martes, 31 de enero de 2012

GUERRITA. TEMPORADAS Y CRONICAS





SUS TEMPORADAS ORDENADAS CRONOLÓGICAMENTE

TEMPORADAS DE 1776 A 1783



"Caniqui, torero cordobés, formó y dirigió, allá por el año 70, una cuadrilla a cuya enunciación histórica bastaría la gloria de haber figura como matador de ella Guerrita, alternando con el malogrado Manene, y rodeados de Mojino, Bebe, Orejita y otros que cooperaron a su apogeo"

                                                                                              Sol y Sombra, 28/07/1898. R. P. R


"Contaba Guerrita poco más de catorce años cuando Caniqui, banderillero y padre de su amigo inseparable Rafael Rodriguez (Mojino), organiza una cuadrilla de niños cordobeses"
                                                                                         

                                                                                    Jose María de Cossío un su obra Los Toros 



El retrato puede pertenecer a las temporadas de 1882 o 1883

"ROSSINI Y GUERRITA. No hay que indignarse, no hay que gritar porque coloco a Guerrita al lado del autor de El Barbero de Sevilla y de Guillermo Tell [....] ¿Existe algún diestro que haya hecho gorgoritos en las Plazas de Toros como Rafael Guerra? No.
Rossini tomó la alternativa con El Barbero a los veinticuatro años de edad. ¡Y qué alternativa!
Guerrita tenía veinticinco años cuando estrenó su primera grande ópera en el regio coliseo de la calle de Alcalá. Dirigió la orquesta Lagartijo. ¡Vaya un director!"

                                                                                                La Lidia, 15/07/1894. D. JERÓNIMO



"LA LIDIA, al banderillero Rafael Guerra (Guerrita). 

Hoy el aficionado ve algo de superior en Guerra, adivina algo más grande todavía, y fieles nosotros a nuestra misión, hemos de seguir levantando a quien tiene condiciones y medios de posarse en las alturas"

"Guerrita nos ha demostrado en una y otra tarde, siempre y en todas las ocasiones, cómo el toro es esclavo del valor, como las mayores dificultades se vencen con la habilidad, cómo, en fin, hay siempre toro allí donde existen amor propio y esfuerzo de ánimo hermanado con el arte. 
Toma los palos y marcha en dirección de la fiera, su actitud es decidida y gallarda, su porte elegante, fino el andar, correcta la primera disposición de su cite. Cuando la res observa el objeto de su engaño, Guerra entonces avanza un paso, y luego otro, y acaso dos más, en una especie de carrerita o avance, que es la desesperación del desafiado cornúpeto. Las distancias se han acortado tanto, que solo un poderoso rasgo de valor puede salvarlas; ¡helo aquí! el toro parte veloz, furioso, precipitado.....el chico espera y vacía el tremendo testuz apenas perdiendo un paso de su antigua estancia. El espectador advierte cómo el joven banderillero apenas sale de la suerte por pies, y es que ha sido tan veloz la acometida, medido y reparado el centro de la ejecución, que toro y lidiador vuelven a ganar sus terrenos después de fijos los palos en las sobresalientes agujas"
                                                                                                                
                                                                                                                       La Lidia, 29/06/1883





TEMPORADA DE 1885


Triunfo de Guerrita. Dibujo de Alaminos publicado en La Nueva Lidia

"Nuestro dibujo. El inteligente artista Sr. Alaminos ha puesto una vez más de relieve, en el fiel retrato de Guerrita, las excelentes condiciones que le adornan. 
Llamamos la atención de nuestros favorecedores sobre el parecido del dibujo con el joven diestro."

Dibujo y texto publicados en La Nueva Lidia, 8 de Noviembre de 1885




"Guerrita era entonces banderillero en la cuadrilla del Gallo [.....]Esto fue en la primavera de 1885. Mazzantini tenía entonces veintinueve años. Guerra era un mocito de vientitrés. [.....] El cordobés tenía a los públicos esclavizados con su asombrosa manera de banderillear [....] Guerra era aún para Lagartijo el niño sumios que se dejaba guiar por el maestro, en la cuadrilla del que ya se vislumbraba su entrada. [....] Lagartijo también está joven, relativamente; tenía entonces el rey de los toreos cordobeses cuarenta y cuatro años; aún estaba en la plenitud [....] Guerra toreó aquella tarde sin cuadrilla [....] Guerra toreó solo, por tanto, aquella tarde; los peones de los matadores banderillearon sus toros, y el palitroquero del Gallo (o sea, Guerrita) mató alternando con aquellas dos glorias"

                                                                           Sol y Sombra, 20/12/1900. J. GUILLÉN SOTELO


TEMPORADA DE 1887


Las fotos no están fechadas. Las he incluido en esta temporada por la indicación de los pies de foto, en los que se indica que corresponden a los primeros tiempos de Guerrita como matador de toros.


Retrato de Guerrita el año de su alternativa, 1887

Fotografía publicada en el semanario Los Toros

"Con un lleno hasta los topes recibió Guerrita, de su maestro, el gran Rafael I, los avíos de matar, y atavíado de perla y oro, y previo el brindis de rúbrica, fuese al bicho, de nombre Arrecío, perteneciente a la ganadería de Núñez del Prado, y tras breve faena, en la que fué cogido y volteado en los primeros pases, no sufriendo más que algunas contusiones y el vestido destrozado, se arrancó a mata a volapié con gran coraje, aunque sin la fortuna de hacer rodar el toro a sus pies, puesto que tuvo que darle la puntilla, consiguiéndolo al primer intento. La ovación que recibió fue grande y merecida, aunque la compartiese con su maestro el gran Califa de Córdoba (está refiriéndose a Lagartijo)"

                    Ladislao Redondo, en su libro Guerrita su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"La alternativa de Guerrita fue sonada, pero no tan brillante como lo que debía esperarse de su sensacional historia de banderillero, primero, por verificarse el 29 de septiembre (1887), día laborable de una estación de cansancio taurino, y segundo, porque el diestro no llegó a traspasar la raya de lo discreto [......] Su primer toro, de Gallardo, le derriba y le cornea sin consecuencias al pasarlo embarulladamente de muleta y con la admirable ayuda de Lagartijo; para matarlo, necesita una estocada con tendencias, tres intentos de descabello con el estoque y  un descabello efectivo con la puntilla."

                                         F. Bleu (Félix Borrell Vidal) en su libro Antes y después del Guerra



"El 29 de septiembre de 1887 tomó en Madrid la alternativa de manos de Rafael Molina, del inolvidable Lagartijo el grande, el entonces incomparable y aplaudidísimo banderillero Rafael Guerra Guerrita, el torero que más entusiasmos ha despertado desde el comienzo de su carrera y el que supo llegar al término de su vida profesional sin que amenguara el esplendor de su fama ni el estruendo de los aplausos con que los públicos saludaban su presencia en las funciones de toros"
                                                                                             

                                                                                      P. P. Chanela. Los Toros, 30/09/1909

"Don Antonio Peña y Goñi, le dirigió una carta en su periódico y le decía entre otras cosas: ".....Pero, ¿será usted matador de toros? Aquí entra el gran problema. Siendo un gran torero, como Dios le ha hecho a usted, ¿bastará esta circunstancia para que mate usted toros y alcance como estoqueador de reses bravas los aplausos que al lidiador se adjudican con justo entusiasmo?

                                                                                                             El Ruedo, 27/06/1944




"Dieciseis años tenía éste cuando manejó por primera vez el estoque en una novillada que se verificó en Alcoy, en agosto de 1878. Tres años después entró en la cuadrilla de Bocanegra como banderillero, y al año siguiente en la del Gallo, que desde que lo tuvo consigo vio aumentar el número de sus corridas, pues tal había llegado a ser la fama de Guerrita, que por aquella época, el mayor  aliciente posible de un cartel lo constituía su nombre. Como banderillero, en efecto, no ha conocido rival Rafael Guerra"
                                                                                                  

                                                                                          P. P.Chanela. Los Toros, 30/09/1909




TEMPORADA DE 1888




Cuadrillas de Lagartijo y Guerrita. 1888


TEMPORADA DE 1889


"Guerrita. El 2 de mayo de 1889, en Madrid, no cesó de oír ovaciones, tocando la música en su honor, homenaje que por primera vez se tributaba en Madrid a un torero. Pero días después de celebró la corrida de despedida de Frascuelo y dio comienzo su impopularidad en la capital, que tantos disgustos habría de acarrearle."





TEMPORADA DE 1890


"Un bicho, algo veleto, derrotó con sus cuernos al capote que se le tendía, que en ellos quedó enganchado, sin que Guerrita soltase por eso el percal, y resultando de la porfía la división del mismo, que una mitad quedó en poder del dueño y la otra a los pies del cornúpeto. El torero no quiso que la mitad que le faltaba quedase por mucho tiempo bajo la jurisdicción del toro, y recortándole en el momento, recogió delante de su misma cara los restos de la capa, saliendo a la carrera, mientras el animal quedaba fijo en el mismo sitio como asombrado"
                                                                                                                         
                                                                                                                         La Lidia, 26/05/1890







Cogida de Guerrrita en Jérez. Grabado de José Chaves publicado en el semanario La Lidia

"Pidió el público que parease Rafaelillo, y éste, que vestía azul con oro, cogiendo los palos colocó un soberbio par de frente, siendo alcanzado a la salida (en la ingle derecha) y volteado por la fiera. Levantado y apoyado en la barrera, se dirige las manos a la ingle y marcha enseguida por su pie y dificultosamente a la enfermería, donde reconocido, resulta tener una herida en la parte superior e interna del muslo derecho"
                                                                                  
                                                                                  M. del Todo y Herrero. La Lidia, 28/07/1890

"Se celebraba en Jerez una corrida de toros de D. Joaquín Pérez de la Concha el día de San Juan de 1890 y en ella tomaba parte como matador Guerrita alternando con el Espartero. Sin incidente digno de mención se iba realizando la corrida, salvo el entusiasmo que el brindis de Guerrita al malogrado D. Isaac Peral produjo, cuando llegó el turno de lidia al sexto toro. [.....] Guerrita cogió los palos y fuese al toro, poniéndole sin preparación un soberbio par; pero alcanzado a la salida del mismo, fué volteado aparatosamente, produciendo tal cogida la angustia consiguiente en el público."

                     Ladislao Redondo, de su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899


TEMPORADA DE 1891



Retrato de Guerrita en 1891

Fotografía publicada en el semanario Los Toros


TEMPORADA DE 1893

"Practicada la primera cura, en la que se dieron seis puntos a la herida y trasladado a su hospedaje de la fonda Universal, sin que surgiera ninguna complicación posterior, ni siquiera se iniciase la más ligera fiebre, Guerrita abandonó al otro día la ciudad del Segura, trasladándose a Córdoba para atender a su completo restablecimiento"
                                                                              

                                                                       La Lidia 02/10/1893. Mariano del Todo y Herrero













"No se necesitan grandes esfuerzos para practicar la suerte de al alimón, ni ese toreo de capa es de un mérito excepcional. Resulta, sí, agradable y vistoso y aceptable de cuando en cuando como uno de los adornos de la lidia [......] Data de mucho tiempo el capeo al alimón y le empleaban con frecuencia los toreros antiguos [......] Badila al caer del caballo en una vara, cogió una punta del capote de Guerrita, y entre ambos ejecutaron, con gran contentamiento del público, la suerte de al alimón"
                                                                              
                                                                       La Lidia, 17/04/1893. Mariano del Todo y Herrero

"La faena del cuarto, fue de gigante. El bicho tenía la cabeza enterrada en la arena, y el diestro bregó por levantársela, descubriéndose materialmente sobre los cuernos, sin conseguirlo, pero demostrando una inteligencia que arrancó a viva fuerza una ovación [......] Un pinchazo bien señalado, una estocada un poquito caído y un descabello acabaron con el buey [.....] Habíamos convenido en que el diestro se sentaba en el estribo ante los toros cuando ya estaban muertos; a mí me pareció ver que en esta ocasión lo hizo al salir del primer puyazo; pero quizá fuese un efecto de óptica"

La Lidia, 04/11/1894. Extracto de la crónica de la faena de Guerrita al cuarto toro,la tarde de la confirmación de alternativa de Litri en Madrid, el 28/10/1893. Don CÁNDIDO

"Con seis Veraguas, y alternando con Lagartijillo, dió la alternativa el 23 de octubre de 1894 a Miguel Báez, Litri, despachando su primer toro de una gran estocada en que se le premió con justa ovación y a su segundo que humillaba, tras de inteligente faena, con la que consiguió arreglarlo, lo mató de media estocada  y un descabello."

                          Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

Las crónicas no coinciden respecto a la fecha concreta de la alternativa de Miguel Báez Litri.

TEMPORADA DE 1894


Guerrita entrando a matar a Cocinero, de Félix Gómez. Madrid, 17 de mayo de 1894

"El 17 de Mayo, toreó en Madrid una corrida de D. Félix Gómez, en que por cierto le endilgaron el hueso de ella, si es que toda no lo era."

                        Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"El ganadero trajo siete toros grandes y cornalones, pero entre los siete se distinguía uno enorme de peso y de defensas (se está refiriendo a Cocinero). Guerrita rogó al mayoral de la vaca que lo retirase porque desigualaba la corrida.
-¡Déjelo usted estar! ¡De todos modos no viene para usted!
-Pues ahora -contestó el cordobés- es cuando me empeño en matarlo. O me lo echa usted a mí, o no mato en Burgos sus toros.
Y en efecto, se lidió en segundo lugar, portándose como bueno de bravura y de empuje. Tomó 7 varas por 6 caídas y 3 caballos muertos y llegó al último tercio con facultades. De nada le sirvieron, porque a la vuelta de siete pases excelentes, rodó como una pelota de una formidable estocada arrancando. Cocinero, así se llamaba este legítimo colmenareño, pesó 32 arrobas."

                                                      F. Bleu (Félix Borrel Vidal), en su obra Antes y después del Guerra

"Era un toro colorado. Asusta el tamaño de sus pitones, la corpulencia de su trapío. Guerrita lo vió en los corrales, días antes de la corrida, y le dijo al mayora: "Este toro desiguala mucho, dile a Don Félix que traiga otro". Pronto corrió por Madrid taurino la noticia de la exigencia del gran torero. Le pusieron de oro y azul los comentaristas. Se recordó aquello de , "¿qué es lo que tiene Guerrita? Mucho miedo y mucha guita". Y ante este guirigay, como entonces no se celebraba sorteo, Guerrita reclamó al Cocinero para matarle él. Y estuvo asombroso, porque un asombro era salvar aquellos descomunales cuernos."

                                                                                                                              Díaz Cañabate


Guerrita en plena faena con el toro Judío. 1894

Fotografía publicada en la revista Blanco y Negro del 10 de marzo de 1962


Fotografía publicada en el libro de Robert Ryan, El Tercio de Muerte


"LA RETIRADA DE GUERRITA. La noticia cayó como una bomba. No se habla ni se hablará en mucho tiempo de otra cosa [.....] Parece una broma de mal gusto, y es, sin embargo, la pura verdad. El propio interesado ha inutilizado todas las esperanzas, mandando a Laserna (Aficiones) un telegrama que El Imparcial publicó: "ES VERDAD QUE ME RETIRO DE LOS TOROS. Guerrita. De modo que no hay que forjarse ilusiones; dentro de tres meses Guerrita se despedirá para siempre del público madrileño, y se instalará tranquilamente en Córdoba, para disfrutar de lo que ha ganado toreando toros"
                                                                                              La Lidia, 08/07/1894. Don Jerónimo







Guerrita confiado. Acuarela de Daniel Perea publicada en La Lidia

"El niño se ha hecho hombre: el torero se hará matador, y al paso que va, el notable será eminente. A lo que llamaron filigrana, ha sustituido labor más sólida y consistente, por parecerle aquella fútil y deleznable: escatima, cuando su vehemente impetuosidad lo permite, aquellas posturas gimnásticas que le proporcionaron tantas palmas de sus parciales antiguos [.....] Se advierte en él la reflexión y seriedad que le faltaban; y atendiendo buenos consejos ha intentado en la presente temporada y ejecutado, si no a la perfección de una manera aceptable, la suprema suerte de recibir"
                                                                                   

                                                                                        La Lidia, 20/05/1894. J. Sánchez de Neira




"En todas épocas y en todas ocasiones, ha habido en España toreros atrevidos, que han asombrado al público con temerarios arrojos [.....] El mismo Guerrita, después de dar una estocada de muerte a un toro el día 3 de mayo último, se sentó en el estribo de la barrera, frente a él, con la mayor frescura, permaneciendo así hasta que el animal cayó a sus pies, causando esta escena general entusiasmo entre la multitud"                                                                                         

                                                                                     La Lidia, 12/08/1894. J. Sánchez de Neira



"Lo que preocupaba a muchos madrileños en el verano de 1894 era si el gran torero Rafael Guerra Guerrita se retiraba o no de los toros."

Caricatura y texto publicados en el Blanco y Negro del 17 de julio de 1965

TEMPORADA DE 1895








 "El asunto Guerrita sigue dando juego y lleva trazas de eternizarse, porque el muchacho es de los de dan que hablar cuando torea y cuando no torea, y trae a mal traer a sus rabiosos detractores. Estos son pocos, en verdad, pero meten ruido y procuran, por todos los medios imaginables contaminar la atmósfera y mantener vivo el odio de los ciudadanos madrileños contra el infiel cordobés"
                                                                                         La Lidia
, 03/06/1895. Don JERÓNIMO

"Entre las innumerables y brillantes faenas del diestro, habrá pocas tan completas y tan valientes. El diestro se entregó en cuerpo y alma al enemigo, para probar a los vengadores lo que hace un miedoso, un bailarín y un mata monas; epítetos que no han tenido reparo en adjudicarle, aun en letras de molde, los que nos están revelando eminencia taurinas a diario"
                                                                     

                                                                             La Lidia, 11/11/1895. Mariano del Todo y Herrero

"Corrida benéfica, con cuyos rendimientos se habían de instalar Sanatorios para los heridos de Cuba y Filipinas y que organizó la Cruz Roja bajo el patrocinio de S. M. la Reina Regente. Se lidiaron ocho toros, siendo cuatro de estos de la ganadería de D. Pablo Benjumea y otros cuatro de la de D. Joaquín Muruve; los matadores Guerrita, Lagartijillo, Fuentes y Bombita. [....] El primero toro, de Benjumea, atendía por Vizcaíno [....] Guerrita lo pasó en forma admirable haciendo un derroche de saber, maestría y elegancia con la muleta, como preparación para entrar a matar con una estocada superior, pero saliendo por el aire al haber sido corneado en el pecho, por lo que, y al mismo tiempo que el toro doblaba, era reconocido Guerrita por creérsele herido, lo que afortunadamente no acontecía, otorgándosele por ello entusiasta ovación."

                          Ladislao Redondo, de su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"Otra corrida benéfica hubo en el año, allá por octubre y esta vez fueron tan influyentes los valimientos, que Rafael se ablandó, toreándola con Lagartijillo, Fuentes y Bombita. Sus productos se destinaban a la Asociación de la Cruz Roja. [....] Guerrita mató el quinto, de Murube, muy bien, y superiormente el Benjumea que abrió plaza; dió diez buenos pases y una mejor estocada arrancando, de la que salió enganchado por el pecho, pero afortunadamente ileso."

                                              F. Bleu (Félix Borrell Vidal), en su libro Antes y después del Guerra 

TEMPORADA DE 1896

-¿Y qué vida hace usted aquí, en Córdoba?
 -Pues los días buenos cazar. Cojo el caballo y la escopeta y me voy al campo a matar liebres, unas veces sólo, otras con amigos. Cuando el tiempo está malo, me quedó aquí y por las tardes voy al Club a echar un tresillo o a perder unas perras, porque en esto del juego no soy muy afortunao.
-¿Y por la noche?
-Generalmente la paso en casa con los chicos. Si salgo es a primera hora; un rato al café o al Club, y vuelvo pronto.
-¿Y de toreo qué....., no piensa usted dejarlo?
-¿Dejarlo yo?...Mientras que no me dejen a mi los toros...Mientras yo me arrime, no los dejo

NuevoMundo, 26/11/1896. Entrevista hecha por  Contreras y Camargo a Guerrita en su casa de Córdoba



"Cuando salimos de casa del torero pregunté al fotógrafo
-¿Qué Club es ése al que va Guerrita por las tardes?
-El Club Guerrita, un casino que han fundado recientemente sus admiradores de Córdoba
-¿Y en él se reunirán, por supuesto, los principales elementos de esta ciudad?
-Si señor
-Pues sería curioso hacer una instantánea en ese círculo [.....] Avise al fotógrafo para que estuviera a las cuatro en el Club, y ahí tienen ustedes la vista que sacó, en la que entre los principales socios se encuentran Guerrita, Conejito, Bebe chico y otros toreros cordobeses.

                                                                   Nuevo Mundo, 26/11/1896. E. Contreras y Camargo


"En la terminación de los quites, cada torero tiene su costumbre o empeño [.....] Guerrita tiene la costumbre, y la repite con mucha frecuencia, de quedarse parado delante del toro, en la actitud de intentar darle un bofetón; pero arrepintiéndose de ello y despreciándolo al fin, como demostrando la superioridad que adquiere el hombre sobre la fiera en aquellos momentos, que se detiene impotente ante la habilidad del rey de la creación. Y tal es el asunto elegido por nuestro dibujante Daniel Perea, para el sencillo y bien interpretado cromo del presente número"
                                                                                                         
                                                                                                         La Lidia, 20/07/1896. TODO



El semanario Pan y Toros es del 26/10/1896




"Toreó Guerrita  el día 20 de abril en Sevilla un corrida de Miura, y al entrar a matar a su segundo enemigo, por apretarse demasiado con él, fué empitonado por la cadera y corneado en medio de terrible ansiedad por parte del público, hasta que desprendido del toro viose que estaba ileso."

                          Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899


Cogida de Guerrita en Sevilla en la corrida celebrada el 20 de Abril de 1896. Dibujo de Daniel Perea

Dibujos publicados en el semanario La Lidia, 11 de Mayo de 1896

"Nuestro dibujo. Resonancia y grande ha tenido el último accidente experimentado en Sevilla por el primero de nuestros toreros del día, no obstante la circunstancia de haber ofrecido los resultados más favorables y pasajeros. Pero como siempre sucede tratándose de este diestro, por pequeño que sea el percance, la noticia se divulgó con la velocidad del rayo, se comentó con un lujo de detalles extraordinario, y se ilustró de la manera más pintoresca y acomodaticia que darse puede"

La Lidia, 11 de Mayo de 1896


"En la última corrida de feria, en el cuarto pasó magistralmente, tocando todo el repertorio y adornándose con esquisito arte, cuadró, y colocándose entre los cuernos con tanta confianza como valentía, dejó media estocada en su sitio, siendo suspendido por el toro de las dos ingles, pasándoselo de un pitón a otro y arrojándolo al suelo de boca. La emoción fué terrible; pero por fortuna Guerrita sólo sufrió algún arañazo en la cara y hemorragia nasal, amén del destrozo de la taleguilla. El toro murió de la estocada y el diestro continuó la lidia."

MARIANO DEL TODO Y HERRERO, en el semanario La Lidia del 27 de Abril de 1896



"En situación de torear nuevamente lo efectuó en Aranjuez el día 30 de Mayo, haciéndolo a seis Veraguas, de los que sólo resultó bueno el segundo, estando Rafael muy bien, dentro de lo que los toros fueron e inteligentísimo durante toda la tarde Juan Molina."

               Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"Toreando en Aranjuez la corrida del día de San Fernando, sufre tan serio contratiempo que al juzgarle en ella, por primera vez se le aplica la palabra decadencia. En sus dos primeros toros oye pitos en abundancia y en el quinto aguanta una bronca de las buenas por permitir que el puntillero Alones ahondase desde el callejón una estocada insignificante. Pesimista hasta el extremo se muestra Don Modesto ante esas chapucerías en su revista El Liberal, que termina pintorescamente  con las siguientes palabras de destronamiento y excomunión: "La corona, el cetro y el globlo de Guerrita han quedado vacantes. ¿A quién elegimos emperador?"

                                                        F. Bleu (Félix Borrell), en su libro Antes y después del Guerra 


Corrida celebrada en Madrid el 11/06/1896, en la que Guerrita alternó con Lagartijillo y Villita, con toros de López Navarro, de Doña Celsa Fontfrede y de los Castellones.

"Los toros de López Navarro bien presentados [.....] Los de Doña Celsa Fontfrede, los de más talla [....] Los del señor marqués, finos y bien criados. [.....]

Guerrita, plomo y oro, que venía con deseo de trabajar y hacerse aplaudir, empleó una labor de inteligencia con la muleta y al herir entró siempre desde buen terreno. En banderillas hizo cuanto pudo. Los espectadores no pueden tener queja de su trabajo, debiéndose el poco lucimiento a las condiciones del ganado"
                                                                                                              Pan y Toros, 29/06/1896

"La de Beneficencia, tras una serie de desplazamientos, se celebró el ¿11 de julio?. Con tres toros de la Viuda de López Navarro, tres de la Concha y Sierra y otros tres del Marqués de los Castellones, lidiando estas reses Guerrita, ¿Algabeño? y Villita
Sólo la labor de Guerra en el toro corrido en séptimo lugar, y perteneciente al Marqués de los Castellones, que le brindó a la joven y preciosa hija de dicho ganadero, merece mención; labor compuesta por todas las elegancias y maravillas del torero cordobés, rematadas de una estocada hasta el pomo."

                  Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"Aunque en 1896 Guerrita no entró en la combinación de matadores de abono en Madrid, toreó dos corridas extraordinarias, la tradicional de Beneficencia, el 11 de junio, y otra en beneficio de los heridos de la guerra de Cuba, que se efectuó el 13 de noviembre.
En aquélla quedó muy bien en el primero, mal en el segundo y mal también en el tercero."

                                               F. Bleu (Félix Borrell Vidal), en su libro Antes y después del Guerra

"Sin la nota discordante de los toros de la ganadería del Excmo. Sr. D. Pablo Benjumea, todo hubieran sido plácemes y aplausos en esta apreciación, si tal puede llamarse, de la benéfica y patriótica fiesta [....] Ni una sola de las seis reses que salieron al redondel acusó bravura, y de las seis estamos seguros que a haberse lidiado en otras circunstancias, más de una y más de dos, cuando no cuatro, hubieran merecido los honores del fogueo [....]

Decir que Guerrita en esta operación (el cronista se refiere a la suerte de banderillas) lo creemos innecesario de todo punto; sólo sí añadiremos que de los dos pares que colocó, el segundo fue de lo superior, tanto por la preparación como por la manera de alegrar, llegar a la cara, cuadrar, meter los brazos y salir de la suerte. Mejor no cabe, y el público lo demostró haciendo al diestro una ovación [.....]
Guerrita en el primero de la corrida hizo una brillante faena de muleta, consintiendo hasta con el cuerpo para que el animal tomase el trapo y levantara aquella cabeza que tenía por el suelo [....] Faena de maestro, labor consumada de muleta la que empleó en el cuarto para apoderarse de aquel toro que no hacía más que buscar la salida. ¡Vaya unos pases altos dados con la mano derecha con que le saludó, y vaya una manera de recoger a su adversario en los vuelos del trapo rojo! [....] En quites y durante la brega, muy bueno. En el salto al trascuerno al segundo toro en los tercios del 10, ágil y sin perder ni uno solo de los tiempos que marcan las reglas de esta clase de salto. Toreando de capa al cuarto con arte y moviendo los brazos sin perder la fijeza en los pies"
                                                                                               
  
                                                                                             Pan y Toros, 23/11/1896. Pero-Grullo

"Invitados Lagartijo y Frascuelo a que concurriesen a tal fiesta, ambos aceptaron, asesorando a la presidencia. [......] Seis toros de Benjumea, lidiados por Guerrita, Reverte y Bombita, trabajando sin retribución de ningún género. [.....] Guerrita muleteó bien al primer toro, que estaba sumamente quedado, despachándolo de una buena estocada, faena por la que recibió muchas palmas y una artística medalla de oro [....] En su segundo, llamado Canalejo, Guerra empleó una artística faena, no luciendo todo cuanto debía su labor, dado lo aplomado del toro, poniendo fin a ella con una estocada que se aplaudió. [.....] Terminose la corrida entre aclamaciones y vivas a España, vivas que luego la terrible fuerza del destino nos ha hecho cubrir con crespones negros"

                     Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899



TEMPORADA DE 1897



Retrato de Guerrita con autógrafo

Fotografía publicada en el semanario Sol y Sombra


Se trató de la corrida de la  inauguracion de la temporada en Madrid, en la que Guerrita compartió el cartel con Mazzantini, lidiándose toros del Duque de Veragua.

"No nos gustó el ganado ni poco ni mucho. No era endeble ni flojo, que poder tenía y bien criado estaba; pero le faltaba sangre, bravura y voluntad [.....]
Mazzantini fue el héroe de la tarde [.....] Guerrita, a pesar de sus buenos deseos, estuvo abandonado de la fortuna. Mató al primer buey que le tocó de un golletazo a paso de banderillas, que era lo que realmente merecía [....] Dio en la faena pases muy buenos, otros muy malos, siempre cerca y encorvado. Al segundo lo despachó con un trasteo parecido, encaminado a sacar al toro de las tablas [.....] Mejor faena hizo en el último, con más arte y de más lucimiento [.....] Los dos espadas muy aplaudidos en quites y banderillas que pusieron al sexto toro; mejor el par de Guerra que el de Mazzantini [.....] Guerra, con menos brincos y desplantes que otros días, merece plácemes por cuatro lances que capote al brazo dio al primer toro y por una verónica y tres suertes de costado (que no es lo mismo) con que obsequió al cuarto"
                                                                               
                                                                              Sol y Sombra, 29/04/1897. J. Sánchez de Neira 

"Presentose Guerra ataviado de verde y oro, siendo recibido con grandes aplausos, dandose suelta al primero de la casa ducal (Veragua). De nombre Verdugo, dióle Guerrita tres recortes al brazo, que, por lo ceñidos, produjeron gran entusiasmo.
Muerto por Rafael el segundo de la corrida, que era un buey, y con el que trabajó cuanto pudo [....] mató también al cuarto, poniendo banderillas en el sexto después de haber ofrecido un par de éstas a Mazzantini, dejando ambos espadas tres buenos pares. [....] Entre los pitones, y haciendo una faena digna de un inteligentísimo torero, logró transformar el buey, en toro, que mató entrando sobre corto, de una estocada, recibiendo una gran ovación por su notable faena."

                      Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899


Corrida que consistió en un mano a mano entre Guerrita y Fuentes, ante seis toros de D. Esteban Hernández

"Los toros de D. Esteban Hernández no dieron el juego que esperaba su dueño, pues a pesar de su buen trapío, de su poder y del esmero con que los cría, algunos fueron abantos, otros se huyeron y todos conservaron facultades hasta el final de su lidia [,,,,,,,]

El buen Guerrita estuvo activo e inteligente toda la tarde. Con el capote en las largas y corriendo los toros, consolidando más y más la justa fama adquirida, lo mismo que clavando un par de banderillas al sexto toro, todo sin desplantes ni brincos, como cumple a un espada de su categoría. Pareció que así iba a dar muerte a los toros que le correspondieron, según lo erguido y arrogante que llegó hasta ellos; pero a los primeros pases ya empezó a abrir las piernas y a encorvarse, por ese maldito defecto de pasar muy por bajo para que el toro vea el suelo únicamente, teniendo que recular y perder terreno el diestro: ya es tarde para corregirse"
                                                                                   
                                                                                 Sol y Sombra, 29/04/1897. J. Sánchez de Neira
"El jueves 22 de Abril, dióse la segunda corrida de abono, actuando como matadores Guerrita y Fuentes, debiendo entendérselas con seis toros de D. Esteban Hernández; resultando todos malísimos, y haciendo imposible de todo punto imposible el que los espadas se lucieran."

                            Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"El ganado, bueno el de Miura, aunque con la malicia peculiar de la casta, y de Duque, el toro corrido en sexto lugar, que fue noble, bravo, codicioso y boyante [......]

Guerrita tanteó al primero con la derecha (pícaro vicio), encorvado y abierto de piernas y con el auxilio de su hermano, entrando sin meterse, para herir en lo bajo y delantero, con media estocada a paso de banderillasLa nobleza de su segundo toro, de Veragua, la aprovechó el inteligente diestro (se refiere a Guerrita), y si bien dió principio con varios pases con la derecha, ni se encorvó tanto como acostumbra, ni distanció tanto las piernas como otras veces. Parado y elegante, en corto y por derecho, sin balanceo ni paso atrás, se arrancó sin liar y clavó al boyante veragüeño hasta el puño hasta el puño del estoque, saliendo bien de la suerte"
                                                                                    
                                                                             Sol y Sombra, 06/05/1897. J. Sánchez de Neira
"Nuevamente se celebró en Madrid otra corrida extraordinaria, el 28 de Abril, corriéndose ocho toros, cuatro del Duque de Veragua y cuatro de Miura, por las cuadrillas de Mazzantini, Guerrita, Reverte y Bombita, corrida en que Rafael quedó muy bien."

                Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicada en 1899

"Más censura merece la pantomima de rascar el testuz y coger el cuerno del toro, impropia de un matador de su categoría [....] Clavó luego al séptimo toro tres buenos pares de banderillas, pero no sobresalientes, y entre vítores y aplausos antes del octavo toro marchó con Mazzantini a torear a Jérez"
                                                                               

                                                                                 Sol y Sombra, 06/05/1897. J. Sánchez de Neira 



"Corriórense seis toros de Muruve, finos, nobles y de poco respeto [....]
A Guerrita no hay peón de lidia que le gane en mímica, efectos y jugueteos con los toros. Abusando de la muleta mató a su primero, de prisa y corriendo, con media estocada caída y otra tendida; y al segundo, de un pinchazo en hueso por salirse, y de una ida, honda y contraria a paso de banderillasNo nos gustó en el trasteo por su vicio de retroceder sin que el toro pase, pero empezó perfectamente y concluyó con inteligencia. En quites, muy bien [....]
No parece por parte alguna la suerte de recibir. Con tanto valer los espadas actuales, ninguno la busca: ¿cómo han de encontrarla? "
                                                                             
                                                                            Sol ySombra, 06/05/1897. J.Sánchez de Neira

"Celebrose el domingo 2 de Mayo la cuarta de abono, en la que nada pudieron hacer con los seis toros de Muruve que se lidiaron ni Mazzantini, ni Guerra, ni Bombita, dadas las condiciones de los toros y el estado del ruedo."

                       Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"Fue buena la corrida por la que respecta al ganado, con buen trapío, nobles a excepción del primero y manejables, por más, que en el último tercio se quedaban defendiéndose [....]
Guerrita, conociendo la breva que le dieron al destinarle un toro de Ibarra, se la fumó con fruición. Le pasó de muleta muy de cerca, con algunos pases buenos y otros de zaragata, pero siempre encorvado y a patas abiertas, y arremetió a volapié en buena rectitud, pinchando en la barriga, sea porque se le fuese la mano, o porque, como creemos, el estoque resbaló en una banderilla. Picado en su amor propio, colocado cerca, se arrancó a volapié por derecho y saliendo perfectamente, hundió el estoque en lo alto del morrillo, con tal precisión, que el bicho dobló antes de que el matador hiciese ante él una intentada pantomima. Justa fue la ovación que recibió. [.....] En el sexto toro echó a perder cuanto bueno hizo antes"
                                                                                      
                                                                               Sol y Sombra, 13/05/1897. J. Sánchez de Neira
"Tras una faena monumental de Guerrita y tirándose a matar con rectitud suma al volapié, tropezó el estoque en el palo de una banderilla, por lo que no clavó; pero dados cuatro pases, dió fin del toro con una gran estocada, obteniendo muchas y justas palmas. [....] Dada suelta al sexto, de nombre Bayoneto, administrole Guerrita dos verónicas buenas y otras dos superiores [....] Brindó la muerte de éste a la Princesa de Wrede [....] De una estocada y un descabello, dió cuenta Guerrita de Bayoneto, recibiendo de la ilustre brindada un soberbio alfiler de corbata"

Ladislao Redondo, de su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899



"El ganado fue de Ibarra, que le presentó muy desigual en trapio, corretón, blando y cobarde. Tan flojos de patas los animales, que al menor recorte o pase natural de muleta caían al suelo [.....] 
Guerrita, mal en su primer toro, por empeñarse en sacar efectos de  relumbrón. Le tanteó prudentemente con el vicioso modo de usar la mano derecha, le dio alguno buenos pases, con especialidad los cambiados, barrió el suelo más de una vez, agachándose sin precisión de hacerlo  [....]No obtuvo mejor resultado en su segundo, al que pasó de muleta con más arte y más pintura, y de pronto se arrancó con rapidez para una estocada tendida, un pinchazo saliendo antes de tiempo, y otra honda a paso de banderillas, escapando a todo vapor [....] Como banderillero, excepcional; jugueteando y haciendo uso de sus potentes facultades"
                                                                                  

                                                                                 Sol y Sombra, 27/05/1897. J. Sánchez de Neira


La corrida tuvo lugar en Madrid, el 3 de junio de 1897

"El ganado de Saltillo ha dejado bien sentada su reputación por lo bien criado, su igualdad, bravura, y más que nada por su nobleza [.....]

Guerrita como torero es el número uno de los que hoy pisan el redondel. Hizo tantas cosas, tantos alardes de poder, inteligencia y soltura, que no es extraño que al toro sexto lo amansara, porque a todo el público mareó aquel ir y venir despacio, corriéndose, ladeándose, parándose, aganchándose, irguiéndose, siempre cerca, con gran vista y serenidad: en estos jugueteos, adornos y floreos, así como clavando banderillas, tiene la exclusiva [.....] A su primer toro le trasteó con buenos pases, empezando con la derecha, de cerca y consintiendo, y le mató de una arrancando, torcida por echarse fuera [.....] Bueno en capotes y mal dirigiendo"
             
 Extracto de la crónica de J. Sánchez de Neira para el semanario Sol y Sombra, 10/06/1897

"En la corrida de Beneficencia se lidiaron ocho toros de la Marquesa viuda de Saltillo, por Mazzantini, Guerra, Reverte y Bombita. [....] Al segundo toro, que salió abanto, Guerrita le paró los pies con tres verónicas muy ceñidas, haciendo una gran faena de muleta y enviándolo a la carnicería de una buena estocada, recibiendo el espada muchas palmas por su trabajo. [.......] Con la salida del sexto, tuvo lugar uno de los mayores triunfos de Guerrita. Toreó primeramente por navarras, verónicas, por delante y por detrás, con los pies clavados  y el cuerpo erguido [....] En la suerte de banderillas pareó Rafael de modo admirable [....] Sentado en el estribo del tendido 10, dió el primer pase de muleta, haciéndolo después, y ya en pie, de pocos más, aunque buenísimos y adornados, entrando a matar sobre corto por dos veces, pero tomando hueso, hasta que al tirarse la tercera vez, logró una gran estocada que hizo innecesaria la puntilla, y que proporcionó a Guerrita una gran ovación."

                   Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"Con los dos saltillos de la Beneficencia, consigue romper el hielo y hacerse aplaudir con entusiasmo y justicia, sobre todo, en la muerte del sexto, al que dió dos pases superiores sentado en el estribo de la barrera. Esta tarde fue tanto más halagüeña para Guerrita, por cuanto en ella consiguió una indiscutible ventaja sobre su rival de aquellos días, el popular Reverte."

                                                 F. Bleu (Félix Borrell), en su libro Antes y después del Guerra
"Y uno de esos jugueteos, uno de esos adornos, que no tenemos noticia haya ejecutado ninguno de los toreros que le han precedido, es el que con gran exactitud se representa en la lámina de este número, y que admiraron cuantos presenciaron la corrida de Beneficencia del corriente año, en el último tercio de lidia del sexto toro"
                                                                                                    

                                                                                                     La Lidia, 14/06/1897. L. Vázquez







"Primera corrida  de feria. Jabato (de Muruve) se llamaba el segundo toro [.....] Guerra se abrió de capa y largó cuatro verónicas, muy parado y moviendo los brazos a ley, rematando con una de frente por detrás [.....] Rafael hizo una faena de muleta magistral, atizándole dos medias estocadas y una buena, entrando y saliendo bien [.....] El quinto, que fue un toro superior, se llamaba Cumplido [....] Bien pareado por los banderilleros de Guerra, éste paso a entendérselas con el de Muruve, al que, tras una faena muy inteligente, atizó una estocada tendida"


"Primera corrida de las de Bilbao, con ganado de Muruve, siendo matadores Mazzantini, Guerra y Reverte. [....] Al segundo lo paró Guerra con cuatro lances naturales muy aplaudidos, y en un gran quite que después hizo, siéndolo aún más, cuando ataviado de marrón y oro, fuése al toro, y tras faena acabadísima, por lo inteligente y adornada, dió media estocada y un gran volapié. 

Muy buen mozo el tercero; al salir de un quite, Guerrita se arrodilló ante la cara, produciendo entusiasmo con ello, que aumentó al matar muy bien, después de una gran faena, el quinto toro."

              Ladislao Redondo, de su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"Segunda corrida de feria. Toros de Veragua [....] Presumido llamaban al quinto. Recibió siete picotazos. Guerra tomó los palos, y al compás del Gernikako Arbola, previa una bonita preparación, en la que no tiene rival, prendió un buen par [....] Rafael demostró nuevamente su inteligencia para sacar al toro de las tablas, haciendo una faena notabilísima [....] Tercera corrida de feria. Toros de Saltillo [....] Africano llamaban al segundo, que era negro, bragao [.....] Guerrita se deshizo de su enemigo de una manera magistral, tanto por la faena con la muleta, como por la única estocada que le dió en todo lo alto  "

                                                                  Sol y Sombra, 09/09/1897. J. Sánchez de Neira 
"Segunda corrida de las de Bilbao. Seis toros del Duque de Veragua, con los mismos matadores de la tarde anterior. [....] Mató Guerrita, ataviado de plomo y oro, al segundo, haciéndolo notablemente, por lo que se le concedió la oreja. [....] En el quinto de la tarde. Rafael clavó un par superior, después de una salida de gran lucimiento, y empleando una breve faena de muleta le recetó dos medias estocadas, una superior y un descabello."

Ladislao Redondo, de su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899



La fecha del semanario Sol y Sombra es el 30/09/1897

"Ayer, día 29 de septiembre, hizo diez años que tomó la alternativa en nuestra plaza el gran Guerrita. Lidiáronse seis toros de D. Juan Vázquez, de Sevilla, y el cartel anunciador de la corrida de alternativa de Guerrita rezaba lo que sigue: "ESPADAS. Rafael Molina (Lagartijo) y Rafael Guerra (Guerrita), que alternará por primera vez en esta plaza, confiado más bien en la indulgencia del público que en sus propios merecimientos, y que procurará desempeñar su cometido con el mayor lucimiento posible"

"Torero de agilidad, vista, valor y habilidad, es sin duda el lidiador más general y más perfecto de los existentes hoy [....] Su escasa comunicación con la gente que bulle y anda alrededor de los toreros, su retraimiento en asistir a juergas y sesiones de cante, la fama que lleva de ser inaccesible al sablazo empleando quites que envidiaría el mismo Pini, y sobre todo, el poseer un capital respetable, le han enajenado las simpatías de ciertos elementos. Como escribía con mucha gracia Sentimientos hace pocos días en este mismo periódico: "lo que tiene de malo Rafael es que ya puede comer a diario" [....] Bromas aparte, el heredero y sucesor de Lagartijo, ha demostrado con creces ser digno del puesto que ocupa, y al cumplirse el decenario de su alternativa, justo es que le dediquemos un pequeño recuerdo"
                                                                                                                      
                                                                       Sol y Sombra 30/09/1897. Luis CARMENA Y MILLÁN














Guerrita tanteando un toro en la feria de Córdoba de 1897

Fotografía publicada en el semanario Pan y Toros

Guerrita tras la muerte del primero toro. Madrid, 1897

Fotografía publicada en el semanario Pan y Toros









"Trasladose Guerrita a San Sebastián, lidiando al siguiente día, Domingo 29 de Agosto, seis toros de Camará, alternando con Bombita. Dificílisimo el primero para la muerte, lo despachó Guerrita sin poder lucirse, pero brevemente, por lo que se le aplaudió."

                     Ladislao Redondo, de su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899




TEMPORADA DE 1898



"Decir del ganado del Sr. Ibarra que es fino y de buenas hechuras, es repetir lo que saben todos los aficionados: tal origen tienen y con tal esmero los cría el ganadero sevillano [........] Nobles todos y bien armados, hicieron buena pelea en varas en general [.....]
Guerra estuvo como cuando quiere: las tres verónicas con que cortó los pies al primer toro, fueron limpias y parando los pies; en quites jugó con los toros y a punta de capote hizo primores de estilo. Toreando al alimón con Reverte al quinto toro, suerte que remataron arrodillándose ambos diestros, buenísimo, y en banderillas como suele: bien llegó a la cara en el primer para al quinto toro, pero en el segundo produjo el delirio del público.¡Qué frescura, qué preparación, qué medir los terrenos, qué pasadas por la cara del animal, jugueteando con él y qué para tan inmenso!. La ovación fue merecidísima [.....] Toreando de muleta a su primer toro estuvo cerca, fresco, y aunque movió algo los pies, no fue en todos los pases: el toro obedecía con nobleza y Guerra lo despachó con una soberbia estocada [....] Justísima fue la aclamación general. Aún mejor toreó a su segundo [...] empleando pases de castigo y de elegantísimo toreo, parando y estrechándose: el remate fue un volapié hasta la mano [....] No menos inteligente, aunque con menos lucimiento, por no permitirle adornarse las condiciones del toro, fue la brega de Rafael en el quinto"

                                                                                           Sol y Sombra, 10/03/1898. Sentimientos

"Domingo 6 de Marzo, seis toros de Ibarra, lidiados por Guerrita y Reverte. Bien muerto el primero por Rafael y el segundo por Antonio, salió al ruedo el tercero, toro de menos poder, de nombre Utrereño, y al que al llegar a la muerte le dió Rafael doce pases y una estocada que, por hacer un extraño el toro, resultó un poco descolgada, pero que no impidió se aplaudiese mucho a Guerrita. El mejor toro de la tarde, el quinto, de nombre Relamido, lo parearon los matadores, saliendo Reverte por delante y quedando regularmente, completando el tercio Rafael con dos pares superiores, tras de los que, y aun no tomando bien el toro la muleta, lo pasó admirablemente y mató mejor, estando a su vez superior en dos quites  que hizo en el sexto toro."

              Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899


"El Domingo 13 de Marzo, se celebró la segunda corrida de las anunciadas como despedida de la Empresa Muñoz y en ella se corrieron seis toros, que mataron Guerrita y Reverte; pero por falta de bravura de las reses, nada de lucimiento pudieron hacer los espadas, aunque Guerra demostró en sus tres su inteligencia, procurando sacar todo el partido posible de tan mal ganado."


                   Ladislao Redondo, en su libro Guerrita , su tiempo y su retirada, publicado en 1899


La corrida fue un mano a mano entre Guerrita y Reverte, ante seis toros de Veragua. La fecha correcta del semanario Sol y Sombra es el 17/03/1897

"Los toros del Duque, sin ser notables, en general, puesto que en llegando al último tercio, hubo algunos aplomados, fueron nobles y ninguno hizo mala pelea. [....]

De luto fajas y pañoletas llevaban puestas las cuadrillas. Luto por Salvador (se trata de Frascuelo que había muerto el día 8 ), ¿qué menor tributo puede rendirse a su memoria? [....] Guerra en quites, como siempre, jugando con los enemigos y demostrando su vista y facultades excepcionales; corriendo a los toros como si los llevara sugestionados [....] En la muerte de su primer toro quedó Guerra admirablemente. Toreó en corto, con elegancia y vista y habilidad, y sujetando al avantón; entró a volapié a ley y dejó una buenísima estocada. Más sobrio o con menos voluntad preparó al segundo de los suyos [.....] Con una pasada y desprendida termino la faena en su tercer toro [....] Dirigiendo estuvo descuidado Rafael"

                                                                                     Sol y Sombra, 17/03/1897. Sentimientos 



Guerrita alternó con Mazzantini y Reverte, ante toros de José Antonio Adalid


La corrida no fue un mano a mano entre Guerrita y Reverte, sino que completó el cartel Mazzantini



"Los toros, en general, menos que medianos: ¡qué variedad de pelos! ¡qué falta de poder! ¡y cómo estaban algunos de los cuartos traseros! [....] Difíciles en banderillas, porque desarmaban, y descompuestos para la muleta [....]
Entre Guerra y Juan Molina llevaron la brega toda la tarde, pero muy particularmente el primero [....] Todo lo hizo Guerra, demostrando inteligencia superior, conocimiento de las condiciones de los toros, habilidad y facultades extraordinarias [.... ] En todo estuvo Guerra, llevando el peso de la corrida [....] Un buen par de banderillas cuarteó al sexto toro a petición del público. Con la muleta hizo maravillas en su primer toro, de nombre Caramelo, [....] Pases de cabeza a rabo, de pecho, naturales, ceñidos y parando [....] Caramelo murió de una soberbia estocada a volapié hasta los dedos. Toreó a su segundo con igual maestría y aún más habilidad [....] Diré que toreó parando, en corto, no de pitón a pitón, sino vaciando y recogiendo a su gusto al enemigo y llegando a dominarle [....] De todo lo cual resulta que Rafael fue la corrida [....] Y que hay pocos Guerras por esos  mundos de la tauromaquia"

                                                                                         Sol y Sombra, 24/03/1898. Sentimientos 

"Se efectuó la tercera corrida de las anunciadas, el 19 de Marzo, con seis toros de Adalid, antes de Núñez de Prado, lidiados por Mazzantini, que había regresado de Méjico, Guerra y Reverte.
Fué un triunfo para Rafael tal corrida; pues ya en la muerte del primer toro se le presentó ocasión de lucirse. Enganchado Mazzantini por una manga al dar un pase de muleta, cayó al suelo, y al meter la cabeza el toro por él, hizo Guerrita un quite admirable que libró al diestro guipuzcoano de una avería y proporcionó al cordobés gran ovación.
En el segundo toro, que siendo el más grande de la corrida, estaba huído a la hora de la muerte, logró Rafael, tras inteligentísima faena con que casi consiguió hacerlo pasar por bravo [....] mereciendo por esta labor grandes y entusiastas plácemes. [....] En el quinto, Guerrita, con dos verónicas, un farol, una de frente por detrás y otra larga, sujetó al toro con faena superiorísima, que el público en masa aplaudió e igualmente al matarle, después de unos cuantos pases de muleta muy buenos y una gran estocada.
Grandes quites y muy adornados, hizo en el sexto toro. Guerrita fue el héroe de la tarde."

                      Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899




"Condiciones de nobleza y bravura, hermosa lámina y buena crianza demostraron siempre los toros del Duque [....] La corrida, en lo respectivo a los toros, no fue buena ni mucho menos [.....]
Guerra en la brega, como él sólo: dominando siempre el ruedo con tal seguridad que asombra; bien colocado siempre, es de los primeros que acuden a los quites; corre los toros por derecho y a punta de capote, con tal ventaja por sus facultades y tanta inteligencia como hubo pocos toreros que pudieran hacerlo. En su mano es la muleta defensa y arma que maneja con elegancia y castigando a los toros, según le conviene. Entra a matar como en enseñanza de academia taurina, cuando quiere, y en una palabra, es hoy un monstruo del toreo.
Con soltura, elegancia y habilidad toreó de muleta a su primera víctima, y, con los terrenos cambiados, metió un volapié magnífico, que bastó [....] Cómo toreó al cuarto, que estaba guasón y no dejaba rematar los pases [....] El digno remate fue un volapié neto y hasta la mano. Pareando al quinto, por deferencia al público que lo pidió, no hizo más que dejar un buenísimo par al cuarteo.[....] Cuando saludaba junto a las tablas del 7 [....] salió el quinto y llegó adonde Guerra estaba; éste, con una cazadora que un apasionado le había echado, toreó al animal, y le quitó la cabeza en seis o siete lances. Las ovaciones a Guerra se sucedieron sin interrupción toda la tarde"

                                                                                      Sol y Sombra, 14/04/1898. Sentimientos 


En esta corrida, Guerrita alternó con Fuentes y Bombita, ante toros de Moreno Santamaría

"Seis toros de Moreno Santamaría y los mismo diestros que en la tarde anterior. Pero no la misma alegría. ¿Por qué? Por el ganado y por los diestros. Porque fuese por cansancio o por aburrimiento de no tropezar con toros para lucirse, ello fue que no trabajaron con tanto entusiasmo como en la extraordinaria [....]
¿De los matadores? Guerra. Sujetando con el trapo y en corto, toreó Rafael a su primero y remató con un gran volapié algo contrario, ¡verdaderamente de hartarse de toro!. En su segundo, Guerra procuró atajar la salida a su enemigo para que no se fuera a su pueblo, lo igualó, después de desengañarle, y con un volapié de los que hacen época, terminó."

                                                                                       Sol y Sombra, 21/04/1898. Sentimientos 


"Don Anastasio Martín nos remitió una corrida desigual y endeble, que no parecía de su casta. Mucho ha perdido esta tarde D. Anastasio para los aficionados.  [....] Quedaron en la arena ocho caballos. [.....]
Guerrita ha estado muy bullidor y hasta oportuno; hizo buenos quites, muleteó con alegría, especialmente al sexto, al que comenzó dándole tres pases completos, parando y consintiendo [.....] Al cuarto, que huía de su sombra, trató de pararlo aguantando bien con la muleta y viendo que no podía ser, se arrancó con premeditación, atizando un metisaca bajo, el que le libró del manso. Bien hecho, pero que conste maestro, que aquello de darse una bofetada y mostrar coraje, fue una pantomima que no creímos ninguno. El segundo lo despachó de una corta superior, entrando de largo y con precipitación y saliendo mal de la suerte. Un pinchazo regular dio al sexto y una estocada a toro parado que resultó ida"

                                                                              Sol y Sombra, 28/04/1898. Carlos L. Olmedo


 La fecha correcta del semanario Sol y Sombra es el 28/04/1898

En esta corrida Guerrita alternó con Fuentes y Bombita, que se enfrentaron a seis toros del Duque de Veragua

"Los toros respondían, en general, por sus hechuras, a la tradición de la familia, pero no tanto por sus hechos. No puede decirse que la corrida fuese mala, pero tampoco puede consignarse que fue buena, ni menos que agradara a los aficionados hasta dejarlos satisfechos. [....]
Guerra como director no merece muchas palmas [....] Guerra quedó en su primer toro, de nombre Conductor, bien. Era un toro grande, berrendo en cárdeno, capirote y botinero, de hermosa lámina, un Veragua puro, y de condición manso o poco menos en el último tercio. Así fue que Guerra intentó inútilmente despertar al mostruo, y de ahormar aquella cabeza y entró a volapié, dejando una estocada que bastó para acabar con Conductor [....] En su segundo toro, que fue un cárdeno chorreao, quedó Guerra como un maestro. Rafael logró hacer de Vinagre un animal doméstico, toreándole muy en corto terreno, ciñéndose y llevándole en el pico de la muleta como imantado o como con una guita a un toro de juguete; parando los pies y con esa elegancia, arte y frescura que hacen de Guerra una de las figuras más grandes del toreo [....] En quites, como siempre, oportuno, con vista y seguridad"

                                                                                             Sol y Sombra, 28/04/1898. Sentimientos





La fecha correcta del semanario Sol y Sombra fue el 05/05/1898

Los toros fueron de D. Joaquín Pérez de la Concha, y Guerrita alternó con Fuentes y Bombita

"Los seis toros tenían la edad reglamentaria [....] Codicia ninguno tenía, y alguno de ellos, como el quinto, no había aprendido a cornear [....]
Guerrita en esta corrida demostró pocas ganas de trabajar, hizo pocos, pero buenos quites, uno de ellos magistral, disputándole al primer toro, puede decirse, el cuerpo de Molina, que fue a caer en la cara del animal, junto a los tableros del 5 [....] Guerra no paró los pie, y, aprovechando un momento con habilidad, entró a volapié por derecho, logrando un pinchazo en lo alto y saliendo limpio de la suerte. Repitió los pases por alto y remató con una estocada cuarteando [....] En el cuarto de la tarde, toreó a Castellano más cerca que al primero, con habilidad pero sin lucimiento, y remató con una estocada con tendencias, a volapié, y otra corta, cambiando los terrenos, también a volapié y algo ladeada por echarse fuera el matador y el toro"

                                                                                        Sol y Sombra, 05/05/1898. Sentimientos 
La fecha correcta del semanario Sol y Sombra es el 05/05/1898

Los toros lidiados en esta corrida fueron de D. Joaquín Muruve, y completó el cartel Antonio Fuentes

"Una corrida no mala, pero no de las que tantas veces hemos aplaudido, de la misma ganadería. Muy igualitos los toros y de edad parecía que todos había cumplido la de reglamento [......]
Guerra estuvo en brega y quites ocupando su puesto de primer matador; las cinco verónicas al primer toro buenas, y en particular, dos. En una ocasión perdió el capote, y sorteó al enemigo a cuerpo descubierto. ¡Qué vista y qué piernas! Toreó de muleta a su primer toro, como le dejó el viento, y parando poco, pero de cerca, y terminando con un volapié algo tendido. Dio cuenta de su segundo, toreándolo con sobriedad y librándose de un hachazo por vista y por frescura, y metiendo un volapié con los terrenos cambiados, superior. Guerra sintió palmas entusiastas."

                                                                                    Sol y Sombra, 05/05/1898. Sentimientos




"Tres son los principales centros de vida de Guerrita en Córdoba; su casa, su campo y su club; en ellos y en el Suizo por las mañanas, y en la Cervecería por las tardes, verán los lectores al natural al ídolo de la tauromaquia española. La vida de Guerrita tiene por base la sobriedad, por norma la sencillez, por fin la moral.[.....] Después de comer, Guerrita visita su Club, donde todos sus socios, más de cien, son íntimos del cordobés. [.....] Esta sobriedad de Guerrita tiene a veces sus expansiones y bebe, en la intimidad del salón de su Club ¡media copita de aguardiente de Rute!. Cuando Guerrita está en su finca Las Cuevas se dedica a correr liebres, que es su afición favorita. [.....] Guerrita viste siempre de corto; así es que su figura esbelta, al cruzar las calles de Córdoba, da siempre la nota clásica de la torería. [....] La pasión de Rafael Guerra es la familia. Guerrita vive con su esposa, sus hijos y su madre [....] -Si no fuera por mi familia torearía los inviernos en América- me decía una vez"

                                                                                           Sol y Sombra, 09/06/1898. PREMIOREAL






"El Sr. D. José de la Cámara nos ha mandado una corrida digna por todos los conceptos de las capeas de Carabanchel, y no de las eminencias taurinas que se llaman Guerrita y Reverte. Los toros fueron muy desiguales en cuanto a presentación, y sobre todo en lo referente a defensas [.....]
Guerrita se encontró al primer toro hecho un marmolillo, y lo trasteó con mucha vista para igualarlo en los tercios, dejando una buena estocada. Pasó de muleta magistralmente al toro tercero y con muchísima quietud en los pies, rematando bien los pases [....] Con el quinto hizo una faena preciosa de mucha inteligencia para cuadrar aquel buey huido y cobarde y llevárselo al buen terreno: lo mató de media estocada muy buena [....] En quites, trabajador y oportuno, banderilleando al toro cuarto, fenomenal"

                                                                                              Sol y Sombra, 21/07/1898. MOSCA




"Los toros, procedentes de la vacada de Flores, resultaron mansos en general, excepto los lidiados en quinto y sexto lugar que, aunque sin ser gran cosa, cumplieron. 
Guerrita estuvo toda la tarde hecho un coloso, probando una vez más ante los inteligentes que es, hoy por hoy, el torero número 1, sin que haya quien pueda disputarle el puesto que ha sabido conquistar en buena lid. Hizo primores con la capa, a pesar de las pésimas condiciones del ganado; en quites estuvo siempre oportuno, realizando algunos de verdadero peligro y adornándose como sólo él sabe hacerlo. Banderilleando al quinto toro, con la maestría y elegancia que le son proverbiales, entusiasmó a la multitud [....] Manejó el trapo rojo con mucho arte, dando a cada toro lo que sus condiciones exigían y haciendo verdaderos milagros para convertir en bravos aquellos animalitos tan mansurrones y tan dignos de una carreta. Con el estoque también estuvo bastante afortunado."

                                                                                                      Sol y Sombra, 28/07/1898. J. D.
La fecha correcta del semanario Sol y Sombra es el 11/08/1898

"Los toros, de la ganadería de Arribas hermanos, estaban bien críados, aunque no muy sobrados de bravura. Con 33 varas, que dieron lugar a 12 vuelcos y 8 caballos muertos, cumplieron los de Arribas [.....]
Guerrita concluyó con la vida de sus dos adversarios de dos estocadas, una para cada uno. A su segundo bicho (cuarto de la corrida) lo toreó muy bien y adornándose con nueve pases naturales, tres de pecho buenos y uno inmejorable redondo [.....] En quites estuvo Guerra como siempre, activo y valiente. Toreó con Jerezano al alimón al cuarto, hincándose de rodillas a su terminación y arrojando ambos espadas arena en el hocico del toro. Vestía el diestro corinto y oro"

                                                                                            Sol y Sombra, 11/08/1898. VIRGILIO


CARTAGENA. Último grupo de Guerrita y su cuadrilla

Guerrita toreó en Cartagena dos corridas, los días 6 y 7 de agosto, alternando los dos días con Lagartijillo. El día 6 se lidiaron toros de Muruve y el día 7 de Cámara.

"Corrida del día 6. Toros de Muruve, que en general dieron juego, sufriendo entre los seis 45 picotazos, ocasionando 20 caídas y dejando para el arrastre 15 caballos.[....]
 Guerrita toreó de muleta al primero, movido y desconfiado, colándosele varias veces la res y siendo una desarmado, despenando al animal de una buena estocada corta. Al tercero lo trasteó regularmente, para despacharlo de una estocada ida, habiendo antes pinchado en hueso, perdiendo los avíos. Propinó al quinto, tras una lucida e inteligente faena, una estocada a volapié que resultó atravesada"

"Corrida del día 7. Reses de José Manuel de la Cámara, que resultaron buenas [....] proporcionando a los del castoreño 18 tumbos y despachando 10 caballos [....]
Guerrita, tras unos pases buenos soltó a su primer adversario media estocada caída y lo remató con un descabello al primer intento. En el tercero manejó la muleta con lucimiento desde corta distancia y parando bastante [....] Al quinto toro lo remató, previa una faena movida, de media estocada alta [....] Superior en banderillas y con la capa, haciendo un buen quite a Molina en una caída al descubierto. En ambas tardes se descuidó en la dirección"

                                                                              Sol y Sombra, 25/08/1898. A. MONTES DE OCA





"Nunca he visto a Rafael como ha estado en Bilbao en estas corridas. Comenzó en su primer toro de la primera corrida toreando con la muleta, derrochando arte por arrobas y haciendo arrancar ¡olés! a cada pase que daba. Siguió en las demás tardes en igual forma y suerte al herir. Las faenas han sido magistrales; pedir más, sería gollería. Tropezaba el diestro cordobés con la contra de que casi todo el público tenía reservados sus aplausos para Reverte, el niño mimado aquí [.....] En el quinto toro de la segunda corrida, consiguió sacarlos de los tableros, se lo llevó junto a un grupo de tres caballos muertos y allí hizo la faena más hermosa que se ha visto. Pegado a la cabeza del animal, le apartó las banderillas con la mano derecha y entró a matar con gran coraje para agarrar una soberbia estocada que le hizo polvo. En fin......y así todas las tarde....[....] En los quites hizo cosas muy buenas. Abusó de las largas para sacar a los toros de los caballos, pero este abuso tiene compensación; las largas fueron hermosísimas. Hecho un Guerra banderilleó en la tercera corrida, luciendo todas sus facultades.

                                                                                               Sol y Sombra, 08/09/1898. TEGUI

"Primera corrida. Toros de Veragua. El Duque ha mandado seis reses bien criadas, de regular empuje, y alguna, como el toro quinto, con toda la cabeza y bravura de su casta. Dejaron 15 caballo en los corrales.
Guerrita en  su primero, después de un trasteo de los suyos en que sacó a relucir lo mejor de la escuela cordobesa, echó a rodar al veragüeño de un pinchazo en buen sitio y un soberbio volapié (Ovación). A su segundo, le hizo entrar en razón con varios naturales, de pecho y ayudados, recetando media de las suyas (Ovación y oreja). A su tercero, después de enloquecer al público con dos pares de banderillas, cuyo secreto él sólo posee, lo pasó de muleta poniendo cátedra (Ovación). Bien dirigiendo la plaza y superior en quites"

"Segunda corrida. Toros de Ibarra. El ganado malo en general. Huídos en su mayor parte, sólo el quinto fue codicioso en varas; los demás, menos el segundo, que llevó fuego, no hicieron más que cumplir. Mataron 7 caballos. 
Guerrita a su primero, lo pasó desconfiado y haciendo curvas (Ovación). En su segundo no se confió mucho, dando como final una estocada corta y delantera (Ovación). A su tercero, el mejor de la corrida, lo pasó con la misma desconfianza que a sus hermanos [.....] En quites y dirigiendo, bien"

"Cuarta corrida. Toros de Miura. El ganado grande y de poder. Demostró lo que hace mucho tiempo viene acreditando: su intención perversa y sus malas condiciones de lidia. Bravos en varas, recelosos e inciertos en los demás tercios, imposibilitaron a la gente para lucirse.
Guerrita a su  primero lo pasó con maestría y elegancia para dejar como final media estocada muy buena (Palmas y oreja).  A su segundo [....] lo pasó desconfiado a causa de una colada que sufrió al principio y remató con una estocada que resultó caída y tendenciosa. (Pitos)."

                                                                                         Sol y Sombra, 06/10/ 1898. LIMONCILLO  


"Los toros, de Veragua, tomaron entre todos 35 varas, dieron 15 caídas y mataron 6 caballos en el redondel y dejaron 6 mal heridos, que fueron apuntillados en los corrales [....] En resumen, mucha carne y poca bravura. La única buena cualidad que demostraron fue la de llegar sin malas intenciones al último tercio. [....]
"Los que discuten a Guerra, lo hacen todos, o por falta de reflexión, o por obcecación, y muchas con mala fe. La tarde del 25 fue una gran tarde para Rafael en nuestra plaza. Hubo mucha inteligencia, destreza pasmosa, confianza, serenidad y decisión; en una palabra: verdad. [.....] La lidia del quinto toro siempre la recordarán los buenos aficionados. Le puso dos grandes pares de banderillas que ni dibujados.[....] Le tocaron la música y recibió la ovación correspondiente y merecida. Con la muleta, pasó con frescura, sin mover los pies, con los cuernos rozando la chaquetilla y parando mucho. Dio un pase de molinete que volvió locos a los ex-antiguerristas; soltó dos pinchazos en buen sitio, y una media entrando bien; se sentó en la barrera, rascando el testuz al toro, y remató labor tan afiligranada con un certero descabello. Esa es la mejor faena que he visto ejecutar al Guerra y la ovación fue tan entusiástica como merecida [....] Al primer toro lo pasó con inteligencia, sufriendo dos coladitas y matándolo de un pinchazo y una buena estocada (Palmas y oreja). Al tercero [....] lo recogió con mucha destreza y sangre fría, con la muleta, dándole pases elegantes, sin encorvarse [....] La ovación de los ex-antiguerristas fue justa y merecida, y pidieron para el diestro la oreja del toro, a lo que accedió la presidencia"

                                                                                             Sol y Sombra, 13/10/1898. MOSCA
"Corrida del 14 de octubre, en la que Guerrita alternó con Lagartijillo, ante toros de Ibarra, nobles, bravos, con poder y bien presentados. La corrida resultó pasada por agua. Guerrita dijo: ¡Aquí estoy yo!, y los aplausos no cesaron y las ovaciones se repitieron hasta el infinito, porque Rafael tenía deseos de trabajar y de lucirse [....] Lucidas e inteligentes le resultaron las faenas ejecutadas con el trapo rojo. Al primer toro lo despachó con una buena estocada a volapié. Recétole al tercero una estocada superior, que le valió una ovación muy merecida y la oreja del bicho.Y se deshizo del quinto mediante media estocada bien puesta y un certero descabello. Con el capote tan adornado como siempre, y en quites muy oportuno y trabajador."

"Corrida del 15 de octubre. Toros de Miura, desiguales, mal presentados y sin poder. Mataron
  tres caballos. Guerrita no sobresalió como la tarde anterior, pero trabajó bien y sacó todo el partido que pudo de los toros que le tocó matar. Pasó de muleta al primero desde buen terreno y con bastante quietud, para propinarle una buena estocada [....] Tras una faena más inteligente que lucida, despachó al tercero, que fue fogueado por sus abueyadas condiciones. con media estocada buena. Puso cátedra con la muleta en el quinto, que acudía bien, y se deshizo de él mediante una estocada superior a volapié, por la que fue ovacionado y cortó la oreja del toro. Banderilleando a este toro, quedó bien. En la brega y quites fue muy aplaudido, sobre todo al rematar dos largas clase extra."

                                                                                         Sol y Sombra, 27/10/1898. G. CARRIÓN 











Corrida celebrada en Madrid el 10/04/1898 con toros de Veragua. 

"Guerrita,  que torea con una seguridad y una tan difícil facilidad que descarta del público la idea de que pueda ocurrir un percance estando él en la Plaza [....] En el quinto toro, apenas saliese del toril, tomó una americana arrojada por un espectador, y con ella, parando y a ley, lanceó al cornúpeto hasta seis veces, cambiándose en la última. Y en uno de estos lances, que ejecutó con maravillosa destreza, produciendo el asombro de los espectadores, es en el que, con la verdad de siempre, le ha dibujado Daniel Perea "







"¿Qué torero es el que no se ha adornado en cuanto ha tenido ocasión para ello? [.....] En los presentes tenemos, entre otros, a Rafael Guerra, que aprovecha cuantas ocasiones se le presentan para adornar las suertes que ejecuta, que improvisa suertes y lances allí donde no se esperan, demostrando su inteligencia y su dominio de las reses de lidia. Sus alegrías en el primer tercio de la lidia, sus vistosas y artísticas preparaciones cuando coge las banderillas y sus adornos con la muleta, cuando los toros se prestan a ello, causa son en todas las ocasiones del entusiasmo del público, como lo fueron y lo serán siempre. En uno de esos adornos y al acabar un pase de muleta, con la verdad de siempre, le ha dibujado Perea en este número de La Lidia"

                                                                                                                             La Lidia, 30/06/1898


Guerrita matando contra querencia. Grabado de Daniel Perea publicado en el semanario La Lidia

TEMPORADA DE 1899



"Guerrita en invierno. Puede decirse que el astro taurino inverna en su magnífica finca Las Cuevas, dedicado a su afición favorita: la caza. De cuando en cuando suele venir a Córdoba a dar una vuelta. [....] Las preocupaciones en esta época del gran torero, son las de siempre: su familia, las liebres y los toros. ¡Sueña con ellos!"

                                                               Sol y Sombra, 09/02/1899. A. ESCAMILLA RODRÍGUEZ

No puedo asegurar que el retrato de Guerrita sea de 1899

Retrato de Guerrita en 1899

Fotografía publicada en el semanario Los Toros


"Los toros de Muruve resultaron superiores [....]
Guerrita,  que lucía terno verde y oro, ofreció al primero cuatro pases, para recetarle una magnífica estocada a volapié que hizo innecesaria la puntilla. Hizo con el tercero una faena de las suyas y lo mandó al desolladero con una estocada que resultó tendida. Ocho pases, desde cerca y parando, una estocada superior y un certero descabello, empleó Guerra en el toro quinto para dejarlo en disposición de ser entregado a las mulillas"

                                                                                                               Sol y Sombra, 23/03/1899. A. G.
Todo hace indicar que la corrida tuvo lugar en Madrid el 3 de abril de 1899
"El Lunes 3 de Abril se dió la primera de abono con Guerrita, Algabeño y Reverte, lidiándose toros de la Marquesa de Saltillo. Con una entrada hasta los topes de la Plaza [....] Guerrita, después de haber tomado al primero con dos pases naturales rematadísimos, le siguió toreando admirablemente, y tan ceñido, que parecían constituir una sola pieza toro y torero, rematando tan bonita faena, entrando correctamente para dejar una estocada en todo lo alto, labor que se premió con estruendosa ovación, que obligó a Guerrita a dar la vuelta al redondel [.....] En el cuarto, se adornó mucho en quites Rafael, haciéndolos oportunos, y accediendo a las peticiones del público, cogió los palos, ofreciéndolos a Reverte y el Algabeño. [....] Guerrita hizo todas las filigranas propias de su repertorio en este tercio [....] Tras de mil primores, puso Guerrita un par muy igual a topa carnero, que con entusiasmo se aplaudió, no cesando la ovación, cuando con muleta y estoque comenzó dando pases adornadísimos que fueron la preparación para poner el toro en situación de citar a recibir, consumando la suerte a la perfección y dejando una gran estocada; Guerrita, como premio justísimo a su maestría, recibió una ovación colosal."

                      Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"Para la primera de abono se encerraron seis toros del Saltillo (¡y cómo no!), bichos entecos y mal fachados. La faena de su primero fue de superior calidad y elegancia, y la estocada a un tiempo, un poco tendenciosa. Su segundo, rodó de una estocada caída, recibiendo, después de seis pases tan excelentes como los administrados al otro toro. Un buen par de banderillas, un artístico toreo de capa, brega adornada, un gran quite, o lo que es lo mismo, grandes ovaciones y una tarde inmejorable. Triunfo en toda la línea, decía La Lidia, pero por boca del imparcial y verídico don José Neira."

                                                        F. Bleu (Félix Borrell), en su libro Antes y después del Guerra



"Primera de abono. Toros de Saltillo, para Guerrita, Reverte y Algabeño.
Corrida del  03/04/1899. Los toros de Saltillo, enjutos, pequeños y sin poder [....]
 Guerra toreó de muleta a su primer toro con esa difícil facilidad, que parece como cosa de magia, según decía en el tendido un cordobés hechizado por Rafael. En corto, sin mover los pies, preparó, lió y arrancó a volapié [....] ¿Pases? Naturales, de pecho (de cabeza a rabo), molinetes, un muestrario para que escogieran los aficionados.[....] Toreó al segundo con sobriedad y lo mató recibiendo [...] En el par de banderillas que colocó al mismo toro, llegó hasta él como como a su casa de Córdoba. Y toreando de capa, como para enseñanza de la  torería"

                                                                                                Sol y Sombra, 06/04/1899. Sentimientos





En esta corrida Guerrita alternó con Lagartijillo y Parrao

"No ha sido muy escrupuloso para elegir la corrida destinada a Madrid el señor ganadero. ¡Si no los tuviera mejores en sus dehesas D. José Antonio Adalid, buen cartel iba a conquistarse este año! [....]
Con relatar las faenas de Guerra en sus dos toros y lo que bregó, y como bregó toda la tarde, quedaba consignado todo lo que merece de la segunda corrida de abono de esta temporada [.....] Guerra dió largas buenas y en varios quites demostró quien es. En la muerte de su primer toro alcanzó un volapié algo tendido, después de torear de muleta con poca voluntad, aunque dió dos o tres pases completos y buenos, y después descabelló al primer intento. [....] En su segundo, toreó Rafael en corto, y parando los pies al fin, ayudado por Juan Molina al principio de la brega. Dos pinchazos en lo alto y tomado hueso, entrando bien a volapié y una corta y tendida, en igual suerte, y un descabello al cuarto golpe, empleó Guerra"

                                                                                                Sol y Sombra, 13/04/1899. Sentimientos

"El 9 de Abril se dió la segunda de abono con seis toros de Adalid, muertos por Guerrita, Lagartijillo y Parrao. Desechado el primero de la corrida, fue sustituido por un toro de Veragua, que resultó muy mediano en toda la lidia y del que se deshizo Rafael, después de una breve faena, de un estoconazo que le valió palmas [......] De mejor tipo que los anteriores y más toro, aunque no grande, fue el cuarto que por estar quedado completamente a la hora de la muerte no dejó a Guerrita hacer nada de lucimiento, no obstante lo muchísimo que trabajó para conseguirlo, teniendo que acabar por darle una estocada regular, haciéndolo él todo, después de haberse tirado tres veces [....] Después de tal desastre, pues la corrida de toros resultó ser de novillos, fue cuando la afición protestó enérgicamente de semejante abuso, no faltando quien aprovechó la ocasión para largar a Guerrita el milagro de que si los toros habían sido pequeños, él, y solamente él, tenía la culpa, por imponerlos de tales condiciones a la empresa de la Plaza."

             Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"En la segunda de abono mató otro toro de Veragua, de una estocada atravesad, y uno de Adalid, de dos pinchazos, una corta y un descabello precedido de tres intentos. "Los toros, por mal nombre, indecentes en seco. Carecían de poder, de representación, de tipo" (La Lidia, bajo la firma de Don Cándido)."

                                                       F. Bleu (Félix Borrell), en su libro Antes y después del Guerra



"Lisboa. El jueves, 13 de abril, se efectuó una corrida extraordinaria, en la que figuraba como espada Rafael II, a la cuál concurrió un público numeroso, a pesar de ser día de trabajo. La plaza estaba casi llena [....] El día fue lluvioso y con mucho viento [....] Los toros fueron de la ganadería de Paulino da Cunha, y resultaron malos. [....] No pudimos ver los primores de Guerrita, por causa, lo uno del tiempo, porque el aire le llevaba la muleta, por cuya razón tuvo varios desarmes; y lo otro, porque los toros resultaron de pésimas condiciones. No obstante, dio algunos pases cambiados y otros en redondo que entusiasmaron al público. En banderillas clavó dos pares que resultaron sobresalientes"

                                                                                         Sol y Sombra, 27/04/1899. Fernado VIEGAS



"Los toros, en general, tenían lámina, finura y voluntad casi todos, y nobleza en todos los tercios; entraban y salían bien en el último tercio [....] Desigualados estaban los toros, no en condiciones de lidia, pero sí de lámina. [.....]
Guerra en el tercero de la corrida toreó en corto y procurando levantar la cabeza al toro, porque hocicaba y se colaba un tanto, y remató con volapié, desviándose en el viaje y humillando el animal a un tiempo mismo. La estocada quedó desprendida. En su segundo y último, Guerra empleó superior faena para desengañar al animal, fijarle y ahormarle la cabeza. Buena faena que no todo el público apreció en lo que valía, por mor de la carencia de vista. [....] En quites, como siempre, y luciendo en algunas largas a punta de capote, su habilidad y su conocimiento"

                                                                                                Sol y Sombra, 20/04/1899. Sentimientos 

"Se anuncio para el Domingo 16 de Abril la tercera de abono, con seis toros de Cámara, lidiados por Guerrita y Reverte. Comenzó el espectáculo con mal pie, por cuanto el primer toro lo mató de un garrochazo un picador [....] Esto sirvió para que los ánimos se predispusiesen en mal sentido. [....] A su primero lo mató Guerrita sin poder lucirse con la muleta, toda vez que la tomaba muy mal, dándole una estocada regular [....] El quinto toro, grande, cornidelantero y manso, fue malísimamente picado, llegando el toro marrajo a banderillas y criminal a la muerte [....] De todas suertes, procuró tantear al toro sobre ambas manos [...] Luchando con el toro en tales condiciones, procuró el espada sacarlo de las tablas, empleando esos pases que se han dado en llamar de tirón [....] No obstante esto, como el disgusto general por tan mala corrida era grande y como además algo y no bueno había tramado contra Guerrita, comenzaron a tirarle naranjas y a insultarlo injustamente, en medio de infernal griterío, que descompuso por completo al espada"

                     Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"Saltó y vino la ganadería de Pepe Cámara en la tercera corrida [....] El primero, aunque sacudido de carnes, era buen mozo y largo de cuerpo; pero ahí estaba Molina que envaina el palo en los bajos, aprieta, y el toro al salir de la vara se bambolea y cae patas arriba para que lo remate el puntillero. Guerrita encuentra al tercero, adelantando algo, le torea con dos naturales, cinco con la derecha y uno en redondo para una estocada a volapié caída y cruzada. El quinto desarmaba; Rafael toma precauciones, y necesita veinticuatro pases, una estocada ida y tendida, otra lo mismo,una corta envainada, un pinchazo hondo con los mismos defectos, un aviso de la presidencia, y una bronca colosal, inenarrable, dedicada, más que al matador deficiente de este toro difícil, al diestro poco escrupuloso que busca cooperación y ayuda en el brazo de hierro de su picador Molina."

                                                 F. Bleu (Félix Borrell), en su libro Antes y después del Guerra




"Don Eduardo Miura ha presentado seis cornúpetas de pura raza, seis bichos de hermosa presencia, sin exageración ninguna, finos de cabos, en fin, una buena corrida [.....] Guerra ha bullido mucho en quites; toreó de capa, parando mucho a su primero; banderilleó con arte al quinto. Comenzó a torear con la derecha a su primero, pasando de pitón a pitón, aunque desde cerca, para meterse al volapié y dejar una corta atravesada, volviendo el rostro. Tanteó con valentía al cuarto, sufriendo un desarme. Siguió con otra muleta desde muy cerca, haciendo un carnero del buey, y concluyó por apoderarse de él, rematándolo de media estocada buena y una corta mejor"

                                                                                  Sol y Sombra, 27/04/1899. Carlos L. OLMEDO

"La segunda corrida se celebró el 19 de abril con toros de Miura, para Guerrita, Fuentes y Bombita. Pasó bien Guerrita al primero de la tarde, dándole un gran volapié, entrando con mucho valor [....] El cuarto, salió abanto. Quiso Guerra sujetarlo con el capote [....] Llegó alargando el cuello e imposible a la hora de la muerte. Con una gran faena procuró, hasta conseguirlo, sacar el toro de las tablas, logrando dar fin de aquel manso con una superior estocada, recibiendo una gran ovación y teniendo que dar la vuelta al ruedo."

                  Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899





"Los toros cumplieron mejor que esperábamos. Tomaron 32 varas, ocasionaron siete caídas y mataron ocho caballos [....] Guerrita estuvo desconfiado en su primero, que llegó a sus manos con tendencia a la huida [....] En su segundo, llevó a cabo una superior faena de muleta; citó a recibir, y por no acudir el bicho, entró a volapié con rectitud, para dejar una buena estocada, saliendo de la suerte con limpieza; terminando con un certero descabello, valiéndole todo una entusiasta y prolongada ovación y la oreja de la víctima. Al quinto le clavó cuatro pares de banderillas como él sabe hacerlo, lo toreó muy bien con la muleta y lo despachó con una buena estocada, saliendo por delante (Ovación y la segunda oreja)"

                                                                                    Sol y Sombra, 18/05/1899. Juan Franco del Río

"Toreó Guerrita en Barcelona el 30 de Abril, una corrida del Marqués de los Castellones, alternando con Bombita, corrida en que quedó admirablemente citando a recibir al tercer toro a la hora de la muerte y banderilleando el cuarto."

                  Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899


"La corrida, aunque algo terciada, bastante igualita y bien presentada.[....]  Aguantaron 36 varas, dieron 12 caídas y mataron seis caballos en el ruedo, más tres que fallecieron en los corrales. Guerrita estuvo poco confiado en su primero al pasarlo de muleta, luchando con la condición del bicho, que no quería fijarse en el engaño cuando el diestro se perfilaba [....] Terminó con él de un metisaca caído. En su segundo, que llegó a sus manos aplomado y con la cabeza por el suelo, empleó una inteligente faena para levantarle la cabeza [....] Puso término a su existencia de una estocada alta, pero algo contraria y tendenciosa. [...] Al toro quinto lo muleteó regularmente [....] Hizo un quite a Molina en el primer toro, admirable, y puso al sexto un par de banderillas soberbio, adornándose antes superiormente"

                                                                                    Sol y Sombra, 18/05/1899. Juan Franco del Río


"En cuanto a presentación, nada dejaron que desear los seis muruveños; resultaron voluntariosos, pero de escaso poder. [.....] Durante toda la corrida, nos ha dado Guerrita pruebas indiscutibles de su rara inteligencia. Los toros, por sus condiciones, no le permitieron lucirse; pero hizo lo que pudo para dar a la corrida brillantez y alegría. Saltó al trascuerno al tercer toro; no pudo banderillear al quinto, que era un buey, y al sexto, que buscaba la defensa, le puso un par cuarteando, superiosísimo. [....] Nada de extraordinario hizo con la capa, por la falta de poder de los toros, que dieron pocas ocasiones a quites; pero con la muleta fue....el rey. Parando mucho, dando pases muy acabados [.....] Su mejor trabajo fue el ejecutado con el quinto buey. Era un cobardón que huía de su sombra; pero Rafael, con su encantadora muleta, lo paró, y con un pinchazo, media estocada y un certero descabello, lo dejó para el arrastre (Ovación grandísima). Esto valió por toda la corrida; que con los malos toros se demuestran los buenos toreros"

                                                                                                       Sol y Sombra, 25/05/1899. MOSCA


"Los toros fueron de buena presentación en kilos, pero muy desiguales de encornadura [....] Admitieron 36 puyazos y ocasionaron 14 caídas, dejando siete caballos para el arrastre. [....] El quinto tomó ocho varas, la presidencia se durmió, y lo mató Molina de un puyazo [....] Guerra demostró valor e inteligencia en las faenas de sus dos toros, sobre todo en la del tercero que, entablerado, desarmaba; lo llevó con acierto a los medios, para pasaportarle de un pinchazo bueno, media estocada muy buena y un certero descabello. Con el primer toro empleó también un pinchazo bueno, media estocada y un descabello a la primera"

                                                                                                   Sol y Sombra, 08/06/1899. MOSCA


Esta corrida Guerrita alternó con Algabeño, Reverte y Fuentes 

"Gracias a que estaba Guerra en la plaza, la corrida resultó muy divertida para los aficionados [.....] En banderillas no hubo nada notable, por supuesto descontando los tres pares y la faena de Guerra en el quinto toro, que fue una prueba más de la vista, la habilidad y las facultades que conserva Rafael. [....] Guerra estuvo, tanto en quites como corriendo toros y lanceando de capa, como siempre que quiere o que le dejan los toros [.....] En las cinco verónicas y dos de frente por detrás que dió a su primer toro, no paró lo necesario; el toro se le colaba y le hacía perder terreno. En las tres verónicas, farol y galleo a su segundo toro, muy bueno: estiró los brazos y empapó al toro muy bien.[.....] Toreó de muleta a su primer toro con sobriedad y viendo que el inocente entraba y salía como la seda, lo citó en corto. [....] La ovación a Guerra me pareció muy justa. En el quinto toro de la tarde Guerra estuvo inmenso de habilidad y de vista [.....] Tomó los palos y empezó en la plaza ese rumor que precede a un silencio sepulcral con que la afición espera las filigranas de Rafael, uno de los toreros más elegantes y más inteligentes y con mayor habilidad entre cuantos han salido a los ruedos [...] Las pasadas por la cara, los recortes a cuerpo limpio y los jugueteos que precedieron a cada par de banderillas, revelaron tal confianza y tal seguridad, que asombra"

                                                                                               Sol y Sombra, 25/05/1899. Sentimientos

"Suelto el primer toro, le dió Guerrita unas verónicas de mucho adorno, que aunque se aplaudieron, no fue todo lo que se merecían. [....] Tomando al toro con un ceñidísimo cambio, lo toreó de muleta confiado y valiente, y en los mismos pitones, lo citó a recibir, consumando la suerte a la perfección, si bien la estocada resultó ligeramente caída [....] Gran ovación. [....] En plaza el quinto, lo toreó Guerrita admirablemente con varias verónicas, un farol y una larga primorosa, adornándose seguidamente mucho en quites y cogiendo los palos para banderillear. Después de mil filigranas, puso dos grandes pares de banderillas de frente, quebrando luego otro para no clavar, colocando más tarde al sesgo, y recibiendo una nutridísima ovación; demostrando Guerra, una vez más, que era el torero de recursos e inteligencia, cual ninguno [....] Citó a recibir, aguardando valientemente y dejando una estocada que, aunque buena, no hizo doblar al Saltillo, al que después dió un pinchazo y una gran estocada a volapié [....] Faena tan admirable y completa que proporcionó a Guerrita una entusiasta ovación."

               Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"Extraordinaria de San Isidro, en la que vuelven los monos de Saltillo, y Guerra con ellos. "Toros muy sacudidos de carnes -se le escapa sin querer a Don Cándido (conocido guerrista)- de poco poder con los caballos y de armaduras cortas y abiertas."
Entre siseos y aplausos tomó Guerrita los avíos y acabó con el primero de una caída, recibiendo, que se premió con una ovación. Al segundo le hartó de muleta, y llegó a descomponerle a fuerza de pases adornados, teniendo que pincharle tres veces con una corta baja, recibiendo, un pinchazo en hueso y una estocada tendenciosa."

                                                    F. Bleu (Félix Borrel), en su libro Antes y después del Guerra 




"En general, los toros no valieron, ni con mucho, lo que costaron [....] Guerrita trasteó al primero con brevedad e inteligencia, y aprovechando bien, entró corto y con coraje, para dejar media estocada un poco delantera, que bastó para que el bicho doblara (Muchas palmas) Se deshizo del tercero con pocos pases y media estocada, entrando bien (Palmas). En el quinto, al que banderilleó magistralmente, recibiendo una ovación delirante, empleó una faena inteligente, para atizar un pinchazo en lo duro y un estoconazo superior que hizo caer al toro como herido por un rayo. (Ovación entusiasta)"

                                                                           Sol y Sombra, 08/06/1899. Antonio LÓPEZ MAZA



"De Madrid fue Guerrita a Baeza, matando con Minuto seis reses de Ibarra el día 18, estando muy bien en sus tres toros, y admirable banderilleando, con su compañero, al quinto."

               Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899



"La Sra. Viuda de Concha y Sierra presentó una corrida desigual y defectuosa, indigna de una plaza como ésta y de diestros de tanta fama como Guerra y Fuentes [......] En el primero bicho, Guerra y Fuentes se adornaron en quites [.....] Rafael, después de brindar, empleó una magistral faena de muleta, en la que sobresalieron dos pases cambiados ceñidísimos y varios en redondo de mucho efecto [....] Guerrita recorrió el redondel para recibir una ovación.[....] Al tercer cornúpeto, de nombre Sacristán, Guerra le dió tres verónicas buenas y una larga, clase extra. [....] Empezó la faena preparatoria de la muerte con un pase de pecho en el que los cuernos le rozaron la chaquetilla; siguió con otros afiligranados, rematando siempre en la cola [.....]  y le endilgó una estocada hasta el pomo a volapié neto.(Segunda ovación). [...] Al quinto, Notario, Guerra, después de mil jugueteos, le puso un par al cuarteo y otro cambiando los terrenos. Cogió las armas toricidas y, previa una faena breve, elegante y ceñida, echó a rodar a Notario con un volapié que hizo innecesaria la puntilla. [....] Guerra no pudo hacer más con los toros que lo que hizo"

                                                                     Sol y Sombra, 01/06/1899. A. ESCAMILLA RODRÍGUEZ 

"El 21 de Mayo toreó en Córdoba la primera corrida de feria con Fuentes, haciéndolo de seis reses de Doña Celsa Fontfrede, viuda de Concha y Sierra, quedando muy bien y siendo muy aplaudido."

                  Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899



"Los toros del Duque hicieron en general buena pelea en varas [....] Como nobles, todos lo fueron [....] Guerra, el inmenso Guerra, estuvo en quites, corriendo toros y pareando al quinto, como ya en él es costumbre. En la muerte del primer toro, muleteó con inteligencia y en corto, hasta conseguir fijarlo. Y en cuanto logró igualarle, entró a volapié, logrando dejar una corta y caída, no por entrar mal, sino por extrañarse el manso. La segunda vez entró y salió limpio, y metió una muy buena a volapié. En la muerte del quinto empleó un volapié algo delantero, pero entrando a matar con verdad y saliendo por la cola.Que todas sus faenas, tanto en la brega como en banderillas, con la muleta y con el estoque, justifican este juicio en estilo de telegrama: "Rafael continúa siendo el amo- Sin novedad"

                                                                                 Sol y Sombra, 01/06/1899. Sentimientos

"Mansos los ocho toros [....] Sólo vi las inteligentes faenas de Guerrita para transformar en toros los dos mansos que le tocó matar, y las banderillas que con sus alegrías y adornos puso"

                                                  Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada

"El 28 de mayo, la de Beneficencia, con los consabidos veraguas, y dos faenas regulares y sosas del Guerra"

                                                   F. Bleu (Félix Borrell), en su libro Antes y después del Guerra 



La Litografía aparece en el número de La Lidia del 26/06/1899


"Los toros procedían de la vacada de Veragua [.....] Guerrita, previa una faena inteligente y lucida, se deshizo del primero con un pinchazo bien señalado y una estocada superior que hizo rodar al veragüeño y valió al diestro muchos aplausos. Breve fue la faena que empleó Rafael con el tercero para derribarle con una estocada mojándose los dedos. El maestro se sentó en el estribo, acarició al agonizante y colgó de un pitón el sombrero de un espectador (Ovación). La que se repitió, elevada al cubo, cuando tomó los palos y puso al quinto de Veragua dos pares, clase extra, que ni dibujados. Requirió Rafael los chismes de matar, y con un trasteo muy bueno preparó al toro para atizarle media estocada, recibiendo, un buen pinchazo, otra estocada con tendencias y un certero descabello a pulso (Palmas) [....] Ambos matadores estuvieron oportunos y trabajadores en quites, bregando superiormente y oyendo continuas ovaciones"

                                                                                     Sol y Sombra, 08/06/1899. G. CARRIÓN

"No tan malos como los corridos en la de Beneficencia, resultaron los lidiados el día 30 en Aranjuez, también pertenecientes al Duque. LLeno colosal [....] Bonito toro el que rompió plaza y bravo en varas [....] Guerrita le dió unos cuantos pases buenos, para ver de avivarlo, y lo envió al desolladero de una estocada en lo alto [....] Inteligentísimamente comprendida por Rafael la faena que el tercer veragüeño exigía, lo pasó de muleta recogiéndole y sujetándo en forma que parecía un toro bravo, dándole una gran estocada estando el toro aculado a las tablas; y, sentándose Guerrita en el estribo, le puso en el testuz uno de los muchos sombreros que por el público se echaron al redondel al tributar a Rafael una ovación tan grande como merecida.
Muy bien estuvo en el quinto, al que puso banderillas con Fuentes, clavando dos superiores, después de mil adornos [....] Citándolo a recibir, aunque no pudo consumar la suerte por no acudir el toro, lo mató después de un buen volapié."

                    Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899








"De los toros de Dª Celsa Fontfrede alguno no habría cumplido los cuatro años, y todos, en general, estaban faltos de poder.[.....] Guerra nada pudo hacer con el manso primero, que, aplomado y hocicando, no acudía al engaño; entró a matar a volapié y tuvo que hacerlo todo [....] En su segundo, que estaba incierto y cabeceando, Guerra consiguió arrancarse bien al volapié,  pero tomó hueso [....] En el quinto de la tarde, toreó con frescura y arte, y tan en corto que los pitones le tocaban los alamares; después de una preparación inteligente, entró a volapié con tanta verdad que sacó rota la taleguilla. En quites y corriendo toros, como él solo. [....] Respecto a Guerra, no hay que decir sino que, pese a cuatro Isidros perpetuos, es el amo en todo, cuando quiere o cuando lo permiten los toros; porque ni Francisco Montes hizo maravillas con toros mansos, con novillos y con monas  "

                                                                                     Sol y Sombra, 15/06/1899. Sentimientos 

"El solo anuncio de que Guerrita torearía con Fuentes ganado de Dª Celsa Fontfrede, viuda de Concha y Sierra, el Domingo 11 de Junio, sirvió para que la plaza se llenase [....] En el primer toro logró Guerrita hacer inteligente faena de muleta, cuadrando el toro para arrancarse a matar y dejar en todo lo alto media estocada, descabellando seguidamente al primer golpe y oyendo aplausos [.....] En el tercero solo Guerrita ante el toro, desplegó la muleta y al tercer pase logró apoderarse completamente del animal [....] atizando un gran pinchazo para matarlo después de cinco pases y una gran estocada ligeramente desprendida, faena que se aplaudió [.....] El quinto fue devuelto al corral por pequeño [....] Con el sustituto Guerrita desplegó la muleta en los mismos pitones, haciendo una preciosa faena [....] Dando suprema estocada en tal forma, que empitonado por la ingle derecha y despedido de la cabeza del toro, todo el mundo creyó haber asistido a una cornada gravísima [....]Instantáneamente cayó el toro y Guerrita escuchó estruendosa ovación." 

                  Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"Abrió plaza un toro negro bragado [....] Llegó a la muerte apurado de facultades y el cordobés oyó palmas y pitos al matarle de diez pases movidos, una corta al volapié, entrando de sorpresa, y un descabello a la primera. En el tercero, de peores hechuras que el anterior, estuvo el matador aún más distanciado en la brega y en las dos entrada a matar, con un pinchazo alto la primera y una atravesada la segunda. 
La salida del quinto toro produjo un escándalo por el tamaño del bicho y por sus cuernos de eral. [....] Fue devuelto al corral. Para sustituirlo, salió el más grande de los siete lidiados [....] Guerrita se apretó con Ballestero en seis naturales, dos con la derecha, uno de molinete, tres ayudados, uno de pecho y dos redondos, garboso y valiente, y desde cerca, despacio, y dejándose ver, clavó todo el estoque contrario, siendo entrampillado por el toro y sacando destrozado el delantero derecho de la taleguilla. Ante esta magnífica labor, no igualada por Guerrita desde los días memorables de 1894, la plaza en masa prorrumpió en una aclamación unánime que se prolongó hasta después de ser arrastrado el último toro de la corrida."

                                                  F. Bleu (Félix Borrell), en su libro Antes y después del Guerra 



"Tanto por la presentación como por la igualdad en la pelea que hicieron en los tres tercios, sobresalieron los toros de Villamarta, aunque en finura se llevaron la palma los tres miureños. La corrida, en cuanto al ganado, puede calificarse de muy buena.
Guerrita estuvo superior con la muleta en su primer bicho, escuchando generales aplausos durante la faena, en la que sobresalieron un pase ayudado, uno derecha y uno alto. Entró al volapié, con el toro algo abierto y humillado, y agarró una estocada hasta la mano, algo caída al lado contrario, escuchando una ovación y cortando la oreja. Rafael sólo tardó dos minutos en la faena al miureño. [.....] Al toro quinto, después que hirió a Bombita,  le dió varios muletazos movidos, sufriendo algunas coladas [....] En su tercero hizo una buena faena de muleta, sobresaliendo un pase con la derecha (con el que comenzó) y uno alto [....] En la brega y quites, el Guerra de siempre que quiere trabajar. En el par que clavó al toro quinto estuvo bien y fue muy aplaudido"

                                                                    Sol y Sombra, 13/07/1899. Juan FRANCO DEL RÍO

"Lidiado el primero, que lucía la divisa de Miura, hizo una superior faena, llegando bravo y boyante a manos de Guerrita. Con pases adornadísimos y ceñidos lo toreó el cordobés, acabando su lucida faena atizando una gran estocada, por la que se le tributó ovación grandísima, recibiendo la oreja del toro [.....] La faena que hizo Guerrita al cuarto, de Villamarta, fue valiente y ceñida, rematándola con estocada tan monumental, que se le concedió ovación grande y merecida como en el primer toro [....] En el séptimo toro, de Otaolaurruchi, llegada la hora de la muerte, estuvo admirable Guerrita. [....] También de Otaolaurruchi el octavo toro. La inteligentísima faena de Guerrita con la muleta, sirvió para que se apoderase del toro y lo muletease a su placer, llevándolo hasta los tableros para sentarse Rafael en el estribo y darle un pase, después del cual, atizó una gran estocada que hizo doblar al toro, siendo innecesaria la puntilla y logrando Guerrita una estruendosa ovación"

                 Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899


"Los toros de D. Anastasio Martín, muy bien presentados, gordos, recogidos y bien puestos, no pasaron de regulares en general, como condiciones de lidia. [.....] En el primero Guerrita lució sus habilidades, dando al toro lo que requería, con una faena inteligente y clavando una buena estocada (Ovación) [.....] Al tercero, muy noble, Guerrita después de un trasteo ceñido y elegante, le tumbó de un pinchazo en lo alto, media estocada superior y un certero descabello (Ovación) [.....] En el quinto Guerrita aprovechó las buenas condiciones del toro, que era manejable, y se ganó una ovación con su muleta encantadora, dando pases muy rematados y ceñidos; acabando con una estocada superior [.....] Al toro sexto, lo banderilleó Guerrita  con dos pares superiores, cuarteando, y Rafael demostró, una vez más, mucha vista e inteligencia"

                                                                                                          Sol y Sombra, 27/07/1899. MOSCA


"El premio se adjudicó a los toros de Otaolaurruchi, que fueron los que dieron más juego en cuanto a empuje, voluntad y nobleza. [.....]
Guerrita, incansable toda la tarde: oportuno en los quites [....] Fue una de sus mejores tardes en nuestra plaza y se ganó muchas simpatías. Banderilleó con su gentileza y maestría acostumbradas, al octavo toro, clavando dos pares y medio. Con la muleta ceñido, parado y elegante; y , con el estoque, dio una estocada ladeada al primer toro; un pinchazo y media estocada superior al cuarto, y media estocada tendida y corta al séptimo"

                                                                                                 Sol y Sombra, 27/07/1899. MOSCA



"En el primero, Rafael empleó una faena maravillosa con la muleta, para recetar un pinchazo y media estocada superior (Ovación y oreja). [.....] Al cuarto toro, lo banderillearon Guerrita y Fuentes con cuatro pares superiores. Rafael dió cuatro pases de cabeza a rabo, y dos naturales, seguidos de una estocada en la misma cruz, hasta la mano (Ovación, música y oreja) [....] Resumen: Guerrita, magistral"

                                                                                                    Sol y Sombra, 03/08/1899. BONNIF

"El Sr. Benjumea no ha correspondido por esta vez al crédito de que goza su ganadería. Los toros mostraron poder, pero sin pizca de bravura, ni asomos de nobleza. [......]
Guerrita hizo doblar al primer pavo, mediante un trasteó regular, un pinchazo mal dirigido y media estocada tendida. Previa una faena bastante movida, dejó al tercero para el arrastre, con media estocada corta y algo atravesada. Y, al quinto, le propinó, amén de un trasteó en el que el diestro cordobés demostró cuánta es su inteligencia, media estocada buena y un certero descabello"

                                                                                                   Sol y Sombra, 10/08/1899. A. Ch

"El día 24 de julio se lidiaron en Santander seis toros de Benjumea para Guerrita y Reverte, correspondiendo Guerrita con creces, según toreó, a los aplausos de la concurrencia, y eso que los toros fueron regulares no más."

               Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899




"En el primero, los matadores son muy aplaudidos en quites [....] Guerrita, que viste de azul y oro, lo torea con poco lucimiento, por no permitirlo las condiciones de la res, y después de pasarse sin herir, se tira nuevamente y propina una estocada a volapié que hace polvo a su adversario. [.....] En el tercero, Tabernero,  Guerrita es muy aplaudido en quites, coloca medio para al relance y finiquita a su adversario de media estocada en lo alto, que le vale una ovación [....] El quinto, Toledano, era negro, muy bien armado y de mucho peso [......] Los maestros, aplaudidísimos en los quites. A petición del público, toman los maestros los palos, y al son de un bonito pasodoble, colocan cuatro pares, clase extra, siendo muy aplaudidos. Guerra lo trastea como él sabe hacerlo, cita a recibir y pincha en hueso; repite con una estocada a volapié que hace polvo al toro (Ovación) [....] Resumen: Guerrita, superior toreando y matando; en banderillas, muy bien"

                                                                                           Sol y Sombra, 24/08/1899. Enrique ESPLÁ

"En Alicante toreó el día 3 de Agosto una corrida de Ibarra, en unión de Fuentes, estando notable en toda ella.
Muerto el primero de un gran volapié, tocóle hacerlo del tercero de la corrida, y tras faena inteligentísima, aunque de pocos pases, atizó superior estocada [.....] Con Fuentes banderilléo el quinto toro, dejando dos superiores pares Guerrita, y también dos buenos de su compañero, muriendo a manos del cordobés de una superior estocada."

                    Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899






Guerrita perfilándose para entrar a matar un toro en la feria de Bilbao.




"En las cuatro corridas de la feria de Bilbao se lidiaron toros de Anastasio Martín, Muruve, Saltillo y Benjumea. El ganado no ha respondido ni a la justa fama que aquí gozan los corridos, ni a su elevado precio. [....]
Guerra, cada tarde ha hecho cosas que sólo él sabe hacerlas. Pero las hizo sólo en un toro, en el otro, a salir del paso. Si sus faenas no han entusiasmado al público en general, es porque el gran Rafael cuenta en Bilbao con pocos amigos como hombre. Como torero hubo que aplaudirle cuando él quiso, y ya digo que no tanto como su admirable trabajo merecía. [....] En banderillas  ha estado inconmensurable. ¡Lástima grande que no se prestasen los toros a que hubiese podido ejecutar la suerte del quiebro!

                                                                                                       Sol y Sombra, 07/09/1899. TEGUI

"En la primera corrida de Bilbao, el 20 de Agosto, estuvo Guerra muy bien en el primer toro al hacer un gran quite al picador Molina y en la faena de muleta [....] En el cuarto dió un inmenso volapié, que se premió con la oreja de la res. [....] En la segunda, el 21 de Agosto, Guerra utilizó una faena corta con su primer bicho y una buena estocada a volapié, muy aplaudida [....] Al cuarto lo mató Rafael después de una ceñida e inteligente faena [...] Cuatro pares superiores puso en el sexto, dejando uno admirable y siendo ruidosamente aplaudido [....] En la tercera corrida estuvo superior Rafael en la muerte del primer toro [...] En el cuarto Guerrita hizo un gran quite y dió una gran estocada [....] En la cuarta corrida, en su primer toro le fue concedida la oreja y una ovación grande [...] Al cuarto, tras pelea poco lucida, lo mató Rafael de un volapié monumental"

                             Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899



"El ganado resultó bravo, noble y de bastante poder, mereciendo el calificativo de superior, por la buena pelea que hizo en todos los tercios de la lidia.
Guerrita ejecutó con el primero una faena superiorísima, que remató dignamente con una buena estocada y un certero descabello. Puso cátedra pasando de muleta al tercero y le atizó una estocada hasta los gavilanes, produciendo el delirio en la concurrencia, que premió al maestro con una ovación. Breve fue el trasteo que ofreció al quinto, para señalar un buen pinchazo, al que siguió un descabello a la primera"

                                                                                                             Sol y Sombra, 28/09/1899. P.

"Tras de una faena de muleta muy buena, para con el primero toro, le dió una superior estocada y un descabello, por lo que escuchó palmas. Solamente cinco pases tuvo suficientes para arrear una inmensa estocada, siendo también muy aplaudido;  consiguiendo la tercera ovación en el quinto toro. Después de tres grandes pares de banderillas, con todos los floreos de su vasto repertorio, hizo una faena adornadísima, a que puso digno remate con un volapié hasta la guarnición."

                     Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899
Guerrita, su tiempo
"Seis toros jóvenes de Adalid, que de poco poder y ninguna codicia, se hacía sólos los quites, saliendo sueltos de la suerte.
Guerra empezó a trastear a su primero, que acudía bien, con pases altos sobre la derecha y alguno con la izquierda de pitón a pitón, con algún baile, para dejar a volapié neto una estocada buena, rematando con la puntilla (Ovación). A su segundo, que era grande y corniabierto, lo tomó sobre la derecha, con ligero baile, y perfilándose muy bien, entró a matar con tal rectitud, que el quiebro de muleta no fue suficiente para despegarse el toro, y salió empitonado por la ingle, sufriendo en el suelo otro hachazo, sin que afortunadamente hubiera que lamentar más que la rotura del calzón. El toro cayó al poco tiempo sin puntilla, pues la estocada fue soberbia, y a esto debe Guerra no haber salido mal del volteo (Ovación)"

                                                                                   Sol y Sombra, 28/09/1899. LIMONCILLO

"El 17, en la segunda corrida de Valladolid, con Adalides, toda la corrida resultó difícil. A pesar de ello, en su primer toro estuvo bueno empleando una faena breve para dar una buena estocada [....] En el cuarto, tras de pocos pases, entró Guerrita a matar tan en corto, con tal empuje y haciéndolo él todo, que le fue suficiente a la res el tirar el derrote para enganchar a Guerrita por la ingle y despedirle con violencia, teniendo la suerte inmensa de no haber sufrido lesión alguna, tributándosele por su valentía y suerte una gran ovación"

                          Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899



"Seis toros del Duque de Veragua que no dejaron a gran altura el nombre de la ganadería [....] Ni recargaban ni llegaban en buen estado al último tercio.
Guerrita encontró a su primero aplomado, y sobre la mano derecha pasó algo movido y dejó una estocada caída. Al cuarto, que tenía el mismo defecto, lo trasteó desconfiado y después de dos pinchazos echándose fuera y otros dos entrando con más fe, dió en tablas del 8 una corta la volapié, buena. En banderillas, monumental, como siempre"

                                                                                             Sol y Sombra, 28/09/1899. LIMONCILLO

"Seis malos toros del Duque de Veragua [....] Ni Guerra, ni ninguno de sus compañeros pudieron hacer nada notable por cuanto que los toros no daban lugar a ello, siendo lo mejor de la tarde la faena de muleta que sobre tablas empleó Guerra con el toro corrido en cuarto lugar, después de la que dió una media estocada en su sitio, que fue suficiente para entregárselo al puntillero"

              Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"El ganado era igual, pero joven [....]
Guerra encontró al primer Saltillo noble y acudiendo, y un palmo de terreno hizo una faena magistral para pinchar en lo duro. Después de nueva faena de muleta, dió un pinchazo hondo y una buena, rematando tirando la puntilla (Palmas). En su segundo, pasó de muleta con quietud, aunque abusando, como todas las tardes, de la mano derecha, para dejar un pinchazo en hueso y media caída (Palmas tibias). Con las banderillas, como siempre."

                                                                                            Sol y Sombra, 28/09/1899. LIMONCILLO

"En la corrida del 19, en la que se jugaron toros del Marqués del Saltillo, Guerrita quedó bien en el primer toro y superior en el cuarto que mató de un gran volapié, mostrándose también muy trabajador, ayudando a Quinito y Fuentes durante toda la tarde."

                       Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

No puedo asegurar que la fotografía corresponda a la temporada de 1899







"Los toros del Conde de Espoz y Mina no fueron tales, sino más bien novillos más o menos bastos y de escasa representación todos ellos [.....] Entre los seis bichos aguantaron 36 varas, dieron 15 caídas y dejaron para el arrastre seis jacos.
Guerrita muleteó con adorno y quietud a su primero en los primeros pases, moviéndose al final. [....] Tardó doce minutos y escucho pitos y palmas. En su segundo quedó muy bien con el trapo en casi todos los pases que dió, y al estoquear se ganó una ovación al colocar una estocada superior, ligeramente pasado, metiéndose a ley al volapié. Empleó en ello cuatro minutos y cortó la oreja del adversario. Sin mover los pies y con gran lucimiento toreó de muleta al quinto de la tarde, quitándoselo de delante mediante una estocada muy buena, entrando como Dios manda.(Muchas palmas, sombreros, etc.). Tiempo, tres minutos. A este mismo toro le colocó dos pares y medio de palos como él sólo saber hacerlo. En brega y quites quedó muy bien"

                                                                                                Sol y Sombra, 19/10/1899. SOTILLO

"En la primera corrida, el día 13, se corrieron toros de Carriquiri. Regulares los toros, bien estuvieron en su muerte el matador cordobés y el maño, quedando satisfecho el público."

                      Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

En esta corrida, Guerrita alternó con Algabeño

"El ganado de Ibarra estuvo, en general, bien presentado. Entre todos admitieron 38 puyazos a cambio de 13 tumbos y seis caballos muertos en la plaza.
Guerrita quedó regularmente en el trasteó a su primer toro, pues mientras se adornó y paró en algunos pases (muy pocos), se movió bastante en otros. [.....] Tardó tres minutos y oyó justas palmas. A su segundo enemigo lo toreó desde buen terreno y parando, haciendo una buena faena. Hiriendo soltó una estocada algo delantera y acertó arrojando la puntilla al segundo golpe. Tiempo, tres minutos (Palmas y oreja). En el quinto de la corrida, muleteó con inteligencia, aunque parando poco. [....] Tiempo, seis minutos, y palmas abundantes. Banderilleó a este mismo toro con un par bueno y otro pasado. En brega y quites, quedó bien"

                                                                                                     Sol y Sombra, 19/10/1899. SOTILLO

"Segunda corrida, con toros de Ibarra. Corrida que, aunque buena, nada ofreció de extraordinario, puesto que los toros, aun cumpliendo, no se prestaron a ningún lucimiento."

                     Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

En esta corrida, completó el cartel Villita

"Guerrita dió al primero tres pases, sin confiarse, para un pinchazo delantero, sin entrar, y terminó con una estocada en lo alto, algo pasada, entrando bien. Tres minutos (Palmas). [......]  En el segundo toreó con mucha inteligencia, pues el bicho estaba receloso [....] Tiempo, siete minutos (Muchas palmas y un regalo)"

                                                                                             Sol y Sombra, 19/10/1899. SOTILLO


"Brindó la muerte del cuarto a los concurrentes del palco número 2. Toreó con mucha inteligencia, pues el bicho estaba receloso, y señaló un pinchazo en lo duro, entrando encogido, media estocada superior, entrando con mucha valentía, y un certero descabello.Tiempo, siete minutos (Muchas palmas y un regalo)"

                                                                                                    Sol y Sombra, 19/10/1899. SOTILLO

"Corrida del día 15, con reses de D. Jorge Díaz. Comenzó ésta con la lidia de un toro despegado y blando, que llegó a la muerte en situación de tener Guerrita que aprovechar, y antes de que se huyese, darle una buena estocada, siendo muy aplaudido el matador. [....] En el cuarto, Guerrita brindó el toro a D. José Noval, íntimo de Rafael, y a Pepe Noval. En la cabeza de la res desplegó la muleta, logrando con varios inteligentísimos pases apoderarse del bicho que estaba receloso y sin parar, consiguiendo que cuadrase, entrando sobre corto, para dar un pinchazo en la misma cruz. Con tres pases más atizó media estocada en lo alto, terminando su inteligente faena con un descabello, que le valió justas palmas. [.....] Acabose la corrida y entonces Rafael Guerra, Guerrita, hizo pública su resolución de que aquella era la última en que como matador de toros se había presentado ante los públicos."

                Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"Para la corrida del día 15 de octubre, estaban destinados seis navarros de Jorge Díaz. Comenzó y terminó la fiesta  como si se tratase de la más vulgar y aburrida de las corridas. El ganado, cumplió apenas, siendo el tercero retirado al corral por manso. [....] el Guerra toreó al primero poco confiado, tumbándole de un pinchazo y una estocada defectuosa. Dieron los clarines la señal de acabar con el cuarto, y Rafael Guerra, después de brindárselo a su amigo don José Noval, prepara al de Díaz sin lucimiento, pero con inteligencia; señala un pinchazo entrando encogido, arranca mejor con media estocada buena, y termina con un certero descabello. 
Acto continuo ordena a su puntillero, Alones, que se abstenga de limpiar el estoque como es costumbre, dejándole tinto en sangre, y al mismo tiempo, pide al desolladero que le reserven la cabeza y las pezuñas del toro recién muerto. Esta órdenes extrañas y el brindis a Noval hicieron sospechar que algo anormal ocurría. Sin embargo, la noticia de la retirada no se hizo pública hasta el día siguiente, produciéndose la natural sorpresa y unánime sentimiento entre los aficionados de toda España."

                                                F. Bleu (Félix Borrell), en su libro Antes y después del Guerra



Aquí le vemos dando la vuelta al ruedo, en la que resultó ser la última corrida de su vida taurina




Como podemos leer con la propia letra de Guerrita, el retrato está dedicado al escritor Natalio Rivas, con motivo de la retirada de Guerrita 










"Sí, desde el día 17 de octubre la afición está de duelo. Aquel torero bravo, elegante, alegre, el último maestro del toreo que tantas veces nos enloqueció con sus gallardías, con sus filigranas inimitables; aquel resumen de la gracia del Tato, del corazón de Frascuelo, del arte de Lagartijo, según dice el cantar, Guerrita no existe ya como elemento activo del espectáculo nacional [....] Comenzó a circular la noticia cuando llegó el notable diestro en el expreso de Madrid. No la creí de verdad, e inmediatamente me personé en su casa
-¿Es cierto, Rafael, lo que se dice?
- A las doce del día me la corto [.....]

Al dar las doce, su bella esposa Dolores Sánchez cortó la coleta del artista [....] ¡Qué escena tan conmovedora! Todos lloraron: unos de alegría, la mayo parte de pena [....] Al acto faltaron los Rafaeles: Lagartijo, el anciano, por encontrarse en la Aliseda; Torerito, por enfermedad grave que le tiene en cama hace un mes; Bebe, Machaquito y el hijo de Juan Molina, por estar fuera. 
Después de la de Rafael Guerra, cayeron también las trenzas de su hermano Antonio y de su picador el Beao. Quedan de su cuadrilla Juan Molina, que me aseguran se retira también, Pataterillo, Zurito y Arana. 
Los concurrentes a la ceremonia fueron obsequiados con ricos vinos de las mejores marcas."

                                                                    Sol y Sombra, 26/10/1899. A. ESCAMILLA RODRÍGUEZ 

"En medio Guerrita de su madre, su esposa y sus hijos, y teniendo al lado a los han constituido su cuadrilla hasta el día en que se ha retirado, su joven y virtuosa mujer, con visibles muestras de profunda emoción, cortó a Rafael Guerra la trenza, permaneciendo éste silencioso y sumamente pálido durante algunos instantes, en el transcurso de los cuales, Antonio Guerra, su hermano, hizo que la anciana madre de ambos le cortase también a él la coleta."

             Ladislao Redondo, en su libro Guerrita, su tiempo y su retirada, publicado en 1899

"El cordobés, discretísimo, ha preferido sorprender a la afición con la infausta nueva y en la plenitud de facultades portentosas, después de haber toreado este año ¡82! corridas, cifra nunca alcanzada por torero alguno, se retira, dejando a sus colegas un espacio que, entre todos juntos, les será difícil llenar: un inmenso vacío en el arte de los toros [....] Sus alardes de valor, su conocimiento de las reses, su afición desmedida y su innata elegancia, no hallarán rival"

                                                                        Sol y Sombra, 26/10/1899, EL MAESTRO ESTOKATI


"Córdoba, 21 de octubre de 1899. Guerrita sentado en el comedor de su casa, junto a su familia y rodeado de amigos y de miembros de su cuadrilla a los pocos días de retirarse de los ruedos."

Fotografía y texto publicados en el diario ABC de Córdoba del 1 de junio de 2014


"Consagro estas líneas a demostrar que si siempre hubiera sido una pérdida inmensa para la tauromaquia la desaparición de un lidiador del brillo de Rafael Guerra, hoy constituye una verdadera e irreparable desgracia, pues se da por primera vez el caso, de que el arte del toreo carezca de una figura culminante y de primer orden. [.....] De todo lo dicho deduzco que al desaparecer Guerrita con su traje corto (jamás usó corbata ni vistió americana), su gracia andaluza, su alegría en las plazas, su habilidad prodigiosa y su profundo conocimiento de todas las suertes del toreo, queda éste en situación verdaderamente precaria.
Con la retirada del insustituible Rafael, ha desaparecido el último gran torero"

                                                                              La Lidia, 27/11/1899. Luis CARMENA Y MILLÁN


GUERRITA YA RETIRADO

AÑO 1899




"Y amaneció el día 24, fiesta del arcángel, patrono de los cordobeses y festividad de su santo. Desde temprano fue la casa de Rafael especie de jubileo donde acudían los fieles y se sucedían los presentes de todas clases [.....]El almuerzo fue espléndido, y durante él se leyó una carta del notable diestro Antonio Fuentes (notabilísima por el fondo y por la forma) [.....]: el diestro sevillano le reconocía por compañero, amigo y maestro, y le recordaba que él empezaba cuando Guerrita concluía su gloriosa y arriesgada carrera, y hacía votos por poder retirarse como él, para hallar la compensación de sus afanes en el hogar y en la familia. Rafael nos abrazó, y secándose las lágrimas furtivas se levantó de la mesa, y se dirigió al jardín. Depués nos dijo: "Toda acabó ya, y sólo me quedan los que como ustedes me quieren; con esos y los míos soy dichoso"

                                                               Sol y Sombra, 02/11/1899. EL MAESTRO ESTOKATI

AÑO 1900




Guerrita en los funerales de Lagartijo

Fotografías publicadas en el semanario Sol y Sombra





AÑO 1903









"Allá en el término de Lora del Río, a una legua próximamente del pueblo, está situado el hermoso cortijo del Azanaque, en donde cría sus toros el nuevo ganadero, rico propietario y aficionado perdurable, D. Félix Urcola e Ibarra, bilbaíno de apellido y sevillano de conocimiento y de intuición [.....] Cuando Rafael, vistiendo airoso, lujoso y neto traje cordobés, chupa bordada, calzón corto abierto y botín alto, salió al ruedo abriéndose de capa, el público en masa prorrumpió en un aplauso, que creció estruendoso al verle, como en sus mejores tiempos, alargar los brazos y adornarse con su inimitable habilidad.
Hizo después el ex califa cordobés algunos primores en quites, y empuñando, por último, la muleta y el estoque (palo de señalar), se dirigió a la vaca, y a semejanza de aquellas faenas con las que solía electrizar a los públicos, se colocó en los medios, dió varios pases superiores con verdadero arte, rematados y perfilados ni mas ni menos que si toreara de salón, no tuviera cuarenta y un años y estuviera en la plenitud de sus facultades, y después se perfiló muy cerca, y metiendo el pie y el pico de la muleta hizo venir a la res como amarrada al trapo, RECIBIÉNDOLA en toda regla y dando con la mano en el morrillo.
Este hecho que nadie esperaba puede calificarse de acontecimiento taurino, que difícilmente podremos ver repetir, porque Rafael no está en condiciones de prodigarse, ya retirado"

                                                                                    Nuevo Mundo, 22/04/1903. Carlos L. OLMEDO

AÑO 1907


AÑO 1908




AÑO 1909









"El día 19 se verificó la tienta de vacas de la ganadería de Antonio Guerra, en la finca El Capricho, del término de Alcolea.
Dirigió la faena el inolvidable Guerrita, quien toreó una vaca, de capa y con la muleta, de aquel modo cuyo secreto poseyó en otros tiempos para electrizar a los públicos [.....] Oficiaron de auxiliares los diestros Bebe chico y Corchaíto y muchos principiantes que hicieron lo suyo"

AÑO 1910







Guerrita toreando de capa en el tentadero de su hermano Antonio

Fotografías publicadas en el semanario Actualidades, 04/05/1910

 AÑOS 1912-1913




AÑO 1913




"Hasta el final de sus días, El Guerra toreó. No desaprovecha la ocasión. Estas fotos corresponden a fechas ya alejadas de su retirado......"

                                                                                                                       El Ruedo, 01/03/1962

Nota aclaratoria: La foto inferior corresponde a 1913. La fecha a la que corresponde la foto superior la desconozco.

 AÑO 1914









El que está sentado a la derecha de Machaquito puede ser el pintor Julio Romero de Torres





AÑO 1915










AÑOS 1913-1915







AÑO 1917

AÑO 1923




AÑO 1934


La corrida tuvo lugar en Sevilla el domingo, 4 de Febrero de 1934

"Vimos a Guerrita emocionado, conmovido por la obsequiosa generosidad de los sevillanos, que en la calle y en la plaza mostraron al maestro sus simpatías [.....] Rafael, durante la corrida de los periodistas, hablaba con sus compañeros de presidencia, y toda su conversación reflejaba el recuerdo del público sevillano en su época de torero: "Una tarde de Feria de abril, toreábamos toros del duque, Fuentes, Algabeño, Bombita y yo......"

F. QUESADA en el diario ABC, 7 de Febrero de 1934









FOTOGRAFÍAS SIN FECHAR 





El dibujo no puede corresponder a 1916, pues ya hacía varios años que Guerrita estaba retirado del toreo




































LA LIDIA









LOS TOROS












EL RUEDO








































Guerrita entrando a matar a Cocinero, de Félix Gómez. Madrid, 17 de mayo de 1894


"Cuando yo empezaba a querer ser torero, allá por el año 1931, fui al Club Taurino de Córdoba, que estaba en la calle Gondomar -era de Guerrita-, y me quedé impresionado cuando vi la fotografía. Entonces comprendí que el ser matador de toros era una cosa muy seria y más en aquella época. ¡Aquella foto no se me olvidó jamás!
A los pocos días, se presentaron en Sevilla el nieto de Guerrita y el presidente del Club Taurino Cordobés y me entregaron tan extraordinario documento gráfico. [....] Recuerdo, que pocos meses antes de morir el gran maestro Rafael el Gallo, hablamos de las cosas taurinas de la época de los toreros antiguos, y me dijo una cosa que tenía mucha razón: "Mira, Luis, los toreros de antes de nuestra guerra eramos supervivientes"

                                                                                                          Luis FUENTES BEJARANO

EL CLARÍN DE VALENCIA






NUEVO MUNDO



THE KON LECHE







No hay comentarios:

Publicar un comentario