MADRID. Inauguración de temporada. 6 de ¿Marzo? (Debe tratarse de un error, pues la fecha será la del 6 de Abril) de 1890. [....] Lagartijo y Guerrita, encargados de la lidia de seis toros de don Faustino Udaeta [....] Rafael.- Aunque sobre el diestro cordobés van pasando los años, no de igual modo por su manera de ser como torero. Las mismas desigualdades, los mismos desalientos, los mismos pasajeros entusiasmos con que terminó la temporada anterior, empieza la presente. [....] Tal sucedió ayer en sus dos primeros toros [...] Manejable el primero, Rafael empieza bien la tarea con ocho telonazos aceptables, señalando media estocada, que el toro escupió. A partir de este punto, empezaron las dudas y las reservas, por no decir que el matador se huyó [...] El final de esta parte de la lidia fué una estocada baja y contraria, que el público acogió con muestras de desagrado.
En su segundo becerrillo empleó una larga serie de pases para hacer tomar al bicho una querencia que no tenía [...] En el quinto sólo aplausos merece por la brevedad en el trabajo de muleta y el acierto al herir. Cinco pases de lucimiento y un volapié hasta la taza [...] En el resto de la brega y en la dirección un tanto apático y no muy acertado en el par de banderillas que a petición del público puso al último toro." 

DON CÁNDIDO en La Lidia del 7 de Abril de 1890


"Bien toreó y mató en Madrid el 13 de Julio el toro Pepillo, de Veragua, siendo ovacionado"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955

"TOROS EN MADRID. 14ª corrida de abono. 13 de Julio de 1890. [....] Rafael (con sepia y plata). [...] Cuarto toro, Pepillo, de Veragua, negro bragado, recogido de cara y cornicorto. Mató un caballo y fué malísimamente picado. [....] Rafael dió principio a su faena fresco y parado, y adornándose como él sabe, siendo digno remate de su trabajo una estocada a volapié en todo lo alto, la mejor que el maestro ha dado en toda la temporada, entrando sobre corto, por derecho, dejando ver la reunión a maravilla y saliendo bien. (Ovación) [...] Lagartijo, en el cuarto, toreó de muleta primorosamente y se metió al volapié con una estocada colosal sepultando el estoque hasta el puño en las mismas péndolas, entrando como lo haría un mozo de veinte años y entusiasta de la lidia, y saliendo con un desahogo y tranquilidad olímpicos."

DON CÁNDIDO en La Lidia del 14 de Julio de 1890


"En cambio se le silbó en las dos corridas de La Coruña, y aunque en Bilbao quedó bien y escuchó palmas, sus labores quedaron muy por bajo de las magníficas de Guerrita. [....] Jamás fué la intención de Rafael Guerra retar a Lagartijo a competencias que, por otra parte, no tenían razón de ser, pues siempre, absolutamente en todas cuantas se iniciasen, tenía descontada la victoria [...] Rafael Guerra siempre apreció y respetó a su tocayo Molina; pero con perfecto acuerdo en su vida profesional no permitió que la tutela durase ni un día más después de su alternativa, y esto era justo que así ocurriese."


RECORTES, en el semanario El Ruedo, 31 de Marzo de 1955

1891

Retrato de Lagartijo con motivo de su participación en la Corrida de Beneficencia celebrada en Madrid el 14 de Junio de 1891

En dicha corrida se lidiaron cinco toros del Duque de Veragua y cinco de D. Antonio Miura

Lagartijo compartió cartel con Cara Ancha, Mazzantini, Espartero y Guerrita.

"1º. Zurdo de nombre, de Veragua; castaño, carinegro, bragado, de muchas arrobas y ancho de cuerna. Lagartijo lo recortó con capote al brazo, escuchando aplausos. [....] Lagartijo, bregando solo, y previos cinco pases naturales, uno con la derecha, dos de telón, uno preparado y otro en redondo, entró a herir con un pinchazo en hueso, cuarteando. Repitió con una estocada corta a volapié, en buen sitio, y descabelló a la primera. (Aplausos) [.....] 6º.Borriquero, de Miura; castaño, chorreado en verdugo, bragado y cornicorto. [...] Rafael, a las primeras de cambio queda desarmado, por pisarle el toro la muleta, haciéndosela dos; siguió toda la cuadrilla toreando al bicho, y por fin se acerca el matador, pero el animal no le deja colocar, a pesar de sus deseos; da unos cuantos pases despegado, y entra otra vez en turno la cuadrilla, y sobre todos Juan Molina, que pretende acabar con las pocas facultades que al animal le quedan; se echa fuera el espada una vez y sale perseguido, y en otra ocasión da un sablazo en el pescuezo. Después se desconfía, y todos sabemos ya lo que este torero ejecuta cuando ve en una res lo que no quisiera ver. Da una estocada a paso de banderillas y acierta con el sitio, y el animal cae redondo, haciendo antes tomar el olivo a Rafael."

"Lagartijo, la gran atracción de la corrida, no ha traspasado los límites de lo vulgar. [...] La brega del primer toro puede considerársela como aceptable; algunos pases fueron perfectamente rematados [...] En cambio en el segundo, se nos presentó como el Lagartijo apático que también conocemos, sin apretarse con la fiera y resuelto a deshacerse de ella de cualquier manera [...] Como banderillero, cumplió también por lo mediano."

DON CÁNDIDO, en el semanario La Lidia, 15 de Junio de 1891

Medalla conmemorativa de la Corrida de Beneficiencia de 1891

El número de La Lidia corresponde al 31 de Agosto de 1891


"NUESTRO DIBUJO. Se desarrolló el suceso en la segunda de las corridas de la Feria de Valencia y primera en la que tomaba parte el diestro de referencia, el 25 de Julio de 1891. Lidiábase ganado del Duque de Veragua, y rompió plaza Regatero, colorado, de muchas libras y abierto de cuernos. Tomó, con voluntad, ocho varas, propinó tres caídas y mató a un caballo. Lagartijo lo trasteó con elegancia y lucimiento, entrando a herir tan en corto y por derecho, que tomando hueso, cayó de espaldas al encontronazo. El bicho dirigió dos veces el hachazo sobre el cuerpo del espada, pero éste pudo librarlos asiéndose a uno de los cuernos, y dando tiempo a que la cuadrilla acudiese en su auxilio, sujetando Juan a la fiera colgándose a la cola, y Ostión y Antolín con el capote, hasta que el maestro estuvo en pie y libre de peligro"

M. DEL TODO Y HERRERO en La Lidia, 31/08/1891


Dibujo de Redondo representando la cogida que Lagartijo sufrió en la Plaza de Valencia en la Feria de Julio de 1891, el 25 de Julio

"La temporada de 1891 fué la que pudiéramos calificar de decisiva en la vida profesional del mal aconsejado lidiador cordobés, que en ella confirmó hallarse en el período álgido de decadencia, aun cuando tuviese ciertas corridas, mejor dicho, algunos toros, en que sus labores rayasen a la altura de aquellas de sus más felices tiempos, las que no fueron otra cosa que el canto del cisne de un diestro descendiendo de la cumbre antes conquistada.[....] Decididamente -decía un cronista-, Lagartijo se ha propuesto se le arroje de las Plazas
Con Guerrita toreó en Bilbao, siendo el conjunto de las faenas inferiores a las de su discípulo. Lagartijo se vengó, desairándole al no aceptar las banderillas que Guerra le ofrecía [....] En la gran revista La Lidia se le dijo al veterano diestro que se imponía la retirada." 

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 14 de Abril de 1955

"DESDE BILBAO. Primer día. 23 de Agosto. Toros de Muruve, negros y bien criados [...] Lagartijo y Guerrita muy trabajadores y oportunos [...] Lagartijo, en su primero y segundo toro, hizo una buena faena, pasando en corto y con inteligencia, y tirándose a matar a ley. En su tercero, que lo encontró hecho un buey, se mostró muy desconfiado, pasando mal, pero teniendo la suerte de agarrar una estocada superior.
Segundo día. 24 de Agosto. Toros del Duque de Veragua, de muchas libras y poder. [...] Rafael Molina, pasando bien de muleta a su primero y segundo, y magistralmente a su tercero. 
A petición del público banderillearon este toro los matadores, colocando Lagartijo medio par de las cortas y dos monumentales de las ordinarias. [....] Después de una faena magistral, se tira a matar en corto y por derecho y suelta un pinchazo. Coge otra vez el estoque y da un volapié superior.
Tercer día. 25 de Agosto. Toros de Miura, bien criados y de mucho poder [...] El quinto toro, al salir de una suerte de vara, acocó a Lagartijo, persiguiéndolo de un extremo al otro del redondel, y gracias a su serenidad y mucha vista, se libró de una cornada, echándose al suelo bajo el estribo en el preciso momento en que el toro daba el hachazo y saltaba al foso. Pasando de muleta estuvo desconfiado y descompuesto, y tirándose a matar de lejos y cuarteando mucho.
Cuarto día. 26 de Agosto. Toros de Ibarra. Fué la mejor corrida de las cuatro celebradas. [....] Lagartijo, en sus tres toros, estuvo aceptable.
RESUMEN GENERAL. Nunca ha llegado LA LIDIA con más oportunidad a Bilbao, que el último número; pues el artículo de don José Sánchez de Neira, en el cual se ocupa del maestro Rafael, aconsejándole se retire del toreo, ha sido muy bien recibido por el público que ha asistido a las corridas de estos días, en la cuales se ha puesto de manifiesto la gran pérdida de facultades que ha tenido este matador, y lo acertado que obraría si se decidiera a retirarse del toreo, como hizo su compañero de arte y fatigas, el incomparable Frascuelo."

ANDRÉS  L, DE LA PRESA (Apuros) en La Lidia del 31 de Agosto de 1891



Litografía de Daniel Perea publicada en La Lidia el 28 de Septiembre de 1891

"NUESTRO DIBUJO. En la segunda de las corridas de la Feria de Bilbao, verificada la tarde del 24 de Agosto salio uno de esos toros que se prestan a que los diestros desarrollen y pongan en juego todas sus habilidades y alegrías. Perteneció el bicho a la famosa torada del Duque de Veragua, llevaba por nombre Peseto y se corría en quinto lugar. [...] Al salir de un quite, Guerrita intentó arrancar la divisa del morrillo del animal, sin conseguirlo; lo que advertido por Lagartijo, formó igual empeño, logrando en el quite siguiente apoderarse de ella y lanzarla al aire, flotando en él por un momento, las ensangrentadas cintas, mientras la concurrencia premiaba su rescate con nutridos aplausos. 
A este incidente o detalle, hace referencia nuestro dibujo; detalle o incidente nacido de la competencia establecida esta temporada entre ambos Rafaeles, de la que debemos felicitarnos, siempre que no traspase los límites del arte, y redunde en beneficio y satisfacción del verdadero aficionado."

Litografía de Daniel Perea publicada en La Lidia el 5 de Octubre de 1891

"NUESTRO DIBUJO. El incidente tuvo lugar en la corrida verificada el 25 de Agosto, durante la lidia del quinto de la tarde. El toro, que pertenecía a la ganadería de D. Antonio Miura, se llamaba Pies de liebre, y era grande y largo. Al salir de la primera vara del Beao, se arrancó tras Rafael Molina, persiguiéndole buen trecho; y cuando ya le iba a los alcances, Lagartijo, apelando al recurso de arrojarse al suelo y pegarse al estribo de la barrera, pudo evitar el peligro en que se hallaba, puesto que concurrió la feliz casualidad de que la fiera, en vez de hacer por el bulto, saltase, impulsada por el ímpetu de la carrera, no sólo sobre el cuerpo del diestro, sino también por cima de la valla, cayendo al callejón y dejando ileso y libre de su furia al antiguo espada"

M. DEL TODO Y HERRERO en La Lidia, 05/10/1891



"Toros de Fuente el Sol, lidió en Vinaroz el 30 de Agosto, y se repitió la escena en San Sebastián, corregida y aumentada. El ruedo se inundó, en uno de sus toros, de cáscaras de melón y mendrugos de pan, y las silbas fueron continuadas en la Plaza y en la calle. Tuvo que esconderse y luego salir huyendo de la ciudad. [....] Nuevamente se hallaron ambos Rafaeles en las corridas de Valladolid del mes de Septiembre, días 20 al 23. Lidiáronse reses de Udaeta, Palha, Veragua y Aleas. Deslucido fué el trabajo del maestro en las dos primeras corridas, pero en la tercera, y con los toros Curtidor y Rumbón, escuchó avisos y las silbas consiguientes, mezcladas con los gritos de ¡Que se vaya! ¡Que no vuelva más!. No quiso o no pudo sacarse la espina con los bichos de Aleas, y se repitieron las gritas, siendo imponente la del toro Tostonero, con el que estuvo bregando veinte minutos. [....] Volvió a quedar a menor altura que su discípulo en las corridas madrileñas del 27 de Septiembre y 7 de Octubre. En ésta estuvo Guerrita atentísimo con el viejo [...] A estas atenciones correspondió Lagartijo con otro desaire de los suyos, rechazando su invitación para banderillear el último toro. [...] De nuevo se reproduce la animosidad en la Plaza de Jaén el 20 de Octubre [...] Molina no se recataba de vituperar al joven espada, desahogando con ello el despecho de su impotencia para vencerle ante los toros. Todo le parecía bueno para zaherirle y mortificarle"

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 14 de Abril de 1955



Entrada triunfal de Lagartijo en Córdoba en 1891

"Ha matado por tesón, / pero al volver a su hogar / creerá por siempre escuchar / las gritas de la afición"

1892

"Para la temporada de 1892, Guerrita, dolido de las injusticias de la afición madrileña y de su prensa, no quiso contratarse en nuestra Plaza, y la empresa tuvo que hacer sus combinaciones sobre la base de Lagartijo y el Espartero.
Los toros de don Esteban Hernández, con que el 17 de Abril se inauguró la temporada, fueron -como todos los de este ganadero- grandes, poderosos, duros y nada manejables. Cerca de una hora tardó Molina para matar los tres suyos, Zafranero, Cismo y Veronés, abundando en las faenas mucho más lo malo que lo aceptable, y los silbidos, más que las palmas.
Por vez primera, ¡ya era hora!, núcleos de incondicionales del espada cordobés reconocieron que su admirado amigo no podía ya con toros de empuje que llegasen a la muerte un poco resabiados; que sólo se haría aplaudir con los nobles, sencillos y de escaso nervio"



RECORTES, en el semanario El Ruedo, 14 de Abril de 1955

"TOROS EN MADRID. Inauguración de temporada. Corrida extraordinaria. 17 de Abril de 1892. [....] Toros de D. Esteban Hernández, para las cuadrillas de Lagartijo y Espartero. [.....] El ganado ha satisfecho por completo a los aficionados [....] Rafael ayer no quiso, y nos regaló tres faenas pesadas y aburridas; la primera, por las condiciones del toro y las reservas del matador; la segund, por su falta de voluntad, puesto que la res fué la más manejable de todas y la marearon con un lío de capotazos infernal; y la tercera, por el defecto del bicho en la vista; por todo lo cual, el maestro escuchó justificadas demostraciones de desagrado."

DON CÁNDIDO en La Lidia del 18 de Abril de 1892


"Quedó bien Rafael con un toro de Veragua el día 18, mal con los de Vázquez del 24, muy mal con los de Miura del ¿2 de Mayo? (Según La Lidia la corrida tuvo lugar el 1 de Mayo) y detestable con los de Pablo Romero del día 8, tarde en que le dieron los tres avisos y salieron los bueyes para llevarse mechado al toro Colmenero, que murió en el anillo merced a una puñalada que le dió el puntillero Pepín, a quien el presidente, por hacer algo, multó con la fuerte suma de cien reales."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 14 de Abril de 1955

"Primera corrida de abono celebrada en la plaza de Madrid el 18 de Abril de 1892. [....] Seis buenos toros del Duque de Veragua para las cuadrillas de Lagartijo y Espartero. [....] Fácil le fué a Lagartijo apoderase de su tercero a los primeros pases, que fueron buenos, aunque con algo de encorbamiento, y una vez colocado en suerte, tirar atrás la montera, dar el consabido paso atrás y clavar el estoque inmejorablemente, a volapié, entrando por derecho y saliendo como el arte manda. En justicia, mereció aplausos: pero, en justicia también, severa censura por el miedo que demostró al estoquear los dos anteriores. [...] En resumen: aparte del ganado, que fué mal lidiado, unos pases buenos del Espartero, y una buena estocada de Lagartijo. ¡Dos suertes buenas en toda una tarde!."

J. SÁNCHEZ DE NEIRA en La Lidia del 25 de Abril de 1892

"Segunda corrida de abono celebrada en la plaza de Madrid el 24 de Abril de 1892.[....] Ganado de D. Juan Vázquez, de hermosa presencia [...]  Los señores Lagartijo y Currito, a cuyo cargo corría la lidia, no pudieron hacerlo peor [....] El primero de los diestros hizo con el primer toro una faena desastrosa. Le tomó asco desde luego sin motivo alguno, y entre ¡cuarenta capotazos! de los de su cuadrilla, metió cuatro pases de muleta, y a gran paso de banderillas, atizó media estocada, que resultó en su sitio, porque sí. Repuesto algo en el tercero, entró a matar sin estar el toro en suerte, llegando al pelo con la mano; pero resultando caída la estocada. En el quinto tornó a las precipitaciones, y recetó un sablazo bajo [...] El Califa, pues, no mereció ayer más que censuras, y unimos las nuestras a las del público imparcial."

DON CÁNDIDO en La Lidia del 25 de Abril de 1892


"3ª corrida de abono celebrada en la plaza de Madrid el 1º de Mayo de 1892. [....] Seis reses de D. Antonio Miura para las cuadrillas de Lagartijo y Espartero. [.....] Lagartijo, que lucía un flamante traje, color tabaco y plata, pareció que empezaba con buenos deseos, yéndose al primero con decisión; mas pronto se acabó la pólvora y siguió toreando de lejos, sin sujetar al toro, por lo tanto, y demandando auxilio de los peones. Tuvo la faena más malo que bueno [...] No se corrigió en el tercero, que fué aquello el summun de lo malo. Contra lo que suele suceder, aquí el descompuesto fué el matador, y se necesita paciencia para ver a Rafael cuando se descompone. [...] Pero saltó el quinto...y quebró el juego. Digerible el toro como una sopa de chocolate, el cordobés se regaló con él con todos los adornos de su escuela, y lo afianzó con la misma frescura de otros tiempos en una soberbia estocada a volapié, arrancando del público una ovación entusiasta y merecida. Mucho nos agradó aquí el diestro"

DON CÁNDIDO en La Lidia del 2 de Mayo de 1892

"El entrecejo de sus idólatras se desarrugó un poco al verle luchar con arte y fortuna con los toros nobles de Udaeta lidiados el día 29 de Mayo"



RECORTES, en el semanario El Ruedo, 14 de Abril de 1955

"TOROS EN MADRID. 7ª corrida de abono. 29 de Mayo de 1892. [....] Seis toros de Udaeta para las cuadrillas de Lagartijo, Espartero y Jarana. [....] Lagartijo, muy bien en el primero, pues aunque con el trapo estuvo algo lejos, se le vieron deseos; y en el cuarto, trabajando con muchísimo conocimiento. Alcanzó una gran ovación; y nosotros nos complacemos en consignarlo y adherirnos al aplauso general."

DON CÁNDIDO en La Lidia del 30 de Mayo de 1892


"A sus fracasos como lidiador tuvo el pobre que aumentar los de ganadero, por resultar bueyes los que vendió como toros para el 5 de Junio, viéndose en la necesidad de quemar la divisa de su propia vacada.
Con Guerrita, y ya en buena armonía, trabajó bien en Granada el 19 de Junio, donde le dieron escaso trabajo y mucha ocasión de lucimiento unos toros de Saltillo. Mucho y bien trabajó en Barcelona el 3 de Julio, donde por cogida de Hermosilla tuvo que matar cinco toros de Barrionuevo. La faena de muleta y muerte del toro cuarto, Pantero, fué de lo acostumbrado en sus mejores tiempos. La ovación corrió pareja con la excelente faena.
Con Mazzantini, el Espartero y Guerrita alternó en las corridas de feria valencianas. La victoria fué del Guerra. No obstante, el veterano tuvo momentos felices y fué aplaudido.
Poco duró la alegría y un borrón de los gordos fué el que sumó en su plana con los bichos de Padilla lidiados en Ciudad Real. Esta tarde fué tan desastrosa para él, que le quitó la venda de los ojos, y anunció a un revistero de sus incondicionales su decisión de retirarse al comenzar la próxima temporada de 1893, noticia que rubricó, entre lágrimas y sollozos, en un banquete preparado en la Corte por un grupo de los suyos."

RECORTES, en el semanario El Ruedo, 14 de Abril de 1955






1893. LAS DESPEDIDAS



Litografía de Lagartijo, debida a Daniel Perea,  publicada en La Lidia el 3 de Abril de 1893


"Vamos a dar cuenta de sus famosas despedidas, de las que dijo Frascuelo: "Rafael acaba como yo empecé: echando un guante por los pueblos."
Veamos el resultado de tales fiestas:
Primera. Zaragoza, 7 de Mayo. Toros navarros de Espoz y Mina (Carriquiri). Sin más labor extraordinaria que la realizada con el toro Contrabandista, al que banderilleó, pasó de muleta y mató estupendamente, pudo pasar el resto de su trabajo, y la gente aún salió algo complacida"
Segunda. Bilbao, 11 de Mayo. Toros de Veragua. El ganado resultó flojo, soso y mansurrón. El espada, detestable. Público enfurecido inutilizo el redondel con toda clase de proyectiles, almohadillas, botellas y cacharros. El último toro murió en los corrales y la cuadrilla tuvo que salir de la Plaza escoltada por la fuerza pública..
Tercera. Barcelona, 21 de Mayo. Toros de Veragua. El ganado, pequeño y joven, cumplió y facilitó al espada en su trabajo. Quedó mal en un toro, regular en otro, bien en tres y superior en el último. Salió en triunfo.
Cuarta. Valencia, 28 de Mayo. Veragua mandó seis toros jóvenes, pequeños y finos que cumplieron. El matador también cumplió, pues aunque no hizo faenas extraordinarias, trabajó bien y fué aplaudido, siendo sacada a hombros del ruedo.
Quinta. Madrid, 1 de Junio. Toros de Veragua. Cayó en ese día la fiesta del Corpus Christi, en la que es tradicional la procesión por la tarde, siendo comentadísimo el hecho de que la autoridad eclesiástica autorizase la celebración en la mañana para no restar brillantez a la despedida del Califa.
No había motivo para tanto comentario. En aquel tiempo las fiestas de toros eran presididas por autoridades municipales. Los que por obligación habían de asistir a la Plaza, tenían a la vez que figurar en la presidencia de la procesión, y éstos fueron los que solicitaron del ilustrísimo obispo la variación de la hora de ésta, a lo que el prelado, por una sola vez y sin que sentase precedente, accedió.
Los toros de Veragua resultaron poco más o menos como los de Bilbao: blandos, novillos y sosos. Rafael, en conjunto, malísimo; terminó la fiesta con imponente escándalo, y la cuadrilla abandonó el circo custodiada por la Guardia Civil de Caballería, la que ordenó al cochero utilizar un camino desusado para ira al hotel donde se hospedaba el fracasado diestro, que al siguiente día abandonó Madrid, huyendo hasta de sus amigos. Unos cuantos de los más íntimos acudieron a la estación, consolándole en su desgracia."



RECORTES, en el semanario El Ruedo, 14 de Abril de 1955





Litografía de Daniel Perea dedicada a las diferentes despedidas de Rafael Molina, Lagartijo, publicada en La Lidia del 2 de Junio de 1893

"No hay que culpar al torero por los pequeños lunares de sus despedidas en Zaragoza y Bilbao, que en nada amenguan su reputación torera. Cúlpese a la debilidad de carácter, y al amor que todos tenemos al becerro de oro. Después del lo entusiasmo que ha producido en las Plazas de Barcelona y Valencia, en contraposición de los anteriores disgustos, ha venido a formalizar en Madrid su definitiva despedida del toreo. [....] Lagartijo ha tenido en su vida torera estilo propio, como lo tuvieron especial y suyo privativo Cúchares y el Gordito. Toreo alegre, efectista, que en mucha parte es original, intransmisible, y que lleva en sí algo que excita la alegría y el contento del pueblo, ante cuyo criterio impresionable poco pueden las severas reglas del arte, que serán más sólidas pero menos deslumbrantes. [....] Ya no hemos de ver en la arena aquella figura gallarda y arrogante que llenaba el Circo con su gran apostura; yo no aplaudiremos a rabiar aquellas inimitables largas que heredó de Cayetano, y tanto nombre le dieron; ya no admiraremos la destreza y la gracia peculiar que ostentaba con las banderillas en la mano, marchando paso a paso, contoneándose con toda la sal del mundo, hasta la cabeza del toro; y ya no ensalzarán sus muchos partidarios el singular trasteo que, con los bichos que a ello se prestaban, desplegaba con la muleta [...] ¡Bien puede sentir la afición taurina la pérdida de un torero tan excepcional!"

J. SÁNCHEZ DE NEIRA, en La Lidia 2 de Junio de 1893

Las viñetas hacen referencia a las numerosas corridas de despedida de Lagartijo

"El Toreo Cómico participa a sus lectores que a las innumerables corridas de despedida de Lagartijo hay que añadir una más, en Zaragoza. Se continuará la lista de las nuevas en ajuste."



Las viñetas se refieren a la despedida de Lagartijo de la Plaza de Zaragoza, en corrida celebrada el 7 de Mayo de 1893

"DESPEDIDA DE LAGARTIJO EN ZARAGOZA. 7 de Mayo de 1893. Día espléndido, gran afluencia de forasteros [...] Las cuatro pesetas las pagaron muy pocos aficionados de Zaragoza, teniendo en sus venas sangre torera y predilección por Lagartijo. Buena entrada en tendidos de sombra, mala al solo, demasiada en palcos, floja en gradas y completamente vacía la andanada [...] Los toros de Carriquiri demasiado jóvenes y mal presentados [....] Teniendo en cuenta su tranquillo y la poca verdad que encierra su toreo, en el que predomina la forma sobre el fondo, el trabajo de Rafael fué aceptable y superior [....] Pasando de muleta ni hizo nada extraordinario, pues el maestro se limitó a dar telonazos y pases por alto [...] Con el estoque hubo momentos que se salió del cajón. [...] En el quinto estuvo sublime; basta con decir que recordó su pasado. En los medios de la Plaza mandó retirar la cuadrilla, y allí, parando dió en dos minutos cuatro pases altos y un cambiado, soltando a continuación un magnífico volapié. Oyó una ovación como pocas y el picador Memento bajó al ruedo y besó al maestro, que se ganó la oreja del burel [....] Con el capote, admirable. ¡Vaya unas verónicas que dió al sexto, parando y con elegancia! [...] Con los palos no hizo gran cosa; colocó dos pares que, aunque buenos, no eran de mérito en el maestro. En la dirección, a ratos bien y a ratos mal."

EMILIO BOLI en el semanario La Lidia, 15 de Mayo de 1893

"DESPEDIDA DE LAGARTIJO EN BILBAO.  11 de Mayo de 1893. El reverso de la medalla de Zaragoza. En entusiasmo era extraordinario, y los espectadores tuvieron que arrepentirse de él al terminar la corrida. 
Fué causa principal del mal éxito el ganado del Duque de Veragua, que eligió Lagartijo para despedirse de los aficionados de la invicta villa [...] El ganado era casi utrero; pero sin sangre ni nobleza, a pesar de su juventud [....] El trabajo de muleta que empleó el maestro, sin ser malo, no traspasó los límites de la vulgaridad; ni un sólo pase extraordinario hubo que registrar, ni se advirtió en ellos la elegancia que de cuando en cuando suele desplegar en el manejo del trapo. Con el estoque, estuvo verdaderamente desacertado [....] En el sexto, al tocar a banderillas, el público dió rienda suelta a su disgusto, armando un escándalo monumental, interrumpiendo la lidia, arrojando al redondel botellas y otros objetos y manteniéndose en esta actitud hasta que cerró la noche y el toro fué retirado al corral.
Lagartijo clavó con elegancia un buen par de banderillas al quinto; no hizo nada notable en la brega, y estuvo apático en la dirección."

DON CÁNDIDO en La Lidia, 15 de Mayo de 1893

"DESPEDIDA DE LAGARTIJO EN BARCELONA. 21 de Mayo de 1893. El entusiasmo que despertó la retirada del célebre Rafael Molina no tiene precedentes, por lo grandioso, imponente y verdadero. [....] Plaza llena. La salida de Lagartijo al frente de su cuadrilla fué saludada por los rafaelófilos con una general y estrepitosa ovación, seguida de estentóreos gritos de ¡Viva Córdoba! ¡Viva Rafael! [....] La corrida no estuvo bien presentada, por pecar de desigual y haber un toro defectuoso [....] El veterano cordobés ha demostrado en Barcelona que se retira del toreo cuando todavía puede con ellos, pero dejando entrever que obra cuerdamente al tomar la citada resolución. En esa corrida hizo todo lo que pudo, todo lo que le permitieron sus facultades y le dejó ejecutar el viento huracanado que reinó en la Plaza [....] Con el sexto, ejecutó una faena magistralísima, la mejor sin duda, que ha consumado Lagartijo en Barcelona. Fué breve, artística y archisuperior. En un minuto le dió un natural, un redondo magnífico, uno bueno de pecho y otro precioso de molinete, dando la vueltecita entre los mismos cuernos del toro. Una vez estuvo igualado, desde corto y dejándose caer al volapié con tanto valor como maestría, agarró una media estocada monumental, inmejorable, de la que mordió la arena el último bicho. Rafael sacó un fuerte varetazo en el brazo derecho, de puro atracarse. Los rafaelófilos invadieron el redondel, abrazando y besando cariñosamente al viejo Rafael. Con esta imborrable faena, puso Lagartijo la firma en Barcelona a su acrisolada reputación. ¡Bien por Rafael!.
En quites y brega estuvo relativamente trabajador, haciendo algunos con primorosas largas, y con los palitroques, puso dos pares regularcillos al quinto; otro bueno al sexto y uno superiorísimo al mismo, cortándole el bicho el terreno y mejorándolo Rafael con agallas y vista, cuadrando como un valiente al llegar al terreno de la verdad. Toreando al alimón, muy bonito y rejuvenecido."

VERDUGUILLO en La Lidia, 29 de Mayo de 1893




Carteles de las despedidas de Lagartijo en Valencia y en Madrid


Cartel de la despedida de Lagartijo de la afición valenciana el 28 de Mayo de 1893




Lagartijo en su corrida de despedida de Valencia, el 28 de Mayo de 1893

"DESPEDIDA DE LAGARTIJO EN VALENCIA. 28 de Mayo de 1893. Rafael ha venido a despedirse. El recibimiento ha sido magnífico: los entusiastas le siguieron hasta la fonda de Roma, vitoreándole [...] Al presentarse la cuadrilla, resonó una imponente salva de aplausos [...] Ni con pinzas pudiera sacar otro que no fuera Rafael, seis reses mejor escogidas, ni preparadas cuanto a su estado de carnes, pues gracias a su adelantamiento, se disimulaba la falta de edad para la lidia. [...] Rafael, a pesar de las innegables excelentes condiciones que presentaron los toros a la hora de la muerte, su fuerte, la muleta, no ha sido el trabajo sosegado, elegante y fino de otras veces. Aparte de que le rodeaban casi siempre demasiados capotes, no se confió en ninguno, y sobre lejos, pasó movido, sin acabar los pases, y resultándole las faenas nada vistosas y sí deslucidas. En cambio, los trasteos para prepararse los descabellos, fueron magistrales y como suyos. 
Tampoco al herir, vimos, ni siquiera una vez, decir quiero, y llegar con la mano al morrillo; todo fueron medias estocadas [....] En la brega estuvo rejuvenecido, trabajador, concienzudo y elegante, en los quites usó del toreo de salón, y nos dejó ver alguna de sus primorosas largas, en que nos demostró que si se le van las facultades, la gracia no le abandona.
En banderillas, bordando en oro en el primer par de lujo, y bien en los otros. Dirigiendo, hecho un jefe de cuadrilla y un ganadero [...] En la suerte de al alimón, que ejecutó con el Torerito, llevó el maestro la batuta [....] Valencia ha despedido magníficamente a Lagartijo al terminar la corrida"

TEORÍAS en La Lidia, 02/06/1893


Entrada de la corrida de despedida de Lagartijo en la Plaza de Madrid, que tuvo lugar el 1 de Junio de 1893


Cartel de la corrida de despedida de Lagartijo de la afición de Madrid, que tuvo lugar el 1 de Junio de 1893

Cartel de la corrida de despedida de Lagartijo de la Plaza de Madrid. (De la colección de D. Luis Carmena)








Las viñetas representan la despedida de Lagartijo en la Plaza de Madrid, que tuvo lugar el día del Corpus, 1 de Junio de 1893, con un rotundo fracaso. De hecho el encabezamiento de las viñetas es "La última derrota y la huída de Rafael"

"DESPEDIDA DE LAGARTIJO EN MADRID. 1 de Junio de 1893. Plaza llena. Amenazando lluvia, se hizo el paseo de la cuadrilla, a cuyo frente marchaban el veterano lidiador y su discípulo el Torerito, y la ovación que le propinó el público no pudo ser más nutrida ni más cariñosa.[...] 
RESUMEN
El ganado.- Indigno del último novillero, e indigno del último ganadero.
Rafael. ......¿Qué he de decir?
Me limito a consignar,
que hoy no es día de juzgar;
sólo es día de sentir.

La cuadrilla cumplió; la entrada, superó, y el tiempo, fastidió.

¿Y quién presidió la Plaza?
Porque en sentir de la gente,
eso no es un Presidente;
eso es una calabaza."

DON CÁNDIDO, en La Lidia 2 de Junio de 1893
Las viñetas hacen referencia, de un modo bastante sarcástico, a las numerosas corridas de despedida de Lagartijo y a sus posibles sucesores. Entre estos destaca la figura de Mazzantini.



Lagartijo cortándose la coleta en su casa de Córdoba en 1893
Lagartijo cortándose la coleta en el patio de su casa. 1893

Fotografía publicada en el semanario Sol y Sombra

Viñeta representando el corte de coleta de Lagartijo


LAGARTIJO RETIRADO
Lagartijo en el despacho de su casa de Córdoba. 1896


Lagartijo en el patio de su casa de Córdoba, acompañado de los Sres. de Novillo, y de su hermana Dª Victoria y sus sobrinos Rafaela González y Manuel Sánchez. 1896

Lagartijo en la sala baja de su casa de Córdoba, acompañado de los Sres. de Novillo, y de su hermana Dª Victoria y sus sobrinos Rafaela González y Manuel Sánchez. 1896

Lagartijo con un grupo de amigos tras su retirada










Lagartijo en Andújar, donde vino a presenciar y a asesorar a la presidencia, en la corrida de inauguración de la Plaza que se celebró el 25 de Julio de 1898. Se lidiaron cuatro toros de Trespalacios, que fueron lidiados por Rafael Bejarano (Torerito)



El último par de Rafael, en corrida celebrada por la Asociación de Funcionarios civiles el 1 de Julio de 1898

Litografía de Daniel Perea publicada en La Lidia del 1 de Agosto de 1898

"NUESTRO DIBUJO. El último par de Rafael. Nadie lo esperaba ni lo imaginaba, porque de esperarlo o imaginarlo los aficionados, hubieran llenado el circo taurino. A pesar de indicar en los carteles que dirigía la lidia, muchísimos dudaron de que pisase el redondel [....] Pero no fué así, porque no debía ser. Rafael se presentó en el anillo sin exhibicion ostentosa una vez terminado el paseo de las cuadrillas. Se sentó en el estribo, se calzó las zapatillas de torear, cogió un capote de brega, y salió a los medios inmediatamente después de estar en la arena el primer becerro. Algunos capotazos magistrales y unas largas de marca propia, causaron el entusiasmo de los espectadores. Nadie esperaba otra cosa más que nuevos capotazos y alguna larga que otra, y se daban por satisfechos. Pero no fué así. Al lidiarse el quinto cornúpeto, que era retinto, bien puesto, con más de dos años, y con tamaño muy regular para aficionados, y en el momento de cambiarse el tercio, un actor del teatro de la Zarzuela, conocido por Chavito, cogió un par de banderillas y se las ofreció al maestro, que no dudó un momento en coger los palos que le brindaban, palos que le fueron cambiados por otros de lujo. Lo que pasó luego cualquiera se atreve a describirlo. 
Aquel coloso que llenara toda una época del toreo, salió andando hasta el torete, le citó, y cuadrando en la cabeza, como cuadraba en sus mejores tiempos, y una vez allí, con esa elegancia incopiable, dejó en lo alto del morrillo un par soberbio, y salió andando como si tal cosa. En entusiasmo no tuvo límites. El público le hizo una ovación inmensa, inacabable, de esas que no pueden olvidarse nunca [....] ¿Será el par que puso al quinto becerro de la corrida de funcionarios civiles, efectuada el 1º de Julio, el último para de Rafael?
Tal vez, aunque hay quien lo duda"

L. VÁZQUEZ en La Lidia 01/08/1898

Lagartijo, ya retirado clava su último par el 1 de Julio de 1898, en la primera de las corridas organizadas por la Asociación de Funcionarios Civiles. 

Como veremos en las fotografías siguientes, no se trató de su último par, pues volvería a actuar para la misma Asociación al año siguiente.

Litografía de La Lidia

Madrid: 6 Julio 1899.- Becerrada de la Asociación de Funcionarios civiles. Último par de banderillas puesto por Lagartijo. (Instantánea de Carrión)

"BECERRADA?. Pudo considerarse como tal la que el año anterior organizó por este tiempo la Asociación general de funcionarios civiles, y de la que quedó permanente un inimitable par de banderillas que a uno de los becerros clavara el famoso maestro Rafael Molina (Lagartijo); pero calificar de igual modo la que dió dicha Sociedad el jueves último (6 de Julio) en nuestra plaza, sería excesiva modestia, tanto más que el espectáculo resultó muchísimo más emocionante que una corrida formal [...] El mayor atractivo de la fiesta era, como el año anterior, la presencia en el redondel del citado califa cordobés Lagartijo, para dirigirla, como así lo efectuó, ayudado eficazmente por Valentín Martín, Torerito y Guerrerito.
Esto llevó al circo público suficiente para llenarlo, el cual quedó asombrado viendo salir de los chiqueros, no los becerros propios del caso, sino verdaderos novillos, algunos novillos-toros, con bastante corpulencia y afilados de pitones [.....] La única nota agradable de la corrida, fué la suerte de banderillas del quinto. Indicado el deseo de que parease el gran Rafael, y aunque en principio se resistió a ello, su afición le hizo acceder al fin. Salió delante de Valentín Martín, dejando un buen par de frente; siguió Torerito con medio y clavó el último Lagartijo, otro par de poco lucimiento, pero de mucho mérito. El torere esta muy huído; el maestro, después de citarle con el sombrero sin que acudiera, fué a buscarle al hilo de las tablas para sesgar, pero habiéndose desviado de ellas, se fué al cuarteo con la decisión y elegancia de sus tiempos juveniles y metió los brazos primorosamente, saliendo de la reunión con sus apurillos y todo. No hay que decir que la ovación fué delirante, hasta el punto de emocionarse profundamente el abuelo [...] Además de esto, el califa hizo algunos quites; y si los bichos hubieran tomado bien el capote, largas y medias verónicas hubiéramos visto, de aquéllas cuyo secreto guarda bajo llave......."

MARIANO DEL TODO Y HERRERO en La Lidia del 10 de Julio de 1899


Litografía de Daniel Perea publicada en La Lidia del 31 de Julio de 1899




"NUESTRO DIBUJO. Transcurría el tiempo tranquilo, cuando una Sociedad importante de Madrid tuvo la feliz ocurrencia de invitar al veterano maestro a dirigir una becerrada por ella organizada. Aceptó éste con su acostumbrada bondad, y se trasladó a la Corte para cumplimentar su encargo. [....] El caso es que el antiguo espada, de simple autoridad para dirigir la fiesta, se convirtió en actor privilegiado; y qué no haría, que el artista y los espectadores se fundieron nuevamente en estruendosas ovaciones, y al año justo, hubo que repetir la entrevista, con iguales muestras de cariño y con iguales explosiones de éxito. [....] El banderillero revivió en un par de frente (el del año pasado), que debiera quedar permanente como modelo; y en otro de tal mérito (el de éste), que nos recuerda uno de los trabajos más admirables de Lagartijo en sus últimos tiempos."

MARIANO DEL TODO Y HERRERO en La Lidia, 31/07/1899

De la crónica de La Lidia deducimos que Lagartijo, ya retirado, participó en dos corridas organizadas por la Asociación de Funcionarios civiles, una en 1898 y la última en 1899


Lagartijo en la Corrida de Asociación de Funcionarios. Dibujos de Daniel Perea




El último par de Lagartijo. Dibujo de Daniel Perea










Lagartijo en 1899

El cadáver de Lagartijo en la capilla ardiente. (Fotografía de Palomares)
Capilla ardiente de Lagartijo

Patio de la casa de Lagartijo antes de salir el entierro. (De un apunte del natural)


Casa mortuoria. Conducción de coronas dedicadas a Rafael



Salida de la comitiva de la parroquia de San Miguel

La comitiva en plaza de Cánovas

La comitiva frente al Club Guerrita (Gran Capitán)

La comitiva camino del cementerio

Entierro de Lagartijo. (Fotografías de Palomares)

Entierro de Lagartijo. (Fotografía de Palomares)




Mascarilla de Lagartijo tomada por el notable artista señor Inurria. (Fotografía de Molina)







Portada del semanario Sol y Sombra del 7 de Agosto de 1900 reflejando la muerte de Lagartijo, que tuvo lugar el 1 de Agosto de 1900


FOTOS SIN FECHAR 

Lagartijo con su cuadrilla

Fotografía publicada en el semanario El Ruedo, 14 de Abril de 1955




Retratos de estudio de Lagartijo


Lagartijo saliendo de una larga. Madrid. Fotografía de Jean Laurent

Lagartijo citando al natural en la Plaza de San Sebastián


Litografía de Daniel Perea, publicada en La Lidia del 14 de Octubre de 1895.

"NUESTRO DIBUJO. LAS TRÉBEDES DE LAGARTIJO. Rafael, con su gran conocimiento de las reses, adoptó para las que no se dejaban parear fácilmente y hacian, por consecuencia, andar de cabeza a los banderilleros, un sistema o tranquillo, si se quiere, que suplía ventajosamente la poca actividad de los peones y la mala intención de los toros. [...] Exclamaba, con su acostumbrado laconismo:
-¡Vamos a hacer las trébedes!
A esta indicación, y bajo la dirección del maestro, uno de los peones se colocaba a la cola del cornúpeto con el capote preparado; otro llamaba la atención de la fiera metiendo el percal por uno de los lados, mientras el banderillero entraba por el contrario, casi libre de cacho, y quedaba consumada la suerte, si no de una manera artística y reglamentaria, por lo menos breve e ingeniosa [...] Esa variedad de la suerte de banderillas, a la que tan caprichosa como apropidamente bautizó el inolvidable maestro con el título de Las trébedes."

MARIANO DEL TODO Y HERRERO en La Lidia, 14/10/1895


La litografía de Esteban se refiere a Rafael Molina Martínez, Lagartijo chico, hijo de Juan Molina y por tanto sobrino de Lagartijo el Grande.

La litografía fué publicada en La Lidia del 30 de Octubre de 1899




LAGARTIJO VISTO POR LOS DIBUJANTES TAURINOS




Retrato de Lagartijo. 1841

Retrato de Lagartijo


Retrato de Lagartijo en color



Las cuadrillas de Mazzantini, Frascuelo y Lagartijo, en un cuadro de Vázquez Díaz



Rafael Molina Lagartijo. Retrato anónimo. Museo Taurino de Madrid


Retrato anónimo de Lagartijo


Busto de Lagartijo debido al escultor Mateo Inurria

Publicada en el semanario El Ruedo, 8 de Noviembre de 1944

Retrato de Lagartijo con motivo de su participación en la Corrida de Beneficencia celebrada en Madrid el 14 de Junio de 1891

En dicha corrida se lidiaron cinco toros del Duque de Veragua y cinco de D. Antonio Miura

Lagartijo compartió cartel con Cara Ancha, Mazzantini, Espartero y Guerrita.

Retrato de Lagartijo publicado en La Lidia



Retrato de Lagartijo debido a Enrique Segura


Lagartijo visto por Enrique Segura



Retrato de Lagartijo. Dibujo ¿de Esteban?



Lagartijo llegando a la Plaza. Dibujo de Luis Ferrant




Una cogida de Lagartijo en la Plaza Vieja de Madrid. 1885

Dibujo publicado en La Nueva Lidia, 8 de Junio de 1885

Lagartijo dando la puntilla de ballestilla. 1885. Dibujo de G. Palau


"Nuestro dibujo. Representa una de las suertes favoritas de Cara-ancha. En la lámina aparece el citado diestro exactamente retratado por el acreditado pintor D. Juan Alaminos, en el momento de citar para el quiebro. En segundo término, y esperando el instante de clavar los palos, conocerán los lectores a Rafael (Lagartijo), y, por fin, a Currito tomando las banderillas de entre barreras.
Los aficionados recordarán una corrida en que tomaron parte los diestros aludidos, pareando entre los tres el último de la tarde y de la temporada.
El parecido y la verdad que el dibujo en sí encierra, nos evita elogiar lo que se merece al reputado artista."

Dibujo y texto publicados en La Nueva Lidia, 15 de Noviembre de 1885


Cogida de Lagartijo en la Plaza de San Sebastián, en corrida celebrada el 8 de Agosto de 1886. Dibujo de Alaminos.

Lagartijo en la portada del semanario Pan y Toros del 14 de Junio de 1897

Cuadro de Oliver Aznar
Lagartijo en un cambio de rodillas


Lagartijo al final de un quite. Dibujo de Daniel Perea

Una larga de Lagartijo




Brindis de Lagartijo. Óleo de Daniel Perea

Brindis de Lagartijo. Óleo de Chatrin

Cite de Lagartijo sentado en un caballo


Pase natural por alto de Lagartijo sentado en las ancas de un caballo muerto.
Litografía de La Lidia de Daniel Perea

Quite arriesgado de Lagartijo. Litografía de La Lidia, de Daniel Perea

Lagartijo, ya retirado clava su último par en Julio de 1898. Litografía de La Lidia

Lagartijo matando a favor de querencia


Lagartijo poniendo banderillas al quiebro

Litografía de José Chaves en La Lidia, 30/07/1883


Lagartijo poniendo la puntilla para descabellar a golpe.

Litografía de Daniel Perea en La Lidia. 29/08/1887






Lagartijo a la salida de un recorte

Grabado de La Lidia titulado "Lagartijo poniendo banderillas al quiebro"


Dibujo de Lagartijo igualando a un toro en su última época. Litografía de La Lidia 









Número de La Lidia del 31 de Agosto de 1891










Entrada triunfal de Lagartijo en Córdoba en 1891

"Ha matado por tesón, / pero al volver a su hogar / creerá por siempre escuchar / las gritas de la afición"


Lagartijo visto por Esteban. Dibujo publicado en el semanario La Lidia





Lagartijo en la Corrida de Asociación de Funcionarios. Dibujos de Daniel Perea



El último par de Lagartijo. Dibujo de Daniel Perea



Triunfo de Lagartijo. Dibujo de Daniel Perea

Esplendor de Lagartijo. Litografía de La Lidia

Lagartijo y sus subalternos. Óleo de Valdivia

Caricatura de Lagartijo por Daniel Perea


Banderilleros de Lagartijo: Mariano Antón, José Gómez (Gallito) y Juan Molina

José Gómez García (Gallito) fué el primero de la dinastía de los Gallo. José era el hermano mayor de Fernando Gómez, el padre de Joselito y de Rafael.




Las viñetas hacen referencia a las numerosas corridas de despedida de Lagartijo

"El Toreo Cómico participa a sus lectores que a las innumerables corridas de despedida de Lagartijo hay que añadir una más, en Zaragoza. Se continuará la lista de las nuevas en ajuste."

Las viñetas hacen referencia, de un modo bastante sarcástico, a las numerosas corridas de despedida de Lagartijo y a sus posibles sucesores. Entre estos destaca la figura de Mazzantini.



Las viñetas se refieren a la despedida de Lagartijo de la Plaza de Zaragoza, en corrida celebrada el 7 de Mayo de 1893

Las viñetas representan la despedida de Lagartijo en la Plaza de Madrid, que tuvo lugar el día del Corpus, 1 de Junio de 1893, con un rotundo fracaso. De hecho el encabezamiento de las viñetas es "La última derrota y la huída de Rafael"



Caricatura de Lagartijo publicada en el semanario Pan y Toros, 21/12/1896


Lagartijo (con sombrero) y su medio pariente Pilindo en una novillada organizada en Córdoba por el maestro

Viñetas publicadas en el semanario Pan y Toros,21 de Diciembre de 1896
Patio de la casa de Lagartijo antes de salir el entierro. (De un apunte del natural)

Lagartijo Frascuelo en dos litografías del semanario La Lidia


Caricaturas de Lagartijo y Frascuelo publicadas por la revista castellonense Don Cristóbal. Julio de 1887







No hay comentarios:

Publicar un comentario